Las al­gas en­tran en la co­ci­na

Gus­to­sas y nu­tri­ti­vas, las al­gas for­man par­te de la die­ta dia­ria en mu­chos paí­ses asiá­ti­cos. En Oc­ci­den­te, po­co a po­co van con­quis­tan­do es­pa­cios aún mo­des­tos en nues­tra gas­tro­no­mía co­mo al­ter­na­ti­va a las ver­du­ras y hor­ta­li­zas, y co­mo con­di­men­to. Y no, apr

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ma­ri­na Pa­llás Ca­tur­la

Quien más quien me­nos ha pro­ba­do al­gas en al­gún res­tau­ran­te y eso que ju­ra­mos de pe­que­ños no co­mer­las nun­ca: aho­ra lle­gan a nues­tros pu­che­ros

¿Al­gas en nues­tros pla­tos? ¡Sí! En paí­ses co­mo Chi

na, Ja­pón o Co­rea, las al­gas han for­ma­do par­te de la die­ta dia­ria des­de ha­ce siglos. Es­tos lu­ga­res son los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de al­gas ma­ri­nas al res­to del mun­do. Una de las al­gas más uti­li­za­das, tan­to en Orien­te co­mo en Oc­ci­den­te, es el al­ga no­ri, la que se uti­li­za pa­ra ha­cer­los ro­llos ma­ki o los co­nos te­ma­ki de los ba­res y res­tau­ran­tes de sus­hi. Pe­ro hay mu­chas más que po­de­mos des­cu­brir y aña­dir a nues­tra gas­tro­no­mía, ya que son una ri­ca fuen­te de mi­ne­ra­les co­mo el so­dio, el yo­do, el cal­cio, el hie­rro o el flúor. El sa­bor de las al­gas es muy va­ria­ble, pe­ro to­das evo­can al mar, y las tex­tu­ras pue­den re­cor­dar a las di­fe­ren­tes va­rie­da­des de ma­ris­cos. En com­pa­ra­ción con el de las ver­du­ras tra­di­cio­na­les, el sec­tor de las al­gas es, to­da­vía, pe­que­ño y mo­des­to, pe­ro po­co a po­co se han in­cor­po­ra­do nue­vas em­pre­sas y re­co­lec­to­res de al­gas —ya que pa­ra re­co­ger­las se de­be te­ner un per­mi­so de ma­ris­que­ro. A día de hoy, hay más de una quin­ce­na de em­pre­sas y más de 40 gru­pos re­co­lec­to­res, mien­tras que ha­ce diez años el nú­me­ro de ne­go­cios que se de­di­ca­ban al sec­tor era mu­cho me­nor. Es­tos da­tos son apli­ca­bles a las al­gas pa­ra el con­su­mo ali­men­ti­cio, por­que si tam­bién te­ne­mos en cuen­ta las al­gas des­ti­na­das a pro­ce­sos in­dus­tria­les, en Es­pa­ña exis­ten al­gu­nas em­pre­sas de ni­vel in­ter­na­cio­nal. An­to­nio Muiños es ge­ren­te, con­jun­ta­men­te con su mu­jer, de la em­pre­sa ga­lle­ga Por­to-Muiños, que des­de ha­ce quin­ce años co­mer­cia­li­za las al­gas bus­can­do pro­duc­tos con iden­ti­dad pro­pia y de la zo­na. “Si ha­bla­mos de las al­gas des­ti­na­das a la ali­men­ta­ción, de­be­mos te­ner en cuen­ta las re­co­lec­ta­das tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo las de im­por­ta­ción, pe­ro agru­pán­do­las to­das, po­dría­mos ha­blar de apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de ki­los de al­gas; pe­ro siem­pre ha­blan­do de pe­so bru­to, ya que mu­chas de ellas se co­mer­cia­li­zan en des­hi­dra­ta­do y su pe­so en el mer­ca­do es diez ve­ces in­fe­rior”, ex­pli­ca Muiños. Así pues, si se cal­cu­la que ha­ce diez años el con­su­mo era en torno a los 300.000 kg, se ve que ha ha­bi­do un au­men­to con­si­de­ra­ble y és­te se de­be a va­rios fac­to­res: el es­fuer­zo por las em­pre­sas del sec­tor, el gran tra­ba­jo rea­li­za­do des­de la co­ci­na es­pa­ño­la, la di­vul­ga­ción de los me­dios, el cre­cien­te in­te­rés por los