Di­vor­cios mi­llo­na­rios

La pren­sa ro­sa lo cer­ti­fi­ca: una nue­va ge­ne­ra­ción de mi­llo­na­rios triun­fa en la vi­da so­cial y mun­da­na. Son las ex­mu­je­res de los mag­na­tes que han con­se­gui­do lle­var­se ge­ne­ro­sas com­pen­sa­cio­nes. Pa­ra al­gu­nas pa­re­jas, tan­to ellas co­mo ellos, di­vor­ciar­se es un g

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pier­gior­gio M.San­dri

Un re­pa­so con ci­fras exor­bi­tan­tes y de mu­cho vér­ti­go de lo que a ve­ces cues­ta di­vor­ciar­se

Cual­quier di­vor­cio es un pro­ce­so do­lo­ro­so, pe­ro hay cir­cuns­tan­cias en las que hay mi­llo­nes de mo­ti­vos pa­ra son­reír: cuan­do hay mi­llo­nes de eu­ros de por me­dio. Por­que ca­sar­se pa­ra al­gu­nos pue­de lle­gar a ser muy ca­ro (si to­ca pa­gar) y pa­ra otros un gran ne­go­cio (si se re­ci­be el che­que). Es to­da­vía re­cien­te la no­ti­cia de la se­pa­ra­ción del ru­so Di­mi­tri Ry­bo­lo­vlev, em­pre­sa­rio rey de los fer­ti­li­zan­tes y due­ño del equi­po de fút­bol Mo­na­co. Des­pués de cin­co años de ba­ta­llas le­ga­les, Ele­na, aque­lla ex jo­ven es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria de Me­di­ci­na de los Ura­les que enamo­ró al mag­na­te y le lle­vó al al­tar, ha con­se­gui­do em­bol­sar­se 3.200 mi­llo­nes de eu­ros. Así, gra­cias a la sen­ten­cia ju­di­cial de una cor­te hel­vé­ti­ca, se ha con­ver­ti­do de un día pa­ra otro en una de las mu­je­res más ri­cas del pla­ne­ta. “Voy a vi­vir de una for­ma sen­ci­lla”, de­cla­ró a la re­vis­ta Bi­lan des­de su ca­sa de Ginebra, don­de un piano de co­la lar­ga des­ta­ca en su sa­lón. Se le­van­ta­rá a las seis de la mañana, da­rá un pa­seo en bar­co en el la­go y se de­di­ca­rá a ser me­ce­nas de ar­tis­tas mu­si­ca­les. Ru­pert Mur­doch, el amo de News Cor­po­ra­tion, se vio obli­ga­do a des­em­bol­sar 1.700 mi­llo­nes de dó­la­res a su segunda mu­jer, An­na Torv. ¿La ra­zón? Mur­doch se enamo­ró en un via­je a China de su in­tér­pre­te, Wen­di Deng, 37 años más jo­ven. Torv, de orí­ge­nes hu­mil­des (sus pa­dres lle­va­ban una tin­to­re­ría en Es­co­cia) y ex pe­rio­dis­ta, des­pués del ge­ne­ro­so fi­ni­qui­to, ha vuel­to a ca­sar­se y aho­ra vi­ve en la ex­clu­si­va lo­ca­li­dad de The Hamptons, en la cos­ta neo­yor­qui­na, en una de las an­ti­guas re­si­den­cias del Aga Khan. Lo in­tere­san­te es que Mur­doch no ha per­di­do el vi­cio: tam­bién se di­vor­ció de Deng el año pa­sa­do por una ci­fra se­cre­ta. Iri­na Vya­ches­la­vov­na Ma­lan­di­na fue ha­ce mu­chos años una azafata de la com­pa­ñía aé­rea Ae­ro­flot. Has­ta que en 1997 co­no­ció a Ro­man Abra­mo­vich, el em­pre­sa­rio ru­so due­ño del Chel­sea. Des­pués de una con­vi­ven­cia de 16 años y cin­co hi­jos en co­mún rom­pie­ron. Al aca­bar­se la re­la­ción, Iri­na con­si­guió 220 mi­llo­nes de eu­ros. Una mi­se­ria, si se pien­sa que el pa­tri­mo­nio de Abra­mo­vich en ese mo­men­to era de más de 10.000 mi­llo­nes, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra vi­vir con dig­ni­dad y no vol­ver a tra­ba­jar co­mo azafata. Tam­bién le han sa­li­do bas­tan­te caras las 121 in­fi­de­li­da­des ma­tri­mo­nia­les al cam­peón de golf, Ti­ger Woods. Elin Nor­de­gren, su mu­jer, le pre­sen­tó la cuen­ta: 750 mi­llo­nes de eu­ros. La gua­pa Elin ha op­ta­do por vol­ver a es­tu­diar y se ha gra­dua­do en Psicología (eso sí, con el bol­si­llo lleno). Ber­nie Ec­cles­to­ne, el pa­trón de la fór­mu­la 1, tam­bién se se­pa­ró tras 24 años de ma­tri­mo­nio de Sla­vi­ca Ra­dic, 28 años me­nor que él, y con­vir­tió a su ex