El mu­ñe­co de Ron­ca­glio­lo

A los 25 años se fue a Ma­drid a ser escritor. Su pri­me­ra no­ve­la, di­ce, ba­tió el ré­cord de re­cha­zos edi­to­ria­les. Eso que­da le­jos, aho­ra sus obras co­se­chan pre­mios

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Cristina Sáez Fo­tos Llibert teixidó

El escritor pe­ruano afin­ca­do en Bar­ce­lo­na re­pa­sa sus úl­ti­mos pro­yec­tos y mues­tra a un cu­rio­so mu­ñe­co que re­pre­sen­ta a John Tra­vol­ta en la pe­lí­cu­la

Pulp Fic­tion

“Ahí don­de me ves, mi­ra, John Tra­vol­ta tra­ba­ja con­mi­go”. Sin du­da, San­tia­go Ron­ca­glio­lo (Li­ma, 1975) es un hom­bre afor­tu­na­do. ¿Quién no qui­sie­ra tra­ba­jar jun­to al rey de la pis­ta del sá­ba­do no­che? Aun­que, ase­gu­ra el escritor y pe­rio­dis­ta pe­ruano, más que pa­sos de bai­le, es­te Tra­vol­ta, algo vio­len­to, le en­se­ña su pis­to­la y le apun­ta, por si se le ocu­rre le­van­tar la ca­be­za del tra­ba­jo. Pe­ro mu­chas dis­trac­cio­nes cuan­do es­cri­be no pa­re­ce te­ner. “Tra­ba­jo en un si­tio que me obli­ga a tra­ba­jar. Es mi­núscu­lo, ¡ca­si un ataúd!”. Sin vis­tas, sin te­lé­fono, sin te­le­vi­sor. Tam­po­co as­cen­sor. Y es­tá en una quin­ta plan­ta, lo que ahu­yen­ta a la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes y ha­ce que Ron­ca­glio­lo se lo pien­se dos y tres y cua­tro ve­ces an­tes de ba­jar a por un ca­fé. “Lle­ga un mo­men­to en que es­tás tan de­ses­pe­ra­do que no tie­nes más re­me­dio que sen­tar­te y es­cri­bir”, bro­mea. Y a pe­sar de que así ex­pli­ca­do pa­re­ce más una maz­mo­rra que un es­tu­dio, lo cier­to es que el au­tor

de Abril ro­jo o Pu­dor (am­bos en Al­fa­gua­ra) ase­gu­ra que el lu­gar le en­can­ta y que es­tá re­ple­to de ju­gue­tes: “Los voy tra­yen­do de mis via­jes y mi mu­jer se nie­ga a te­ner en ca­sa”, ex­pli­ca en­tre ri­sas. “Es co­mo un cuar­to de jue­gos pa­ra un ni­ño don­de es­toy yo con mis ideas”. Así, ha­ga­mos re­cuen­to, en su es­tu­dio hay una fi­gu­ri­ta de Ed­gar Allan Poe, un par de pe­lu­ches de Mu­ra­ka­mi (el ar­tis­ta), más­ca­ras de lu­cha­do­res me­xi­ca­nos, mu­ñe­cos de vu­dú con sus al­fi­le­res, un mu­ñe­co de Jack, el de Pe­sa­di­lla an­tes de Navidad, con su ca­rro­za y to­do, Sa­muel L. Jack­son. Y cla­ro, John Tra­vol­ta ca­rac­te­ri­za­do co­mo Vin­cent Ve­ga, el per­so­na­je que apa­re­cía en Pulp Fic­tion. “En es­ta pe­lí­cu­la Quen­tin Ta­ran­tino ha­ce mu­chas co­sas que a mí me gus­ta ha­cer, co­mo mez­clar hu­mor y vio­len­cia, usar los diá­lo­gos pa­ra po­ner sus­pen­ses, ju­gar con la es­truc­tu­ra. Me re­sul­ta un film muy ins­pi­ra­dor”. A Tra­vol­ta, Ron­ca­glio­lo se lo tra­jo de Nue­va York ha­ce unos sie­te años. Lo com­pró du­ran­te la gi­ra de su no­ve­la Abril ro­jo, en la que ya apa­re­ce un de­tec­ti­ve que no quie­re in­ves­ti­gar na­da de lo que pa­sa en nin­gu­na par­te, Fé­lix Cha­cal­ta­na, y que es tam­bién el pro­ta­go­nis­ta de su nue­va obra, Pe­na Má­xi­ma. En ella apa­re­ce Tra­vol­ta, sí, en sus me­jo­res años, y tie­ne co­mo es­ce­na­rio de fon­do el mun­dial de fút­bol del 78 y la san­gui­na­ria ope­ra­ción Cón­dor, en que co­la­bo­ra­ron las dic­ta­du­ras chi­le­na, argentina y pe­rua­na. “Mu­cho de lo que cuen­to sa­le de his­to­rias que vivimos en ca­sa. A mi pa­dre lo exi­lió el go­bierno a Mé­xi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.