Se­xo a fue­go len­to

Pau­sa­do, tran­qui­lo y sua­ve, el se­xo es una fuen­te de pla­cer y de sa­lud: alar­ga la vi­da, me­jo­ra nues­tra con­di­ción fí­si­ca y mul­ti­pli­ca nues­tro bie­nes­tar emo­cio­nal. A cam­bio, só­lo re­quie­re tiem­po y de­di­ca­ción, algo de lo que dis­po­ne­mos en va­ca­cio­nes…

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Car­men Gra­sa

raíz en siglos y siglos de cul­tu­ra. La mu­jer tie­ne más es­pa­cio pa­ra lo emo­cio­nal y el hom­bre, pa­ra lo se­xual, pe­ro los hom­bres no siem­pre es­tán igual. Tan­to unas co­mo otros han de ser cons­cien­tes de lo que es­tán ne­ce­si­tan­do en ca­da mo­men­to”, de­ta­lla la doc­to­ra Mi­reia Dar­der.

Adiós al tra­jín se­xual Aun­que cual­quier mo­men­to es pro­pi­cio pa­ra re­ga­lar­nos se­xo a fue­go len­to, qui­zá el ve­rano nos em­pu­ja un po­co más a po­ner­lo en prác­ti­ca. No hay que ol­vi­dar que ne­ce­si­ta su tiem­po y una cier­ta cal­ma ale­ja­da del mó­vil y to­do lo que con­lle­va. Las va­ca­cio­nes son una alia­da en ese sen­ti­do, por­que no nos en­ga­ñe­mos: du­ran­te el cur­so es­co­lar, so­me­ti­dos a exa­men a dia­rio, lle­ga­mos a ca­sa ro­tos y con po­cas ga­nas de lan­zar­nos a un ma­ra­tón se­xual ni de de­lei­tar­nos con los pre­li­mi­na­res, lar­gos y se­do­sos en el se­xo a fue­go len­to. “Vivimos en la so­cie­dad del can­san­cio, en la que siem­pre es­ta­mos in­ten­tan­do lle­gar a lo­gros y ob­je­ti­vos, y al pla­cer le de­di­ca­mos po­co es­pa­cio. No lo te­ne­mos en cuen­ta. Cuan­do lle­ga­mos por la no­che des­tro­za­dos, no nos po­de­mos de­di­car a ha­cer vir­gue­rías. El con­cep­to slow de­be­ría apli­car­se a to­do, en reali­dad”, apun­ta Dar­der. Los ex­per­tos acon­se­jan que, ade­más de ol­vi­dar las pri­sas y de re­co­brar la ener­gía, de­je­mos de la­do la in­me­dia­tez ge­ni­tal y que el ro­ce, la ca­ri­cia, va­yan más allá. Dis­fru­tar tam­bién de las zo­nas con­si­de­ra­das me­nos eró­ge­nas, in­ves­ti­gar, des­cu­brir el cuer­po del otro, se con­vier­te así en una fuen­te inago­ta­ble de pla­cer. A la ho­ra de re­go­ci­jar­nos con el se­xo a fue­go len­to, de­be­mos des­po­jar­nos de la ro­pa y de las preo­cu­pa­cio­nes la­bo­ra­les. So­bre to­do he­mos de ol­vi­dar las obli­ga­cio­nes se­xua­les a las que nos he­mos ido atando y al­gu­nas de las cua­les re­sue­nan ma­cha­co­nas ca­da vez que nos zam­bu­lli­mos en el pla­cer: sin or­gas­mo no hay de­lei­te, el or­gas­mo ha de ser si­mul­tá­neo, si no so­mos mul­ti­or­gás­mi­cos la co­sa no va bien… Fa­la­cias. “Nos mar­ca­mos tan­tos ob­je­ti­vos con res­pec­to al se­xo que aca­ba­mos per­dien­do de vis­ta su esen­cia. Hay que men­ta­li­zar­se de que lo im­por­tan­te es com­par­tir la in­ti­mi­dad y dis­fru­tar. En el se­xo, a di­fe­ren­cia de las no­tas es­co­la­res, un 4 no es un sus­pen­so. El sus­pen­so se­ría no te­ner con­tac­to ni in­ti­mar con na­die, pe­ro una ca­ri­cia, una mues­tra de ca­ri­ño, un be­so, es mu­cho más pla­cen­te­ro que na­da, y no siem­pre una re­la­ción se­xual se tie­ne que con­ver­tir en un ma­ra­tón erótico”, ma­ni­fies­ta Fran­cis­co Ca­be­llo. En el se­xo, que no es ami­go de la mo­no­to­nía, tam­po­co hay di­rec­tri­ces: “El se­xo con re­glas no fun­cio­na, por­que es ins­tin­to. No pue­de ser opues­to al sen­tir. Hay men­sa­jes cons­tan­tes de có­mo ha de ser, del mo­de­lo, de re­glas. Y eso no pue­de ser así. Lo que tie­ne de bueno el slow sex es que es­tá en­fo­ca­do más en el pro­ce­so que en la me­ta. Eso es mu­cho me­jor, aun­que si lo con­ver­ti­mos en una obli­ga­ción, en otra exi­gen­cia, y lo re­gla­men­ta­mos tam­po­co fun­cio­na”, re­su­me Mi­reia Dar­der.

