La­gos en ver­sión chi­le­na

La re­gión chi­le­na de Los La­gos, zo­na muy apre­cia­da por quie­nes prac­ti­can la pes­ca con mos­ca, re­fle­ja en sus aguas to­da la be­lle­za de un pai­sa­je es­car­pa­do y co­lo­sal

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La re­gión chi­le­na de Los La­gos, con sus es­tam­pas pa­ta­gó­ni­cas, y cu­rio­sa­men­te, de lo más al­pi­nas es un buen des­tino pa­ra pes­car

La pes­ca de­por­ti­va pue­de ser una afi­ción de las que arras­tran, pe­ro la va­rian­te de la pes­ca con mos­ca es di­rec­ta­men­te un ri­tual. Bas­ta sa­car­le el te­ma a un ver­da­de­ro afi­cio­na­do pa­ra ver co­mo sus ojos se vuel­ven so­ña­do­res mien­tras evo­ca ríos, la­gos y cap­tu­ras con­se­gui­das… pa­ra ser sol­ta­das de in­me­dia­to. Ac­to se­gui­do nos des­cri­bi­rá con to­do lu­jo de de­ta­lles có­mo con­fec­cio­na sus pro­pias mos­cas, los co­lo­res más ade­cua­dos pa­ra lla­mar la aten­ción de és­ta o esa es­pe­cie, así co­mo cuá­les son las téc­ni­cas apro­pia­das pa­ra leer el agua y adop­tar la es­tra­te­gia co­rrec­ta con el ob­je­to de ha­cer sa­lir a los pe­ces de sus es­con­di­tes en los tron­cos y ro­cas de­po­si­ta­dos jun­to a la ori­lla. El de­ba­te so­bre los me­jo­res lu­ga­res

pa­ra la prác­ti­ca de la pes­ca con mos­ca nos pue­de lle­var una vi­da, pe­ro hay bas­tan­te coin­ci­den­cia en se­ña­lar la re­gión de Los La­gos, en Chi­le, co­mo una de las in­dis­cu­ti­bles.

Al no­res­te de Puerto Montt, don­de atra­can los car­gue­ros que vie­nen y van ha­cia la Pa­ta­go­nia chi­le­na por el gol­fo de Pe­nas, se ex­tien­de una re­gión en la que agua y vol­ca­nes al­ter­nan co­mo en un damero. El pri­mer la­go que apa­re­ce via­jan­do de sur a nor­te es el Llan­quihue, un nom­bre que en la len­gua ma­pu­che se tra­du­ce co­mo “pa­ra­je en el que zam­bu­llir­se en el agua”. Sin du­da, un nom­bre muy des­crip­ti­vo, al que fal­ta­ría aña­dir la co­le­ti­lla “con los vol­ca­nes Osorno y Cal­bu­co al fon­do” pa­ra te­ner el di­bu­jo com­ple­to. Aun­que al ha­blar de vol­ca­nes nos ven­gan en men­te imágenes de fue­go y la­va, lo cier­to es que aquí acos­tum­bran a mos­trar sus cum­bre ne­va­das, ya que la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de la zo­na en ve­rano es de 14º. En in­vierno só­lo lle­ga a los 4 po­si­ti­vos y abun­dan las llu­vias. El Llan­quihue desagua a tra­vés del río Mau­llín, unos de los re­duc­tos de ma­yor di­ver­si­dad de es­pe­cies acuá­ti­cas de Chi­le, don­de se da muy bien la pes­ca de la tru­cha. Si se­gui­mos ha­cia el es­te, nos to­pa­mos en bre­ve con el par­que na­cio­nal Vi­cen­te Pé­rez Ro­sa­les, que se creó el año 1926 y es el más an­ti­guo del país. A pe­sar de ello, se­rá di­fí­cil to­par­se con mu­chos vi­si­tan­tes; el úni­co par­que chi­leno ver­da­de­ra­men­te tran­si­ta­do por el tu­ris­mo es el de las To­rres del Pai­ne, mu­cho más a la sur de la re­gión que nos ocu­pa, por lo que va­gar por las ori­llas del la­go To­dos los San­tos nos pue­de re­ga­lar una in­ten­sa sen­sa­ción de so­li­ta­ria bea­ti­tud. Del in­men­so la­go de la re­ser­va Vi­cen­te Pé­rez Ro­sa­les na­ce el río Pe­trohué, de aguas bra­vas en su pri­mer tra­mo y has­ta los sal­tos del mis­mo nom­bre, un lu­gar don­de el río co­rre en­tre ma­sas de la­va so­li­di­fi­ca­da que con­tie­ne frag­men­tos de cris­tal, pro­duc­to de una do­ble erup­ción. Los pes­ca­do­res acu­den a su sec­ción ba­ja, más tran­qui­la, en bus­ca de tru­chas ar­coí­ris y fa­rio o ma­rro­nes,

ade­más de sal­mo­nes del Pa­cí­fi­co. Se­gún di­cen, los ejemplares son tan gran­des aquí que se vi­ven au­tén­ti­cas ba­ta­llas ten­san­do el se­dal. Y por cier­to que lla­ma la aten­ción el co­lor ver­de de las aguas del Pe­trohué, tan dis­tin­tas del azul esmeralda del la­go don­de na­cen. En par­te, su co­lo­ra­ción es de­bi­da al re­fle­jo de la ve­ge­ta­ción lu­ju­rian­te que cre­ce en las ori­llas, en es­pe­cial a me­di­da que nos acer­ca­mos al sur del par­que, don­de nos vie­ne a en­con­trar otra re­ser­va na­cio­nal, la del Aler­ce An­dino. En su 40.000 hec­tá­reas cre­ce uno de los ár­bo­les más lon­ge­vos del mun­do, que lle­ga a al­can­zar los 50 me­tros de al­tu­ra y los 4.000 años de vi­da. Aun­que es­tá em­pa­ren­ta­do con el ci­prés, su as­pec­to re­cuer­da mu­cho a la se­cuo­ya gi­gan­te de Ca­li­for­nia. Por suer­te, una acer­ta­da po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta lo ha pues­to a sal­vo de la so­bre­ex­plo­ta­ción que su­frió du­ran­te to­do el si­glo XIX.

1

1 Des­de la ori­lla del la­go Llan­quihue se ob­ser­va el vol­cán Osorno, ubi­ca­do en la cor­di­lle­ra de los An­des

2 Dar­win fue tes­ti­go de la pe­núl­ti­ma erup­ción del vol­cán en 1835, tal y co­mo es­cri­bió más tar­de

1

1 Pla­ya de Puerto Montt, en la pro­vin­cia chi­le­na de Llan­quihue

2

2 El río Blan­co rom­pe en cas­ca­da en el par­que na­cio­nal Aler­ce An­díno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.