‘Geo­ca­ching’, bus­car te­so­ros con el GPS

El ‘geo­ca­ching’ es un jue­go que prac­ti­can seis mi­llo­nes de per­so­nas y que con­sis­te en ha­llar ob­je­tos que otros han es­con­di­do. Pa­ra dar con es­tos re­ci­pien­tes her­mé­ti­cos, hay que pu­bli­car pre­via­men­te las coor­de­na­das en in­ter­net, la pis­ta pa­ra dar con ellos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to An­to­nio Or­tí

Pro­ba­ble­men­te, a po­cos me­tros del lu­gar don­de se en­cuen­tra aho­ra mis­mo hay va­rios te­so­ros ocul­tos. Y no, no se tra­ta de un eu­fe­mis­mo: es­con­di­dos en el tron­co de un ár­bol, iman­ta­dos de­ba­jo de un puen­te, ca­mu­fla­dos en una bo­ca de rie­go o tal vez en el hue­co de una pa­red, hay una se­rie de re­ci­pien­tes de di­fe­ren­tes ta­ma­ños con un con­te­ni­do lla­ma­ti­vo. El pro­ble­ma es que us­ted, por des­co­no­cer lo an­te­rior, es­tá con­si­de­ra­do un mug­gle, es de­cir, al­guien que no es­tá al co­rrien­te de lo que su­ce­de y que, pre­ci­sa­men­te, por no es­tar en el ajo, to­da­vía ig­no­ra que en el mun­do hay en la ac­tua­li­dad apro­xi­ma­da­men­te cua­tro mi­llo­nes y me­dio de te­so­ros cer­ca­nos pe­ro no al al­can­ce de la vis­ta. Los hay en su ciu­dad, en el cam­po, en las mon­ta­ñas, en los ríos e in­clu­so de­ba­jo del agua. Es más, ya ca­si no que­dan lu­ga­res que no co­bi­jen te­so­ros de nue­vo cu­ño, se tra­te del de­sier­to del Saha­ra, la An­tár­ti­da, la selva de Bor­neo o la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat. Fran­cesc Co­me­llas es una de las seis mi­llo­nes de per­so­nas que se es­ti­ma que se han afi­cio­na­do en el mun­do al geo­ca­ching, jue­go con­sis­ten­te en es­con­der un ob­je­to, pu­bli­car las coor­de­na­das en in­ter­net y es­pe­rar a que a otros lo bus­quen con ayu­da de un GPS o mó­vil. Con una pre­ci­sión: mu­chas ve­ces lo im­por­tan­te no es con­te­ni­do de la ca­ja en sí, sino el si­tio don­de per­ma­ne­ce ocul­ta. La pri­me­ra per­so­na que es­con­dió un ob­je­to en Es­pa­ña, fue pre­ci­sa­men­te Fran­cesc Co­me­llas, ca­te­drá­ti­co de Ma­te­má­ti­ca Apli­ca­da en la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya (UPC). Co­me­llas le­yó el 1 de fe­bre­ro del 2001 un ar­tícu­lo en in­glés –que con­ser­va– don­de se in­for­ma­ba que ha­bía sur­gi­do un nue­vo en­tre­te­ni­mien­to que com­bi­na­ba aven­tu­ra y tec­no­lo­gía lla­ma­do geo­ca­ching, tér­mino que es­te ma­te­má­ti­co se apli­có a tra­du­cir al ca­ta­lán ( geo­ama­ta­gall). El ca­so es que Co­me­llas, un apa­sio­na­do de la mon­ta­ña que ha co­ro­na­do más de 20 cua­tro mi­les, pen­só que po­día ser di­ver­ti­do im­por­tar es­te hobby ma­de in USA y es­con­dió una ca­ja en la que in­tro­du­jo ob­je­tos sin va­lor ma­te­rial –ade­más de unos fo­lios uni­dos con gra­pas pa­ra que los fu­tu­ros ca­za­do­res de te­so­ros de­ja­ran cons­tan­cia del ha­llaz­go– en una zo­na del ma­ci­zo de Mon­tse­rrat co­no­ci­da co­mo Les Agu­lles don­de se con­cen­tran alar­ga­dos mo­no­li­tos de ro­ca con­glo­me­ra­da co­mo la Fo­ra­da­da, la Ca­di­re­ta o la Por­te­lla. Es­to fue, exac­ta­men­te, el 18 de fe­bre­ro del 2001. Des­de en­ton­ces has­ta ju­nio del 2014, un to­tal de 204 per­so­nas han en­con­tra­do su bo­tín. En­tre quie­nes tu­vie­ron éxi­to ca­be men­cio­nar a un sa­cer­do­te lla­ma­do Ig­na­si que se hi­zo una fo­to jun­to al te­so­ro con el bra­zo es­ca­yo­la­do, unos po­cos ho­lan­de­ses y fran­ce­ses y mu­chos ca­ta­la­nes. En cam­bio, dos her­ma­nos de Den­ver (EE.UU.) no ha­lla­ron el ca­mino co­rrec­to. El

