El ar­te dee la pes­ca

La tem­po­ra­da es­ti­val es el me­jor mo­men­to pa­ra ini­ciar­se en la pes­ca. Una ac­ti­vi­dad re­la­jan­te ideal pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia y en­tre­te­ner­se. Con un pre­su­pues­to re­du­ci­do, bas­ta una pla­ya y ga­nas de apren­der

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

To­do lo que siem­pre qui­so sa­ber del fas­ci­nan­te mun­do de la pes­ca con ca­ña, en el río y en el mar... y aho­ra les de­ja­mos, que es­tán pi­can­do

En ve­rano, apa­re­cen por las pla­yas jus­to cuan­do los ba­ñis­tas re­gre­san a su ca­sa, con la en­tra­da de la no­che. Co­mo si de un ri­tual sa­gra­do se tra­ta­ra, los pes­ca­do­res se sien­tan en la ori­lla, con sus asien­tos ple­ga­bles, los cu­bos y sus ca­ñas. Y, la mi­ra­da ha­cia el ho­ri­zon­te, es­pe­ran ho­ras y ho­ras has­ta que el pez muer­da el an­zue­lo. La pes­ca es una afi­ción que en Es­pa­ña atrae a cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas. Se con­ce­den en­tre 700.00 y 800.000 li­cen­cias ca­da año en to­do el te­rri­to­rio. Pa­ra los que nun­ca han pro­ba­do la ex­pe­rien­cia, es­to de ti­rar­se lar­gos ra­tos pa­ra­dos en el mis­mo si­tio con la pro­ba­bi­li­dad de vol­ver con las ma­nos va­cías re­sul­ta can­sino. Sin em­bar­go, la pes­ca es una ac­ti­vi­dad mi­le­na­ria y quien la prac­ti­ca ase­gu­ra que es gra­ti­fi­can­te y re­la­jan­te. “Es algo in­des­crip­ti­ble, la pla­ya de no­che, la mar cal­ma, el re­fle­jo de la lu­na. Es­to no se pa­ga con di­ne­ro”, cuen­ta Mar­tín Pas­tor, un ve­te­rano pes­ca­dor del li­to­ral bar­ce­lo­nés. Pa­ra em­pe­zar, de­cir que hay mu­chas mo­da­li­da­des di­fe­ren­tes. No ha­ce fal­ta te­ner una bar­ca ni sur­car las olas pa­ra sa­lir a pes­car. Bas­tan ga­nas de apren­der y una bue­na do­sis de pa­cien­cia. Los ex­per­tos in­di­can que la me­jor ma­ne­ra de ini­ciar­se es la pes­ca des­de la pla­ya, un es­pi­gón o las ro­cas. A par­tir de allí, se pue­de acu­dir a una tien­da es­pe­cia­li­za­da pa­ra que le pro­por­cio­nen los me­jo­res con­se­jos so­bre equi­po y téc­ni­cas más ade­cua­das.

