Len­to y rá­pi­do

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

En los úl­ti­mos años pa­re­ce ha­ber una pe­na­li­za­ción del se­xo rá­pi­do y una idea­li­za­ción del se­xo len­to. Sin em­bar­go, los se­xó­lo­gos no ven en el amor atro­pe­lla­do al enemi­go de una bue­na sa­lud se­xual, siem­pre y cuan­do no sea el re­sul­ta­do de una ex­pe­rien- cia me­cá­ni­ca o ru­ti­na­ria. “La ra­pi­dez, en oca­sio­nes, tam­bién es muy pla­cen­te­ra. Es co­mo sa­lir a ce­nar: unas ve­ces te pue­des to­mar una sim­ple en­sa­la­di­ta y otras oca­sio­nes, dar­te un atra­cón en el res­tau­ran­te del co­ci­ne­ro te­le­vi­si­vo, pe­ro en am­bos ca­sos se ha dis­fru­ta­do de una si­tua­ción agra­da­ble”, con­si­de­ra Fran­cis­co Ca­be­llo, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to An­da­luz de Se­xo­lo­gía y Psicología. Los amo­res atro­pe­lla­dos sue­len ser pla­cen­te­ros y fre­cuen­tes en los dos pri­me­ros años de una re­la­ción y en­tre los más jó­ve­nes. Sin em­bar­go, no hay que des­car­tar­los, ni de­mo­ni­zar­los, en la ma­du­rez per­so­nal o de la re­la­ción, por­que con­tri­bu­yen a dar­le chis­pa y a sen­tir­nos atrac­ti­vos. Y otro mi­to: “No es cier­to que a las mu­je­res no les gus­te el se­xo ex­prés por­que tar­dan más en ex­ci­tar­se. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes que han ob­ser­va­do la con­cen­tra­ción del ni­vel de san­gre en los ge­ni­ta­les, mues­tra del gra­do de ex­ci­ta­ción, po­ne de ma­ni­fies­to que a la mu­jer le sube ra­pi­dí­si­mo”, acla­ra la psi­có­lo­ga Mi­reia Dar­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.