Cuer­po y co­ra­zón en ple­na for­ma. El se­xo pau­sa­do no es lo mis­mo que a cá­ma­ra len­ta. In­du­da­ble­men­te, el que lle­ga el úl­ti­mo es el más lis­to cuan­do ha­bla­mos de slow sex, pe­ro no só­lo eso. Es fun­da­men­tal te­ner con­cien­cia y pres­tar aten­ción al cuer­po. Co­no­cer­nos a fon­do y co­no­cer a nues­tra pa­re­ja es cla­ve pa­ra que la ex­pe­rien­cia re­sul­te de lo más sa­tis­fac­to­ria. “Y pa­ra co­no­cer­se se ne­ce­si­ta una cier­ta ma­du­rez. Del mis­mo mo­do que se ne­ce­si­ta esa ma­du­rez pa­ra com­pren­der que hay que es­tar abier­to y que ne­ce­si­ta­mos un cuer­po dis­ten­di­do, no ten­so. Co­mo se ha im­pues­to la ima­gen al sen­tir y al sen­tir­te, al co­no­cer­te, nos de­di­ca­mos cons­tan­te­men­te a ha­cer gim­na­sia y nues­tros múscu­los se en­du­re­cen”, reflexiona Dar­der. Pa­ra dis­fru­tar de un buen se­xo a fue­go len­to, hay que de­jar­se de ab­do­mi­na­les mar­ca­dos y es­ti­rar los múscu­los, pa­se­mos de la ri­gi­dez a la sua­vi­dad, acon­se­jan los ex­per­tos, por­que cuan­to más ten­sio­na­do es­tá el cuer­po, an­tes se ago­ta. La fle­xi­bi­li­dad y la tran­qui­li­dad mus­cu­lar ha­rán del se­xo una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Ade­más, nos per­mi­ti­rán adap­tar me­jor el rit­mo al de nues­tra pa­re­ja y mo­ver­nos len­ta­men­te, di­bu­jan­do en el ai­re for­mas vo­lup­tuo­sas, sen­sua­les. Y no so­lo eso, tam­bién po­dre­mos variar los rit­mos y las pos­tu­ras pa­ra alar­gar el pla­cer en el tiem­po, algo fun­da­men­tal pa­ra prac­ti­car un buen se­xo a fue­go len­to, co­mo na­rra Dia­na Ri­chard­son en su li­bro Slow Sex. Se­xo sin pri­sas (Gu­laab), quien ha­bla de ir al­ter­nan­do pos­tu­ras a par­tir de lo que ella de­no­mi­na el eje de co­ne­xión ge­ni­tal. O lo que es lo mis­mo: gi­rar y mo­ver­nos, cam­biar de rit­mos, man­te­nien­do el con­tac­to de los ge­ni­ta­les. Pa­ra ello, ad­vier­ten los ex­per­tos, se ne­ce­si­ta una cier­ta elas­ti­ci­dad (que no fuer­za) mus­cu­lar y una