pro­duc­tos na­tu­ra­les y eco­ló­gi­cos y la apues­ta del sec­tor de dis­tri­bu­ción. Cle­men­te Fer­nán­dez, co­fun­da­dor de Al­gas Atlán­ti­cas Al­ga­mar SL, fun­da­da en 1996, tam­bién coin­ci­de en es­ta eclo­sión: “Ha­bla­mos de un au­men­to es­pec­ta­cu­lar en los úl­ti­mos 18 años y la de­man­da si­gue cre­cien­do. Co­mo da­to sig­ni­fi­ca- ti­vo y re­cien­te, en el año 2013 en ple­na cri­sis, nues­tras ven­tas han au­men­ta­do un 18%”, afir­ma. En con­cre­to, Al­ga­mar ven­de anual­men­te unos 20.000 ki­los de al­gas se­cas. Es­ta em­pre­sa es­pa­ño­la es la pri­me­ra es­pe­cia­li­za­da en re­co­lec­ción y ela­bo­ra­ción de al­gas des­hi­dra­ta­das pa­ra la ali­men­ta­ción, y to­dos sus pro­duc­tos es­tán cer­ti­fi­ca­dos co­mo ali­men­to ecológico. La mis­ma Al­ga­mar tam­bién ha pu­bli­ca­do y edi­ta­do dos li­bros: Al­gas de Ga­li­cia, Ali­men­to y sa­lud y Re­ce­tas con al­gas atlán­ti­cas. Tra­di­cio­nal­men­te, los paí­ses asiá­ti­cos son los más con­su­mi­do­res, pe­ro en Eu­ro­pa ca­be des­ta­car los paí­ses nór­di­cos así co­mo Ale­ma­nia, por su preo­cu­pa­ción por el con­su­mo de pro­duc­to ecológico. No obs­tan­te, no to­das las es­pe­cies que se en­cuen­tran en el mar pue­den ser con­su­mi­das: só­lo unas 50 cla­ses del to­tal de 25.000 que has­ta aho­ra se co­no­cen. “Real­men­te, hay mu­chas más es­pe­cies que se po­drían con­su­mir, ya que den­tro de es­tas 25.000 al­gas no en­con­tra­mos es­pe­cies tó­xi­cas co­mo ocu­rre en el reino de las se­tas. Sin em­bar­go, hay mu­chas que por su tex­tu­ra, sa­bor… ape­nas apor­tan na­da gas­tro­nó­mi­ca­men­te, por lo que el con­su­mo prin­ci­pal­men­te se cen­tra en las más tra­di­cio­na­les o en aque­llas con ma­yor uso in­dus­trial”, con­cre­ta Muiños. La in­cor­po­ra­ción al con­su­mo de nue­vas es­pe­cies, tan­to gas­tro­nó­mi­ca co­mo in­dus­trial­men­te, re­que­ri­ría un enor­me es­fuer­zo en I+D, lo cual im­pli­ca­ría va­rios años de tra­ba­jo. Con cer­ti­fi­ca­do ecológico y sin con­ser­van­tes, pre­sen­ta­das en una bol­si­ta de 100 gra­mos, las al­gas sue­len te­ner un pre­cio que os­ci­la en­tre los 5 y los 7 eu­ros. CLA­SES DE AL­GAS Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de al­gas, que se dis­tin­guen por sus co­lo­res: po­de­mos en­con­trar las al­gas ver­des, que tie­nen una al­ta con­cen­tra­ción de clo­ro­fi­la y man­tie­nen un gran pa­re­ci­do con las plan­tas te­rres­tres; las al­gas ro­jas, de co­lor mo­ra­do o ro­ji­zo por la al­ta con­cen­tra­ción de ca­ro­te­nos, y fi­nal­men­te las pardas, que por el pig­men­to fu­co­xan­ti­na tie­nen un as­pec­to ma­rro­no­so. La le­chu­ga de mar Man­tie­ne un gran pa­re­ci­do al de una le­chu­ga te­rres­tre. En fres­co, pue­de re­sul­tar algo du­ra, por lo que se re­co­mien­da un li­ge­ro her­vi­do o es­cal­da­do pa­ra ablan­dar­la un po­co. Su sa­bor es fres­co (re­cuer­da al mar), y pro­nun­cia­do, con un cier­to amar­gor que re­cuer­da a las hier­bas ver­des y sil­ves­tres. Pue­de ser con­su­mi­da fres­ca en en­sa­la­das o ver­du­ras y co­mo guar­ni­ción com­bi­nan­do

con pes­ca­dos y ma­ris­cos. Tam­bién pue­de ser co­ci­na­da si se com­pra des­hi­dra­ta­da, tos­tán­do­la en el horno o sar­tén, ob­te­nien­do cru­jien­tes ape­ri­ti­vos.

