Gim­na­sia sin gim­na­sio

¿Que­re­mos es­tar en for­ma pe­ro no que­re­mos sa­lir de ca­sa? ¿No te­ne­mos un gim­na­sio cer­ca y no nos ape­te­ce ex­po­ner­nos al ca­lor del ve­rano o a las mi­ra­das del ve­cino? Nin­gún pro­ble­ma. Hay mu­chas fór­mu­las pa­ra se­guir con el en­tre­na­mien­to sin más ayu­da que la d

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Tru­cos pa­ra se­guir es­tan­do en for­ma pe­ro sin ne­ce­si­dad de gim­na­sio ni si­quie­ra de sa­lir de ca­sa

Pa­ra aque­llos a quie­nes les da pe­re­za ir a un gim­na­sio ca­da vez hay más op­cio­nes. Ca­da vez son más los que, echan­do por tie­rra to­das las teo­rías has­ta aho­ra creí­bles, han lle­ga­do a la con­clu­sión de que vein­te mi­nu­tos a la se­ma­na son su­fi­cien­tes pa­ra es­tar en for­ma. Y que ni si­quie­ra ha­ce fal­ta pi­sar un gim­na­sio. ¿Lo más nue­vo? Los vein­te mi­nu­tos de en­tre­na­mien­to que pro­po­ne Ricardo Cá­no­vas. “Ni un mi­nu­to más ni un mi­nu­to me­nos”, sos­tie­ne el in­ven­tor de es­te sis­te­ma que se pue­de ha­cer in­clu­so sin má­qui­nas y sin en­tre­na­do­res, con el pro­pio pe­so. Cá­no­vas es li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, pro­fe­sor de ka­ra­te des­de 1974 y ex pre­pa­ra­dor fí­si­co de la se­lec­ción de judo. Él ha traí­do a Es­pa­ña el re­vo­lu­cio­na­rio mé­to­do que arra­sa en Es­ta­dos Uni­dos y que ala­ba otro pre­pa­ra­dor fí­si­co re­co­no­ci­do co­mo es Juan Ra­llo. És­te ase­gu­ra que “el mé­to­do del doc­tor Cá­no­vas, a di­fe­ren­cia de otros sis­te­mas que te pro­me­ten má­xi­mos re­sul­ta­dos en un tiem­po mí­ni­mo, real­men­te fun­cio­na”. ¿Có­mo son esos vein­te mi­nu­tos? ¿Có­mo ha­cer­los en ca­sa? De eso ha­bla Cá­no­vas en su li­bro ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te 20 mi­nu­tos a la se­ma­na pa­ra es­tar en

for­ma (Pla­ne­ta), con el sub­tí­tu­lo igual­men­te es­ti­mu­lan­te de “sin es­fuer­zo y sin agu­je­tas”. Par­te de la ba­se de que hay que tra­ba­jar la mus­cu­la­tu­ra sí o sí. Por­que “el cuer­po hu­mano em­pie­za a per­der ma­sa mus­cu­lar a par­tir de los vein­ti­cin­co o trein­ta años, y esa dis­mi­nu­ción re­la­cio­na­da con la edad se pro­du­ce con in­de­pen­den­cia del ni­vel de ac­ti­vi­dad del in­di­vi­duo”. Así pues, no hay más re­me­dio que “tra­ba­jar esa ma­sa mus­cu­lar y con vein­te mi­nu­tos se­ma­na­les so­bra”. Me­jor con la ayu­da de un es­pe­cia­lis­ta y en el gim­na­sio, cla­ro. Pe­ro sa­be que tam­bién hay per­so­nas que se ma­ni­fies­tan alér­gi­cas a él y que tam­po­co es­tán dis­pues­tas a ejer­ci­tar­se ba­jo la mi­ra­da de otros. Pa­ra ellos, su pro­pues­ta es sen­ci­lla. Se pue­den tra­ba­jar los ab­do­mi­na­les só­lo con la ayu­da de una si­lla (sen­ta­do, ele­var las ro­di­llas y ex­ten­der las pier­nas man­te­nien­do esa po­si­ción seis se­gun­dos con va­rias re­pe­ti­cio­nes), se pue­de ha­cer pre­sión pec­to­ral (con un te­lé­fono en­tre la ma­nos y con los bra­zos ex­ten­di­dos, er­gui­do en una si­lla y con la es­pal­da rec­ta apli­can­do la má­xi­ma ten­sión du­ran­te seis se­gun­dos); el dor­sal (sen­ta­do en una si­lla co­lo­can­do las ma­nos a am­bos la­dos del asien­to, in­ten­tar su­bir el asien­to ha­cia arri­ba ha­cien­do trac­ción); press de hom­bro en una puer­ta (ba­jo el marco y subido a un ta­bu­re­te pre­sio­nar con fuer­za la par­te su­pe­rior del marco con am­bas ma­nos en má­xi­ma ten­sión) o bí­ceps en una mesa (fren­te a una mesa con los bra­zos for­man­do un án­gu­lo rec­to po­sa­mos las pal­mas de las ma­nos

en la pa­red in­fe­rior del ta­ble­ro y ejer­ce­mos pre­sión con­tra la mesa con la in­ten­ción de fle­xio­nar los bra­zos). Y aún hay más pro­pues­tas ca­se­ras que pro­por­cio­nan otros es­pe­cia­lis­tas. Es el ca­so de Ra­llo, que ha­bla de tra­ba­jar el trí­ceps en una puer­ta (ba­jo el marco, co­lo­ca­mos las pal­mas de las ma­nos a am­bos la­dos por la par­te in­ter­na y jus­to por en­ci­ma de los hom­bros y pre­sio­na­mos man­te­nien­do má­xi­ma ten­sión du­ran­te seis se­gun­dos y con re­pe­ti­cio­nes, cla­ro); sen­ta­di­llas iso­mé­tri­cas (apo­ya­da la es­pal­da con­tra la pa­red y con las ro­di­llas en án­gu­lo rec­to en­con­tra­mos el pun­to de má­xi­ma ten­sión con la pun­ta de los pies li­ge­ra­men­te le­van­ta­das) o pre­sión pec­to­ral (er­gui­do, con las ro­di­llas li­ge­ra­men­te do­bla­das y los pies se­pa­ra­dos a la dis­tan­cia de los hom­bros, co­lo­ca­mos las ma­nos fren­te al pe­cho una pal­ma encajada en la otra y pre­sio­na­mos). Eso sí, to­dos los es­pe­cia­lis­tas, in­clui­do Cá­no­vas (tie­ne sus es­tu­dios con má­qui­nas es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­tos tra­ba­jos y pa­ra aque­llos que sí quie­ran pi­sar un gim­na­sio), ad­vier­ten que ha­cer­lo en ca­sa es­tá bien, pe­ro só­lo si no hay otro re­me­dio. Es una op­ción. Pe­ro en su opi­nión en­tre­nar­se en un com­pa­ñía es siem­pre más agra­de­ci­do y pa­re­ce que los re­sul­ta­dos son más rá­pi­dos .

Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.