El or­gu­llo, ese enemi­go

El or­gu­llo es el enemi­go de to­da re­la­ción. ¿Cuán­tas amis­ta­des se han ro­to por su cul­pa? Es un gran cons­truc­tor de mu­ros, tan efi­caz co­mo una fron­te­ra en zo­na de gue­rra. Sa­ber li­mar­lo mar­ca­rá la di­fe­ren­cia

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ire­nI­re­ne Or­ce

No es lo mis­mo es­tar or­gu­llo­so que ser or­gu­llo­so, lo pri­me­ro da bue­nas vi­bra­cio­nes, lo se­gun­do... ya no es­tá tan cla­ro

El or­gu­llo es un sol­da­do siem­pre dis­pues­to a de­fen­der su po­si­ción y, a la vez, ata­car sin di­la­ción an­te cual­quier ame­na­za. No atien­de a ex­cu­sas ni a ex­pli­ca­cio­nes, se mue­ve por ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. Sue­le es­tar de­ma­sia­do ocu­pa­do en pro­te­ger sus in­tere­ses pa­ra de­di­car un se­gun­do a cues­tio­nar su mi­sión. Cuan­do le re­tan o que­da he­ri­do, aún po­ne más em­pe­ño. Por mu­chos do­lo­res de ca­be­za que le oca­sio­ne la lu­cha, no se rin­de. No sa­be. Y así, se man­tie­ne en su pues­to, im­pe­ni­ten­te, in­cle­men­te... e ig­no­ran­te. Se in­mis­cu­ye en nues­tras emo­cio­nes y en nues­tras de­ci­sio­nes. In­clu­so tie­ne el po­der de de­ter­mi­nar el desa­rro­llo de nues­tras re­la­cio­nes. En al­gu­nas cul­tu­ras el or­gu­llo se vin­cu­la al ho­nor. Y no ha­ce tan­tos años, si que­da­ba man­ci­lla­do, no fal­ta­ban quie­nes lo per­dían to­do de cue­llo pa­ra arri­ba… por de­ci­sión pro­pia. Tal vez hoy en día no to­me­mos me­di­das tan drás­ti­cas, pe­ro es el or­gu­llo el que nos im­pi­de avan­zar en la vi­da. El ar­te de ce­der, tan­to en lo per­so­nal co­mo en los pro­fe­sio­nal, es una lec­ción di­fí­cil de apren­der pe­ro útil pa­ra vi­vir más tran­qui­los y me­nos es­cla­vi­za­dos por nues­tro ego. Lo cier­to es que exis­ten mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes de es­ta pa­la­bra. Pe­ro ¿en qué con­sis­te exac­ta­men­te el or­gu­llo? ¿Pa­ra qué sirve? Se­gún la RAE, el or­gu­llo sig­ni­fi­ca “arro­gan­cia, va­ni­dad, ex­ce­so de es­ti­ma­ción pro­pia, que a ve­ces es di­si­mu­la­ble” –o in­clu­so pue­de pa­re­cer po­si­ti­vo– “por na­cer de cau­sas no­bles y vir­tuo­sas”. Sin em­bar­go, otros dic­cio­na­rios re­co­gen tam­bién co­mo de­fi­ni­ción de or­gu­llo “sa­tis­fac­ción per­so­nal por algo pro­pio o re­la­ti­vo a uno mis­mo y que se con­si­de­ra va­lio­so”. No es lo mis­mo ser or­gu­llo­so que sen­tir­se or­gu­llo­so.