Es­pi­ru­li­na Es nu­tri­ti­va y to­ni­fi­can­te y se sue­le con­su­mir en com­pri­mi­dos, co­mo sus­ti­tu­ta de la Ch­lo­re­lla, de al­to cos­to eco­nó­mi­co. En la co­ci­na, se pue­de es­pol­vo­rear en los pla­tos, evi­tan­do su coc­ción pa­ra pre­ser­var los nu­trien­tes.

Al­gas ro­jas No­ri Se tra­ta de una de las po­cas al­gas que se pue­den con­su­mir sin co­ci­nar y es una de las más recomendadas pa­ra quién no ha­ya pro­ba­do ja­más las al­gas, ya que tie­ne un sa­bor muy sua­ve. Es uti­li­za­da prin­ci­pal­men­te pa­ra la ela­bo­ra­ción de sus­hi en lá­mi­nas. En el mer­ca­do se en­cuen­tra tam­bién en for­ma de co­pos, pa­ra los arro­ces o las en­sa­la­das. Sus ho­jas son alar­ga­das con los bor­des ge­la­ti­no­sos: las de me­jor ca­li­dad son las lá­mi­nas grue­sas de un co­lor ne­gro bri­llan­te. Tam­bién se pue­de tos­tar y cor­tar a ti­ras co­mo ten­tem­pié. Dul­se Se pue­de co­mer fres­ca o bien se­ca­da en co­pos o pol­vo. Pue­de freír­se, hor­near­la cu­bier­ta de que­so, con sal­sa, o sim­ple­men­te ca­len­tar­la bre­ve­men­te en el mi­cro­on­das. Tam­bién se pue­de uti­li­zar en coc­ción con las so­pas. Agar-agar Es un ex­trac­to del al­ga Ge­li­dium. En la co­ci­na se uti­li­za co­mo es­ta­bi­li­za­dor de ali­men­tos, en es­pe­san­tes pa­ra so­pas y sal­sas o prin­ci­pal­men­te pa­ra los pos­tres, por­que sirve co­mo sus­ti­tu­ta a la ge­la­ti­na de ori­gen ani­mal (en mer­me­la­das, ja­leas, he­la­dos, tar­tas…). Hay que di­sol­ver el al­ga en agua hir­vien­do, re­mo­vien­do has­ta que se di­suel­va. A con­ti­nua­ción, se de­ja la mez­cla en un mol­de y se de­ja en­friar pa­ra que ge­li­fi­que. Al­gas pardas Kom­bu Al­ga esen­cial en la co­ci­na asiá­ti­ca. Se uti­li­za mu­chí­si­mo en Ja­pón pa­ra so­pas, cal­dos y gui­sos y es el in­gre­dien­te fun­da­men­tal pa­ra la ela­bo­ra­ción del sei­tán. El al­ga kom­bu se co­me her­vi­da jun­to con las le­gum­bres o ver­du­ras, en las so­pas o la pas­ta o acom­pa­ñan­do el pes­ca­do. Tie­ne un sa­bor más bien dul­zón. El pol­vo blan­co que sue­le te­ner el kom­bu es el que le da el sa­bor, así que no se de­be lim­piar­se con agua. Wa­ka­me Su sa­bor es muy fino y de­li­ca­do, con una tex­tu­ra un po­co go­mo­sa y fres­ca. Se pue­de to­mar cru­da en una en­sa­la­da, her­vi­da con ver­du­ras, en sopa o pa­ra la pre­pa­ra­ción de los ma­kis de pes­ca­do cru­do. Asi­mis­mo, el pol­vo de wa­ka­me pue­de ser­vir co­mo con­di­men­to pa­ra el arroz. Bas­ta con po­ner en el horno un tro­zo has­ta que que­de bien tos­ta­da y des­me­nu­zar­la des­pués. Es­pa­gue­ti de mar Tie­ne una for­ma es­tre­cha y alar­ga­da, co­mo in­di­ca su nom­bre. En el mer­ca­do la po­de­mos en­con­trar des­hi­dra­ta­da, co­ci­da en con­ser­va, en sal­mue­ra, et­cé­te­ra. Se pue­de usar fri­ta en acei­te o her­vi­da du­ran­te 30 mi­nu­tos, des­pués de ha­ber­la de­ja­do en re­mo­jo du­ran­te 15 mi­nu­tos con sal gor­da. Hi­zi­ki Po­see un sa­bor in­ten­so y fuer­te. Com­bi­na muy bien con hor­ta­li­zas, co­mo la za­naho­ria o la re­mo­la­cha, y es ideal tam­bién pa­ra co­cer­la con las le­gum­bres o her­vi­da con un so­fri­to de ver­du­ras. Co­cha­yu­yo Se pue­de uti­li­zar en es­to­fa­dos, pae­llas y to­do ti­po de pas­tas, sal­tea­da en tro­ci­tos. Tam­bién se pue­de pre­pa­rar con re­mo­jo pre­vio de una ho­ra, pa­ra lue­go aña­dir a la coc­ción de ce­rea­les y ver­du­ras. En el mo­men­to de rea­li­zar la com­pra, las al­gas tam­bién pue­den ve­nir pre­sen­ta­das de di­fe­ren­tes ma­ne­ras: en fres­co, con­ser­van­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­tac­tas; des­hi­dra­ta­das con un pro­ce­so na­tu­ral y pre­sen­ta­das en lá­mi­nas; en sa­la­zón, es de­cir, fres­cas y con­ser­va­das en sal na­tu­ral no re­fi­na­da; en es­pe­cias, des­hi­dra­ta­das tri­tu­ra­das pa­ra usar­se co­mo con­di­men­to, y en pol­vo, mix­tu­ra de al­gas des­hi­dra­ta­das tri­tu­ra­das que se pue­de uti­li­zar pa­ra re­bo­zar. EX­PER­TOS EN AL­GAS El res­tau­ran­te Dos pa­li­llos de Bar­ce­lo­na abra­za un nue­vo con­cep­to que tra­ta de uni­fi­car la fi­lo­so­fía de las ta­pas es­pa­ño­las con las ta­pas de la gas­tro­no­mía asiá­ti­ca. Su chef Al­bert Rau­rich (du­ran­te diez años fue el je­fe de co­ci­na de El Bu­lli de Ferran Adrià) es-