mu­jer en miem­bro de la cla­se al­ta. Se­gún los acuer­dos, a ella le co­rres­pon­die­ron 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Sla­vi­ca Ra­dic, ex mo­de­lo, es con­si­de­ra­da en la ac­tua­li­dad una de las mu­je­res más ri­cas del Reino Uni­do (aun­que bue­na par­te de sus ac­ti­vos es­tán en la is­la de Jer­sey). Y si al­guien le di­je­ra que ga­na­ría 70 mi­llo­nes de eu­ros en cua­tro años? Con to­da pro­ba­bi­li­dad con­tes­ta­ría que se tra­ta de una gran in­ver­sión. Es lo que in­gre­só la ac­triz Amy Ir­ving en 1989 tras cua­tro años de ma­tri­mo­nio con el di­rec­tor Ste­ven Spiel­berg. Cuen­tan las ma­las len­guas que Ir­ving hi­zo fir­mar a Spiel­berg un con­tra­to pre­ma­tri­mo­nial en una ser­vi­lle­ta de pa­pel po­cos días an­tes de la ce­re­mo­nia de la bo­da, aun­que el juez no le otor­gó va­li­dez. Son só­lo unos ejem­plos. La lis­ta de los di­vor­cios one­ro­sos es ex­ten­sa: Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, Paul McCart­ney, Mi­chael Jor­dan, Sil­vio Ber­lus­co­ni... To­dos ellos aca­ba­ron por des­em­bol­sar ci­fras mi­llo­na­rias a sus ex mu­je­res. Aun­que ha­ble­mos de im­por­tes re­le­van­tes, en al­gu­nos ca­sos el pa­tri­mo­nio del pa­ga­dor ape­nas que­dó afec­ta­do. En otros, en cam­bio, que­dó se­ria­men­te mer­ma­do. El ac­tor Mel Gib­son se ca­só con Robyn Moo­re en 1980, cuan­do te­nía 24 años. Al di­vor­ciar­se en 2011, tu­vo que des­em­bol­sar­le 380 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­tad de la for­tu­na acu­mu­la­da en sus 30 años de ca­sa­dos, ade­más, del de­re­cho a re­ci­bir la mi­tad de las ga­nan­cias de las pe­lí­cu­las que hi­cie­ra su (ex)ma­ri­do el res­to de su vi­da. Fue el di­vor­cio más ca­ro de la his­to­ria de Holly­wood. “Aque­llos di­vor­cios de fa­mi­lias con una ri­que­za sig­ni­fi­ca­ti­va o una re­le­van­cia pú­bli­ca tie­nen un pro­ble­ma aña­di­do. No só­lo son ex­tre­ma­men­te ago­ta­do­res des­de un pun­to de vis­ta emo­cio­nal y fi­nan­cie­ro, sino que pue­den hun­dir las ca­rre­ras de los afec­ta­dos”, di­cen des­de el bu­fe­te in­ter­na­cio­nal Mish­con de Re­ya, es­pe­cia­li­za­do en cu­rar los di­vor­cios de las es­tre­llas. El pri­mer ejem­plo de di­vor­cio sin cul­pa re­mon­ta a 1970, en Ca­li­for­nia, en EE.UU., ba­jo la ba­tu­ta del go­ber­na­dor Ro­nald Rea­gan. Se re­co­no­ció aquel en­ton­ces por pri­me­ra vez que di­vor­ciar­se era un de­re­cho sub­je­ti­vo e in­cues­tio­na­ble de ca­da uno de los cón­yu­ges. De­bi­do al con­tex­to de la épo­ca, fue una no­ve­dad ab­so­lu­ta. Mu­cho ha llo­vi­do des­de en­ton­ces, al pun­to que al­gu­nos lle­gan a pre­gun­tar­se si es­tos di­vor­cios lu­cra­ti­vos no se han con­ver­ti­do con el tiem­po en una es­tra­te­gia pa­ra ga­nar di­ne­ro. Has­ta em­pie­za a cir­cu­lar (cier­ta) li­te­ra­tu­ra so­bre es­te te­ma. En EE.UU., Su­san Wright y Gi­nie Say­les im­par­ten cur­sos y han es­cri­to li­bros pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te ti­tu­la­dos Có­mo ca­sar­se con mi­llo­na­rio y Có­mo ca­sar­se con el di­ne­ro (en apa­rien­cia no hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los dos con­cep­tos). “Hay que te­ner una vi­sión prác­ti­ca de las re­la­cio­nes, ba­sán­do­se en los ele­men­tos con­cre­tos que la pa­re­ja pue­de ofre­cer. Y con­ven­cer­se a uno mis­mo de que es po­si­ble lle­gar a ser ri­cos. Por ello, hay que apren­der a ma­ne­jar ob­je­tos lu­jo­sos, en­trar en una tien­da chic y pro­bar tra­jes ca­rí­si­mos y jo­yas de al­ta ga­ma”, re­zan es­tas dos ex­per­tas.