Fal­sas he­ri­das Así, es­ta pa­la­bra tie­ne dis­tin­tas con­no­ta­cio­nes en fun­ción del con­tex­to en el que se em­plea. A ve­ces la uti­li­za­mos co­mo equi­va­len­te de res­pe­to y va­lo­ra­ción. En otras oca­sio­nes con­si­de­ra­mos que es si­nó­ni­mo de una per­so­na al­ti­va, pre­po­ten­te, arro­gan­te, au­to­ri­ta­ria, crí­ti­ca, mal­hu­mo­ra­da e ira­cun­da. Exis­te una re­la­ción ma­ni­quea con es­te tér­mino. Pe­ro en su ori­gen, am­bas de­fi­ni­cio­nes es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das con la iden­ti­dad de la per­so­na. Cuan­do al­guien hie­re nues­tro or­gu­llo sue­le sig­ni­fi­car que ha ata­ca­do, de un mo­do u otro, nues­tra ma­ne­ra de ver e in­ter­pre­tar el mun­do, nues­tros prin­ci­pios, va­lo­res, o ima­gen. Es de­cir, cual­quier ras­go que tie­ne que ver con quie­nes cree­mos que so­mos. Es en­ton­ces cuan­do el or­gu­llo, ha­ce­dor de mu­ra­llas, se po­ne ma­nos a la obra y se pa­ra­pe­ta a la es­pe­ra de la ba­ta­lla. Pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­to más pa­re­ce que nos pro­te­ge, más nos aís­la. No só­lo eso, cuan­do se sien­te agre­di­do nos im­pul­sa a im­po­ner­nos a esa per­so­na de cual­quier for­ma po­si­ble. En es­te pro­ce­so uti­li­za­mos el me­nos­pre­cio, la al­ta­ne­ría, ele­va­mos el tono de voz… Y si aún así no lo­gra­mos el ob­je­ti­vo, op­ta­mos por la dis­tan­cia y el ol­vi­do pa­ra pre­ser­var esa iden­ti­dad a la que nos afe­rra­mos. Sin em­bar­go, te­ner un con­cep­to de iden­ti­dad ba­sa­do en la superioridad de las pro­pias ideas, con­cep­tos y pa­ra­dig­mas nos lle­va a dar más po­der a ese sol­da­do, que pue­de lle­gar a trans­for­mar­se en un au­tén­ti­co dic­ta­dor. Su rí­gi­do cri­te­rio a me­nu­do nos lle­va a sen­tir­nos or­gu­llo­sos úni­ca­men­te de aque­llos con los que nos iden­ti­fi­ca­mos, o que ha­cen lo que no­so­tros es­pe­ra­mos. De ahí que aun­que la pa­la­bra or­gu­llo ten­ga una con­no­ta­ción po­si­ti­va, en úl­ti­ma ins­tan­cia es­tá ba­sa­da en una reali­dad po­co cons­truc­ti­va. To­dos, en un mo­men­to u otro, he­mos bus­ca­do la acep­ta­ción y va­lo­ra­ción de las per­so­nas de nues­tro en­torno. Hay in­clu­so quien vi­ve por y pa­ra ello. La fra­se “es­toy or­gu­llo­so de ti”, pro­nun­cia­da por la per­so­na ade­cua­da tie­nen un enor­me po­der. ¿Por qué? Por­que es una de las ma­yo­res for­mas de va­li­da­ción a las que po­de­mos as­pi­rar. Es un re­co­no­ci­mien­to a nues­tras de­ci­sio­nes y elec­cio­nes. En es­te ca­so, or­gu­llo es si­nó­ni­mo de sa­tis­fac­ción, de ahí el re­go­ci­jo. Pe­ro el la­do os­cu­ro de es­ta fra­se es que, por lo ge­ne­ral, só­lo se da cuan­do cum­pli­mos las ex­pec­ta­ti­vas de esas per­so­nas. A ve­ces in­clu­so cons­trui­mos la vi­da en aras de lo­grar tan ma­gro re­co­no­ci­mien­to. Cree­mos que nues­tro bie­nes­tar in­te­rior lle­ga­rá cuan­do el en­torno re­co­noz­ca nues­tro es­fuer­zo y en­tre­ga, pe­ro es una apues­ta arries­ga­da. Tal vez sea más se­gu­ro apos­tar por no­so­tros mis­mos, ve­ri­fi­can­do los re­sul­ta­dos que va­mos ob­te­nien­do, en vez de de­le­gar nues­tra fe­li­ci­dad en el vo­lu­ble or­gu­llo de los de­más. No en vano, el re­to con­sis­te en cons­truir­nos una iden­ti­dad, no en re­pe­tir nues­tro pa­trón so­cial o fa­mi­liar. De­pen­de de no­so­tros op­tar por imi­tar… o por evo­lu­cio­nar. Así, el or­gu­llo es por lo ge­ne­ral un im­pe­di­men­to pa­ra nues­tro desa­rro­llo. Aún en lo que se con­si­de­ra su acep­ción po­si­ti­va. So­mos or­gu­llo­sos por­que sen­ti­mos que te­ne­mos que pro­te­ger nues­tro con­cep­to de iden­ti­dad. Pe­ro ¿pa­ra qué nos sirve man­te­ner a nues­tro sol­da­do en per­ma­nen­te pie de gue­rra? Si ana­li­za­mos las úl­ti­mas ve­ces que nues­tro or­gu­llo ha to­ma­do las rien­das, po­si­ble­men­te de­ter­mi­na­re­mos que el cos­te de la ba­ta­lla ha si­do más ele­va­do que el te­rri­to­rio con­quis­ta­do. La cau­sa de nues­tro or­gu­llo es la creen­cia de que nos te­ne­mos que pro­te­ger. Lo que im­pli­ca que, de un mo­do u otro, nos sen­ti­mos frá­gi­les. Sus ven­ta­jas, que nos per­mi­te in­fluen­ciar a los de­más. Sus con­se­cuen­cias, que cau­sa da­ño –a ve­ces irre­pa­ra­ble– en nues­tras re­la­cio­nes, in­clui­da la que man­te­ne­mos con no­so­tros mis­mos. ¿Cuán­tos ami­gos se han dis­tan­cia­do a cau­sa del or­gu­llo? ¿Cuán­tos pa­dres, hi­jos o her­ma­nos se han pa­sa­do tem­po­ra­das sin ha­blar pa­ra man­te­ner su po­si­ción? To­do ello en aras de sen­tir­nos va­li­da­dos, de so­li­di­fi­car nues­tra po­si­ción, de asen­tar nues­tro cri­te­rio. En es­te es­ce­na­rio, el or­gu­llo se con­vier­te en el es­tan­dar­te de la ri­gi­dez y la in­fle­xi­bi­li­dad. La hu­mil­dad co­mo an­tí­do­to Y a pe­sar de eso, el con­cep­to tra­gar­se el or­gu­llo aca­rrea una con­no­ta­ción tre­men­da­men­te ne­ga­ti­va. Por lo ge­ne­ral, lo re­la­cio­na­mos con per­der, con te­ner que aga­char la ca­be­za y re­ti­rar­nos con la co­la en­tre las pier­nas. Es­ta es, sin du­da, una vi­sión muy li­mi­ta­da de la si­tua­ción. Si nos atre­ve­mos a to­mar pers­pec­ti­va, tal vez tra­gar­nos nues­tro or­gu­llo sea la lec­ción más va­lio­sa que po­da­mos apren­der. No en vano, con­sis­te en ba­jar de­rro­ta­dos del ring y ocul­tar­nos del mun­do pa­ra la­mer nues­tras he­ri­das. Se tra­ta de re­con­si­de­rar, pon­de­rar y cues­tio­nar nues­tra ac­ti­tud, nues­tra con­duc­ta y nues­tras mo­ti­va­cio­nes en esa par­ti­cu­lar si­tua­ción. En es­te sen­ti­do, siem­pre re­sul­ta útil re­plan­tear­nos nues­tro story­te­lling, es de­cir, la his­to­ria