Po­ner­se ob­je­ti­vos ¿Pa­ra qué pes­car? El plan­tea­mien­to ini­cial es un ele­men­to cla­ve. Co­mo ex­pli­ca Dani Ca­li­có, de la ho­mó­ni­ma tien­da de ar­tícu­los pa­ra la pes­ca de Bar­ce­lo­na (fun­da­da en 1859), “el ma­yor ries­go con­sis­te en que­rer pes­car sin pre­pa­ra­ción. Por­que al fi­nal no se co­ge­rá na­da y uno aca­ba­rá frus­tra­do. Pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra, se pre­ci­sa re­co­ger in­for­ma­ción so­bre el lu­gar y acer­tar con el ma­te­rial. En es­te sen­ti­do, em­pe­zar di­cien­do ‘quie­ro co­ger do­ra­das’ no es la ac­ti­tud co­rrec­ta. La vo­lun­tad es se­cun­da­ria. Lo im­por­tan­te es sa­ber des­de don­de se va a po­der pes­car y, a par­tir de allí, dis­fru­tar la ex­pe­rien­cia”. Pes­car es algo más que co­ger pe­ces: pue­de ser tam­bién una bue­na ex­cu­sa pa­ra com­par­tir un ra­to en fa­mi­lia de for­ma di­fe­ren­te y apren­der co­sas nue­vas. José An­to­nio Mon­te­ro, pre­si­den­te del Grup de Pes­ca­dors La Se­da de El Prat de Llo­be­grat (Bar­ce­lo­na) des­ta­ca que “pes­car sig­ni­fi­ca es­tar en con­tac­to con un en­torno na­tu­ral. Pe­ro, ade­más, la pes­ca su­po­ne un apren­di­za­je y una for­ma­ción”. Es­te gru­po or­ga­ni­za cur­sos de pes­ca pa­ra ni­ños. “A los pe­que­ños les en­se­ña­mos a ha­cer nu­dos, a atar el plo­mo, a lan­zar, a iden­ti­fi­car los pe­ces pe­li­gro­sos, a de­tec­tar las ta­llas mí­ni­mas, los ti­pos de gu­sa­nos…”. “Ne­ce­si­tas a al­guien que te ini­cie al prin­ci­pio. En un par de días ya tie­nes los co­no­ci­mien­tos su­fi­cien­tes pa­ra sa­lir a pes­car so­lo”, ase­gu­ra Mon­te­ro.

Hay ca­ña y ca­ña Es el ele­men­to prin­ci­pal. No exis­te una ca­ña uni­ver­sal. Se­gún el ti­po de pes­ca que se va­ya a lle­var a ca­bo, ha­brá que op­tar por una de­ter­mi­na­da. La ma­yo­ría de ellas son li­ge­ras (no su­pe­ran los 500 gra­mos), por si hu­bie­ra que aguan­tar­las en las ma­nos mu­cho tiem­po. Pue­den ser más o me­nos fle­xi­bles, se­gún se ten­ga que sos­te­ner mu­cho pe­so o lan­zar muy le­jos. Por una ley de la fí­si­ca, cuan­to más rí­gi­da es la ca­ña, más le­jos se po­drá ti­rar, por­que se po­drá mon­tar un plo­mo de un pe­so su­pe­rior y así in­ten­si­fi­car el efec­to ca­ta­pul­ta del lan­za­mien­to. Otra dis­tin­ción es so­bre su es­truc­tu­ra –pue­de ser te­les­có­pi­ca o mon­tar­se por tra­mos (nor­mal­men­te es más re­sis­ten­te)– o ma­te­rial (fi­bra de vi­drio o fi­bras de car­bono, que son ca­ñas más li­ge­ras y ro­bus­tas, pe­ro más caras). Pre­su­pues­to ac­ce­si­ble To­men no­ta: pa­ra pes­car se ne­ce­si­ta: ca­ña, ca­rre­te, gu­sa­nos, se­dal, an­zue­lo, plo­mo, mos­que­to­nes, cu­bo, si­lla y ba­se pa­ra sos­te­ner la ca­ña, si va­mos a la pla­ya. Los pre­cios va­rían mu­cho, pe­ro no ha­ce fal­ta ser mi­llo­na­rios. Con 200 eu­ros se pue­de con­se­guir un con­jun­to de buen ni­vel. De­pen­de­rá de las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno: los ex­per­tos di­cen que a par­tir de 40 eu­ros se pue­de con­se­guir un “ma­te­rial de­cen­te”, que in­clu­ye una ca­ña equi­pa­da pa­ra sa­lir a dis­fru­tar. Aque­llas pa­ra ni­ños, pa­ra que pue­dan fa­mi­lia­ri­zar­se, son más ba­ra­tas to­da­vía. Las de com­pe­ti­ción, de gran ca­li­dad, su­pe­ran fá­cil­men­te los 1.000 eu­ros. Una ca­ña tam­po­co ex­clu­ye la otra. Lo ideal es com­bi­nar va­rias, pa­ra au­men­tar así el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des de cap­tu­ra. El se­dal, el ti­po de hi­lo, tam­bién es­tá vin­cu­la­do al ti­po de pes­ca y pue­de te­ner dis­tin­tos diá­me­tros. De 0,15 mm es li­ge­ro, pe­ro pa­ra la ro­ca pue­de que se pre­ci­se uno más grue­so, el do­ble, de 0,35 mm pa­ra evi­tar que con el ro­ce de las ro­cas se aca­be rom­pien­do. Lo mis­mo con el ca­rre­te: ca­da ca­ña tie­ne el su­yo. To­dos tie­nen un sis­te­ma