SOPA DE KOM­BU In­gre­dien­tes 3 cm de al­ga Kom­bu por per­so­na 1 ta­ci­ta de fi­deos de sopa 1 pue­rro 1 za­naho­ria 1 ra­ma de apio 1 ce­bo­lla acei­te, sal, pe­re­jil y agua. Pre­pa­ra­ción Hay que de­jar el kom­bu en re­mo­jo en un li­tro de agua du­ran­te 90 mi­nu­tos. Se cor­tan el pue­rro, la za­naho­ria y la ce­bo­lla en ti­ras. Se re­ti­ra el kom­bu del agua y pi­car­lo a tro­zos pe­que­ños. El agua de re­mo­jo se de­ja has­ta la ebu­lli­ción y se le aña­de el kom­bu otra vez y la ra­ma de apio. Hay que de­jar­lo 25 mi­nu­tos. So­freí­mos las hor­ta­li­zas en acei­te. Aña­dir­las, jun­to con los fi­deos, al cal­do y de­jar 15 mi­nu­tos más. Se sirve re­ti­ran­do el apio y se es­pol­vo­rea la sopa con pe­re­jil.

tá con­ven­ci­do que las al­gas pron­to pa­sa­rán a for­mar par­te de la die­ta dia­ria en nues­tro paí­saís y por eso en su res­tau­ran­te son una ver­du­ra más,s, unun pro­duc­to­pro­duc­to bá­si­co en su co­ci­na. “Uti­li­za­mos al­gas­gas muy­muy di­ver-di­ver­sas, co­mo la gi­gar­ti­na, que se ha de co­cer­co­cer li­ge­ra-li­ge­ra­men­te an­tes de con­su­mir, ya que enn es­ta­does­ta­do cru­do es de­ma­sia­do du­ra y una vez co­ci­daa ad­quie­re una tex­tu­ra me­lo­sa por su al­to con­te­ni­do­do en ca­rra­ge­na-ca­rra­ge­na­tos; la le­chu­ga de mar, que tie­ne sa­bor­bor a ma­ris­co y da mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra ha­cerr en­sa­la­das o en-en­vol­ver otros in­gre­dien­tes co­mo un ca­ne­lón,ca­ne­lón, oo elel al­ga

Ar­ti­cu­la­ta bi­fur­ca­ria, que tie­ne una tex­tu­ra cru­jien-cru­jien­te con sa­bor a al­ba­ri­co­que y le da al pla­to­pla­to un to­que amar­go”, de­ta­lla el chef. Uno de suss pla­tos­pla­tos ba­sa­do en al­gas es el su­no­mono, que es unaa en­sa­la­da tí­pi­ca ja­po­ne­sa ma­ce­ra­da en vi­na­gre de arroz.rroz. En lu­gar de usar pe­pino y otras ver­du­ras co­mo­mo enen la­la re­ce­ta ori­gi­nal, Rau­rich aña­de al­gas fres­ca­sas yy mo­lus­cos.mo­lus­cos. “El al­ga le apor­ta al pla­to sa­bor a ma­rar y le in­cor­po­ra nue­vas tex­tu­ras. Por ejem­plo, en lass na­va­jas al es­ti­lo tai­lan­dés nos dan un to­que cru­jien­te,e, y jun­ta­men­te a la pe­cu­lia­ri­dad de la lau­ren­cia, un gé­ne­ro de al­ga ro­ja, las ha­ce un po­co pi­can­tes”, ex­pli­ca.pli­ca. En Bar­ce­lo­na se ha­lla el res­tau­ran­tee ve­ge­ta­riano Te­re­sa Car­les, que lle­va el nom­bre de su im­pul­so­ra. Es­ta pu­bli­có en el 2003 La co­ci­na de­lel Cie­lo. Re­ce-Re­ce

