Na­tu­ra­les y re­fres­can­tes

El co­lor de mo­da es el ver­de. Al me­nos, en cuan­to a zu­mos se re­fie­re. Los ju­gos de fru­tas y hor­ta­li­zas ga­nan po­pu­la­ri­dad co­mo una al­ter­na­ti­va ori­gi­nal, rá­pi­da y có­mo­da que apor­ta mu­chas vi­ta­mi­nas y nos hi­dra­ta cuan­do más aprie­ta el ca­lor

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

Una lis­ta imbatible de zu­mos de ve­rano, sa­nos, nu­tri­ti­vos, fres­cos tan co­lo­ri­dos que qui­tan el hi­po

Lle­ga­ron ha­ce ya un tiem­po, pe­ro van su­man­do adep­tos día a día. Nos re­fe­ri­mos a aque­llos ju­gos ver­des de los que no se des­pe­gan ac­tri­ces, can­tan­tes, mo­de­los y blo­gue­ras y que inun­dan in­ter­net y las re­des so­cia­les. ¿Pe­ro qué son exac­ta­men­te y pa­ra qué sir­ven? En reali­dad, no son más que el re­sul­ta­do de mez­clar fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas en la ba­ti­do­ra. Una for­ma di­fe­ren­te, rá­pi­da y pa­ra mu­chos más ape­te­ci­ble –in­clu­so a pe­sar, a ve­ces, de su in­tri­gan­te as­pec­to– de to­mar es­tos ali­men­tos y be­ne­fi­ciar­se así de to­das sus pro­pie­da­des. Pe­ro no hay que con­fun­dir­se: no se tra­ta de pó­ci­mas mi­la­gro­sas. Al fi­nal, es tan só­lo una for­ma dis­tin­ta de to­mar fru­tas y ver­du­ras, im­pres­cin­di­bles en una die­ta equi­li­bra­da, ya que apor­tan gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les y mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Sin em­bar­go, sí que es ver­dad que to­mar­las con es­tos ba­ti­dos pue­de te­ner, pa­ra al­gu­nas per­so­nas, unas ven­ta­jas aña­di­das. Pa­ra em­pe­zar y se­gún apun­ta Jú­lia Fa­rré, die­tis­ta­nu­tri­cio­nis­ta de Alim­men­ta, es­tos zu­mos “pue­den fa­vo­re­cer el con­su­mo de una ma­yor va­rie­dad de fru­tas y so­bre to­do de ve­ge­ta­les. Es de­cir, al­gu­nas per­so­nas pue­den lle­gar a in­cluir, gra­cias a es­tos ba­ti­dos, al­gu­nos ti­pos de ver­du­ras que ra­ra­men­te con­su­mi­rían her­vi­das o en una en­sa­la­da en su die­ta ha­bi­tual”. Asi­mis­mo, es­tos ju­gos pue­den ayu­dar a al­can­zar la re­co­men­da­ción de con­su­mo dia­rio de cin­co ra­cio­nes o pie­zas de fru­tas y ve­ge­ta­les, con sus con­si­guien­tes be­ne­fi­cios. Al mis­mo tiem­po, pue­den con­tri­buir a con­se­guir una ma­yor in­ges­ta de agua, lle­gan­do así a los acon­se­ja­bles li­tro y me­dio o dos li­tros dia­rios. Otra ven­ta­ja es que, al es­tar las fru­tas y ver­du­ras tri­tu­ra­das, se con­si­gue me­jo­rar la di­ges­tión de aque­llas per­so­nas que co­men rá­pi­do y no mas­ti­can bien. A su vez, al con­su­mir­se cru­das, és­tas man­tie­nen to­do su po­der nu­tri­ti­vo. No obs­tan­te, Jú­lia Fa­rré pun­tua­li­za que, por lo ge­ne­ral, “es más fá­cil pa­ra nues­tro es­tó­ma­go di­ge­rir los ali­men­tos co­ci­dos que los cru­dos”. Si bien es cier­to que las fru­tas y las ver­du­ras cru­das man­tie­nen to­dos sus nu­trien­tes, tam­bién lo es, se­gún Fa­rré, que “co­ci­na­das al va­por és­tas úni­ca­men­te pier­den par­te de la vitamina C”. Por otro la­do, tan­to las fru­tas co­mo las ver­du­ras son al­ca­li­ni­zan­tes. Es­te con­cep­to de al­ca­li­ni­dad ha­ce re­fe­ren­cia al pH de la ori­na, ya que se sa­be que “cuan­do la ori­na tie­ne un pH li­ge­ra­men­te áci­do tie­ne me­nos ca­pa­ci­dad de eli­mi­nar to­xi­nas que si el pH de la ori­na es más al­ca­lino”, acla­ra la nu­tri­cio­nis­ta. “Pa­ra con­se­guir el apor­te óp­ti­mo de vi­ta­mi­nas, los zu­mos de­ben pre­pa­rar­se al mo­men­to y be­ber­los de in­me­dia­to. Se acon­se­ja tam­bién to­mar­los en ayu­nas o ale­ja­dos de las co­mi­das prin­ci­pa­les –con el es­tó­ma­go va­cío– pa­ra po­der asi­mi­lar bien sus nu­trien­tes”, acon­se­jan Na­tà­lia Cel­ma y Ma­ria Va­le­ro, nu­tri­cio­nis­tas del de­par­ta­men­to de en­do­cri­no­lo­gía y nu­tri­ción del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus. Asi­mis­mo, se­ña­lan que “lo ideal es com­bi­nar fru­tas y ve­ge­ta­les de di­fe­ren­tes co­lo­res –así ase­gu­ra­re­mos una ma­yor va­rie­dad de pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les– y po­ner co­mo má­xi­mo una pie­za de fru­ta por va­so. Si se quie­ren com­bi­nar dis­tin­tas fru­tas, hay que cal­cu­lar unos 200 gra­mos en to­tal, re­du­cien­do es­ta can­ti­dad cuan­do se tra­te de va­rie­da­des con más con­cen­tra­ción de fruc­to­sa (el azú­car que con­tie­nen de for­ma na­tu­ral), y por lo tan­to, más ca­ló­ri­cas”. Es­tos pre­pa­ra­dos pue­den in­cluir tam­bién li­món o jen­gi­bre pa­ra dar sa­bor, hier­bas co­mo la men­ta, la al­baha­ca, pe­re­jil o cilantro, ade­más de otros in­gre­dien­tes.

