Cien­cia ciu­da­da­na

Cla­si­fi­car ga­la­xias, avis­tar me­du­sas, lo­ca­li­zar los lu­ga­res de cría del mos­qui­to ti­gre, es­tu­diar las abe­jas... Son al­gu­nos de los mi­les de pro­yec­tos cien­tí­fi­cos en mar­cha, úni­ca­men­te po­si­bles gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción al­truis­ta de los ciu­da­da­nos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Cristina Sáez

La pa­sión de mi­les de per­so­nas alien­ta el éxi­to de va­rios pro­yec­tos cien­tí­fi­cos

Pa­re­cen aba­ni­cos ro­jos, li­lá­ceos, ama­ri­llos, en­tre los que dan­zan y se es­con­den nu­me­ro­sos pe­ces y al­gas. Ta­pi­zan el fon­do del Me­di­te­rrá­neo for­man­do ver­da­de­ros bos­ques sub­ma­ri­nos y cons­ti­tu­yen el há­bi­tat ideal pa­ra una gran di­ver­si­dad de es­pe­cies. Las po­bla­cio­nes de gor­go­nias son, sin du­da, uno de los pai­sa­jes más em­ble­má­ti­cos del Ma­re Nos­trum. Sin em­bar­go, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua del mar jun­to con la con­ta­mi­na­ción es­tán pro­vo­can­do que mue­ran ma­si­va­men­te. Des­de ha­ce años los bió­lo­gos tra­ta­ban de in­ves­ti­gar el es­ta­do de con­ser­va­ción de es­tos ani­ma­les, pe­ro se to­pa­ban con di­ver­sas di­fi­cul­ta­des a me­nu­do in­su­pe­ra­bles; pa­ra em­pe­zar, que no dis­po­nían de car­to­gra­fías de su ubi­ca­ción, ni tam­po­co po­dían rea­li­zar mues­treos en to­da la cuen­ca me­di­te­rrá­nea. Afor­tu­na­da­men­te, han en­con­tra­do a unos alia­dos muy efi­cien­tes ca­pa­ces de ayu­dar­los a sol­ven­tar es­ta si­tua­ción: los sub­ma­ri­nis­tas afi­cio­na­dos.

Es­tos apa­sio­na­dos del mar a me­nu­do se su­mer­gen en­tre gor­go­nias atraí­dos por su be­lle­za. Ya el año pa­sa­do pro­pi­cia­ron un des­cu­bri­mien­to im­por­tan­te al aler­tar al Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Mar (ICM-CSIC) de que ha­bían vis­to a es­tos ani­ma­les re­pro­du­cir­se en ma­yo, cuan­do lo ha­bi­tual es que ocu­rra en ju­nio. Los cien­tí­fi­cos, sor­pren­di­dos, se des­pla­za­ron has­ta el pun­to de la cos­ta que los sub­ma­ri­nis­tas les in­di­ca­ron y des­cu­brie­ron que, co­mo su­ce­de con otras es­pe­cies e in­clu­so con plan­tas que ade­lan­tan la épo­ca de flo­ra­ción, las gor­go­nias tam­bién ha­bían co­men­za­do la re­pro­duc­ción an­tes de tiem­po. Un efec­to más del cam­bio cli­má­ti­co.

“No po­de­mos lle­gar a in­ves­ti­gar a to­dos los si­tios. En cam­bio, la gen­te que vi­ve, que tra­ba­ja o que va al mar de for­ma asi­dua co­mo los pes­ca­do­res, los sub­ma­ri­nis­tas o sim­ple­men­te los ba­ñis­tas co­no­cen las dis­tin­tas zo­nas me­jor que los cien­tí­fi­cos. Y ade­más no es lo mis­mo to­mar da­tos de tres lu­ga­res que te­ner mi­les de ojos en el mar ca­da día”, ex­pli­ca Eli­sa­bet­ta Bro­glio, res­pon­sa­ble de di­vul­ga­ción del ICM-CSIC. Ha­ce ca­si dos años que es­te cen­tro de in­ves­ti­ga­ción cuen­ta con pro­yec­tos pa­ra los que pi­de la co­la­bo­ra­ción de ciu­da­da­nos, la ma­yo­ría de los cua­les ca­re­ce de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. La pri­me­ra ini­cia­ti­va de es­te ti­po que lan­za­ron se cen­tra­ba en avis­tar me­du­sas en la cos­ta; la gen­te les en­via­ba in­for­ma­ción acer­ca de dón­de y cuán­do las ha­bía vis­to, las des­cri­bía y a ser po­si­ble les en­via­ba una ima­gen. Con aque­llas pri­me­ras par­ti­ci­pa­cio­nes di­bu­ja­ron un ma­pa de su dis­per­sión por el li­to­ral.