PES­CAR NO SÓ­LO ES ES­PE­RAR; EXIS­TE UN RI­TUAL

de freno pa­ra per­mi­tir que el hi­lo es­té siem­pre en ten­sión. Si el ca­rre­te es­tá to­tal­men­te blo­quea­do, un pez que muer­da se pue­de lle­var la ca­ña o par­tir el se­dal. En cam­bio, si es­tá to­tal­men­te suel­to, el hi­lo pue­de ir­se al agua y perderse.

¿Flo­ta­dor o fon­do? Sea des­de la pla­ya, una ro­ca o un es­pi­gón, hay dos gran­des téc­ni­cas. Una es pes­car a fon­do. Se lan­za la ca­ña y se de­ja que el hi­lo (el se­dal), con el an­zue­lo y el plo­mo, cai­ga al fon­do del mar. La otra es mon­tar una bo­ya de cor­cho. En es­te ca­so, só­lo una par­te del hi­lo cae­rá al agua suel­to, el que es­tá de­ba­jo del flo­ta­dor. Es­to evi­ta­rá que el se­dal se en­gan­che o se rom­pa por fro­ta­mien­to con unas ro­cas (si las hay) y, cuan­do el pez ha­ya mor­di­do el an­zue­lo, es­te se hun­di­rá, lo que es una se­ñal de alar­ma muy cla­ra (es tal vez la mo­da­li­dad pre­fe­ri­da por los más pe­que­ños, que así no tie­nen que es­tar pen­dien­tes de si el ex­tre­mo de la ca­ña se mue­ve o no). Nor­mal­men­te des­de la pla­ya se sue­le pes­car a fon­do, mien­tras que des­de una ro­ca se pue­de ha­cer de las dos ma­ne­ras. En­tre las dis­tin­tas téc­ni­cas, hay quién aña­de un pe­que­ño flo­ta­dor en el an­zue­lo, pa­ra evi­tar que es­te to­que el fon­do del mar y así que­de sus­pen­di­do ba­jo el agua. ¿Ce­bo o se­ñue­lo? Pa­ra que el pez pi­que, hay dos gran­des cla­ses de cebos. Los or­gá­ni­cos o na­tu­ra­les y el se­ñue­lo. Los pri­me­ros son gu­sa­nos, pul­pos, al­me­jas, me­ji­llo­nes y cual­quier otro ali­men­to na­tu­ral que sea atrac­ti­vo pa­ra una cla­se de pe­ces no de­pre­da­do­res, co­mo por ejem­plo la do­ra­da. El se­gun­do re­pro­du­ce un pe­que­ño pez, con sus for­mas y co­lo­res (y, a ve­ces, olo­res), el ali­men­to pre­fe­ri­do de los pe­ces de­pre­da­do­res (el bo­ni­to, la mel­va, et­cé­te­ra). El se­ñue­lo se­rá útil so­bre to­do en al­ta mar o en aguas cos­te­ras. Tam­bién po­de­mos usar nues­tros pro­pios cebos (por ejem­plo, se va a com­prar un me­ji­llón en el mer­ca­do). El más po­pu­lar (y más eco­nó­mi­co) es el co­no­ci­do co­mo ce­bo co­reano, que es un gu­sano ma­de in China. Pen­sar que hay has­ta diez cla­ses de gu­sa­nos di­fe­ren­tes, aun­que la lom­briz pre­sen­ta el es­pec­tro más am­plio. Los pes­ca­do­res di­cen que los pe­ces tie­nen sus gus­tos: una lom­briz de Ta­rra­go­na no se­rá tan ape­te­ci­ble pa­ra un pes­ca­do de la Cos­ta Bra­va y vi­ce­ver­sa…