Cui­da­do con la fru­ta Co­mo que­da cla­ro, la fru­ta y los ve­ge­ta­les tie­nen efec­tos muy be­ne­fi­cio­sos, pe­ro hay una gran di­fe­ren­cia en­tre ellos: la pro­por­ción de azú­ca­res que con­tie­nen. Mien­tras los ve­ge­ta­les sue­len te­ner un con­te­ni­do ba­jo, sal­vo ex­cep­cio­nes co­mo la za­naho­ria o la re­mo­la­cha, la fru­ta con­tie­ne ma­yor can­ti­dad. “Es por es­te mo­ti­vo que no se acon­se­ja con­su­mir más de una pie­za de fru­ta jun­ta. Si lo ha­ce­mos es­ta­mos apor­tan­do de­ma­sia­dos azú­ca­res, lo que cau­sa­rá una ele­va­ción de la glu­co­sa en san­gre y, en con­se­cuen­cia, una ele­va­ción tan­to de los tri­gli­cé­ri­dos co­mo de los de­pó­si­tos de gra­sa”, ad­vier­ten las nu­tri­cio­nis­tas Na­tà­lia Cel­ma y Ma­ria Va­le­ro. Ade­más, los pi­cos de glu­ce­mia ha­rán que vol­va­mos a te­ner ham­bre al po­co ra­to de la in­ges­ta. Ca­be re­cor­dar que, co­mo nor­ma ge­ne­ral, la men­cio­na­da re­co­men­da­ción de cin­co al día en­glo­ba tan­to fru­tas co­mo ve­ge­ta­les y de­be­ría tra­du­cir­se co­mo “dos ra­cio­nes de ve­ge­ta­les más tres pie­zas de fru­ta re­par­ti­das a lo lar­go del día o bien co­mo tres ra­cio­nes de ve­ge­ta­les y dos pie­zas de fru­ta”, se­ña­lan es­tas dos die­tis­tas del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus. Aun así, re­cal­can que “es

muy im­por­tan­te per­so­na­li­zar es­ta re­co­men­da­ción en ca­da ca­so con­cre­to. No ten­drán las mis­mas ne­ce­si­da­des una per­so­na ac­ti­va co­mo pue­de ser un de­por­tis­ta o los ni­ños, que una per­so­na más se­den­ta­ria o que pre­sen­te ele­va­ción de tri­gli­cé­ri­dos en san­gre o dia­be­tes. Los de­por­tis­tas pue­den uti­li­zar la fru­ta y los zu­mos co­mo re­pa­ra­do­res y fuen­te de ener­gía pa­ra ren­dir más en el ejer­ci­cio. En es­te ca­so, por tan­to, se pue­den su­pe­rar las tres fru­tas al día. En per­so­nas se­den­ta­rias, por el con­tra­rio, la re­co­men­da­ción de fru­tas de­be es­tar en­tre una y dos”.

Dietas ‘de­tox’ Es­tos ju­gos ver­des de fru­tas y ve­ge­ta­les tie­nen un efec­to de­to­xi­fi­can­te: pue­den con­tri­buir a la eli­mi­na­ción de to­xi­nas pro­du­ci­das por la ma­la ali­men­ta­ción o los ex­ce­sos. Por es­te mo­ti­vo, es­tas be­bi­das tam­bién se em­plean en dietas que bus­can un efec­to de­pu­ra­ti­vo en el or­ga­nis­mo. “Hay mu­chas for­mas de ha­cer es­te ti­po de dietas. Las más ha­bi­tua­les con­sis­ten en pe­rio­dos de ayuno en los que úni­ca­men­te se in­gie­ren es­tos zu­mos de fru­tas y ver­du­ras, des­car­tan­do a los de­más gru­pos de ali­men­tos”, ex­pli­ca la doc­to­ra Paula Ros­so, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de cor­po­ral del cen­tro mé­di­co La­jo Pla­za. Pa­ra la doc­to­ra Ros­so, es­tos ti­pos de re­gí­me­nes me­nes pue­den te­ner efec­tos po­si­ti­vos siem­pre queue se ha­gan un má­xi­mo de en­tre diez o quin­ce día­sas co­mo plan de cho­que pa­ra re­du­cir pe­so, sen­tir­see me­jor­me­jor o an­tes de em­pe­zar con otras dietas. “Hay queue te­ner en cuen­ta que son dietas ca­ren­cia­les – no apor-apor­tan to­dos los nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra nues­tro ues­tro or­ga­nis­mo – y no to­do el mun­do pue­de se­guir­las. guir­las. Ade­más, de­be­rían ha­cer­se siem­pre ba­jo unn mí­ni-mí­ni­mo con­trol mé­di­co, aun­que se ha­gan con li­cua­dos­li­cua­dos ya pre­pa­ra­dos y co­mer­cia­li­za­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te ca­men­te con ese fin”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.