El éxi­to de aque­lla pri­me­ra con­vo­ca­to­ria hi­zo que el Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Mar-CSIC pu­sie­ra en mar­cha po­co des­pués una pla­ta­for­ma, Ob­ser­va­do­res del mar (Ob­ser­va­do­res­del­mar.es), en la que re­co­gen di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes abier­tas a la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía: des­de avis­ta­mien­to de me­du­sas y al­gu­nas es­pe­cies de pe­ces in­va­so­ras, has­ta lo­ca­li­za­ción de plás­ti­cos que con­ta­mi­nan. “Pa­ra en­ten­der qué pa­sa en el mar, ne­ce­si­ta­mos mi­les y mi­les de

LOS CIEN­TÍ­FI­COS NO PO­DRÍAN RE­CO­GER TO­DOS LOS DA­TOS... ...QUE MI­LES DE PER­SO­NAS REÚNEN DE FOR­MA AL­TRUIS­TA

da­tos. Y con los re­cor­tes en in­ver­sión en cien­cia es im­po­si­ble ob­te­ner­los”, se­ña­la Bro­glio que des­ta­ca que en es­te ti­po de pro­yec­tos uno de los ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les es di­vul­gar el co­no­ci­mien­to, por lo que rea­li­zan nu­me­ro­sos ta­lle­res abier­tos a la so­cie­dad. “Los cien­tí­fi­cos com­par­ten aque­llo que sa­ben y los ciu­da­da­nos apor­tan su tiem­po, sus ex­pe­rien­cias y su en­tu­sias­mo”.

“Ob­ser­va­do­res del mar” es un ejem­plo de cien­cia ciu­da­da­na, un tér­mino ca­da vez más po­pu­lar usa­do pa­ra de­sig­nar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción en los que par­ti­ci­pan mi­les de in­di­vi­duos. Al­gu­nos tra­tan de cla­si­fi­car ga­la­xias, otros cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas; los hay que es­tu­dian el com­por­ta­mien­to de las abe­jas y los que tra­tan de pre­de­cir có­mo se ex­pan­di­rá el vi­rus de la gri­pe por Eu­ro­pa. A pe­sar de la di­ver­si­dad de te­mas, to­das es­tas ini­cia­ti­vas tie­nen en co­mún que pro­por­cio­nan una can­ti­dad tan in­gen­te de da­tos que equi­pos de cien­tí­fi­cos pro­fe­sio­na­les no po­drían ob­te­ner ni pro­ce­sar en to­da una vi­da. Y que se ba­san en el tiem­po, la ca­pa­ci­dad y la ener­gía de una co­mu­ni­dad dis­tri­bui­da de cien­tí­fi­cos ciu­da­da­nos, que co­la­bo­ran de for­ma al­truis­ta. “Es una for­ma de ex­pan­dir la cien­cia, de de­mo­cra­ti­zar el pro­ce­so cien­tí­fi­co, de com­par­tir y con­tri­buir al au­men­to del co­no­ci­mien­to. En de­fi­ni­ti­va, de em­po­de­rar a la so­cie­dad”, afir­ma Jo­sep Pe­re­lló, pro­fe­sor de fí­si­ca fun­da­men­tal y lí­der de Open Sys­tems, un gru­po de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na que in­ves­ti­ga el ar­te y la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na co­mo ele­men­tos bá­si­cos pa­ra ha­cer cien­cia.

Des­de ha­ce dos años se vie­ne pro­du­cien­do un ver­da­de­ro boom de pro­yec­tos de es­te ti­po. ¡Hay

mi­les por to­do el pla­ne­ta! Y aun­que a ve­ces se pre­sen­tan co­mo un fe­nó­meno no­ve­do­so, lo cier­to es algo tan vie­jo co­mo la pro­pia cu­rio­si­dad del ser hu­mano. “Lo ra­ro en cien­cia es que ha­ya cien­tí­fi­cos pro­fe­sio­na­les”, bro­mea Fer­mín Serrano, al fren­te de la fun­da­ción es­pa­ño­la Iber­ci­vis pa­ra el fo­men­to de la in­ves­ti­ga­ción ciu­da­da­na. “Has­ta ha­ce 100 años –pro­si­gue– la gen­te en sus ra­tos li­bres se iba a mi­rar el cie­lo, a los ani­ma­les. Esos eran los cien­tí­fi­cos. In­clu­so el pro­pio Dar­win era un bió­lo­go ama­teur”.