A su vez, en Ru­sia, aca­ba de sa­lir un ma­nual con to­das las ins­truc­cio­nes pa­ra que el ma­tri­mo­nio sea la me­jor in­ver­sión de su vi­da. Se ti­tu­la Ca­sar­se con

un mi­llo­na­rio y lo ha es­cri­to Kse­nia Sob­chak, hi­ja del exal­cal­de de San Pie­tro­bur­go (con­si­de­ra­da co­mo la Pa­ris Hilton del Bál­ti­co) jun­to a Ok­sa­na Robs­ki, otra chi­ca con bue­nas co­ne­xio­nes con las amis­ta­des de al­to ran­go y círcu­los de po­der. “Si sue­ñas con te­ner di­ne­ro, en­ton­ces ne­ce­si­tas a un oli­gar­ca ru­so”, re­co­mien­dan es­tas dos chi­cas. Acon­se­jan có­mo acu­mu­lar ri­que­zas du­ran­te la con­vi­ven­cia al ha­cer­se re­ga­lar por el ge­ne­ro­so ma­ri­do jo­yas y pro­pie­da­des, “siem­pre que se pla­ni­fi­que el di­vor­cio des­de el día des­pués de la bo­da”. El abo­ga­do es­ta­dou­ni­den­se An­drew Felds­tein, ex­per­to en rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les, ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta a The Glo­be and Mail que “cuan­do pa­sas a ana­li­zar los he­chos y te das cuen­ta de que mu­chas de es­tas co­sas tu­vie­ron lu­gar en los me­ses an­te­rio­res a la se­pa­ra­ción, los ma­ri­dos te mi­ran y te pre­gun­tan: ¿‘de ver­dad que mi mu­jer pla­ni­fi­có to­do es­to? Y yo le con­tes­to que sí, que hay una ele­va­da pro­ba­bi­li­dad de que lo hi­cie­ran a pro­pó­si­to. Y se sien­ten en­ga­ña­dos”. Y, aun­que es me­nos fre­cuen­te, ellas tam­bién (cuan­do tie­nen que pa­gar). ¿En Es­pa­ña tam­bién se lle­gan a pa­gar ci­fras tan ele­va­das? Es más di­fí­cil. El cua­dro ju­rí­di­co es bas­tan­te di­fe­ren­te. En una en­tre­vis­ta a es­te dia­rio ha­ce años, Tino Ma­yo, de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Pa­dres Se­pa­ra­dos, re­co­no­ció que “mu­chas mu­je­res con­tem­plan la rup­tu­ra co­mo un ne­go­cio”. Pe­ro la reali­dad en nues­tro país di­fie­re de la de los paí­ses an­glo­sa­jo­nes. Allí se tiende a una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va del pa­tri­mo­nio. Por lo tan­to si uno de los dos tie­ne mu­cho di­ne­ro, ten­drá que cos­tear unas in­dem­ni­za­cio­nes ele­va­das a la otra pa­re­ja que ape­nas tie­ne bie­nes. Es­to por­que no hay ré­gi­men ju­rí­di­co pro­pia­men­te di­cho y mu­cho se ba­sa en la jurisprudencia de los ca­sos an­te­rio­res, se­gún la cual los cón­yu­ges de­ben di­vi­dir­lo to­do. Si, por ejem­plo, un mag­na­te ru­so tie­ne 10 y la mu­jer tie­ne uno, al fi­nal el re­par­to se­rá de cin­co y cin­co (es­to ex­pli­ca­ría por qué Ro­man Abra-

