La bi­ci de San­ti Millán

Es ac­tor, em­pre­sa­rio y tam­bién un triatle­ta ca­paz de asu­mir los re­tos más di­fí­ci­les

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Mai­te Cruz

El ac­tor, que aho­ra triun­fa con El chi­rin­gui­to de Pe­pe, mues­tra sus ha­bi­li­da­des so­bre rue­das

Es un per­so­na­je có­mi­co. Pe­ro tam­bién sirve pa­ra los re­tos ale­ja­dos de las son­ri­sas que pro­vo­ca en sus ac­tua­cio­nes, por ejem­plo en El club de la comedia o en las se­ries te­le­vi­si­vas en las que ex­plo­ta su ve­na más di­ver­ti­da. San­ti Millán, que cuan­do por exi­gen­cias del guión se ra­pó el pe­lo a ce­ro y lle­gó a de­cir de sí mis­mo que en esas cir­cuns­tan­cias era “co­mo Luis To­sar pe­ro con ca­ra de gi­li­po­llas”, no ha­bía he­cho de­por­te en su vi­da. Pe­ro lle­gó la cri­sis de los 40 (de eso ya ha­ce tiem­po, na­ció el 13 de sep­tiem­bre de 1968) y des­cu­brió que tam­bién va­lía pa­ra eso.

Co­mo tan­tos otros, fue el triatlón quien le mos­tró el ca­mino de en­ca­jar los re­tos con el de­por­te. Y se con­sa­gró en es­ta du­ra es­pe­cia­li­dad en el 2012 en Menorca, pre­ci­sa­men­te en el trans­cur­so de una de las prue­bas más com­pli­ca­das, el Re­to In­mu­nac­ti­ve. Lo con­si­guió, com­ple­tan­do en un es­ta­do óp­ti­mo de sa­lud, los 90 km de bi­ci, 21,1 km co­rrien­do y 1,9 km na­dan­do de es­ta prue­ba in­ter­na­cio­nal. Lue­go ha si­do un no pa­rar. Lo com­bi­na, cla­ro con su fa­mi­lia y sus hi­jos (a su es­po­sa la co­no­ció tra­ba­jan­do en un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión en que ella era cá­ma­ra) y tam­bién con su pro­fe­sión.

Ca­sua­li­da­des de la vi­da, en su úl­ti­mo tra­ba­jo, El chi­rin­gui­to, en Te­le­cin­co, se me­te en la piel de Ser­gi Ro­ca, un chef que in­ten­ta re­flo­tar un res­tau­ran­te. Y de eso tam­bién sa­be San­ti Millán, pues­to que en el 2011 su­cum­bió a la ten­ta­ción de los fa­mo­sos de abrir su pro­pio res­tau­ran­te e inau­gu­ró (aun­que ya no es su­yo) Boo, en el es­pi­gón de Bac de Ro­da, con te­rra­za con vis­tas al mar y a la lí­nea cos­te­ra bar­ce­lo­ne­sa . An­tes, es­te ac­tor polifacético ha­bía par­ti­ci­pa­do en la pe­lí­cu­la Ta­pas, en el año 2005... Aun­que lue­go ven­dió el ne­go­cio, pa­re­ce que el asun­to de los fo­go­nes le per­si­gue a pe­sar de que él si­gue man­te­nién­do­se fiel a un pe­so y a una fi­gu­ra ap­ta pa­ra se­guir con sus du­rí­si­mos en­tre­na­mien­tos y sus di­fí­ci­les re­tos de los que tam­bién sa­ca pro­ve­cho te­le­vi­si­vo. Es el ca­so del do­cu­men­tal Im­pa­ra­bles emi­ti­do por Energy, un pro­gra­ma que re­la­ta­ba su ex­pe­rien­cia por las du­nas com­pi­tien­do en la Ti­tan De­sert jun­to a Jo­sef Aj­ram.

