Co­mi­da de ci­ne

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to An­na To­màs y Cristina Un­gil

El sép­ti­mo ar­te ha acabado su­cum­bien­do a los aro­mas y los sa­bo­res de la gas­tro­no­mía, ce­lu­loi­de pa­ra co­mér­se­lo a bo­ca­dos

El sép­ti­mo ar­te ha te­ni­do in­fluen­cia en las ten­den­cias y há­bi­tos gas­tro­nó­mi­cos de la so­cie­dad, crean­do un uni­ver­so don­de la co­mi­da de­ja de te­ner un pa­pel se­cun­da­rio pa­ra con­ver­tir­se en pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble gra­cias a los gran­des ge­nios de la co­ci­na

LOS LU­MIÈ­RE MUES­TRAN IN­TE­RÉS POR LA CO­MI­DA EN UNA FIL­MA­CIÓN DE 1895 LA LLE­GA­DA DEL CO­LOR SE­RÁ CLA­VE PA­RA QUE FO­GO­NES Y CI­NE UNAN DES­TI­NOS

Char­les Cha­plin sa­ca bri­llo a un pla­to mien­tras es­pe­ra a que la coc­ción que pre­pa­ra es­té en su pun­to: pe­ro de la olla humean­te no sa­le un cal­do con car­ne, ve­ge­ta­les o cual­quier otro in­gre­dien­te que se pue­da es­pe­rar, sino una bo­ta ne­gra que el ge­nio del ci­ne mu­do tro­cea y de­gus­ta co­mo si de un man­jar se tra­ta­se. La es­ce­na per­te­ne­ce a la pe­lí­cu­la La qui­me­ra del oro, es­tre­na­da en 1925 en Es­ta­dos Uni­dos, un icono de la re­la­ción en­tre el ci­ne y la gas­tro­no­mía. En los ini­cios del sép­ti­mo ar­te la co­mi­da se in­te­gró co­mo un ele­men­to del pai­sa­je co­ti­diano e in­clu­so ad­qui­rió nue­vos usos. ¿Quién no re­cuer­da al­gu­na es­ce­na en la que cual­quie­ra de los per­so­na­jes re­ci­be un tar­ta­zo en la ca­ra? Hay que re­mon­tar­se a 1909 cuan­do por pri­me­ra vez se em­pleó es­te re­cur­so có­mi­co en la pe­lí­cu­la mu­da Mr. Flip, pro­ta­go­ni­za­da por Ben Tur­pin, al que lue­go se su­ma­rían una lar­ga lis­ta de ac­to­res y ac­tri­ces, víc­ti­mas de es­ta dul­ce agre­sión. La co­ci­na ha for­ma­do par­te de las his­to­rias del ce­lu­loi­de des­de su ori­gen, cuan­do los her­ma­nos Lu­miè­re fil­ma­ron en 1895 a un be­bé co­mien­do, se­gún ex­pli­ca Sergio Ne­grín, di­rec­tor del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne Gas­tro­nó­mi­co Ciu­dad de La La­gu­na (Ci­neE­sCe­na): “En los ini­cios del ci­ne, la co­mi­da era más bien un ele­men­to ac­ce­so­rio. A par­tir de 1935, con la lle­ga­da del co­lor, su pre­sen­cia se in­cre­men­ta, y es en los años ochen­ta cuan­do ad­quie­re ma­yor pro­ta­go­nis­mo”. El pla­cer, el de­seo, el ham­bre y las re­la­cio­nes hu­ma­nas son al­gu­nos de los te­mas que el sép­ti­mo ar­te ha re­la­cio­na­do fre­cuen­te­men­te con la co­ci­na. Des­de la ham­bru­na en épo­cas de de­pre­sión o la opu­len­cia en la aris­to­cra­cia, la cá­ma­ra es un es­pe­jo de la vi­da. Pa­ra Xa­bier Gu­tié­rrez, co­ci­ne­ro del res­tau­ran­te Ar­zak y au­tor del li­bro Co­ci­nar de Ci­ne (Eve­rest), es­cri­to en co­la­bo­ra­ción con su her­mano, el ci­neas­ta Juan Miguel Gu­tié­rrez, el sép­ti­mo ar­te be­be de la reali­dad y ge­ne­ral­men­te re­fle­ja lo que su­ce­de: “En al­gu­nos ca­sos pue­de ha­ber pe­lí­cu­las que ha­yan in­flui­do en nues­tra for­ma de co­mer o al re­vés, la in­fluen­cia es re­cí­pro­ca”, ex­pli­ca. Una reali­dad tan am­plia co­mo la lis­ta de pe­lí­cu­las don­de la co­mi­da tie­ne un pa­pel y que ayu­dan a en­ten­der el mun­do y apren­der a co­mer, en pa­la­bras de Da­niel Váz­quez Sa­llés, escritor y pe­rio­dis­ta, au­tor de Co­mer con los ojos ( RBA): “Gra­cias al ci­ne via­ja­mos a otros paí­ses sa­bien­do qué va­mos a en­con­trar. Igual que nos ha in­flui­do en la cul­tu­ra de la co­mi­da rá­pi­da, nos in­vi­ta a co­mer me­jor y a re­cu­pe­rar tra­di­cio­nes”. Y tam­bién plan­tea ha­cia dón­de lle­va la ten­den­cia de lo rá­pi­do y fá­cil: “En las pe­lí­cu­las fu­tu­ris­tas la co­ci­na es­tá des­vin­cu­la­da del pla­cer y lo que pri­ma es la can­ti­dad, ni si­quie­ra se dis­tin­gue lo que co­men los pro­ta­go­nis­tas”, agre­ga Váz­quez. El me­nú del ci­ne nos pro­po­ne una car­ta lle­na de con­tras­tes, don­de la co­mi­da cam­bia de pa­pel y es­ce­na­rio y que es­tá muy pre­sen­te en las fil­mo­gra­fías de Ita­lia o Fran­cia.

