Las is­las in­vi­si­bles

Las Fe­roe son tan anó­ni­mas que ni apa­re­cen en al­gu­nos ma­pas. Bien­ve­ni­dos a uno de los úl­ti­mos re­duc­tos vír­ge­nes de Eu­ro­pa

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to y fo­tos Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Y si no quie­re al­gas, dos ta­zas. Via­je a las re­mo­tas, ca­si in­vi­si­bles y fas­ci­nan­tes is­las Fe­roe

Los pla­tos que sa­len de la co­ci­na abier­ta del res­tau

ran­te Koks en la ciu­dad de Tórs­havn, ca­pi­tal de las is­las Fe­roe, con­tie­nen una al­ta do­sis de crea­ti­vi­dad. Es­to es así de­bi­do a dos mo­ti­vos: por un la­do, el chef Poul An­drias Zis­ka sus­cri­be el Ma­ni­fies­to Nór­di­co, aquel do­cu­men­to que los co­ci­ne­ros escandinavos ela­bo­ra­ron en bus­ca del or­gu­llo gas­tro­nó­mi­co y reivin­di­can­do el pro­duc­to lo­cal; por el otro, la ma­te­ria pri­ma de las Fe­roe es li­mi­ta­da en su va­rie­dad, ya que aquí bá­si­ca­men­te hay ove­jas y pes­ca­do. La agri­cul­tu­ra es anec­dó­ti­ca, a no ser que nos fi­je­mos en las al­gas, em­plea­das a me­nu­do en las re­ce­tas tra­di­cio­na­les. Esos son los in­gre­dien­tes que Zis­ka y su equi­po re­in­ter­pre­tan mien­tras los co­men­sa­les dis­fru­tan la pa­no­rá­mi­ca so­bre el puerto de Tórs­havn, gra­cias al sol de me­dia­no­che. Pe­ro no nos con­fun­da­mos, ya que el Koks es una is­la de so­fis­ti­ca­ción en una tie­rra don­de la na­tu­ra­le­za vir­gen y el cli­ma cambiante son los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas, y don­de sus gen­tes vi­ven con la sen­ci­llez y la in­do­len­cia pro­pias del ais­la­mien­to. Por­que de en­tra­da, las Fe­roe no exis­ten, o al me­nos, cues­ta si­tuar­las en el ma­pa. Si nos fi­ja­mos en aquel pun­to que que­da en­tre Is­lan­dia y No­rue­ga, por en­ci­ma de Es­co­cia y en me­dio del mar del Nor­te, ve­re­mos que allí bro­tan del mar 18 is­las, ha­bi­ta­das por unas 50.000 per­so­nas. Las co­mu­ni­ca­cio­nes te­rres­tres son de lu­jo, ya que el es­ta­do de la mar en in­vierno obli­gó a una im­por­tan­te in­ver­sión en tú­ne­les sub­ma­ri­nos. De he­cho, só­lo hay un puen­te en to­do el ar­chi­pié­la­go, el que une las is­las de Strey­moy y Eys­tu­roy. Y don­de no lle­ga la in­ge­nie­ría, lle­gan los he­li­cóp­te­ros, un me­dio de trans­por­te equi­va­len­te al au­to­bús en otras par­tes del mun­do. Des­de el ai­re, se apre­cia sin es­fuer­zo que la com­po­si­ción geo­ló­gi­ca de las Fe­roe es la ro­ca vol­cá­ni­ca, ba­sal­to que pa­re­ce pei­na­do por un gol­pe de vien­to, ya que to­das las is­las cuen­tan con acan­ti­la­dos ver­ti­ca­les en su cos­ta oes­te y co­li­nas que des­cien­den con sua­vi­dad por su cos­ta es­te. En­ci­ma cre­ce un pas­to esmeralda, de ma­ne­ra que el pai­sa­je es una su­ce­sión de trián­gu­los es­ca­le­nos pin­ta­dos de ver­de y ne­gro. Con es­ta pa­no­ra­ma, es na­tu­ral que las ma­yo­res atrac­cio­nes de las Fe­roe sean sus ca­mi­na­tas, en las que uno pue­de sen­tir to­da la fuer­za de la na­tu­ra­le­za en su piel, así co­mo la in­men­si­dad del si­len­cio. En el vas-

to ho­ri­zon­te ver­de, la apa­ri­ción de una igle­sia o una ca­sa se per­ci­be co­mo una pre­cia­da sin­gu­la­ri­dad y el avis­ta­mien­to de aves se con­vier­te en re­li­gión, en par­ti­cu­lar en la is­la de My­ke­nes, al no­roes­te. So­bre su es­car­pa­da co­lum­na ver­te­bral re­vo­lo­tean con tor­pes mo­vi­mien­tos mi­les de frailecillos. El es­pa­cio aé­reo es com­par­ti­do con ga­vio­tas y al­ba­tros que anidan en ris­cos im­po­si­bles. Y si ade­más coin­ci­de que el día de la vi­si­ta a My­ke­nes hay nie­bla, la sen­sa­ción de irrea­li­dad se­rá to­tal, em­pe­zan­do por la apro­xi­ma­ción en bar­co a la is­la en­vuel­ta en ji­ro­nes de nu­bes. Por­que, en su via­je por el mar, esos al­go­do­nes car­ga­dos de llu­via se aga­rran a lo que pue­den, es­con­dien­do la vis­ta, ju­gan­do con el sol, has­ta el pun­to que uno aca­ba por com­pren­der que la fór­mu­la se­cre­ta de las Fe­roe con­sis­te en tres ele­men­tos: ro­ca, mar y luz. En una tie­rra tan cen­tra­da en lo esen­cial, pa­re­ce ló­gi­co que los pri­me­ros en lle­gar fue­ran mon­jes ir­lan­de­ses. Lue­go lle­ga­rían los co­lo­nos no­rue­gos, ab­sor­bi­dos más tar­de por la mo­nar­quía da­ne­sa. Hoy las Fe­roe go­zan de am­plia au­to­no­mía, has­ta el pun­to de que aún sien­do par­te de Dinamarca, se en­cuen­tran fue­ra de la Unión Eu­ro­pea… en mu­chos sen­ti­dos.

3

Des­de la pe­que­ña po­bla­cion de Bøur, se pue­den avis­tar las is­las Tind­hól­mur y Gás­hól­mur

El es­tre­cho de Kal­soy es la vía de pa­so pa­ra lle­gar a ciu­da­des co­mo Klaks­vik, si­tua­da en la is­la Bor­doy

Es­tos is­lo­tes se en­cuen­tran en Vá­gar, la úni­ca is­la con ae­ro­puer­to del ar­chi­pié­la­go

El fa­ro Ka­llu­rin ofre­ce al vi­si­tan­te im­pac­tan­tes vis­tas de acan­ti­la­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.