La po­pu­la­ri­za­ción de in­ter­net, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y las re­des so­cia­les han he­cho que la cien­cia ciu­da­da­na se ex­pan­da de for­ma ex­po­nen­cial. Aho­ra cual­quie­ra lle­va un mó­vil en el bol­si­llo equi­pa­do con sen­so­res, cá­ma­ra, GPS, co­nec­ta­do a la red que le per­mi­te to­mar fo­tos de mues­tras, geo­rre­fe­ren­ciar­las, in­cor­po­rar eti­que­tas y en­viar­las al mo­men­to a cen­tros de in­ves­ti­ga­ción. “Las nue­vas ten­den­cias

UN GRU­PO SI­GUE LA EX­PAN­SIÓN DEL MOS­QUI­TO TI­GRE EL PRO­YEC­TO SETI@HO­ME FUE PIO­NE­RO EN ES­TA­DOS UNI­DOS

en edu­ca­ción ba­sa­das en la fi­lo­so­fía de ‘se apren­de ha­cien­do’, tam­bién le han da­do un buen em­pu­jón a la cien­cia ciu­da­da­na”, con­si­de­ra Serrano. Y aho­ra ya no par­ti­ci­pan unos cuan­tos afi­cio­na­dos, sino mi­les re­par­ti­dos por to­do el pla­ne­ta y que se en­car­gan de ta­reas mu­cho más so­fis­ti­ca­das que cen­sar ma­ri­po­sas, co­mo iden­ti­fi­car cuá­sa­res o par­tí­cu­las subató­mi­cas en el ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las. “La re­vo­lu­ción di­gi­tal tam­bién fo­men­ta la emer­gen­cia de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va –con­si­de­ra Pe­re­lló–. No ha­ce fal­ta que se­pas de bio­quí­mi­ca o de as­tro­fí­si­ca, por­que el pro­pio pro­ce­so te da las he­rra­mien­tas pa­ra que apren­das, co­noz­cas y des­cu­bras”.

Hay pro­yec­tos pa­ra to­dos los gus­tos. Una de las ini­cia­ti­vas pio­ne­ras y de la que se­gu­ra­men­te ha­yan oí­do ha­blar es SETi@Ho­me, que em­plea­ba la compu­tación com­par­ti­da de mi­llo­nes de per­so­nas pa­ra bus­car vi­da ex­tra­te­rres­tre. O Ga­lax­yZoo, en que los

ciu­da­da­nos ayu­dan a los astrónomos a cla­si­fi­car ga­la­xias por su for­ma, sin mo­ver­se del so­fá. Fol­dIt es otro de los pro­yec­tos más po­pu­la­res y un ca­so sin­gu­lar por­que al prin­ci­pio só­lo usa­ba el pro­ce­sa­dor de los or­de­na­do­res de los vo­lun­ta­rios pa­ra en­con­trar de qué ma­ne­ra se plie­gan las pro­teí­nas. Es­tos em­pe­za­ron a ver que eran ca­pa­ces de re­sol­ver an­tes que la má­qui­na los puzz­les que les apa­re­cían en pan­ta­lla y así, por ini­cia­ti­va so­cial, en el 2008 Fol­dIt se con­vir­tió en un jue­go on li­ne con cien­tos de mi­les de ju­ga­do­res que acu­mu­lan pun­tos y suben ni­ve­les. De he­cho, gra­cias a ellos, en el 2012 se pu­bli­có un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co en Na­tu­re Bio­tech