Ti­pos de lan­za­mien­to Se pre­ci­sa téc­ni­ca pe­ro no fuer­za. “Lo del lan­za­mien­to lle­va un com­po­nen­te in­tui­ti­vo, es co­mo ir en bi­ci. Es algo que no se pue­de en­se­ñar”, di­ce Dani Ca­li­có. Lo más sen­ci­llo es ti­rar la ca­ña de atrás pa­ra de­lan­te, aun­que es lo que más due­le pa­ra la es­pal­da. Es el lla­ma­do lan­za­do ver­ti­cal: el lan­za­dor se co­lo­ca mi­ran­do al mar y lue­go, con un mo­vi­mien­to de arri­ba aba­jo, lo lan­za. Es el más sen­ci­llo y ade­cua­do en aque­llos es­ce­na­rios co­mo es­co­lle­ras o es­pi­go­nes don­de hay po­co es­pa­cio. Otra téc­ni­ca es la me­dia lu­na. Es­te ti­po de lan­za­do em­pie­za des­de el sue­lo. Pre­ci­sa una ca­ña más lar­ga y con­si­gue lle­gar a dis­tan­cias más le­ja­nas. El ter­cer ti­po es el pen­du­lar. Con­sis­te bá­si­ca­men­te en ha­cer os­ci­lar el plo­mo en el ai­re, pri­me­ro ha­cia de­trás y lue­go ha­cia de­lan­te. Hay ca­ñas que per­mi­ten lan­zar a más de 150 me­tros. Pe­ro no por lan­zar más le­jos se pes­ca­rá más. Lo úni­co que se con­se­gui­rá es te­ner más mar­gen pa­ra ir ex­plo­ran­do es­pe­jos de agua en bus­ca del pes­ca­do. Eso sí: si se pes­ca des­de una bar­ca o des­de una ro­ca, tam­po­co ha­ce fal­ta lan­zar; bas­ta de­jar caer el se­dal con el an­zue­lo. Des­de la pla­ya tam­bién se pue­de prac­ti­car el spin­ning li­ge­ro, que con­sis­te en ir re­co­gien­do po­co a po­co el se­dal, con el ob­je­ti­vo de ir can­san­do al pez, aun­que es una mo­da­li­dad que se sue­le prac­ti­car más des­de em­bar­ca­cio­nes.

Bus­car el pez En la pes­ca lo úni­co que hay de cier­to es que es im­po­si­ble sa­ber con an­te­la­ción dón­de es­tá

el pez. Las tien­das acos­tum­bran a ha­cer co­rrer la voz de que se es­tá pes­can­do algo en una zo­na, con lo que los pes­ca­do­res sue­len acu­dir a los mis­mos si­tios. Por lo ge­ne­ral, el ama­ne­cer y el atar­de­cer son los me­jo­res mo­men­tos. En in­vierno sue­le ha­ber más pes­ca­do que en ve­rano, cuan­do hay mu­cha con­fu­sión que ale­ja a las es­pe­cies. Cuan­do hay olas no es lo ideal (sal­vo pa­ra pes­car sar­gos), pe­ro tam­po­co la mar co­mo una bal­sa de acei­te es la si­tua­ción más idó­nea, por­que al no re­mo­ver­se el fon­do los pe­ces no sal­drán a bus­car co­mi­da. “Los pe­ces, con la mar muy cal­ma y trans­pa­ren­te, des­con­fían”, se­ña­la José Luis Fa­bro, pes­ca­dor. La ma­rea es otro fac­tor: cuan­do sube, nor­mal­men­te los pe­ces se ale­jan. Lue­go hay que te­ner en cuen­ta la tem­po­ra­da (hay ban­cos que pa­san en de­ter­mi­na­dos pe­rio­dos del año en cier­tas zo­nas ma­rí­ti­mas) y la in­fluen­cia de la Lu­na. En in­vierno las ta­llas son un po­co más gran­des, pe­ro en ve­rano los pe­ces sue­len acer­car­se más a las pla­yas. En las zo­nas cos­te­ras se sue­len en­con­trar cor­vi­nas, do­ra­das, lu­bi­nas, al­gún len­gua­do. Cer­ca de las ro­cas hay más va­rie­dad, aun­que el ta­ma­ño es más pe­que­ño. Si se ven ga­vio­tas en­ci­ma del es­pe­jo del agua, ahí pue­de ha­ber algo. Si pi­ca el an­zue­lo, no ha­ce fal­ta gri­tar­lo a los cua­tro vien­tos. “Si tie­ne cap­tu­ra, el pes­ca­dor es bas­tan­te rea­cio a com­par­tir sus se­cre­tos con los de­más”, re­co­no­ce José Luis Fa­bro. No hay que ol­vi­dar al­gu­nas prohi­bi­cio­nes: no se pue­den pes­car ni ca­la­ma­res, ni pul­pos, ni atu­nes, ni me­ji­llo­nes, ni al­me­jas, en­tre otras es­pe­cies. Ten­gan cui­da­do con al­gu­nas es­pe­cies, con las que uno se pue­de pin­char o has­ta re­ci­bir des­car­gas eléc­tri­cas (ara­ña pes­ca­do­ra, ra­yas, torpe­dos, et­cé­te­ra).

