Ba­ños de bos­que, cu­ras en la na­tu­ra­le­za

Si ha­ce un si­glo los mé­di­cos re­co­men­da­ban ba­ños de mar y tra­ta­mien­tos con aguas ter­ma­les, hoy al­gu­nos re­ce­tan ba­ños de bos­que. Dis­tin­tos es­tu­dios ava­lan sus pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Un gru­po de per­so­nas se aden­tra en si­len­cio en un bos­que del Pre­pi­ri­neo. Só­lo se oye el cre­pi­tar de la ho­ja­ras­ca y el trino de pá­ja­ros. Se per­ci­be la luz so­lar ta­mi­za­da por las ho­jas y los ra­yos co­lán­do­se en­tre el ra­ma­je. Las som­bras de los tron­cos se pro­lon­gan a me­di­da que avan­za el día. El aro­ma a tie­rra hú­me­da emer­ge. Los miem­bros del gru­po ca­mi­na en­tre ar­bo­le­das, des­can­sa, rea­li­zan ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción… Es­tán dán­do­se un ba­ño de bos­que , o co­mo se co­no­ce en ja­po­nés, shin­rin-yo­ku, una prác­ti­ca con pro­pie­da­des te­ra­peú­ti­cas sur­gi­da ha­ce 30 años en aquel país. El shin­rin-yo­ku, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral se­ría “to­mar la at­mós­fe­ra al bos­que” o “ba­ño de bos­que”, es re­co­men­da­do por los mé­di­cos ja­po­ne­ses y de Co­rea del sur a sus pa­cien­tes. En Eu­ro­pa, va­rias en­ti­da­des ofi­cia­les y pro­gra­mas co­mu­ni­ta­rios apues­tan por sen­si­bi­li­zar al sec­tor mé­di­co al res­pec­to. Pues, ade­más, su­po­ne un va­lio­so “ser­vi­cio de sa­lud na­tu­ral” con cos­te ce­ro pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Res­pi­rar ai­re pu­ro es sa­lu­da­ble. Es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, ir de ex­cur­sión, dis­fru­tar de la quie­tud de un bos­que, tam­bién. La ex­pe­rien­cia pro­pia y la in­tui­ción lo co­rro­bo­ran. Aho­ra, es­tu­dios cien­tí­fi­cos efec­tua­dos prin­ci­pal­men­te en Ja­pón de­ta­llan el al­can­ce de los be­ne­fi­cios que brin­da su­mer­gir­se en es­te me­dio. El fi­sió­lo­go y an­tro­pó­lo­go Yos­hi­fu­mi Mi­ya­za­ki, des­de la Uni­ver­si­dad de Chiba, y el doc­tor en in­mu­no­lo­gía Qing Li, del De­par­ta­men­to de Hi­gie­ne y Sa­lud Publica de la Es­cue­la Mé­di­ca Ni­po­na, de To­kio, li­de­ran las prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­cio­nes. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da han lle­va­do a ca­bo re­pe­ti­dos es­tu­dios pa­ra di­lu­ci­dar los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos en in­di­vi­duos ex­pues­tos a un en­torno fo­res­tal o a só­lo al­gu­nos ele­men­tos de ese en­torno. Y han me­di­do di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros, cons­tan­tes vi­ta­les y la ac­ti­vi­dad ce­re­bral en cen­te­na­res de per­so­nas an­tes y des­pués de una se­sión de shin­rin- yo­ku. Los re­sul­ta­dos re­ve­lan que tras un pa­seo de un par de ho­ras por el bos­que se re­du­ce la pre­sión san­guí­nea, de­cre­ce la con­cen­tra­ción de cor­ti­sol en la sa­li­va (bio­mar­ca­dor del es­trés), ba­jan los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, se