UN DÍA ETERNO

Es­to­col­mo se de­fi­ne por la abun­dan­cia de agua y por la cá­li­da aco­gi­da que dis­pen­sa en ve­rano, tan dis­tin­ta del frío gla­cial del in­vierno

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El des­plie­gue de la tec­no­lo­gía 4G pa­ra mó­vi­les se anun­cia des­de ha­ce muy po­co co­mo el no va más de ve­lo­ci­dad en la na­ve­ga­ción mó­vil y el apro­ve­cha­mien­to de las apps, pe­ro en lu­ga­res co­mo Es­to­col­mo ya se des­ple­gó de for­ma efi­cien­te en el año 2009. És­te es uno de los mu­chos ejem­plos que se pue­den ci­tar an­tes de de­fi­nir la ca­pi­tal de Sue­cia co­mo una de las más mo­der­nas y avan­za­das del mun­do en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co. Por si fue­ra po­co, en tie­rras sue­cas no hay que su­frir por las ta­ri­fas de roa­ming, ya que el ser­vi­cio de wi-fi gra­tui­to es­tá a la or­den del día y nos per­mi­te dis­fru­tar de nues­tras apps de via­je fa­vo­ri­tas co­mo en ca­sa. Es­tas co­sas no pa­san por ca­sua­li­dad, ya que Sue­cia es uno de los po­cos paí­ses que in­vier­te el 4% de su PIB en I+D. Si a es­to le uni­mos el pres­ti­gio del Real Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía, el Kun­gli­ga Tek­nis­ka Högs­ko­lan –la ma­yor uni­ver­si­dad téc­ni­ca de Es­can­di­na­via–, es na­tu­ral que en las aulas de Es­to­col­mo se co­ci­ne el ma­yor nú­me­ro de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos del mun­do re­la­cio­na­dos con la in­ge­nie­ría de la co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro la tec­no­lo­gía no tie­ne por qué es­tar re­ñi­da con el en­can­to. De en­tra­da, Es­to­col­mo se si­túa so­bre 14 is­las, uni­das por 57 puen­tes de to­do ti­po, que le con­fie­ren un ca­rác­ter es­pe­cial a la vez que sir­ven de tran­si­ción en­tre ba­rrios. Por ejem­plo, el an­ti­guo ba­rrio obre­ro de Sö­der­malm se co­mu­ni­ca de es­ta for­ma con Gam­la Stan, la ciu­dad vie­ja. En el pri­me­ro se ins­ta­la­ron las ma­nu­fac­tu­ras y la in­dus­tria en tiem­pos muy le­ja­nos, pa­ra con­ver­tir­se a día de hoy en una de las amal­ga­mas más pe­cu­lia­res y atra­yen­tes de Es­to­col­mo; ca­fés in­nu­me­ra­bles, tien­das de di­se­ño y de­co­ra­ción ocu­pan los ba­jos y sa­len al pa­so del ca­mi­nan­te pa­ra atraer­lo con za­pa­tos ex­pues­tos co­mo si fue­ran cua­dros. El vanguardismo se pa­ga ca­ro, ya que cos­tear un al­qui­ler aquí cues­ta tan­to o más que en otros ba­rrios his­tó­ri­cos co­mo el ci­ta­do de Gam­la Stan, jus­to al nor­te. Allí se al­zan los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos, en­tre los que des­ta­ca la to­rre cua­dra­da del Stads­hu­set o Ayun­ta­mien­to, bien co­no­ci­do por ser don­de se ce­le­bra la ce­na de ga­la de los pre­mios No­bel. Sin em­bar­go, le­jos de los fas­tos del pre­mio, es­ta im­po­nen­te obra ci­vil tu­vo un ori­gen hu­mil­de, ya que se cons­tru­yó en­tre los años 1911 y 1923 por sus­crip­ción po­pu­lar. El te­rreno que ocu­pan los res­tau­ran­tes que que­dan a la ve­ra del Ayun­ta­mien­to pa­re­ce que­rer ex­ten­der­se gra­cias a un en­tra­ma­do de bar­ca­zas en el mue­lles Norr Mä­lars­trand. Ca­si al la­do, una pla­ya ciu­da­da­na per­mi­te dis­fru­tar de un cha­pu­zón en el la­go Mä­la­ren. El mis­mo la­go se re­man­sa en

el Rid­darf­jär­den o gol­fo de los Ca­ba­lle­ros y pa­re­ce cre­cer por un mo­men­to an­tes de desem­bo­car en el Bál­ti­co. Del otro la­do el gol­fo se si­túa el Kungs­trad­gar­den, un pa­seo muy apre­cia­do por los ciu­da­da­nos de Es­to­col­mo y que, a po­co que nos des­pis­te­mos, nos lle­va­rá de la mano has­ta la is­la Skepps­hol­men, don­de hay que vi­si­tar el mu­seo de Ar­te Mo­derno y, en tem­po­ra­da de ve­rano, tal vez asis­tir a uno de los fes­ti­va­les de mú­si­ca que se ce­le­bran en ella. Y ya que ha­bla­mos del es­tío, con­vie­ne no ol­vi­dar que en es­ta épo­ca Es­to­col­mo pa­re­ce no te­ner ho­ras, ya que el sol de me­dia­no­che eter­ni­za el día. Con­vie­ne, lle­ga­dos a es­te pun­to, acon­se­jar el in­cluir un an­ti­faz en el equi­pa­je: los gran­des ven­ta­na­les des­ti­na­dos a cap­tar la par­ca luz de in­vierno, uni­dos al es­ca­so ca­ri­ño sue­co por las cor­ti­nas, nos pue­den man­te­ner en un es­ta­do de in­som­nio per­pe­tuo.

3

1 La po­pu­lar pla­za Ser­gels Torg fue di­se­ña­da el año 1957 y es uno de los pun­tos neu­rál­gi­cos de la ciu­dad

2 La par­te in­fe­rior de la pla­za Ser­gels Torg, co­no­ci­da co­mo Plat­tan, li­mi­ta con la es­ta­ción de me­tro cen­tral

3 El ba­rrio de Gam­la Stan al­ber­ga nu­me­ro­sos edi­fi­cios his­tó­ri­cos co­mo el an­ti­guo pa­la­cio real

El jar­dín pú­bli­co de Ro­sen­dals Träd­gård se en­cuen­tra ubi­ca­do en la cén­tri­ca is­la de Dju­gar­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.