Men­te flo­tan­te Ho­ras y ho­ras es­pe­ran­do un pez que igual nun­ca lle­ga. Pa­ra al­gu­nos, la pes­ca pue­de pa­re­cer ex­te­nuan­te. Por lo ge­ne­ral, los pes­ca­do­res no sue­len es­tar más de cua­tro ho­ras (de ocho de la tar­de has­ta me­dia­no­che, por ejem­plo). “Ha­brá mo­men­tos en los que no se pes­ca­rá na­da, pe­ro no por ello un pes­ca­dor cae su­mi­do en la preo­cu­pa­ción. Es un de­por­te pa­ra re­la­jar­se”, di­ce Mar­tín Pas­tor. “En­tre mis clien­tes ten­go a unas cuan­tas per­so­nas que son eje­cu­ti­vos muy es­tre­sa­dos y quie­ren de­di­car­se a algo que les re­la­je”, di­ce Al­bert Ber­da­let, que or­ga­ni­za cur­sos de pes­ca en va­rios cen­tros cí­vi­cos (es­ca­pa­da­de­pes­ca.com/formacion). Ir a pes­car, ase­gu­ra es­te ex­per­to, per­mi­te una sa­na so­cia­li­za­ción fa­mi­liar, por ejem­plo en­tre pa­dres e hi­jos. Al mis­mo tiem­po, fo­men­ta el es­pí­ri­tu de gru­po en­tre los mis­mos pes­ca­do­res. Y, por úl­ti­mo, es una for­ma de en­tre­te­ni­mien­to com­ple­ta, por to­do lo que le ro­dea: des­de es­co­ger el lu­gar has­ta se­lec­cio­nar los cebos y po­ner­los en el an­zue­lo, exis­te to­do un ri­tual que man­tie­ne la men­te ocu­pa­da y des­pe­ja­da. Una ta­rea que exi­ge ser me­tó­di­cos y con­cen­tra­dos. Ade­más, de­pen­dien­do del lu­gar, ha­brá que re­vi­sar ca­da 20 mi­nu­tos si el ce­bo per­ma­ne­ce en el an­zue­lo (en la pes­ca de fon­do en pla­ya). O bien com­pro­bar la evo­lu­ción de la si­tua­ción me­teo­ro­ló­gi­ca, las fa­ses de la Lu­na, la ma­rea. “Tam­bién exis­ten apli­ca­cio­nes en el mó­vil que per­mi­ten es­cri­bir dia­rios, ano­tan­do las con­di­cio­nes, las cap­tu­ras”, se­ña­la Ber­da­let. Por no ha­blar de lo que su­po­ne pes­car des­de una em­bar­ca­ción y sa­lir a la mar: pes­car es to­do me­nos abu­rri­do.