re­du­ce la ac­ti­vi­dad ce­re­bral pre­fron­tal y se es­ta­bi­li­za la ac­ti­vi­dad ner­vio­sa au­tó­no­ma en los hu­ma­nos. Los tra­ba­jos con­clu­yen que pa­sear va­rias ve­ces al mes por un bos­que for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del hom­bre. Se in­cre­men­ta el vi­gor y se re­du­cen los ni­ve­les de an­sie­dad, de­pre­sión, an­gus­tia y fa­ti­ga. Ade­más de me­jo­rar el sis­te­ma cog­ni­ti­vo. El pa­sean­te, ade­más, pue­de in­ha­lar las de­no­mi­na­das fi­ton­ci­das, sus­tan­cias vo­lá­ti­les y no vo­lá­ti­les pro­du­ci­das por plan­tas y ár­bo­les. Una suer­te de aro­ma­te­ra­pia na­tu­ral in si­tu, que re­la­ja y ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Los úl­ti­mos es­tu­dios de Qing Li y To­mo­yu­ki Ka­wa­da cons­ta­tan que fre­cuen­tar par­ques fo­res­ta­les au­men­ta tam­bién la ac­ti­vi­dad NK, con un in­cre­men­to del nú­me­ro de cé­lu­las NK y los ni­ve­les de pro­teí­nas an­ti­can­cer in­tra­ce­lu­la­res. Es­te efec­to per­ma­ne­ce du­ran­te más de 30 días des­pués. Da­do que las cé­lu­las NK (Na­tu­ral Ki­ller) son lin­fo­ci­tos que pro­veen de­fen­sas con­tra tumores y vi­rus, los in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que la vi­si­ta a los bos­ques tie­ne efec­tos pre­ven­ti­vos en la apa­ri­ción y pro­gre­sión del cán­cer. Por ello, los mé­di­cos orien­ta­les re­co­mien­dan tam­bién ba­ños de bos­que a pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad, co­mo com­ple­men­to de otras te­ra­pias. El pro­fe­sor Qing Li en el úl­ti­mo con­gre­so Fo­rest for Peo­ple ce­le­bra­do en Es­ta­dos Uni­dos, pre­sen­tó la po­nen­cia In­tro­duc­ción a la me­di­ci­na del bos­que co­mo nue­va me­di­ci­na pre­ven­ti­va. Re­cien­te­men­te se ha crea­do la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Me­di­ci­na de la Na­tu­ra­le­za y el Bos­que (In­fom). En su la­bor de pro­se­guir la in­ves­ti­ga­ción y di­fun­dir su gran po­ten­cial mé­di­co, aglu­ti­na hoy a in­ves­ti­ga­do­res de Ja­pón, EE.UU., Co­rea, Gre­cia o Fin­lan­dia. En nues­tro país, el in­ge­nie­ro fo­res­tal Jaume Hidalgo, des­de el Ins­ti­tut de Me­di Am­bient de la Uni­ver­si­tat de Gi­ro­na y Ac­cio­na­tu­ra, im­pul­sa el pro­yec­to Sel­vans. Un pro­gra­ma de con­ser­va­ción de bos­ques ma­du­ros y san­tua­rios fo­res­ta­les de Ca­ta­lun­ya, que pre­vé la crea­ción de una ex­ten­sa red de iti­ne­ra­rios fo­res­ta­les te­ra­péu­ti­cos. “La evi­den­cia que re­por­tan los es­tu­dios ja­po­ne­ses y co­rea­nos –ex­pli­ca Hidalgo– es un pun­to de par­ti­da que nos ani­ma a lle­var­los a ca­bo. Pa­ra­le­la­men­te, des­de el ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción, se ha­rán es­tu­dios clí­ni­cos que nos irán dan­do in­for­ma­ción, con una in­ves­ti­ga­ción he­cha se­gún los pro­ce­di­mien­tos de aquí”. Pa­ra la in­ves­ti­ga­do­ra bri­tá­ni­ca Liz O’Brien, au­to­ra del in­for­me Ar­bo­les y pa­ra­jes fo­res­ta­les.