no­logy con un nue­vo en­zi­ma te­ra­péu­ti­co sur­gi­do de es­ta for­ma. Y no es el úni­co ca­so, en los úl­ti­mos tres años hay cer­ca de una trein­te­na de pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas só­lo en Na­tu­re –la que tal vez sea la re­vis­ta más in­flu­yen­te en cien­cia– de in­ves­ti­ga­cio­nes con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Y eso plan­tea un nue­vo re­to: ¿de quién es el co­no­ci­mien­to, del cien­tí­fi­co o de to­dos aque­llos que ayu­dan a fo­men­tar­lo? Los afi­cio­na­dos, co­mo ha pa­sa­do du­ran­te to­da la his­to­ria, sien­ten cu­rio­si­dad, quie­ren apren­der, ya sea de pro­teí­nas, de ga­la­xias o de ma­la­ria. Y, ade­más, desean apor­tar su gra­ni­to de are­na a la in­ves­ti­ga­ción. En mu­chas oca­sio­nes les mo­ti­va tam­bién un sen­ti­mien­to de corresponsabilidad so­cial. Es el ca­so del pro­yec­to Sa­fe­cast, pues­to en mar­cha en Ja­pón des­pués del ac­ci­den­te de la cen­tral nu­clear en Fu­kus­hi­ma. Se fa­bri­ca­ron y distribuyeron en­tre la po­bla­ción sen­so­res de ra­dio­ac­ti­vi­dad de muy ba­jo cos­te que fun­cio­na­ban con có­di­go abier­to. Se co­lo­ca­ban en los co­ches y en­via­ban da­tos so­bre con­ta­mi­na­ción ra­dio­ac­ti­va en tiem­po real a una pá­gi­na web don­de se po­dían con­sul­tar los ni­ve­les. La idea se ex­ten­dió y hoy en día hay una red mun­dial de mo­ni­to­reo de ra­dio­ac­ti­vi­dad. Atra­pa el Ti­gre, del gru­po Mo­veLab del Cen­tro de Es­tu­dios Avan­za­dos de Bla­nes-CSIC, es otro buen ejem­plo. Es­te pro­yec­to per­si­gue tra­zar un ma­pa de la dis­tri­bu­ción del mos­qui­to ti­gre por la Pe­nín­su­la. El año pa­sa­do lan­za­ron una prue­ba pi­lo­to so­lo en la pro­vin­cia de Gi­ro­na y es­te año, gra­cias a una be­ca de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la pa­ra la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía (Fecyt) lo han ex­ten­di­do a to­do el es­ta­do. “Es una app pa­ra el mó­vil. Si en­cuen­tras un mos­qui­to ti­gre lo pue­des geo­lo­ca­li­zar, res­pon­des a un cues­tio­na­rio muy sen­ci­llo que te ayu­da a cla­ri­fi­car si real­men­te aque­llo es o no un mos­qui­to ti­gre y que fa­ci­li­ta que los cien­tí­fi­cos pue­dan va­li­dar los da­tos. Esa in­for­ma­ción se en­vía a un ma­pa on li­ne que per­mi­te cons­truir en tiem­po real la pre­sen­cia de es­te in­sec­to en Es­pa­ña, así co­mo los si­tios de cría”, di­ce Ai­ta­na Ol­tra, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to. A lar­go pla­zo, la idea es desa­rro­llar sis­te­mas de alar­ma ciu­da­da­na. “El pro­ble­ma, co­mo ocu­rre con to­dos los pro­yec­tos de es­te ti­po, es la va­li­da­ción de da­tos. No se pue­de ase­gu­rar nun­ca al 100% que aque­llo que ha en­via­do un ciu­da­dano es cier­to, por­que in­clu­so pue­de ha­ber men­ti­do. El po­der de la cien­cia ciu­da­da­na y de los sis­te­mas de aler­ta es muy po­ten­te pe­ro siem­pre tie­ne que ir acom­pa­ña­do de un sis­te­ma de va­li­da­ción de­trás”, ex­pli­ca Ol­tra. En to­do el pla­ne­ta ya han sur­gi­do en­ti­da­des y pla­ta­for­mas que tra­tan de aglu­ti­nar y fo­men­tar pro­yec­tos de es­te ti­po. En Eu­ro­pa, por ejem­plo, des­ta­ca el la­bo­ra­to­rio ur­bano de cien­cia ciu­da­da­na, lla­ma­do Ci­ti­zen Cy­bers­cien­ce Cen­ter, o la Eu­ro­pean Ci­ti­zen Scien­ce As­so­cia­tion. La idea es unir es­fuer­zos, com­par­tir re­cur­sos y da­tos pa­ra sol­ven­tar pro­ble­mas cien­tí­fi­cos com­ple­jos. Y “en Es­pa­ña es­ta­mos a la ca­be­za en cien­cia ciu­da­da­na en el mun­do”, afir­ma op­ti­mis­ta Fer­mín