La gas­tro­no­mía ita­lia­na se lle­va el pal­ma­rés en la gran pan­ta­lla. Des­de su en­fo­que más so­cial en el que la co­mi­da, o más bien su au­sen­cia, es sím­bo­lo de es­ca­sez co­mo en Mi­se­ria y no­ble­za de Ma­rio Mat­to­li o Ru­fú­fú ( I so­li­ti ig­no­ti) de Ma­rio Mo­ni­ce­lli, de los años cin­cuen­ta; has­ta pe­lí­cu­las co­mo El pa­drino, en la que sus pro­ta­go­nis­tas pre­pa­ran con igual detalle una ex­tor­sión que una sal­sa pa­ra la pas­ta. El de­lei­te por la co­mi­da es el ele­men­to co­mún y es­tá en el ADN del país: “To­da la cul­tu­ra ita­lia­na se mue­ve al­re­de­dor de la co­ci­na, in­clu­so los gran­des ne­go­cios se acos­tum­bran a fir­mar en la mesa” ex­pli­ca Mas­si­mo Pas­cuc­ci, del res­tau­ran­te Mas­si­mo en Bar­ce­lo­na, quien de­fien­de que “ha­cer un pla­to de es­pa­gue­ti no es só­lo her­vir la pas­ta y aña­dir la sal­sa, es mu­cho más y las pe­lí­cu­las mues­tran esa reali­dad”. Si hay una pe­lí­cu­la que lle­va a sus má­xi­mas con­se­cuen­cias el pla­cer por co­mer es La gran co­mi­lo­na ( La gran­de bouf­fe), una co­pro­duc­ción fran­ce­sa e ita­lia­na de 1973 di­ri­gi­da por Marco Fe­rre­ri y con guión de Ra­fael Az­co­na. Los pro­ta­go­nis­tas son un gru­po de ami­gos que quie­ren sui­ci­dar­se co­mien­do sin lí­mi­te. La pe­lí­cu­la es un fes­ti­val gas­tro­nó­mi­co de pla­tos pre­pa­ra­dos por uno de los ac­to­res, Ugo Tog­naz­zi, y a lo lar­go de su me­tra­je los pla­ce­res de la co­mi­da y el se­xo se mez­clan en un cóc­tel de ex­ce­sos con mo­men­tos es­ca­to­ló­gi­cos. La gas­tro­no­mía ita­lia­na

AL­GU­NAS PE­LÍ­CU­LAS FUE­RON EL TRAM­PO­LÍN PA­RA LAN­ZAR PLA­TOS PO­CO CO­NO­CI­DOS LA CO­CI­NA EN EL CI­NE HA PA­SA­DO DE SER UN ATRE­ZO A TE­NER PA­PEL PRIN­CI­PAL

tam­bién se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta en De­li­cio­sa Martha, pro­ta­go­ni­za­da por una co­ci­ne­ra ale­ma­na que ve al­te­ra­da la mo­no­to­nía de su exis­ten­cia con un acon­te­ci­mien­to fa­mi­liar y la apa­ri­ción de un chef ita­liano que com­par­te con ella la pa­sión por la co­mi­da del país trans­al­pino.