Ser­vi­cio de sa­lud na­tu­ral, “los bos­ques son en­tor­nos res­tau­ra­ti­vos don­de los so­ni­dos, la vis­ta y los olo­res ex­pe­ri­men­ta­dos jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal re­du­cien­do el es­trés y es­ti­mu­lan­do los sen­ti­dos”. Los es­tu­dios rea­li­za­dos por O’Brien se di­ri­gen a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y el me­dio am­bien­te. “La ca­li­dad de vi­da que se de­ri­va de fre­cuen­tar el bos­que –re­cal­ca– se tra­du­ce en bie­nes­tar fí­si­co, psi­co­ló­gi­co y so­cial. La vi­si­ta al bos­que es, ade­más, gra­tui­ta. Un fac­tor des­ta­ca­ble cuan­do con­si­de­ra­mos las de­sigual­da­des de sa­lud y la in­clu­sión so­cial”. Es­ta ex­per­ta apun­ta que na­die de­be­ría vi­vir a más de 4 km de una área fo­res­tal ac­ce­si­ble, de no me­nos de 20 hec­tá­reas. Al­gu­nos es­tu­dios ac­tua­les re­to­man la teo­ría de res­tau­ra­ción de aten­ción (ART) for­mu­la­da por Raquel y Step­hen Ka­plan, pro­fe­so­res de psicología am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, EE.UU., a par­tir de sus in­ves­ti­ga­cio­nes ini­cia­das en los

se­ten­ta con el Ser­vi­cio Fo­res­tal Ame­ri­cano. Los Ka­plan vin­cu­la­ron su teo­ría a los en­tor­nos na­tu­ra­les, ex­pli­can­do có­mo nos sen­ti­mos fa­ti­ga­dos cuan­do di­ri­gi­mos nues­tra aten­ción ha­cia una ta­rea es­pe­cí­fi­ca du­ran­te tiem­po. Y re­co­bra­mos la ener­gía a tra­vés de la aten­ción in­vo­lun­ta­ria que no re­quie­re un es­fuer­zo. Los en­tor­nos na­tu­ra­les son res­tau­ra­ti­vos. En el con­tex­to de la so­cie­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías, la teo­ría de los Ka­plan sus­ci­ta re­no­va­do in­te­rés. Des­de la UE, es­te te­ma ha me­re­ci­do su aten­ción a tra­vés del pro­gra­ma COST (Coope­ra­ción en Cien­cia y Tec­no­lo­gía). La Ac­ción E39 –Bos­ques, Ár­bo­les y Sa­lud Hu­ma­na– in­vo­lu­cró a 160 in­ves­ti­ga­do­res de 23 paí­ses du­ran­te cua­tro años. El ob­je­ti­vo es in­cre­men­tar el co­no­ci­mien­to de có­mo los bos­ques pue­den con­tri­buir a una ma­yor sa­lud y bie­nes­tar. Glo­ria Do­mín­guez –in­ge­nie­ra fo­res­tal, doc­to­ra en so­cio­lo­gía y par­ti­ci­pan­te en la Ac­ción E39– se­ña­la co­mo des­de el sec­tor fo­res­tal y cien­tí­fi­co hay un cier­to acuer­do en los be­ne­fi­cios que el bos­que pue­de re­por­tar a la sa­lud. “No obs­tan­te, des­de el ám­bi­to po­lí­ti­co, en nues­tro país no ha ha­bi­do nin­gún mo­vi­mien­to al res­pec­to. Aho­ra las re­co­men­da­cio­nes tie­nen que ve­nir des­de la sa­ni­dad pú­bli­ca –re­mar­ca–. Que el men­sa­je ca­le. Y que se apli­quen po­lí­ti­cas en­ca­mi­na­das a ello. Cuan­to más va­lo­ra­do es­té el bos­que des­de el pun­to de vis­ta so­cial y de sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal de la po­bla­ción, más se tra­ba­ja­rá en la pre­ser­va­ción”. “En ge­ne­ral, en Oc­ci­den­te el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­tá di­se­ña­do pa­ra cu­rar en­fer­me­da­des. En vez de re­co­men­dar sa­lud”, opi­na el doc­tor An­to­ni Fer­nán­dez So­lá, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na in­ter­na y ex­per­to en Sín­dro­me de Sen­si­bi­li­za­ción Cen­tral, que tam­bién par­ti­ci­pó en la Ac­ción E39. “La bio­fi­lia es la ape­ten­cia, la