nv­maoás

SUE­ÑOS DE AL­TU­RA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - TEX­TO JOA­NA DO­MÈ­NECH

Por más edad que uno ten­ga, cual­quier ex­cur­sio­nis­ta que se pre­cie sue­ña des­de ni­ño con que Mor­feo le arro­pe en­ci­ma de un ár­bol du­ran­te una no­che de acam­pa­da. En con­ta­das oca­sio­nes, el de­seo pue­de ma­te­ria­li­zar­se en la cons­truc­ción de una en­can­ta­do­ra ca­si­ta asen­ta­da so­bre un tron­co ro­bus­to. Pe­ro le­van­tar­la re­quie­re es­fuer­zo y tiem­po, o en el me­jor de los ca­sos des­em­bol­sar can­ti­da­des prohi­bi­ti­vas pa­ra po­der aho­rrar­se to­do lo an­te­rior. Sin em­bar­go, un buen tro­ta­mun­dos nun­ca de­be re­nun­ciar a sus sue­ños por im­po­si­bles (y ca­ros) que pa­rez­can. El bri­tá­ni­co Roo Mar­tin, fun­da­dor de la em­pre­sa Han­ging Tent Com­pany, lo sa­be muy bien. Con só­lo 19 pri­ma­ve­ras ha di­se­ña­do Room­mon, una tien­da de cam­pa­ña colgante que su­je­tán­do­se a las ra­mas de un ár­bol per­mi­te al gue­rre­ro des­can­sar en las al­tu­ras. Fa­bri­ca­da a mano y con sue­lo trans­por­ta­ble de par­quet, pro­me­te ser de fá­cil ins­ta­la­ción y cuen­ta con es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra al­ber­gar dos adul­tos en su in­te­rior. Co­mo en ca­si to­do, la ex­pe­rien­cia se­rá más gra­ti­fi­can­te si se com­par­te. Así que si el vér­ti­go del acom­pa­ñan­te le di­sua­de de su­bir­se ahi arri­ba, dí­ga­le que las fan­tás­ti­cas vis­tas com­pen­sa­ran la abru­ma­do­ra sen­sa­ción de in­gra­vi­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.