ca­so es que, pe­se a no dar con el es­con­dri­jo, es­ta zo­na de Mon­tse­rrat les gus­tó tan­to que uno de ellos le co­men­tó al otro que, si al­gún día fa­lle­cía, le gus­ta­ría que es­par­cie­ran allí sus ce­ni­zas, de­seo que su her­mano cum­plió seis años más tar­de, en el 2008. His­to­rias pa­re­ci­das a la an­te­rior se han con­ver­ti­do en ha­bi­tua­les des­de co­mien­zos del si­glo XXI, se­gún ex­pli­ca Gonzalo Are­nas, un aman­te de los co­ches to­do­te­rreno que en el 2002 se com­pró uno de los pri­me­ros GPS que sa­lie­ron al mer­ca­do –por en­ton­ces, la pan­ta­lla era en blan­co y ne­gro, sin car­to­gra­fía–. “Los pri­me­ros ob­je­tos que se es­con­die­ron aquí –ex­pli­ca Are­nas, que es co­fun­da­dor de Geo­bus­ca­do­res Es­pa­ño­les Aso­cia­dos– los tra­je­ron ex­tran­je­ros que vi­si­ta­ban Es­pa­ña. Re­cuer­do que el pri­mer re­ci­pien­te que ha­llé fue en Guardamar (Ali­can­te), muy cer­ca de un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co. Por en­ton­ces, la ma­yo­ría de los te­so­ros es­ta­ban en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ca­ta­lun­ya, las Ba­lea­res y Ca­na­rias, por ser zo­nas tu­rís­ti­cas. En aque­lla épo­ca, pa­ra en­con­trar un se­gun­do te­so­ro a lo me­jor te­nías que re­co­rrer más de cien ki­ló­me­tros”, re­cuer­da es­te ma­dri­le­ño de 43 años tras pre­ci­sar que des­de que se ini­ció en el geo­ca­ching en el 2003 ha per­di­do la cuen­ta de los te­so­ros que ha lo­ca­li­za­do, “aun­que de­ben ser más de mil”, es­ti­ma.

Se­gún re­la­ta el pro­pio Are­nas con la pre­ci­sión de un GPS, el 1 de ma­yo del 2000 Bill Clin­ton de­ci­dió eli­mi­nar la dis­po­ni­bi­li­dad se­lec­ti­va, que ha­cía que los GPS pa­ra uso ci­vil no fue­ran pre­ci­sos y tu­vie­ran un mar­gen de error de 100 me­tros por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal, y no co­mo aho­ra, cuan­do en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles úni­ca­men­te se des­vían en­tre tres y cua­tro me­tros de su ob­je­ti­vo. Dos días más tar­de, el 3 de ma­yo del 2000, un in­ge­nie­ro lla­ma­do Da­vid Ul­mer es­con­dió un co­fre del te­so­ro en Bea­ver Creek, un bos­que a las afue­ras de Portland (Ore­gón, EE.UU.) y re­tó a los miem­bros de un fo­ro de in­ter­net a en­con­trar­lo. Al día si­guien­te, al­gu­nos ya ha­bían da­do con él. El di­ver­ti­men­to gus­tó tan­to a los nor­te­ame­ri­ca­nos que en po­cas se­ma­nas se con­vir­tió en vi­ral y se su­po de nue­vos te­so­ros en Ca­li­for­nia, Kan­sas e Illi­nois. Un mes des­pués Aus­tra­lia con­ta­ba con su pri­mer te­so­ro es­con­di­do, dan­do pie a un nue­vo de­por­te mun­dial bau­ti­za­do co­mo stash hunt (o ca­za del ali­jo). Es­to fue po­si­ble por­que, cin­co días más tar­de de que Da­vid Ul­mer es­con­die­ra el pri­mer co­fre, un ami­go su­yo, Mi­ke Tea­gue, anun­ció su pro­pó­si­to de crear una pá­gi­na web que agru­pa­ra a cual­quier te­so­ro que se es­con­die­ra en el pla­ne­ta. Sin em­bar­go, con el tiem­po, la pla­ta­for­ma do­mi­nan­te pa­só a ser Geo­ca­ching, el si­tio web del jue­go y el más im­por­tan­te de su cla­se. Su­ma­dos los te­so­ros que pu­bli­ci­tan las prin­ci­pa­les webs, aho­ra mis­mo po­dría ha­ber en el mun­do,