El eli­tis­mo de la cui­si­ne. La co­ci­na fran­ce­sa es­tá tan en­rai­za­da en la fil­mo­gra­fía co­mo en la cotidianidad de su país: “El ci­ne ga­lo es el úni­co que mues­tra a una sex sym­bol co­mo Bri­git­te Bar­dot co­mien­do o com­pran­do una ba­rra de pan” afir­ma Da­niel Váz­quez. Las se­cuen­cias con per­so­na­jes al­re­de­dor de la mesa son muy co­mu­nes y un re­cur­so cuan­do se quie­re

tra­tar una es­ce­na de for­ma rea­lis­ta. La french cui­si­ne es si­nó­ni­mo de ex­ce­len­cia, fru­to del pres­ti­gio de los chefs fran­ce­ses du­ran­te mu­cho tiem­po en opi­nión de Jean Luc Figueras, res­pon­sa­ble del res­tau­ran­te del ho­tel Mer­cer: ”El ci­ne ha ele­va­do la co­ci­na fran­ce­sa clá­si­ca a una gas­tro­no­mía bur­gue­sa, con ban­que­tes muy ela­bo­ra­dos y re­ser­va­dos a una mi­no­ría, aun­que la co­ci­na fran­ce­sa es más am­plia y ac­ce­si­ble ”. Esa so­fis­ti­ca­ción se plas­ma en la pe­lí­cu­la da­ne­sa El fes­tín de Ba­bet­te, don­de una co­ci­ne­ra fran- ce­sa pre­pa­ra un ge­ne­ro­so ban­que­te con los me­jo­res in­gre­dien­tes y una cui­da­da pre­sen­ta­ción. El fes­tín aca­ba con­vir­tién­do­se en un ele­men­to de cohe­sión en­tre la rí­gi­da y ce­rra­da co­mu­ni­dad de ve­ci­nos, que se abre y ven­ce pre­jui­cios gra­cias a las agra­da­bles sen­sa­cio­nes que le pro­vo­ca el ága­pe. Pa­re­ci­dos efec­tos tie­ne el cho­co­la­te que la con­fi­te­ra en­car­na­da por Ju­liet­te Bi­no­che sirve en Cho­co­lat, la pe­lí­cu­la de Las­se Halls­tröm am­bien­ta­da en un pue­blo fran­cés don­de el ca­cao y sus ade­re­zos endulzan a los ha­bi­tan­tes de una lo­ca­li­dad muy con­ser­va­do­ra. La fa­ma de los chefs fran­ce­ses se re­fle­ja en el ci­ne con pe­lí­cu­las co­mo la de­di­ca­da a Ju­lia Child ( Ju­lie & Ju­lia), que po­pu­la­ri­zó la cui­si­ne en EE. UU. o al en­tra­ña­ble chef Remy, una ra­ta que se­du­ce a un exi­gen­te crí­ti­co gra­cias a la ra­taou­ti­lle, re­ce­ta que da tí­tu­lo a la pe­lí­cu­la de Dis­ney.

