Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilustración Raúl

José An­to­nio Ma­ri­na ver­sa so­bre el ul­tra­es­fuer­zo de los atletas ex­tre­mos y có­mo su es­fuer­zo po­dría apli­car­se a la en­se­ñan­za

He es­ta­do en la Uni­ver­si­dad Me­nén­dez Pe­la­yo de San­tan­der, pa­ra par­ti­ci­par en una jor­na­das so­bre de­por­te so­li­da­rio. Allí he co­no­ci­do a Che­ma Mar­tí­nez, un co­rre­dor con un es­plén­di­do his­to­rial de­por­ti­vo. La cre­cien­te afi­ción a co­rrer me pa­re­ce un te­ma digno de ser es­tu­dia­do, pe­ro lo de­ja­ré pa­ra otro día. Hoy quie­ro ha­blar de un de­por­te ex­tre­mo que he des­cu­bier­to gra­cias a él. Aho­ra es­tá re­ti­ra­do, pe­ro ha co­men­za­do a co­rrer los “ma­ra­to­nes por el de­sier­to”. Son cua­tro ca­rre­ras (Saha­ra, Go­bi, Ata­ca­ma, An­tár­ti­da). En ca­da una de ellas, ba­jo pe­no­sas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, los atletas han de re­co­rrer 220 ki­ló­me­tros en seis días, lle­van­do en­ci­ma lo que ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir du­ran­te ese tiem­po, a ex­cep­ción del agua. Es una bús­que­da vo­lun­ta­ria del ul­tra­es­fuer­zo. Hay algo to­da­vía más sor­pren­den­te: co­rrer cual­quie­ra de

OJA­LÁ SE PU­DIE­RA IN­TRO­DU­CIR EN EL AU­LA EL ES­PÍ­RI­TU DE ES­FUER­ZO

QUE MUES­TRAN LOS ATLETAS

es­tas ca­rre­ras cues­ta más de 2.900 eu­ros, y hay lis­ta de es­pe­ra de va­rios años pa­ra po­der com­pe­tir. Es­tas per­so­nas no es­tán lo­cas. Ha­blan con en­tu­sias­mo, pe­ro con cor­du­ra, de su afi­ción. ¿Qué les lle­va a rea­li­zar un es­fuer­zo tan bru­tal? Creo que es una mues­tra des­me­su­ra­da del nor­mal afán de su­pera­ción que tie­ne el ser hu­mano. Tal vez lo que no sea tan nor­mal es ca­re­cer por com­ple­to de ese afán. Al pen­sar en esas prue­bas de­por­ti­vas rea­li­za­das en pai­sa­jes du­rí­si­mos, me ha ve­ni­do a la ca­be­za un tex­to de An­toi­ne de Saint-Exu­péry. En Te­rre d’hom­mes, cuen­ta la his­to­ria de su com­pa­ñe­ro Hen­ri Gui­llau­met, un pi­lo­to que tu­vo un ac­ci­den­te en los An­des. Cuan­do to­do el mun­do le da­ba por muer­to, apa­re­ció tras ha­ber atra­ve­sa­do la cor­di­lle­ra he­la­da. Cuan­do Saint-Exu­péry fue a vi­si­tar­le, Gui­llau­met le di­jo con or­gu­llo: “Te ase­gu­ro que lo que he he­cho no lo hu­bie­ra he­cho nin­gún ani­mal”. La ca­pa­ci­dad pa­ra ir más allá de lo so­por­ta­ble es es­pe­cí­fi­ca­men­te hu­ma­na. Pa­trick Bauer, el ini­cia­dor del ma­ra­tón en el Saha­ra, lo con­ci­bió co­mo aven­tu­ra de au­to­des­cu­bri­mien­to. Mien­tras que la ma­yo­ría de los mor­ta­les se con­ten­ta con sa­ber có­mo son, o con que un psi­có­lo­go les di­ga có­mo cree que son, es­tos pe­cu­lia­res ul­tras se em­pe­ñan en co­no­cer has­ta dón­de pue­den lle­gar. Con fre­cuen­cia se di­ce, y es ver­dad, que “na­die sa­be de lo que es ca­paz has­ta que lo in­ten­ta”. Pe­ro des­pués de ha­blar con Che­ma Mar­tí­nez creo que hay que cam­biar esa fra­se por es­ta otra: “Na­die sa­be de lo que es ca­paz has­ta que se en­tre­na”. La vir­tud del en­tre­na­mien­to es que gra­cias a ella po­de­mos au­men­tar nues­tras ca­pa­ci­da­des. Es el bu­cle pro­di­gio­so que lle­vo es­tu­dian­do mu­chos años. Lo que crea­mos nos re­crea. Me­dian­te los pro­yec­tos nos se­du­ci­mos des­de le­jos, des­per­ta­mos y di­ri­gi­mos nues­tras ener­gías. Al­gu­nos só­lo pre­ci­san los re­cur­sos que se tie­nen. Pe­ro otros exi­gen la ad­qui­si­ción de nue­vas ca­pa­ci­da­des. Así, los lí­mi­tes se van am­plian­do. Co­mo edu­ca­dor, pien­so en la in­fan­cia. La edu­ca­ción es un pro­ce­so de en­tre­na­mien­to en el que no só­lo el ni­ño apren­de, sino que am­plía su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­lo. El ta­len­to no es­tá an­tes, sino des­pués de la edu­ca­ción. Oja­lá pu­dié­ra­mos in­tro­du­cir en las aulas algo de ese es­pí­ri­tu de su­pera­ción, de esa ca­pa­ci­dad de en­tre­na­mien­to, que de­mues­tran los atletas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.