se­gún cal­cu­la Are­nas, unos 4,5 mi­llo­nes de ob­je­tos es­con­di­dos, de los cua­les al­re­de­dor de 20.000 es­ta­rían en Es­pa­ña. Por lo que res­pec­ta a Ca­ta­lun­ya, al­gu­nos de es­tos te­so­ros des­can­san en en­cla­ves tan em­ble­má­ti­cos co­mo la Fa­ge­da d’en Jordà, el par­que de Coll­se­ro­la, el del­ta del Ebro, las Te­rres de Po­nent, la ci­ma del Puig­mal y el Cap de Creus, pe­ro tam­bién en las is­las For­mi­gues, pues al­gu­nos te­so­ros, los me­nos y más di­fí­ci­les, im­pli­can dis­po­ner de una em­bar­ca­ción, bu­cear o prac­ti­car el alpinismo. En la prác­ti­ca, ocul­tar un te­so­ro pre­su­po­ne apun­tar las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas y ha­cer­las pú­bli­cas en in­ter­net, a la es­pe­ra de que un ju­ga­dor lo en­cuen­tre con ayu­da de un GPS. En oca­sio­nes, la co­sa se com­pli­ca y pa­ra lle­gar has­ta el ca­ché o te­so­ro hay que su­pe­rar una es­pe­cie de gin­ca­na que in­clu­ye prue­bas de des­tre­za co­mo re­sol­ver un sudoku o com­ple­tar un crucigrama. Cuan­do se da con la so­lu­ción, se ob­tie­ne o bien las coor­de­na­das del te­so­ro o bien una nue­va pis­ta que per­mi­te se­guir avan­zan­do, se­gún lo dis­pues­to en un cen­te­na­rio jue­go lla­ma­do let­ter­bo­xing que tam­bién se prac­ti­ca­ba en otros paí­ses y que con­sis­tía en es­con­der en un ra­dio de 15 me­tros, den­tro de los li­mi­tes que es­ta­ble­cían las pa­re­des de una ca­sa o las va­llas de un par­que pró­xi­mo, un ob­je­to al que so­lo se po­día lle­gar re­sol­vien­do seis o sie­te sen­ci­llos acer­ti­jos (la pri­me­ra pis­ta da­ba la cla­ve pa­ra ha­llar la segunda y es­ta pa­ra la ter­ce­ra, et­cé­te­ra). Sin em­bar­go, tam­bién hay te­so­ros há­bil­men­te ocul­tos en lu­ga­res tan con­cu­rri­dos co­mo la Puer­ta del Sol ma­dri­le­ña o la pla­za de Ca­ta­lun­ya de Bar­ce­lo­na. Vol­vien­do a Gonzalo Are­nas, es in­tere­san­te sa­ber cuál ha si­do la evo­lu­ción del jue­go en los 14 años trans­cu­rri­dos des­de su apa­ri­ción. De en­tra­da, ha pa­sa­do a ser “una opor­tu­ni­dad –es­cri­bió Da­ve Caldwell en The New York Ti­mes en el 2010– pa­ra que pa­pá y ma­má ha­gan algo di­ver­ti­do con sus hi­jos an­tes de ser ofi­cial­men­te de­cla­ra­dos ‘pa­sa­dos de mo­da’”–. Asi­mis­mo, se ha con­ver­ti­do en una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ha­cer tu­ris­mo. “Cuan­do via­jé a In­gla­te­rra mi guía tu­rís­ti­ca fue el geo­ca­ching”, con­fir­ma Are­nas. A tal efec­to, bas­tan­tes ob­je­tos son ocul­ta­dos en lu­ga­res de in­te­rés pai­sa­jís­ti­co, his­tó­ri­co e in­clu­so sen­ti­men­tal, co­mo pue­de ser, por ejem­plo el lu­gar don­de ma­ta­ron en la post­gue­rra es­pa­ño­la a un ma­quis, cu­yo hi­jo desea ren­dir­le un ho­me­na­je pós­tu­mo. Fran­cesc Co­me­llas men­cio­na, por ejem­plo, un te­so­ro que tie­ne co­mo pun­to de par­ti­da la sin­gu­la­rí­si­ma to­rre de Be­lles­guard que cons­tru­ye­ra An­to­ni Gau­dí a los pies del Ti­bi­da­bo y que exi­ge con­tar las co­lum­nas del par­que Güell pa­ra ob­te­ner las coor­de­na­das, lo que aca­ba con­vir­tién­do­se en una au­tén­ti­ca ru­ta mo­der­nis­ta que lle­va a vi­si­tar va­rios edi­fi­cios has­ta dar con el te­so­ro. Tam­bién en la Cer­dan­ya su­ce­de algo pa­re­ci­do con un te­so­ro que es una in­vi­ta­ción ve­la­da pa­ra co­no­cer unas cuan­tas igle­sias ro­má­ni­cas.