afi­ni­dad in­na­ta, que tie­ne el ser hu­mano de es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, que es de don­de vie­ne, su am­bien­te ori­gi­na­rio. En las ciu­da­des mu­chos de los es­pa­cios que he­mos crea­do en­fer­man. Tie­nen un im­pac­to fí­si­co, quí­mi­co o elec­tro­mag­né­ti­co ne­ga­ti­vo so­bre el ser hu­mano –in­di­ca el doc­tor Fer­nán­dez So­lá–. Ac­tual­men­te hay una ne­ce­si­dad de en­tor­nos más sa­lu­da­bles. Y es muy im­por­tan­te que se pro­duz­ca un re­torno a los en­tor­nos na­tu­ra­les, pues­to que es don­de el ser hu­mano se en­cuen­tra más adap­ta­do”. Se­gún Jaume Hidalgo, el pro­yec­to Sel­vans per­si­gue in­cre­men­tar la cus­to­dia de bos­ques ma­du­ros pa­ra que de­ven­gan vie­jos. Es de­cir, pa­ra­jes con más de cien años sin ac­ti­vi­dad de ta­la, con ár­bo­les cen­te­na­rios y bi­cen­te­na­rios. Con es­ta pro­tec­ción se ga­ran­ti­za­rá una evo­lu­ción na­tu­ral del bos­que. Pa­ra­le­la­men­te, tam­bién pre­ten­de crear ri­que­za lo­cal. “La im­ple­men­ta­ción de los iti­ne­ra­rios fo­res­ta­les te­ra­péu­ti­cos im­pli­ca que en ca­da bos­que se ne­ce­si­ta un ac­tor del lu­gar, que se ocu­pe de ello. Es­te nue­vo en­fo­que des­de la sa­lud re­pre­sen­ta un cam­bio im­por­tan­te –re­co­no­ce–. Gra­cias a la nue­va uti­li­dad se pue­den ca­na­li­zar mu­chos re­cur­sos que ha­rán po­si­ble una ges­tión más sos­te­ni­ble y di­na­mi­za­rán el me­dio fo­res­tal”. El pro­yec­to Sel­vans –que lle­va el nom­bre de la an­ti­gua di­vi­ni­dad etrus­ca que pro­te­gía los bos­ques– quie­re fa­ci­li­tar el ac­ce­so de la so­cie­dad a unos pa­ra­jes con gran­des cua­li­da­des pai­sa­jís­ti­cas. Amos Clif­ford –in­tro­duc­tor en EE.UU. del shin­rin

yo­ku– co­men­ta que des­de Es­pa­ña le han lle­ga­do so­li­ci­tu­des pa­ra par­ti­ci­par en los cur­sos de for­ma­ción pa­ra guías de te­ra­pia de bos­que que su or­ga­ni­za­ción lle­va a ca­bo. “Es­ta prác­ti­ca se ba­sa en un ro­bus­to cuer­po de evi­den­cias cien­tí­fi­cas que de­mues­tra có­mo pa­sar tiem­po an­dan­do tran­qui­la­men­te por el bos­que tie­ne sig­ni­fi­ca­ti­vos efec­tos so­bre la sa­lud. Pe­ro no es co­mo una ex­cur­sión –ma­ti­za–. Es más len­to. Po­dría de­cir­se que, en cier­ta for­ma, es un pa­seo me­di­ta­ti­vo. Es con­ve­nien­te que al­guien que co­noz­ca la prác­ti­ca te guíe por­que ayu­da a ob­te­ner el má­xi­mo de la ex­pe­rien­cia”. Sus cur­sos cuen­tan con una doc­to­ra en el equi­po con­sul­ti­vo que im­par­te cla­ses a los re­si­den­tes en prác­ti­cas. Y con­fir­ma co­mo una nue­va ge­ne­ra­ción de mé­di­cos en EE.UU. se mues­tra in­tere­sa­da en es­te ti­po de te­ra­pia. Aun­que de mo­men­to en­tre los fa­cul­ta­ti­vos sea bas­tan­te des­co­no­ci­da. An­te otras pe­ti­cio­nes des­de Fran­cia y Ale­ma­nia, Clif­ford (res­tau­ra el or­den en la sa­lud y me­di­ci­na china) –au- tor del li­bro A Little hand­book of shin­rin-yo­ku– se plan­tea or­ga­ni­zar un cur­so de for­ma­ción en Eu­ro­pa du­ran­te el 2015. Pre­gun­ta­da so­bre la si­tua­ción hoy en In­gla­te­rra, Liz O’Brien pun­tua­li­za: “Di­ría que las re­co­men­da­cio­nes de los mé­di­cos a sus pa­cien­tes pa­ra que vi­si­ten bos­ques y es­pa­cios ver­des es muy irre­gu­lar, aun­que pa­re­ce ir en au­men­to. Tam­bién los be­ne­fi­cios de la na­tu­ra­le­za son men­cio­na­dos ca­da vez más a me­nu­do en las es­tra­te­gias de sa­lud, se pro­mue­ven y hay nue­vos pro­yec­tos en mar­cha”. Si bien el tér­mino shin­rin

