PRE­MIO A LA PLU­MA AFI­LA­DA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Ál­va­ro Palomo

Cuan­do Ai­ta­na Var­gas se su­po fi­na­lis­ta del Li­vings­ton Awards de pe­rio­dis­mo, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo el Pu­lit­zer de los jó­ve­nes, vio re­co­no­ci­do el tra­ba­jo que ha rea­li­za­do en los úl­ti­mos años. Lo hi­zo con el ar­tícu­lo “El pú­bli­co te­le­vi­si­vo al des­nu­do”, pu­bli­ca­do en

Hoy Los Án­ge­les, que des­ta­pa el la­do os­cu­ro de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to an­ge­li­na y de­nun­cia la si­tua­ción abu­si­va que vi­ve la au­dien­cia. Pa­ra ello fue tes­ti­go de la si­tua­ción que na­rra por­que “nun­ca es igual que te cuen­ten la his­to­ria a que tú tam­bién ten­gas la opor­tu­ni­dad de vi­vir­la”, re­su­me. “Lo más im­por­tan­te de un pe­rio­dis­ta es que tu tra­ba­jo ten­ga un im­pac­to”, di­ce es­ta ma­dri­le­ña afin­ca­da en Los Án­ge­les. Sin em­bar­go, el im­pac­to de la men­cio­na­da in­ves­ti­ga­ción no es el que su au­to­ra desea­ba, y eso es de­bi­do a que “el mer­ca­do en es­pa­ñol no tie­ne tan­to pe­so en Es­ta­dos Uni­dos”. Var­gas es­pe­ra que su no­mi­na­ción sea un sín­to­ma de que algo es­tá cam­bian­do. Lo cuen­ta ella, que aguan­tó las pro­tes­tas de las au­to­ri­da­des de sa­lud pú­bli­ca por el re­por­ta­je “El mer­ca­do ne­gro de la le­che en pol­vo”. Un pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción que al “re­que­rir una se­rie de re­cur­sos” se di­suel­ve fren­te a la ren­ta­bi­li­dad del “show bu­si­ness, el es­pec­tácu­lo, lo morboso”, cons­ta­ta. Var­gas de­fien­de “al pro­fe­sio­nal de la co­mu­ni­ca­ción”, que lo en­tien­de co­mo una “cues­tión de per­so­na­li­dad, los prin­ci­pios que uno ten­ga a la ho­ra de abor­dar los te­mas”. Ella al­ter­na es­tos prin­ci­pios, co­mo el ri­gor, con in­quie­tud y cu­rio­si­dad pa­ra em­pren­der pro­yec­tos de di­fe­ren­te ín­do­le. Mu­chos de ellos co­mo free­lan­ce, con­di­ción de la que asu­me que es com­pli­ca­do vi­vir sin una fuen­te de in­gre­sos al­ter­na­ti­va. “El pro­ble­ma es que se ha en­co­gi­do el mer­ca­do”, ob­ser­va. A pe­sar de ello, ani­ma a los pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les a “mi­rar ha­cia el ex­tran­je­ro ya que en in­ter­net hay mu­chas pla­ta­for­mas que sí van a pu­bli­car his­to­rias de co­la­bo­ra­do­res”. La pe­rio­dis­ta los ani­ma: “Si tie­nen vo­ca­ción por es­ta pro­fe­sión, sal­gan a la ca­lle a bus­car his­to­rias y tra­ten de pu­bli­car­las”. Ella mi­ró ha­cia el ex­tran­je­ro, y Ai­ta­na Var­gas, aún muy jo­ven, lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos con una be­ca de te­nis ba­jo el bra­zo. Com­bi­nó la raqueta con ex­pe­rien­cia en Ra­dio Na­cio­nal, la BBC o CNN In­ter­na­cio­nal, en­tre otros me­dios. Aho­ra pre­ten­de su­mar­las, y ya se ha pro­ba­do con no­ta co­mo co­men­ta­ris­ta de te­nis. Siem­pre al com­pás de sus in­quie­tu­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.