Holly­wood co­ci­na ten­den­cias. En una cartelera do­mi­na­da por el ci­ne ma­de in USA, es inevi­ta­ble que sus pe­lí­cu­las ha­yan am­pli­fi­ca­do el fe­nó­meno del fast food. El ci­ne de Holly­wood ha si­do sin du­da el que más in­fluen­cia ha te­ni­do a la ho­ra de pro­mo­ver há­bi­tos de con­su­mo y nue­vas ten­den­cias se­gún apun­ta Pe­pe Ba­rre­na, crí­ti­co gas­tro­nó­mi­co y au­tor del li­bro Co­mer de ci­ne: “To­mar una co­pa de vino blan­co se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de se­duc­ción en las es­ce­nas ro­mán­ti­cas y ha he­cho au­men­tar las ven­tas de es­te pro­duc­to”. Otro fe­nó­meno si­mi­lar es el de la pe­lí­cu­la En­tre co­pas, que im­pul­só la ven­ta del pi­not noir y del tu­ris­mo eno­ló­gi­co. El sand­wich de pas­tra­mi, car­ne ahu­ma­da y con­di­men­ta­da, que apa­re­cía en la es­ce­na en la que Meg Ryan fin­gía un or­gas­mo an­te un ató­ni­to Billy Cris­tal en Cuan­do Harry en­con­tró a Sally al­can­zó gran po­pu­la­ri­dad y ele­va­das ci­fras de ven­tas gra­cias a la pe­lí­cu­la. Lo mis­mo su­ce­dió con el sha­war­ma, un clá­si­co del fast food de Orien­te Me­dio, que tras su apa­ri­ción en Los ven­ga­do­res au­men­tó sus ven­tas en Es­ta­dos Uni­dos has­ta un 70%. Es­pa­ña: co­ci­na y cos­tum­bris­mo. En el ci­ne es­pa­ñol, las es­ce­nas en torno a la mesa evo­can el ci­ne cos­tum­bris­ta de Luis García Ber­lan­ga. En Plá­ci­do iro­ni­za­ba so­bre la cam­pa­ña ca­ri­ta­ti­va del fran­quis­mo en la que las fa­mi­lias aco­mo­da­das aco­gían a gen­te sin ho­gar en la ce­na de No­che­bue­na, ba­jo un ex­plí­ci­to le­ma de “Pon­ga un po­bre en su mesa” que se ba­ra­jó in­clu­so co­mo po­si­ble tí­tu­lo pa­ra la pe­lí­cu­la. Al­mo­dó­var dio pro­ta­go­nis­mo al gaz­pa­cho en una es­ce­na an­to­ló­gi­ca de Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios en la que Car­men Maura des­cri­be la re­ce­ta de es­ta es­pe­cia­li­dad ve­ra­nie­ga, sin re­ve­lar, eso sí, la can­ti­dad de som­ní­fe­ros que han de­ja­do pro­fun­da­men­te dor­mi­dos al res­to de pro­ta­go­nis­tas. Sin em­bar­go, a nues­tra co­ci­na aún le fal­ta ro­da­je en la gran pan­ta­lla: “La gas­tro­no­mía es­pa­ño­la no ha sa­bi­do apro­ve­char la fuer­za del ci­ne pa­ra mos­trar­se al mun­do” sen­ten­cia Ba­rre­na. La po­pu­la­ri­dad de Ferran Adrià y los pre­mios in­ter­na­cio­na­les que han con­se­gui­do res­tau­ran­tes y chefs de nues­tro país han au­men­ta­do el in­te­rés so­cial por la gas­tro­no­mía y el ci­ne no es ajeno a es­te fe­nó­meno. Fes­ti­va­les co­mo Film & Cook, en Bar­ce­lo­na y Ma­drid y EnE­sCe­na, en Te­ne­ri­fe, son un al­ta­voz de la co­ci­na. “El ci­ne es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ex­pli­car la gas­tro­no­mía; el ma­te­rial au­dio­vi­sual ayu­da a en­ten­der me­jor to­do el pro­ce­so que hay tras una co­mi­da en un res­tau­ran­te de tres es­tre­llas” afir­ma Ve­ró­ni­ca Es­cuer, di­rec­to­ra de Film & Cook Fes­ti­val. En los úl­ti­mos años, el sép­ti­mo ar­te ha en­tra­do li­te­ral­men­te en la co­ci­na de gran­des chefs y po­de­mos ver có­mo se ela­bo­ró el éxi­to de El Bu­lli, de Ferran Adrià, en la pe­lí­cu­la El Bu­lli co­oking in pro­gress. Más allá de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, el ci­ne orien­tal nos en­se­ña sus tra­di­cio­nes en pe­lí­cu­las co­mo Co­mer, be­ber, amar de Ang Lee, o los se­cre­tos de una de sus es­pe­cia­li­da­des más co­no­ci­das, el sus­hi, de la mano de su maes­tro Ji­ro en la pe­lí­cu­la Ji­ro dreams of sus­hi (Da­vid Gelb, 2011). En Amé­ri­ca La­ti­na, el rea­lis­mo má­gi­co de su li­te­ra­tu­ra se mez­cla con el ero­tis­mo en Co­mo agua pa­ra cho­co­la­te, del me­xi­cano Al­fon­so Arau, fil­me en el que la co­mi­da ca­na­li­za el de­seo y atrac­ción que sien­ten los per­so­na­jes. Es­tas pe­lí­cu­las son ejem­plos de los in­gre­dien­tes y sa­bo­res que com­po­nen el ma­pa de la gas­tro­no­mía mun­dial y ha­cen que las his­to­rias de car­tón pie­dra sean un po­co más reales y so­bre to­do mu­cho más de­li­cio­sas.

Un icono uni­ver­sal, Char­lot, co­mién­do­se una bo­ta en

(1925)

Mi­chel Pic­co­li, pro­ta­go­nis­ta de La gran co­mi­lo­na, di­ri­gi­da por Marco Fe­rre­ri

De iz­quier­da a de­re­cha, fo­to­gra­mas de Ji­ro dreams of sus­hi (Da­vid Gelb, 2011),

En­tre co­pas (Ale­xan­der Pay­ne, 2004), Ra­ta­toui­lle (Bird/Pin­ka­va, 2007),

Co­mo agua pa­ra cho­co­la­te (Al­fon­so Arau, 1992) y

El fes­tín de Ba­bet­te (Ga­briel

Axel, 1987)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.