tas ve­ge­ta­ria­nas (Mi­le­nio). Su hi­jo y ge­ren­te del res­tau­ran­te, Jor­di Ba­rri, ex­pli­ca quee uti­li­zan to­do ti­po de al­gas “co­mo kom­bu, hi­zi­ki, wa­ka­me, aga­ra­gar, es­pi­ru­li­na… Y las uti­li­za­mos por las gran­des pro­pie­da­des que tie­nen en tér­mi­nos nu­tri­ti­vos. Pe­ro ade­más del eje sa­lud, las al­gas nos per­mi­ten desa­rro­llar re­ce­tas con unos re­sul­ta­dos muy bue­nos en tér­mi­nos de pla­cer or­ga­no­lép­ti­co. Es de­cir, ¡que a nues­tros clien­tes les en­can­tan!”. Uno de los pla­tos es­tre­lla con al­gas de es­te res­tau­ran­te es el arroz in­te­gral con ver­du­ras de tem­po­ra­da y Kom­bu. “Creo que las al­gas le apor­tan al pla­to un plus de sa­bor, me­jo­ras en tér­mi­nos de tex­tu­ra, me­jor pre­sen­cia vi­sual y, so­bre to­do, me­jo­ran mu­cho la ta­bla nu­tri­cio­nal de nues­tras re­ce­tas”, opi­na Ba­rri. En la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, el res­tau­ran­te La Sopa Bo­Ba fue fun­da­do en 1998 en Al­pe­dre­te y re­sul­ta una fu­sión de la co­ci­na es­pa­ño­la tra­di­cio­nal con in­no­va­do­res pla­tos exóticos. A los man­dos de la co­ci­na es­tá el chef Fer­nan­do Li­món, que ha­ce cons­tan­tes via­jes al ex­tran­je­ro pa­ra me­jo­rar su for­ma­ción. Los úl­ti­mos años, sus des­ti­nos han si­do China, Viet­nam y Ja­pón y eso ha su­pues­to una cla­ra in­fluen­cia en la car­ta, que ca­da po­co tiem­po se re­nue­va. En sus pla­tos uti­li­za, por ejem­plo, las al­gas wa­ka­me en las en­sa­la­das con bro­tes ver­des y el al­ga kom­bu pa­ra un cal­do asiá­ti­co das­hi jun­to con bo­ni­to se­co. “Al­gu­nas fue­ra de tem­po­ra­da tam­bién las uti­li­za­mos co­mo guar­ni­ción de pla­tos co­mo el tár­tar de atún ro­jo o los ma­ki con no­ri, que le da un to­que de sa­la­zón sin uti­li­zar sal yo­da­da, mu­cho más sano pa­ra nues­tro co­ra­zón”, ejem­pli­fi­ca. En el nor­te del país, Edor­ta La­mo es co­ci­ne­ro y pro­pie­ta­rio de A fue­go ne­gro, en San Se­bas­tián, jun­to con su her­ma­na Amaia García de Al­bi­zu. Am­bos han pu­bli­ca­do el re­ce­ta­rio y cómic Pint­xos y

