VI­SI­TAS

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Si­len­cio Hay quien sien­te una par­ti­cu­lar pa­sión por vi­si­tar ce­men­te­rios, afi­ción que en Es­to­col­mo se pue­de sa­tis­fa­cer en el de Skogskyr­ko­gär­den o del Bos­que, una ne­cró­po­lis que fue de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Aun­que lo pro­yec­tó el ar­qui­tec­to Erik Gun­nar As­plund, no se tra­ta de un es­pa­cio mo­nu­men­tal, sino de un lu­gar en el que bos­ques y pra­dos al­ter­nan crean­do un en­torno ín­ti­mo. No en vano una de sus par­tes es co­no­ci­da co­mo el “bos­que del re­cuer­do”: res­pe­tan­do su for­ma na­tu­ral, los sue­cos de­po­si­tan allí las ce­ni­zas de sus di­fun­tos. Es­tre­cho Pa­sear por las ca­lles de Gam­la Stan, la ciu­dad vie­ja, es su­mer­gir­se en el tiem­po de las ca­lles tor­tuo­sas, tan­to en lo que se re­fie­re al tra­za­do co­mo al pa­vi­men­to, que aquí si­gue sien­do de ado­qui­nes y po­co ap­to pa­ra se­ño­ras subidas so­bre ta­co­nes de do­ce cen­tí­me­tros. De to­das las vías, la de Mar­ten Trot­zigs Grand se ha con­ver­ti­do en una atrac­ción gra­cias sus di­men­sio­nes, que no su­pe­ran los 90 cen­tí­me­tros de an­cho. Aque­lla pe­li­rro­ja La es­cri­to­ra As­trid Lind­gren go­zó de mu­cha po­pu­la­ri­dad por es­tas tie­rras en los años se­ten­ta, cuan­do se emi­tió la se­rie de te­le­vi­sión ba­sa­do en su per­so­na­je, Pip­pi Cal­zas­lar­gas. En Sue­cia aún le tie­nen mu­cho ca­ri­ño a aque­lla ni­ña de fic­ción muy po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta, co­mo se pue­de com­pro­bar en el mu­seo Ju­ni­bac­ken de la is­la de Djur­gar­den. En un cui­da­do es­pa­cio se re­pro­du­cen dis­tin­tas es­ce­nas del li­bro de Lind­gren, ade­más de re­pre­sen­tar­se obras y ofre­cer ani­ma­ción pa­ra los más pe­que­ños. Ga­lär­varvs­vä­gen 8, Es­to­col­mo. Tel. | +46 85-87-23-000 Lar­ga du­ra­ción Es­to­col­mo se em­pe­ña en co­lec­cio­nar mu­seos cu­rio­sos, co­mo el Va­sa­mu­set. Muy cer­ca del de­di­ca­do a la obra de Lind­gren, ex­po­ne el úni­co bar­co del si­glo XVII que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días. Pa­ra que pu­dié­ra­mos ver­lo, lo tu­vie­ron de res­ca­tar del lu­gar don­de se hun­dió, en­tre otras co­sas por ha­ber­lo ar­ma­do con de­ma­sia­dos cañones. Co­mo no hay mo­lus­cos xi­ló­fa­gos en el Bál­ti­co, lo sa­ca­ron co­mo nue­vo. Se tra­ta de uno de los mu­seos más vi­si­ta­dos del país. Ga­lär­varvs­vä­gen 14, Es­to­col­mo. Tel. | +46 85-19-54-800

Mi­tó­ma­nos

El edi­fi­cio de la ca­lle Bell­mans­ga­tan 1 es don­de se su­po­ne que vi­vía el pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino de Mi­llen­nium y uno de los lu­ga­res a vi­si­tar si­guien­do la ru­ta que nos lle­va­rá por los más des­ta­ca­dos es­ce­na­rios no­ve­les­cos de Es­to­col­mo. Es­ta ru­ta se pue­de se­guir por li­bre, des­car­gán­do­la de la pá­gi­na de la ofi­ci­na de Vi­sit Swe­den (Vi­sits­we­den.com/ glo­bal/spain/gu%C3%ADa_ mi­llen­nium-vi­sits­we­den. pdf) o con­tra­tan­do un tour guia­do por unos 10€ en el Stock­holm City Mu­seum o a tra­vés de la web Tic­net.se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.