PA­SA­DO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Pa­tri­mo­nio cul­tu­ral A po­cos mi­nu­tos en co­che de Tors­havn se en­cuen­tra Kirk­ju­bøur, el más an­ti­guo cen­tro cul­tu­ral y ecle­siás­ti­co de las is­las Fe­roe, has­ta el pun­to de que in­clu­so se cons­tru­yó una ca­te­dral en es­te en­cla­ve. Hoy es un pe­que­ño pue­blo de pa­re­des pin­ta­das en ne­gro y ven­ta­nas ro­jas, que con­ser­va tam­bién la Royks­to­van, la “gran­ja del rey”, aten­di­da por la 17 ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Pe­tur­son. En su in­te­rior con­ser­va la co­ci­na ori­gi­nal y las de­pen­den­cias tal y co­mo se con­ci­bie­ron ha­ce más de 700 años. Rit­mo me­die­val A di­fe­ren­cia de otros paí­ses que con las nue­vas tec­no­lo­gías han he­cho cruz y ra­lla so­bre sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, en las Is­las Fe­roe aún se si­guen re­ci­tan­do y bai­lan­do las an­ti­guas ba­la­das que na­rran las sa­gas de la Edad Me­dia. De con­cep­ción pa­re­ci­da a las Ed­das de Is­lan­dia o al Ka­le­va­la de Fin­lan­dia, la más co­no­ci­da es la que ver­sa so­bre el hé­roe Sjúr­dur. Ba­la­das tan po­pu­la­res co­mo Or­mu­rin lan­gi o La ser­pien­te gi­gan­te, in­clu­so cuen­tan con su ver­sión rock. tan­to uno de sus ma­yo­res sos­te­nes eco­nó­mi­cos. Un po­co de his­to­ria En la edad me­dia, la par­te del ac­tual puerto de Tórs­havn co­no­ci­da co­mo Tin­ga­nes era don­de vi­vían los pes­ca­do­res y don­de se ins­ta­la­ron las ofi­ci­nas del Mo­no­po­lio de Co­mer­cio Real da­nés. Hoy las ocu­pan el pri­mer mi­nis­tro y el go­bierno fe­roés. La igle­sia mar­ca­ba el lí­mi­te don­de em­pe­za­ban los la­ti­fun­dios de los gran­des pro­pie­ta­rios ga­na­de­ros, los cua­les de­ci­dían in­clu­so el des­tino de las mu­je­res sol­te­ras em­ba­ra­za­das. Por re­gla ge­ne­ral, se las aho­ga­ba en la bahía. Re­la­cio­nes que vie­nen de le­jos En la fa­mo­sa Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Bar­ce­lo­na de 1929, las Is­las Fe­roe dis­pu­sie­ron de un pa­be­llón pro­pio, algo que choca cuan­do hoy se las co­no­ce tan po­co. Su pre­sen­cia vino mo­ti­va­da por mo­ti­vos co­mer­cia­les, ya que en aquel mo­men­to Es­pa­ña era el prin­ci­pal im­por­ta­dor de ba­ca­lao de las is­las y, por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.