vi­ñe­tas (Eve­rest), el re­ce­ta­rio y CD Pin­tat­xu (Tal­ka re­cords-A fue­go ne­gro) y The black cook book (A fue­go ne­gro), que re­su­me las an­da­du­ras de los sie­te años del res­tau­ran­te con más de 100 re­ce­tas, desa­rro­llo del ori­gen de la crea­ti­vi­dad cu­li­na­ria y to­das las ac­cio­nes lle­va­das a ca­bo pa­ra­le­la­men­te. La­mo apre­cia las al­gas en su co­ci­na por­que cree que le apor­tan mu­chí­si­mo a sus pla­tos: “Una vez fa­mi­lia­ri­za­dos con ellas nos pue­den ayu­dar a la ho­ra de ela­bo­rar en­sa­la­das, cre­mas, es­ca­be­ches y mu­cho más”. Se­gún el co­ci­ne­ro, al­gu­nas re­ce­tas sen­ci­llas po­drían ser una cre­ma del al­ga co­dium, una en­sa­la­da de le­chu­ga de mar al aji­llo o una tem­pu­ra de al­gas. “Tam­bién te­ne­mos un arroz de al­gas y un en­cur­ti­do de ver­do­la­ga y romero ma­rino que ofre­ce­mos en unos bo­tes en la ba­rra del bar jun­to con otros en­cur­ti­dos ca­se­ros”, pre­ci­sa. Otro res­tau­ran­te que ofre­ce unas ta­pas ba­sa­das en al­gas es el Flor de sal, que tie­ne unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res en la bahía Camp de Mar, en An­dratx (Ma­llor­ca). Su chef Jo­nay Her­nán­dez, que uti­li­za las al­gas en ca­si to­dos sus pla­tos, po­ne co­mo ejem­plos su ta­pa de gar­ban­zos eco­ló­gi­cos con so­bra­sa­da y wa­ka­me, la pae­lli­ta con ra­ma­llo o un pos­tre de pi­ru­le­tas de cho­co­la­te con flor de sal. “Las al­gas que em­plea­mos son de ori­gen ga­lle­go y son más sal­va­jes, pe­ro tam­bién usa­mos ja­po­ne­sas que pa­ra las en­sa­la­das son más sua­ves o el mus­go ir­lan­dés, que sirve pa­ra es­pe­sar ela­bo­ra­cio­nes”, ex­pli­ca. En el res­tau­ran­te Flor de sal in­clu­so las acei­tu­nas se ali­ñan con al­gas y se sirve acei­te de oli­va ca­se­ro y are­na de al­ga Dul­se. Fi­nal­men­te, pa­ra al­guien que no ha­ya pro­ba­do nun­ca las al­gas, la ma­yo­ría de chefs coin­ci­den en em­pe­zar por el wa­ka­me, de sa­bor sua­ve y fá­cil de co­ci­nar, o por las al­gas des­hi­dra­ta­das, que han per­di­do el fuer­te sa­bor de mar. Si el pa­la­dar en con­cre­to apre­cia mu­cho el ma­ris­co, sin em­bar­go, cual­quier al­ga le pue­de sa­tis­fa­cer, y una vez se prue­ban fres­cas ya cues­ta vol­ver a las des­hi­dra­ta­das.

Wa­ka­me

Hi­zi­ki

Le­chu­ga de mar

Dul­se

Co­cha­yu­yo

No­ri

Es­pa­gue­tis de mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.