El ma­go or­gu­llo­so

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuen­ta una fá­bu­la persa que ha­ce mu­chos años, vi­vía un ma­go de muy avan­za­da edad. Sus ca­be­llos eran blan­cos co­mo la es­pu­ma, y su ros­tro es­ta­ba sur­ca­do de pro­fun­das arru­gas. Pe­ro su men­te con­ti­nua­ba sien­do há­bil y des­pier­ta. So­me­tién­do­se a to­da suer­te de dis­ci­pli­nas y aus­te­ri­da­des, ha­bía ob­te­ni­do un asom­bro­so do­mi­nio so­bre sus fa­cul­ta­des y desa­rro­lla­do por­ten­to­sos po­de­res men­ta­les. Pe­ro, a pe­sar de ello, no ha­bía lo­gra­do de­bi­li­tar su or­gu­llo. Cuen­tan que la muer­te lle­va­ba un tiem­po bus­cán­do­le, y en­vió a uno de sus ayu­dan­tes pa­ra que acom­pa­ña­ra al ma­go a su reino. El ma­go, con su desarrde­sa­rro­lla­do po­der, adi­vi­nó las in­tin­ten­cio­nes del ayu­dan­te de la­la mmuer­te y reali­zó un con­ju­ro:ju­ro: creóc 39 for­mas idén­ti­cas a la su­su­ya. Cuan­dCuan­do lle­gó el emi­sa­rio de la muert­muer­te, con­tem­pló cua­ren­ta cuer­po­cuer­pos iguales y, sién­do­le im­po­sim­po­si­ble des­cu­brir el cuer­po ver­dad­ver­da­de­ro, no pu­do apre­sar al as­tuas­tu­to ma­go y lle­vár­se­lo con­sig­con­si­go. Fra­ca­sa­do el emi­sa­rio­sa­rio dde la muer­te, re­gre­só jun­to a su amo y le ex­pu­so lo acon­tea­con­te­ci­do. El po­de­ro­so se­ñor de la­la mmuer­te se que­dó pen­sa­ti­vo­ti­vo du­ran­te­du unos ins­tan­tes. En­to­nEn­ton­ces acer­có sus la­bios al oí­do del ayu­dan­te y le dio al­gu­nas ins­truc­cio­nes. De nue­vo, el ma­go, con su ter­cer ojo al­ta­men­te desa­rro­lla­do y per­cep­ti­vo, in­tu­yó que se apro­xi­ma­ba el ayu­dan­te. En unos ins­tan­tes, re­pro­du­jo el tru­co al que ya ha­bía he­cho an­te­rior­men­te y co­pió trein­ta y nue­ve for­mas iguales a la su­ya. El emi­sa­rio se en­con­tró con cua­ren­ta for­mas iguales. Si­guien­do las ins­truc­cio­nes de su amo, ex­cla­mó: -¡Muy bien, pe­ro que muy bien! ¡Qué gran proeza! Y tras un bre­ve si­len­cio, agre­gó: -Pe­ro, in­du­da­ble­men­te, hay un pe­que­ño fa­llo. En­ton­ces el ma­go, he­ri­do en su or­gu­llo, no pu­do evi­tar pre­gun­tar: -¿Cuál? Y el emi­sa­rio de la muer­te pu­do atra­par el cuer­po real del er­mi­ta­ño y con­du­cir­lo sin de­mo­ra a las te­ne­bro­sas es­fe­ras de la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.