Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilustración Pa­blo Amar­go

Ayu­dar pa­sa por de­jar a un la­do los re­pro­ches y com­bi­nar com­pren­sión y fir­me­za. Pa­la­bras sa­bias de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Au­ro­ra y lle­vo ca­sa­da una do­ce­na de años . He si­do re­la­ti­va­men­te fe­liz, aun­que siem­pre hay lu­ces y som­bras y mu­chas ve­ces una tie­ne que sa­cri­fi­car sus sue­ños por los de la pa­re­ja. Ha­ce po­co más de un año mi ma­ri­do em­pe­zó a be­ber to­dos los días y no co­mo an­tes que era só­lo al­gún fin de se­ma­na. En cuan­to em­pie­za a be­ber el ca­rác­ter le cam­bia pa­ra mal, y em­pe­za­mos a dis­cu­tir. En­ton­ces él me in­cre­pa que yo no soy nor­mal, que soy muy ra­ra. Creo que tie­ne un gra­ve pro­ble­ma. Por eso quie­ro ayu­dar­le con to­da mi al­ma, pe­ro no se de­ja. Yo no be­bo ni fu­mo y a ve­ces du­do de si no se­ré yo la que es­toy ob­se­sio­na­da in­ne­ce­sa­ria­men­te por ello y soy, efec­ti­va­men­te, la ra­ra y exi­gen­te. Pe­ro es que es una si­tua­ción muy do­lo­ro­sa y no quie­ro pa­sar­me to­da la vi­da así. To­da­vía soy jo­ven y me es­pan­ta ver lo que me es­pe­ra si a es­te año de des­di­cha le si­guen

AYU­DAR PA­SA POR DE­JAR A UN LA­DO LOS RE­PRO­CHES Y TRA­TAR DE COM­BI­NAR COM­PREN­SIÓN Y FIR­ME­ZA

otros más. Sien­to ha­ber­le im­por­tu­na­do con algo tan per­so­nal. Mu­chas gra­cias.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Au­ro­ra, cier­ta­men­te tu ma­ri­do tie­ne un pro­ble­ma, y no uno me­nor. Tú no eres la ra­ra y es en­co­mia­ble tu afán por ayu­dar­le, aun­que hay que ver có­mo pue­des ha­cer­lo com­bi­nan­do com­pren­sión y fir­me­za. La ma­yo­ría de los que be­ben nie­gan te­ner un pro­ble­ma. Be­ber a dia­rio, co­mo ha­ce tu ma­ri­do, sin du­da lo es y re­ves­ti­do de no po­ca gra­ve­dad, so­bre to­do si no es mo­de­ra­da­men­te. Sí, el ca­rác­ter cam­bia cuan­do uno be­be y la vi­da en pa­re­ja con un al­cohó­li­co pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro in­fierno. Tra­ta de no dis­cu­tir, por­que si le re­pro­chas por sus ac­tos, in­ten­si­fi­cas su reac­ción. Has­ta don­de sea po­si­ble, es­pe­cial­men­te cuan­do no ha­ya be­bi­do, ra­zó­na­le, con cal­ma y ecua­ni­mi­dad, pe­ro a la vez con con­tun­den­cia y sin de­jar que te en­re­de con ar­gu­men­tos fa­la­ces. En es­te es­ce­na­rio tú eres la sa­na y sen­sa­ta. Que mu­cha gen­te ha­ga una co­sa no quie­re de­cir que eso sea lo más sa­lu­da­ble ni con­ve­nien­te. El al­cohol es una sus­tan­cia que crea un tem­pe­ra­men­to muy fluc­tuan­te o ci­clo­tí­mi­co; por eso es tan di­fí­cil ma­ne­jar­se con una per­so­na que pa­de­ce adic­ción. Se­gu­ro que de­trás de su apa­ren­te pro­ble­ma, tu ma­ri­do tie­ne otros. Pue­de que és­tos pa­sen des­aper­ci­bi­dos por com­ple­to, co­mo con­flic­tos in­ter­nos, com­ple­jos, frus­tra­cio­nes sin su­pe­rar u otros de dis­tin­ta ín­do­le, aun­que tam­bién hay per­so­nas que ter­mi­nan al­coho­li­zán­do­se por se­guir las co­rrien­tes so­cia­les al res­pec­to. Si tu ma­ri­do no quie­re cam­biar y pres­cin­dir del al­cohol, no se­rá po­si­ble nin­gún avan­ce, y me­nos si uti­li­za el sub­ter­fu­gio o au­to­en­ga­ño de que no es be­be­dor. A ver có­mo pue­des ir­le abor­dan­do pa­ra ha­cer­le en­ten­der que la be­bi­da es per­ju­di­cial pa­ra am­bos y pue­de arrui­nar vues­tra re­la­ción. Has­ta que no acep­te que tie­ne es­te pro­ble­ma, no po­drá em­pe­zar a po­ner me­dios pa­ra su­pe­rar­lo. Gra­cias por es­cri­bir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.