Pe­ro si el geo­ca­ching es un jue­go ideal pa­ra prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da en com­pa­ñía de la fa­mi­lia o pa­ra te­ner un ali­cien­te ex­tra pa­ra vi­si­tar lu­ga­res que ra­ra vez apa­re­cen en las guías tu­rís­ti­cas, tam­bién pue­de ser un vál­vu­la de es­ca­pe. Noe­mí Llo­ren­te, por ejem­plo, es una téc­ni­ca en elec­tró­ni­ca que se pa­sa el día sen­ta­da de­lan­te del or­de­na­dor y a la que le fal­ta tiem­po cuan­do tie­ne un ra­to li­bre pa­ra es­ca­par­se a la mon­ta­ña en com­pa­ñía de su ma­ri­do. Ha­ce ya al­gún tiem­po am­bos se en­te­ra­ron por bo­ca de unos ami­gos de es­ta dis­ci­pli­na y co­men­za­ron a com­ple­men­tar­lo con el sen­de­ris­mo y la bi­ci­cle­ta, sus otras dos afi­cio­nes. “Re­cuer­do que el pri­mer te­so­ro que lo­ca­li­cé es­ta­ba en el ce­rro de los Án­ge­les (a unos 10 km al sur de Ma­drid), en un an­ti­guo bun­ker mi­li­tar. Me sen­tí co­mo una pi­ra­ta que bus­ca la ru­ta del te­so­ro”, re­co­no­ce Llo­ren­te. “Pa­ra el pri­mer ob­je­to que es­con­dí ele­gí la la­gu­na de San Juan y, en con­cre­to, un Por ha­ber, hay in­clu­so co­mo re­ve­la Are­nas “ca­ches de­nun­cia, co­mo los que se ha­llan en al­gu­nas vías pe­cua­rias de Ma­drid” pa­ra que la gen­te que los des­cu­bra se sen­si­bi­li­ce de que mu­chos de es­tos an­ti­guos ca­mi­nos de tras­hu­man­cia por don­de cir­cu­la­ba el ga­na­do co­rren ries­go de des­apa­re­cer. En cam­bio, los ob­je­tos que se es­con­den en en­cla­ves sin in­te­rés, co­mo en me­dio de un apar­ca­mien­to, por po­ner un ca­so, son con­si­de­ra­dos por los ju­ga­do­res más ex­pe­ri­men­ta­dos co­mo “ca­chés ba­su­ra”. Senén Del­ga­do es un téc­ni­co de sis­te­mas in­for­má­ti­cos que tie­ne dos bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña con las que lle­va re­co­rri­dos 72.000 ki­ló­me­tros. Ade­más, es afi­cio­na­do a las ma­ra­to­nes e in­clu­so ha par­ti­ci­pa­do en al­gu­na ul­tra trail a sus ca­si 60 años. Con el geo­ca­ching se es­tre­nó en el 2009 en los al­re­de­do­res de Ru­bí, don­de re­si­de, pa­ra pro­bar lue­go en Vall­do­reix, Mi­ra­sol y aca­bar desafián­do­se con los Ca­mi­nos Os­cu­ros, nom­bre que re­ci­ben unas ru­tas noc­tur­nas de geo­ca­ching cu­yo re­co­rri­do se se­ña­li­za con ba­li­zas re­flec­tan­tes. “Cuan­do voy a co­rrer, apro­ve­cho –ex­pli­ca– y ha­go dos o tres ca­chés. Y lo mis­mo con la bi­ci: en una ru­ta pue­do lle­gar a des­cu­brir 5 o 6 te­so­ros”. ce­rro des­de don­de hay muy bue­na vis­ta. Re­cuer­do