Serrano, in­ves­ti­ga­dor del gru­po Bio­compu­tación y Sis­te­mas com­ple­jos (BIFI) de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za. Aun­que al mo­men­to aña­de que “a la ca­be­za no en pre­su­pues­tos, evi­den­te­men­te, pe­ro sí en gru­pos de ex­ce­len­cia y en in­no­va­cio­nes. He­mos crea­do la pri­me­ra ini­cia­ti­va es­ta­tal, la Fun­da­ción Iber­ci­vis [que él di­ri­ge], una en­ti­dad úni­ca pa­ra dar so­por­te a to­dos los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción que lo re­quie­ran”. La Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, ade­más, li­de­ra y coor­di­na un im­por­tan­te pro­yec­to eu­ro­peo, lla­ma­do So­cien­ti­ze, de­di­ca­do a desa­rro­llar y fo­men­tar ini­cia­ti­vas de cien­cia ciu­da­da­na, des­de Cell Spot­ting, que bus­ca de­tec­tar cé­lu­las can­ce­ro­sas, a Sol pa­ra to­dos, pa­ra en­con­trar y ana­li­zar man­chas so­la­res. “Lo in­tere­san­te de es­tos pro­yec­tos es que pue­den fun­cio­nar co­mo in­cen­ti­vos tan­to pa­ra cien­tí­fi­cos co­mo pa­ra vo­lun­ta­rios. Pa­ra los pri­me­ros por­que se po­drían cam­biar los cri­te­rios de eva­lua­ción, no ser só­lo va­lo­ra­dos por pu­bli­car un pa­per o crear pa­ten­tes, tam­bién por in­ves­ti­gar aque­llo que in­tere­sa a la ciu­da­da­nía”, con­si­de­ra Serrano, coor­di­na­dor tam­bién de es­te pro­yec­to eu­ro­peo. Pa­ra los se­gun­dos, los vo­lun­ta­rios, esos in­cen­ti­vos po­drían con­sis­tir en una re­ba­ja de la luz, gas o te­lé­fono. “Se po­dría ha­cer y se­ría muy in­no­va­dor. ¿O aca­so la per­so­na que es­tá con­tri­bu­yen­do al bien co­mún ana­li­zan­do imágenes con­ti­nua­men­te no se me­re­ce al­gu­na re­tri­bu­ción?”, cues­tio­na. Ade­más, se fo­men­ta el sen­ti­do de co­mu­ni­dad, “eso es muy im­por­tan­te, so­bre to­do pa­ra per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión so­cial”, aña­de. Uno de los úl­ti­mos pro­yec­tos in­clui­dos en So­cien­ti­ze es el de Abe­jas Ur­ba­nas, desa­rro­lla­do des­de el gru­po de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na Open Sys­tems. Es­tos in­sec­tos son in­di­ca­do­res de ca­li­dad del lu­gar en que vivimos y el pro­yec­to per­se­guía cap­tar y des­ci­frar in­for­ma­ción so­bre la sa­lud del eco­sis­te­ma ur­bano apor­ta­da por es­tos ani­ma­les a tra­vés de sen­so­res de có­di­go abier­to, ins­ta­la­dos en el in­te­rior y en el ex­te­rior de col­me­nas si­tua­das en la ciu­dad. Abe­jas Ur­ba­nas se hi­zo en Bar­ce­lo­na, úni­ca ciu­dad de Es­pa­ña con una Ofi­ci­na de Cien­cia Ciu­da­da­na im­pul­sa­da des­de el Ayun­ta­mien­to y li­de­ra­da tam­bién des­de el gru­po Open Sys­tems de la UB. Por aho­ra, es­ta sin­gu­lar ofi­ci­na ya tie­ne cin­co equi­pos de in­ves­ti­ga­ción y ocho pro­yec­tos de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes, en­tre los cua­les es­tán Atra­pa el ti­gre y Ob­ser­va­do­res del Mar. Al fi­nal, de­trás de es­tos pro­yec­tos hay ob­je­ti­vos cien­tí­fi­cos pe­ro ca­da vez más una vo­lun­tad de con­tri­buir al bien co­mún. Pa­ra Jo­sep Pe­re­lló, “ya no se tra­ta só­lo de in­ves­ti­gar y en­con­trar apli­ca­cio­nes, sino de ir al ori­gen fun­da­men­tal de la cien­cia: co­no­cer el en­torno y ac­tuar en él”.

Ta­ller Abe­lles Ur­ba­nes 2.0: fa­bri­ca­ción co­lec­ti­va de un con­ta­dor de abe­jas Unos vo­lun­ta­rios del pro­yec­to Abe­lles co­lo­ca sen­so­res en un pa­nal

El pin­cha­dis­cos R de Rum­ba, de Vio­la­do­res del Ver­so, ha co­la­bo­ra­do con cien­tí­fi­cos en Za­ra­go­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.