que nos con­ta­mos a no­so­tros mis­mos acer­ca de lo que ha su­ce­di­do. So­mos ex­per­tos na­rra­do­res, pe­ro por lo ge­ne­ral nues­tro re­la­to de los he­chos cuen­ta con un ses­go im­por­tan­te. Tra­gar­nos nues­tro or­gu­llo pue­de ayu­dar­nos a mi­ni­mi­zar esa in­ter­pre­ta­ción sub­je­ti­va, aña­dien­do otros pun­tos de vis­ta dis­tin­tos al nues­tro. Pa­ra eso, te­ne­mos que ha­cer un ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad y hu­mil­dad. Eso su­po­ne dar­nos la po­si­bi­li­dad de es­cu­char y de acep­tar que tal vez no te­ne­mos la ver­dad en nues­tro po­der, tan só­lo una pe­que­ña par­te del puzz­le. Y que sa­lir de de­trás de la mu­ra­lla del or­gu­llo no nos con­vier­te en se­res vul­ne­ra­bles a los ata­ques de los de­más. Atre­ver­nos a ad­mi­tir que he­mos erra­do re­quie­re mu­cho más va­lor y for­ta­le­za de la que nos ofre­ce el or­gu­llo, en­ro­ca­do en su castillo. Pe­ro y eso, ¿có­mo se ha­ce? Po­de­mos em­pe­zar por no vi­vir cual­quier co­men­ta­rio des­afor­tu­na­do co­mo un ata­que per­so­nal. En es­te sen­ti­do, re­sul­ta útil re­cor­dar que cuan­do nues­tro je­fe cri­ti­ca la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción que he­mos en­tre­ga­do, es­tá cri­ti­can­do nues­tro tra­ba­jo, no a no­so­tro no­so­tros o nues­tra iden­ti­dad.

EL AR­TE DE CE­DER ES DI­FÍ­CIL DE DO­MI­NAR, PE­RO ES DE LO MÁS ÚTIL

Y que cuan­do nues­tros pa­dres, pa­re­ja o ami­gos cues­tio­nan nues­tra ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, es­tán pon­de­ran­do nues­tras ac­cio­nes, no quie­nes so­mos. Lo más pro­ba­ble es que po­da­mos apren­der del

feed­back que nos dan. Eso no sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a nues­tro cri­te­rio, sino sim­ple­men­te en­ri­que­cer­lo. El or­gu­llo nos an­cla a la po­bre­za, pues li­mi­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de ce­der, rec­ti­fi­car, apren­der y re­cons­truir­nos. La hu­mil­dad, en cam­bio, es fuen­te de ri­que­za por­que nos per­mi­te am­pliar nues­tra pers­pec­ti­va y ga­nar en to­le­ran­cia y fle­xi­bi­li­dad. De ahí la im­por­tan­cia de cul­ti­var­la co­mo an­tí­do­to al or­gu­llo. Eso pa­sa por ser au­to­crí­ti­cos, asu­mir nues­tra par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en cual­quier in­ter­ac­ción con otra per­so­na que pue­da ter­mi­nar en con­flic­to y va­lo­rar a los de­más y su pro­pio cri­te­rio co­mo nos gus­ta­ría que hi­cie­ran con el nues­tro. Po­de­mos se­guir vi­vien­do ba­jo la pre­mi­sa de que la me­jor de­fen­sa es un buen ata­que, o co­men­zar a ex­pe­ri­men­tar que el me­jor mo­do de de­fen­der­nos es no sen­tir­nos ata­ca­dos.

DE­PEN­DE DE NO­SO­TROS OP­TAR POR IMI­TAR… O POR PRO­GRE­SAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.