EL ‘SLOW SEX’ PRE­CI­SA QUI­TAR­SE LA RO­PA Y APAR­TAR EL MÓ­VIL Y LOS PRO­BLE­MAS EN CIER­TAS OCA­SIO­NES LA OP­CIÓN RÁ­PI­DA ES MÁS VÁ­LI­DA QUE EL SE­XO LEN­TO

res­pi­ra­ción ade­cua­da: len­ta y pro­fun­da. Res­pi­rar de es­te mo­do se­rá cla­ve pa­ra ex­pe­ri­men­tar una sen­sa­ción de cal­ma muy efi­caz a la ho­ra de re­tra­sar la eya­cu­la­ción y, al mis­mo tiem­po, nos oxi­ge­na­re­mos, ge­ne­ran­do ma­yor vi­ve­za en las terminaciones ner­vio­sas pa­ra que nues­tro cuer­po sien­ta más y me­jor. Lis­to el cuer­po pa­ra aban­do­nar­nos a la pla­ci­dez del se­xo len­to, so­lo fal­ta pre­pa­rar las emo­cio­nes.

Se­xo sin pri­sas pa­ra vi­vir más y me­jor Los be­ne­fi­cios de dis­fru­tar del se­xo a fue­go len­to no so­lo se apre­cian en la ob­ten­ción de un pla­cer más lar­go e in­ten­so, tam­bién en nues­tra sa­lud. “Una re­la­ción se­xual con pa­re­ja ha­bi­tual su­po­ne un ejer­ci­cio fí­si­co si­mi­lar a an­dar un ki­ló­me­tro en 15 mi­nu­tos y su­bir dos tra­mos de es­ca­le­ras. Es de­cir, cuan­do es­ta­mos dis­fru­tan­do del se­xo es­ta­mos ha­cien­do de­por­te, por tan­to me­jo­ra nues­tra cir­cu­la­ción. Ade­más, el pla­cer con­lle­va la ac­ti­va­ción de cier­tos neu­ro­trans­mi­so­res que fun­cio­nan a mo­do de an­ti­de­pre­si­vos”, ex­pli­ca el doc­tor Ca­be­llo. Du­ran­te el se­xo, nues­tros ni­ve­les de oxi­to­ci­na au­men­tan y es­ta hor­mo­na, tam­bién lla­ma­da del amor, de la cal­ma y del con­tac­to, re­du­ce el es­trés. Cuan­do es­te des­cien­de, las neu­ro­nas se des­tru­yen más len­ta­men­te y las co­ne­xio­nes en­tre ellas me­jo­ran. Ade­más, nos re­la­ja, nos pro­por­cio­na bie­nes­tar y con­fian­za y nos ayu­da a es­ta­ble­cer la­zos con los de­más, amén de co­la­bo­rar a com­ba­tir la ra­bia, el do­lor, el mie­do y la an­sie­dad. La oxi­to­ci­na es im­por­tan­te, pe­ro no lo es me­nos la do­pa­mi­na que li­be­ra­mos tam­bién en­tre las sá­ba­nas. Li­ga­da al pla­cer, in­flu­ye en el sue­ño, el hu­mor y el apren­di­za­je. Del mis­mo mo­do, el se­xo len­to me­jo­ra nues­tra piel por­que, se­gún las teo­rías, favorece la cir­cu­la­ción san­guí­nea y su oxi­ge­na­ción y se re­du­cen las to­xi­nas. Y por úl­ti­mo, prac­ti­car se­xo con cal­ma sin atro­pe­llar­nos alar­ga la vi­da has­ta 10 años. El neu­ro­psi­có­lo­go bri­tá­ni­co Da­vid Weeks ha de­mos­tra­do que las per­so­nas que tie­nen buen se­xo y dos or­gas­mos a la se­ma­na re­du­cen has­ta en un 50% el ries­go de mor­ta­li­dad. “El buen se­xo es bueno pa­ra us­ted”, re­su­me el mé­di­co del Ro­yal Edim­burgh Hos­pi­tal tras es­tu­diar los pro­ve­cho­sos efec­tos del se­xo a fue­go len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.