¿Ha pro­ba­do al­gu­na vez a res­pi­rar sin ace­le­rar­se du­ran­te el se­xo? ¿Ha in­ten­ta­do se­guir un rit­mo len­to acom­pa­ña­do de esa res­pi­ra­ción tran­qui­la? ¿Ha pues­to en prác­ti­ca mo­vi­mien­tos vo­lup­tuo­sos y pau­sa­dos en­tre las sá­ba­nas? Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, eso di­cen los ex­per­tos, ¡es­tá de en­ho­ra­bue­na!. Es us­ted una ra­ra avis que prac­ti­ca el slow

sex, el se­xo pau­sa­do o a fue­go len­to. Si, por el con­tra­rio, sus res­pues­tas son ne­ga­ti­vas, no de­ses­pe­re: for­ma par­te de la le­gión que ape­nas de­di­ca a ca­da en­cuen­tro se­xual unos 15 mi­nu­tos, se­gún es­ta­ble­ce el In­for­me Du­rex 2012 so­bre Bie­nes­tar Se­xual. Cier­to que nos su­pe­ran los bra­si­le­ños y los ha­bi­tan­tes de Hong Kong (inal­can­za­bles 20 mi­nu­tos), pe­ro le po­ne­mos em­pe­ño: es­pa­ño­les e ita­lia­nos so­mos los eu­ro­peos que más nos de­di­ca­mos (dos ve­ces a la se­ma­na), co­mo apun­ta el In­for­me Pfi­zer 2012 so­bre Sa­tis­fac­ción Se­xual. Qui­zá sea por­que so­mos más cons­cien­tes de la im­por­tan­cia del se­xo en nues­tra vi­das. “Aun­que aho­ra hay más con­cien­cia del pla­cer, de la ne­ce­si­dad de dar­lo y re­ci­bir­lo, tam­bién se ha trans­for­ma­do en exi­gen­cia. Es­ta­mos en un mo­men­to di­fí­cil. Aña­di­do a es­to un can­san­cio que no nos ca­be en el cuer­po, la pre­sión enor­me. Nos exi­gi­mos a no­so­tros mis­mos sin ne­ce­si­dad de que na­die lo ha­ga. Y el se­xo se con­vier­te en otra obli­ga­ción más. Aho­ra so­lo prac­ti­ca­mos se­xo uti­li­ta­rio y per­de­mos esa po­si­bi­li­dad de en­con­trar­nos con el otro y que nos trans­for­me”, ana­li­za Mi­reia Dar­der, doc­to­ra en Psicología, fun­da­do­ra del Ins­ti­tut Ges­talt y au­to­ra de Na­ci­das pa­ra el pla­cer. Ins­tin­to y

se­xua­li­dad en la mu­jer (Rig­den).

Cons­cien­tes de lo bien que nos sien­ta el pla­cer, a un 82% de no­so­tros nos gus­ta­ría me­jo­rar nues­tra vi­da se­xual (Pfi­zer). En ese sen­ti­do, el se­xo a fue­go len­to se ha con­ver­ti­do en la pa­na­cea uni­ver­sal. Idea­li­za­mos el se­xo cá­li­do y sua­ve. Y con mo­ti­vo, por­que sus be­ne­fi­cios y sa­tis­fac­cio­nes son in­cues­tio­na­bles. Sin em­bar­go, “hay mu­chos mo­men­tos y for­mas de ex­pre­sar la se­xua­li­dad. Por tan­to, a ve­ces re­sul­ta muy pla­cen­te­ro el se­xo rá­pi­do y otras ve­ces es me­jor de­gus­tar con de­di­ca­ción y tiem­po to­das las po­si­bi­li­da­des que el ero­tis­mo nos brin­da. Ha­cien­do un sí­mil con la be­bi­da: una cerveza bien fría un día de ca­lor con mu­chas sed se be­be de un tra­go, mien­tras que otro día abres un gran re­ser­va y con­tem­plas la bo­te­lla, la aca­ri­cias, hue­les el vino, lo sa­bo­reas e, in­clu­so, lo man­tie­nes un buen ra­to en la bo­ca pa­ra aprehen­der­te bien del gus­to y el aro­ma”, ex­po­ne Fran­cis­co Ca­be­llo, mé­di­co, psi­có­lo­go y se­xó­lo­go, di­rec­tor de Ins­ti­tu­to An­da­luz de Se­xo­lo­gía y Psicología y au­tor de Ma­nual de se­xo­lo­gía y te­ra­pia se­xual (Sín­te­sis). Sin me­nos­pre­ciar esos 15 mi­nu­tos de se­xo pre­ci­pi­ta­do, que no tie­nen por qué es­tar na­da mal si el cuer­po nos pi­de amor atro­pe­lla­do, lo cier­to es que el se­xo len­to nos re­ga­la la po­si­bi­li­dad de un dis­fru­te que se alar­ga en el tiem­po, del mis­mo mo­do que lo ha­cen sus be­ne­fi­cio­sas con­se­cuen­cias, por­que la re­com­pen­sa no nos es­pe­ra al lle­gar a la me­ta, sino du­ran­te to­do el ca­mino.