EL DE­RE­CHO AN­GLO­SA­JÓN TIENDE AL RE­PAR­TO AL 50% DE LOS BIE­NES SE PU­BLI­CAN LI­BROS SO­BRE CÓ­MO LU­CRAR­SE CON UNA SE­PA­RA­CIÓN

mo­vich in­sis­tió por di­vor­ciar­se en Ru­sia aun­que vi­va des­de ha­ce años Lon­dres). Luis Za­rra­lu­qui es pre­si­den­te de Za­rra­lu­qui Abo­ga­dos de Fa­mi­lia en Ma­drid y pre­si­den­te ho­no­ra­rio y fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Fa­mi­lia. Re­cuer­da que “el as­pec­to eco­nó­mi­co del di­vor­cio cam­bia mu­cho de la le­gis­la­ción apli­ca­ble de un país a otro”. Es­te ex­per­to es­pe­ci­fi­ca que en Es­pa­ña hay tres sis­te­mas apli­ca­bles: el ré­gi­men de ga­nan­cia­les (los cón­yu­ges tie­nen los bie­nes en co­mún, sal­vo lo que re­ci­ba ca­da uno de he­ren­cias o do­na­cio­nes), la se­pa­ra­ción y la par­ti­ci­pa­ción, que es muy pa­re­ci­da a la se­pa­ra­ción, pe­ro con un ma­tiz: ca­da uno tie­ne un por­cen­ta­je del in­cre­men­to del va­lor de los bie­nes acu­mu­la­dos du­ran­te la con­vi­ven­cia (sue­le ser el 50%). An­te es­ta com­ple­ji­dad nor­ma­ti­va, Za­rra­lu­qui re­co­mien­da a las pa­re­jas un acuer­do pre­ma­tri­mo­nial que com­ple­men­te la ley vi­gen­te y que evi­te, a pos­te­rio­ri, ma­las sor­pre­sas. O, en to­do ca­so, a un arre­glo amis­to­so en­tre las par­tes. “Los acuer­dos ex­tra­ju­di­cia­les es­tán in­flui­dos te­nien­do en cuen­ta lo que po­drían de­ci­dir los tri­bu­na­les y los ries­gos que con­lle­va­ría de­jar la de­ci­sión en ma­nos de un juez”, di­ce Za­rra­lu­qui. Por­que a efec­tos prác­ti­cos, cuan­do se acu­de al es­tra­do mu­cho de­pen­de­rá de lo que el abo­ga­do con­si­ga. En los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, co­mo se ha di­cho, se sue­le dar el 50% de los bie­nes a ca­da cón­yu­ge. Pe­ro en Es­pa­ña no es algo au­to­má­ti­co en­tre otras co­sas por­que si la pa­re­ja no di­ce na­da ex­pre­sa­men­te, se­rá apli­ca­ble el ré­gi­men fo­ral por de­fec­to vi­gen­te en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de dón­de uno es ve­cino ci­vil. Así, en una ciu­dad co­mo León, ha­brá co­mu­nión de bie­nes. Pe­ro en Bar­ce­lo­na, se­pa­ra­ción. Con­cha Sie­rra fue una de las abo­ga­das más co­no­ci­das en Es­pa­ña en es­te ra­mo, muy co­ti­za­da por los po­de­ro­sos (y po­de­ro­sas). Sie­rra de­cía que, sal­vo ex­cep­cio­nes, la ma­yo­ría de los di­vor­cios se re­su­mía en una dis­cu­sión eco­nó­mi­ca. “Las pa­re­jas son ca­pa­ces de des­cuar­ti­zar­se por un cu­chi­llo de pan o un CD co­mo si fue­ran Pi­cas­so. Lo tris­te –aña­día– es que en ese via­je a la li­ber­tad de uno de ellos los da­ños co­la­te­ra­les son te­rri­bles”. No só­lo de­fen­dió a mu­je­res, sino tam­bién a hom­bres. Ase­gu­ra­ba que mu­chos de ellos eran “en­fer­mi­za­men­te dé­bi­les, ca­pa­ces de clau­di­car an­te una mu­jer de rom­pe y ras­ga has­ta ex­tre­mos in­creí­bles”. Con to­do, se­gún Sie­rra, el ma­tri­mo­nio era “una ins­ti­tu­ción ad­mi­ra­ble que ha exis­ti­do siem­pre y se­gui­rá exis­tien­do”. Por ello de­fi­nía el di­vor­cio co­mo “que­rer cam­biar de tum­bo­na en el Ti­ta­nic cuan­do se es­tá hun­dien­do”. Avi­so pa­ra na­ve­gan­tes (con ya­te en pro­pie­dad, por su­pues­to).

3.200.000.000 €

EN FA­MI­LIA

Di­mi­tri Ry­bo­lo­vlev, jun­to a su ex­mu­jer Ele­na. Ha si­do el di­vor­cio más ca­ro de la his­to­ria

Mi­chael Jor­dan jun­to a su exes­po­sa, Jua­ni­ta Va­noy

123.000.000 €

1.000.000.000 € Ber­nie Ec­cles­to­ne, jun­to a su ex­mu­jer, la croa­ta Sla­vi­ca Ra­dic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.