Li­cen­cias y per­mi­sos Pa­ra pes­car hay que te­ner una li­cen­cia (igual que la ca­za), que con­ce­den las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y que son vá­li­das en to­do el te­rri­to­rio. Y aquí em­pie­za la con­fu­sión: por­que la si­tua­ción di­fie­re se­gún el lu­gar re­fe­ren­cia. En la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na no se exi­ge nin­gu­na, y el asun­to ha acabado en una con­tro­ver­sia ju­rí­di­co-ad­mi­nis­tra­ti­va. En Ca­ta­lun­ya se pi­den 16 eu­ros y du­ra un año, pe­ro en As­tu­rias por un im­por­te equi­va­len­te la li­cen­cia du­ra un quin­que­nio. En cuan­to al se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, le­gal­men­te no es obli­ga­to­rio, por­que fal­ta un de­cre­to de ac­tua­ción, pe­ro el fu­tu­ro sí que lo se­rá (el pre­cio ron­da­rá los 9 eu­ros). Pa­ra com­pe­tir, se pre­ci­sa una li­cen­cia ul­te­rior, es­ta vez emi­ti­da por la fe­de­ra­ción de pes­ca. Otro as­pec­to nor­ma­ti­vo a con­si­de­rar es que no se pue­de pes­car en cual­quier si­tio. En in­vierno, la nor­ma es más la­xa. Des­de el 16 de sep­tiem­bre has­ta el 15 de ma­yo, se pue­de pes­car cuan­do uno quie­ra en la pla­ya. Pe­ro en ve­rano con los ba­ñis­tas el ré­gi­men cam­bia: só­lo se po­drá ir a pes­car des­de las ocho de la tar­de has­ta las ocho de la mañana. En cier­tas lo­ca­li­da­des tu­rís­ti­cas ve­ra­nie­gas, exis­ten prohi­bi­cio­nes to­ta­les. Lue­go hay pla­yas que son ap­tas, y otras que no. En Ca­ta­lun­ya, por ejem­plo, en la pla­ya de El Prat hay zo­nas re­ser­va­das las 24 ho­ras del día to­do el año (pe­ro só­lo de lu­nes a vier­nes), así co­mo en Pre­mià de Mar, en el Ma­res­me. El asun­to más polémico es el que se re­fie­re a la ubi­ca­ción. Le­gal­men­te, no se pue­de pes­car en el mue­lle de un puerto (aun­que en mu­chos ca­sos se ha­ga la vis­ta gor­da, en par­ti­cu­lar en la zo­na pró­xi­ma a la bo­ca­na). En el es­pi­gón tam­po­co de­be­ría ha­ber pro­ble­mas, es­pe­cial­men­te aque­llos que que es­tén muy pro­nun­cia­dos y ex­ten­di­dos ha­cia mar abier­ta. Pe­ro la nor­ma­ti­va es am­bi­gua (por po­ner un ejem­plo, en Fran­cia, en cam­bio, no exis­ten li­mi­ta­cio­nes) y sus­ci­ta en­fa­do en la co­mu­ni­dad de pes­ca­do­res. “El otro día vi que las au­to­ri­da­des sa­ca­ban a un ju­bi­la­do de 85 años del ex­tre­mo del es­pi­gón en la pla­ya de la Vi­lla Olím­pi­ca, me pa­re­ce un tan­to exa­ge­ra­do”, co­men­ta un pes­ca­dor. A efec­tos prác­ti­cos, una bue­na so­lu­ción con­sis­te en si­tuar­se en una ro­ca del li­to­ral, pa­ra así pes­car con la má­xi­ma li­ber­tad. Ojo con las ta­llas mí­ni­mas: si se pes­ca una es­pe­cie de ta­ma­ño di­mi­nu­to, ha­brá que de­vol­ver­la al mar. Con un po­co de suer­te, se­gún có­mo ha­ya mor­di­do el an­zue­lo so­bre­vi­vi­rá. ¿Ya es­tán lis­tos? “Te­ned siem­pre dis­pues­to el an­zue­lo, y en el si­tio que me­nos lo es­pe­ráis en­con­tra­réis pes­ca”. Una me­tá­fo­ra de Ovi­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.