De lo fí­si­co a la ‘quí­mi­ca’ Des­de el can­tan­te Sting a ac­tor Hugh Jack­man, pa­san­do por Ma­don­na, la rei­na de pop, o el ma­tri­mo­nio Beck­ham, son mu­chos los ros­tros po­pu­la­res que han ex­pli­ca­do, con detalle, la gra­tí­si­ma ex­pe­rien­cia que su­po­ne prac­ti­car se­xo a fue­go len­to. Al­gu­nos, in­clu­so, han bu­cea­do en los se­cre­tos del se­xo tán­tri­co, una téc­ni­ca que, a di­fe­ren­cia del slow sex, re­quie­re mu­cho en­tre­na­mien­to y bus­ca la per­fec­ción a tra­vés de se­xo. “Una las ven­ta­jas del se­xo len­to es que per­mi­te al­can­zar gran­des co­tas de pla­cer en cual­quier mo­men­to, mien­tras que el se­xo rá­pi­do so­lo es po­si­ble en si­tua­cio­nes muy con­cre­tas. Es­to se ex­pli­ca per­fec­ta­men­te com­pren­dien­do la fi­sio­lo­gía de la res­pues­ta se­xual. Sa­be­mos que en el ca­so de la mu­jer exis­ten dos ti­pos de de­seo. Un de­seo de­no­mi­na­do de fa­se 1, o preex­ci­ta­to­rio, que de­pen­de de un es­ta­do hor­mo­nal con­cre­to y que se da en el pe­rio­do pe­rio­vu­la­to­rio, per­mi­tien­do te­ner una ex­ci­ta­bi­li­dad rá­pi­da y por tan­to al­can­zar el clí­max con po­co tiem­po de es­ti­mu­la­ción. Y por otro la­do, es­tá el de­seo fa­se 2, o postex­ci­ta­to­rio, que es el más fre­cuen­te en pa­re­jas de más de dos años de evo­lu­ción y en mu­je­res post­me­no­páu­si­cas que se ex­ci­tan par­tien­do de un es­ta­do neu­tro tras una lar­ga es­ti­mu­la­ción. Cuan­do la mu­jer se en­cuen­tra en es­ta fa­se, no pue­de dis­fru­tar del se­xo rá­pi­do y de ahí la ven­ta­ja y ne­ce­si­dad del se­xo len­to”, des­cri­be Fran­cis­co Ca­be­llo. Lo fí­si­co y la quí­mi­ca in­flu­yen, por lo tan­to, en el rit­mo ele­gi­do.

Tras los pri­me­ros años de enamo­ra­mien­to apa­sio­na­do, en el que el de­seo pre­ce­de a la ex­ci­ta­ción, una pa­re­ja em­pie­za a ne­ce­si­tar más tiem­po tan­to pa­ra el uno co­mo pa­ra la otra. To­do ello sin te­ner en cuen­ta que nun­ca nos sen­ti­mos igual de bien, o igual de mal, por­que las emo­cio­nes tam­bién se me­ten en­tre las sá­ba­nas y, por lo tan­to, no siem­pre ne­ce­si­ta­mos o an­he­la­mos lo mis­mo. “Des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, el hom­bre tie­ne en el ce­re­bro el ae­ro­puer­to JFK de Nue­va York de­di­ca­do al se­xo y las mu­je­res, un ae­ro­puer­to de ter­ce­ra. Des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal, la mu­jer tie­ne una au­to­pis­ta de seis ca­rri­les y el hom­bre, una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria. A par­tir de aquí se desa­rro­lla la ac­ti­vi­dad se­xual. Pe­ro es­tas di­fe­ren­cias tie­nen bue­na par­te de

LI­GE­RA Pe­ro re­sis­ten­te. Co­mo to­do triatle­ta au­tén­ti­ca­men­te en­tre­ga­do a es­ta dis­ci­pli­na, San­ti Millán no pa­ra has­ta que en­cuen­tra su bi­ci­cle­ta, la me­jor pa­ra sus re­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.