yo­ku es con­tem­po­rá­neo, la re­la­ción y ve­ne­ra­ción de los ja­po­ne­ses ha­cia la na­tu­ra­le­za aflo­ra de una lar­ga tra­di­ción. Se re­mon­ta a an­ti­guas prác­ti­cas bu­dis­tas y sin­toís­tas que pre­co­ni­zan de­jar que la na­tu­ra­le­za pe­ne­tre en el cuer­po a tra­vés de los cin­co sen­ti­dos, por su va­lor te­ra­péu­ti­co fí­si­co y men­tal. De he­cho, el or­ga­nis­mo hu­mano in­ter­ac­túa con el en­torno a tra­vés de la vis­ta, oí­do, gus­to, ol­fa­to y tac­to, ade­más de los dis­tin­tos sis­te­mas: res­pi­ra­to­rio, neu­ro­ló­gi­co, et­cé­te­ra. Se­gún el doc­tor Mi­ya­za­ki, “en el con­jun­to de nues­tra evo­lu­ción, los hu­ma­nos he­mos es­ta­do el 99,9% de nues­tra exis­ten­cia en en­tor­nos na­tu­ra­les. Nues­tras fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas es­tán adap­ta­das a es­te me­dio”. Co­mo an­te­ce­den­tes en Eu­ro­pa es­ta­rían los sa­na­to­rios pa­ra tra­tar la tu­bercu­losis, fun­da­dos en el si­glo XIX por mé­di­cos co­mo Her­mann Breh­mer. Ubi­ca­dos en el seno de gran­des bos­ques cen­troeu­ro­peos, ba­sa­ban sus te­ra­pias en los efec­tos po­si­ti­vos de los pa­seos al ai­re li­bre. En­tre los mé­di­cos de la épo­ca se con­si­de­ra­ba que los pi­nos se­gre­ga­ban sus­tan­cias con pro­pie­da­des be­ne­fac­to­ras pa­ra la sa­lud. Aun­que la pa­la­bra fi­ton­ci­das to­da­vía no exis­tía, la acu­ño en 1928 el bio­quí­mi­co ru­so Bo­ris P. To­kin. Tras co­no­cer la prác­ti­ca del shin­rin-yo­ku, Mi­quel Àn­gel Ca­brer, pro­fe­sor de tai­chi en Bar­ce­lo­na, ha or­ga­ni­za­do va­rias sa­li­das pa­ra to­mar ba­ños de bos­que con sus alum­nos. Ca­brer –coau­tor del li­bro re­cién edi­ta­do Res­to­ring or­der in health and chi­ne­se me­di­ci

ne– ex­pli­ca que acom­pa­ña el re­co­rri­do con ejer­ci­cios de tai­chi y dao­yin (res­pi­ra­ción y mo­vi­mien­to cor­po­ral) “pa­ra ayu­dar a es­tar más abier­tos a los olo­res, co­lo­res y so­ni­dos del bos­que. Pe­ro lo im­por­tan­te –sub­ra­ya– es es­tar allí sin un ob­je­ti­vo con­cre­to. En la vi­da co­ti­dia­na ya per­se­gui­mos de­ma­sia­dos”. La in­mer­sión en el bos­que con Ca­brer es una ca­mi­na­ta fac­ti­ble pa­ra to­do el mun­do en cuan­to a es­fuer­zo fí­si­co se re­fie­re, pe­ro tie­ne sus pe­que­ñas re­glas. Mó­vi­les apa­ga­dos y cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas fue­ra de uso. Bue­na dis­po­si­ción pa­ra pa­sear en gru­po re­du­ci­do y ha­cer­lo en si­len­cio. A me­dio día, píc­nic a so­las a co­bi­jo de al­gún ár­bol y des­can­so tam­bién en so­li­ta­rio. Lue­go los ba­ños. El gru­po se su­mer­ge en el bos­que a las 11.30 h de la mañana, bien desa­yu­na­do. Se sa­le del bos­que a las 18.30 h de la tar­de. El tiem­po se de­tie­ne o trans­cu­rre ve­loz in­dis­tin­ta­men­te. Des­pués, na­die mi­de nues­tras cons­tan­tes vi­ta­les, ni ni­ve­les de cor­ti­sol, ni la con­cen­tra­ción de fi­ton­ci­das in­ha­la­das. Pe­ro lo que allí se­gu­ro se res­pi­ra es paz. Sin du­da va­le la pe­na dar­se uno de vez en cuan­do. s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.