Apli­car­se en el via­je

El mun­do es­ta­rá en las apli­ca­cio­nes o no se­rá. Y pa­ra via­jar no es dis­tin­to. Hay mi­les de apli­ca­cio­nes, y su nú­me­ro se mul­ti­pli­ca año tras año. Ade­más ca­da vez se uti­li­zan más. Es cues­tión de se­lec­cio­nar cuá­les son más prác­ti­cas, te­nien­do pre­sen­te que no

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jor­di Jar­que

Guía am­plia, co­men­ta­da e ilustrada de las apli­ca­cio­nes que nos pue­den ale­grar, ayu­dar o dar un gi­ro po­si­ti­vo a nues­tras va­ca­cio­nes

Hay más de dos mi­llo­nes de apps y de­ce­nas de tien­das vir­tua­les de don­de ba­jar las apli­ca­cio­nes pa­ra via­jar. Ade­más se usan ca­da vez más. Al me­nos el año pa­sa­do se ha mul­ti­pli­ca­do por dos su uti­li­za­ción: un 115% res­pec­to el an­te­rior se­gún el in­for­me de las fir­mas de aná­li­sis de mer­ca­do Flurry Analy­tics y Sta­tis­ta. Y el sec­tor tu­rís­ti­co no es ajeno a es­te fe­nó­meno. En la segunda edi­ción del Fo­rum Tu­ris­TIC, un con­gre­so de tec­no­lo­gía y tu­ris­mo or­ga­ni­za­do por el cen­tro tec­no­ló­gi­co Bar­ce­lo­na Di­gi­tal ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de abril, cons­ta­tan tam­bién es­ta ten­den­cia a un ma­yor uso de apli­ca­cio­nes en­tre las per­so­nas que via­jan. Tan­to es así que En­ric Ló­pez, di­rec­tor del más­ter uni­ver­si­ta­rio Di­rec­ción de Em­pre­sas Tu­rís­ti­cas de la EUHT CETT – Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, tras rea­li­zar un es­tu­dio del sub­sec­tor well­ness (bal­nea­rio, spa, spa ur­bano, tha­las­so) y la im­por­tan­cia que es­tá co­gien­do en Es­pa­ña, re­co­mien­da a es­te sec­tor “fo­men­tar la crea­ción de apli­ca­cio­nes mó­vil y es­tar pre­sen­tes en re­des so­cia­les que po­ten­cien la pre­sen­cia”. Pre­ci­sa­men­te el uso de apli­ca­cio­nes aso­cia­das en re­des so­cia­les ha au­men­ta­do un 203% se­gún el in­for­me an­tes se­ña­la­do. En es­te mis­mo con­gre­so se pre­sen­ta­ron ini­cia­ti­vas co­mo la apli­ca­ción Fa­mily­quest, que bus­ca fo­men­tar re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos a tra­vés de jue­gos pa­ra que par­ti­ci­pe to­da la fa­mi­lia. Sea ju­gan­do o sin ju­gar, ya no es tan ex­tra­ño echar mano de in­ter­net pa­ra pla­ni­fi­car un via­je, bus­car bi­lle­tes, alo­ja­mien­tos, ca­rre­te­ras, el tiem­po y un lar­go et­cé­te­ra. De igual ma­ne­ra, una vez en des­tino, tam­po­co es ex­tra­ño va­ler­se de las apli­ca­cio­nes pa­ra en­con­trar lu­ga­res don­de co­mer, co­mu­ni­car­se, in­ter­cam­biar in­for­ma­ción o fo­to­gra­fía, y otro lar­go et­cé­te­ra. Eso sí, cuan­do se tras­pa­san fron­te­ras y no se quie­re que la fac­tu­ra se dis­pa­re, con­vie­ne con­sul­tar las ta­ri­fas que car­ga­rán en la cuen­ta por co­nec­tar­se a in­ter­net y por la iti­ne­ran­cia de da­tos. Otra po­si­bi­li­dad es des­ac­ti­var es­ta úl­ti­ma op­ción y co­nec­tar­se só­lo en re­des wi-fi li­bres. Hay apli­ca­cio­nes que le pue­den ayu­dar a en­con­trar­las ahí don­de es­té. Y hay otras que pue­den fun­cio­nar sin co­ne­xión, ba­jan­do pre­via­men­te los da­tos al mó­vil. Co­mo hay tan­tas só­lo que­da ex­pe­ri­men­tar con va­rias apps, con­tras­tar los da­tos e in­for­ma­cio­nes que se obtienen de unas apli­ca­cio­nes u otras pa­ra de­ci­dir qué apli­ca­cio­nes des­car­gar en su mó­vil. Tal vez sea una bue­na idea te­ner pre­sen­te la opi­nión de otros usua­rios, así co­mo si es ope­ra­ti­va en el país don­de va­ya de via­je. Al­gu­nas de ellas pue­den es­tar es­pe­cia­li­za­das en unos paí­ses y otras en otros. En cual­quier ca­so es obli­ga­do ha­cer una se­lec­ción. Al­gu­nas son li­bres, gra­tis y otras son de pa­go. A pro­bar, y des­pués, a dis­fru­tar del via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.