que pu­se la ca­ja en una ca­vi­dad del te­rreno y que la ta­pé con pie­dras”, re­me­mo­ra. Cuan­do se le pre­gun­ta a Llo­ren­te qué es lo más im­por­tan­te: en­con­trar o es­con­der la ca­ja, lo que hay den­tro de ella o lo que la ro­dea, res­pon­de sin ti­tu­bear: “Lo que la ro­dea”. En to­tal, lle­va lo­ca­li­za­dos 1.339 (a prin­ci­pios de ju­nio del 2014) “y ca­si nin­guno en co­che”, pre­ci­sa. “Re­cuer­do que una vez fui a bus­car un ca­ché por la sie­rra de Coll­se­ro­la y en­con­tré una lla­ve jun­to a una se­rie de da­tos. Tras se­guir va­rias pis­tas, lle­gué a un mo­jón ki­lo­mé­tri­co don­de ha­bía es­con­di­da una ca­ja de cau­da­les, que se po­día abrir con la lla­ve. Lo ha­bía pues­to una per­so­na de Te­rras­sa muy in­ge­nio­sa, que fir­ma co­mo Asan­za­sa, pe­ro lo ex­po­lia­ron”, la­men­ta. “El ca­ché más gran­de que he ha­lla­do fue un ba­rril de pe­tró­leo ca­mu­fla­do en me­dio del bos­que. Den­tro ha­bía un ba­lón y un mu­ñe­co de esos que al co­ger­los ha­cen un rui­do ra­ro. ¡El sus­to que me pe­gué fue de muer­te”, ex­cla­ma. Aca­ba­re­mos con una cu­rio­si­dad: ES qui­so pro­bar en car­ne pro­pia lo que se sen­tía bus­can­do un te­so­ro. Pa­ra tal fin, le pe­di­mos al pro­fe­sor Fran­cesc Co­me­llas que in­da­ga­ra si ha­bía al­gún te­so­ro pró­xi­mo al lu­gar don­de nos en­con­tra­mos, el cam­pus nor­te de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. ¡Va­ya si los ha­bía! En com­pa­ñía de Co­me­llas, ES avan­zó si­guien­do el rum­bo que mar­ca­ba el GPS has­ta la pla­za de las Cons­tel·la­cions, si­tua­da a unos dos­cien­tos me­tros de dis­tan­cia del des­pa­cho de es­te ma­te­má­ti­co. Y, en efec­to, allí es­ta­ba el ob­je­to, aun­que en un pri­mer mo­men­to lo pa­sá­ra­mos por al­to. El te­so­ro en cues­tión ha­bía si­do ocul­ta­do por Senén Del­ga­do, al que lue­go in­vi­ta­mos a par­ti­ci­par en es­te re­por­ta­je. “De­ci­dí es­con­der es­te ca­ché en la pla­za de las Cons­tel·la­cions en vis­ta de que mu­chas per­so­nas desconocen que la po­si­ción de los ár­bo­les que hay en es­ta pla­za guar­da co­rres­pon­den­cia con va­rias cons­te­la­cio­nes. Así, los oli­vos re­pre­sen­tan la cons­te­la­ción de Orion; el na­ran­jo, Ca­nis Mi­nor, y los nís­pe­ros, Orion Art”, des­ve­ló a pos­te­rio­ri Del­ga­do.

ES- 9 DE AGOS­TO DEL 2014

A la iz­quier­da, el par­que na­cio­nal Dain­tree en Aus­tra­lia; arri­ba, una ima­gen de Bar­ce­lo­na

ES- 9 DE AGOS­TO DEL 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.