RÍO, CIE­LO, TIE­RRA

La ciu­dad fran­ce­sa de Tou­lou­se lle­va años mi­ran­do al cie­lo, pri­me­ro fue por cues­tio­nes re­li­gio­sas y lue­go por la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Uno va tan tran­qui­lo por la au­to­pis­ta en di­rec­ción Bur­deos cuan­do, a la iz­quier­da y a la al­tu­ra de Tou­lou­se, dis­tin­gue la si­lue­ta de una lan­za­de­ra Aria­ne lis­ta pa­ra des­pe­gar. La pri­me­ra reac­ción es la de pen­sar que se lle­va de­ma­sia­do ra­to al vo­lan­te y que con­vie­ne des­can­sar un po­co. La segunda, en cuan­to se ve la in­di­ca­ción de la sa­li­da pa­ra la Ci­té de l’Es­pa­ce, es la de des­viar­se de la ru­ta pa­ra dis­fru­tar de la vi­si­ta de es­te cen­tro re­crea­ti­vo de­di­ca­do a la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio. Ade­más de la inevi­ta­ble pro­yec­ción 3D y del pla­ne­ta­rio, el par­que per­mi­te co­no­cer por den­tro la es­ta­ción or­bi­tal MIR, ver có­mo tra­ba­jan los in­ge­nios en­via­dos a la su­per­fi­cie de Mar­te o ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción de fal­ta de gra­ve­dad en va­rias de sus atrac­cio­nes. La ubi­ca­ción de la Ci­té de l’Es­pa­ce en Tou­lou­se no es ca­sual, pues­to que es­ta ciu­dad del sur de Fran­cia es la ca­pi­tal de la al­ta tec­no­lo­gía ae­ro­es­pa­cial eu­ro­pea, una vo­ca­ción que des­cu­brió du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do de sus fa­bri­cas sa­lie­ron los pri­me­ros avio­nes del ejér­ci­to alia­do. De allí tam­bién han sa­li­do los cé­le­bres –y no siem­pre pa­ra dar bue­nas no­ti­cias– Con­cor­de y Air­bus. Y pues­tos a dar­le un bar­niz ro­mán­ti­co al te­ma, re­cor­de­mos que Saint Exu­péry, aquel pi­lo­to que en sus ra­tos li­bres es­cri­bía jo­yas co­mo El Prin­ci­pi­to, mu­chas ve­ces ha­cía es­ca­la en Tou­lou­se en sus via­jes en­tre Eu­ro­pa, Áfri­ca y Su­da­mé­ri­ca en­tre­gan­do sa­cas de co­rreo. Cu­rio­sa­men­te, la re­la­ción de Tou­lou­se con la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca es en par­te con­se­cuen­cia de las de­ci­sio­nes que to­mó en la edad me­dia. En el si­glo V, es­ta ciu­dad era el cen­tro neu­rál­gi­co del reino vi­si­go­do y en el si­glo IX, ba­jo la di­rec­ción de los con­des de Ray­mond, al­can­zó su ma­yor es­plen­dor. Sin em­bar­go, Tou­lou­se se apun­tó a las doc­tri­nas del ca­ta­ris­mo, que pre­di­ca­ba el re­cha­zo del mun­do ma­te­rial y que tu­vo gran pre­di­ca­ción en la his­tó­ri­ca pro­vin­cia de Lan­gue­doc, hoy Mi­diPy­ré­nées. Pa­ra no alar­gar la his­to­ria, di­ga­mos que se equi­vo­có de ban­do y que la Liga Ca­tó­li­ca aca­bó im­po­nién­do­se al mo­vi­mien­to he­re­je. Pa­ra ase­gu­rar­se de que aque­llas gen­tes no vol­ve­rían a plan­tar ca­ra al po­der es­ta­ble­ci­do, se fun­dó una uni­ver­si­dad que te­nía co­mo mi­sión evi­den­te com­ba­tir los res­tos de ideo­lo­gía cá­ta­ra que que­da­ran. Mu­chos siglos des­pués, los es­tu­dian­tes for­ma­dos en esas mis­mas aulas di­se­ña­rían avio­nes pa­ra via­jar en bus­ca de otros cie­los. El am­bien­te es­tu­dian­til se per­ci­be sin ma­yo­res es­fuer­zos pa­sean­do por las ca­lles con­te­ni­das en­tre el bou­le­vard de Stras­bourg, el Lazare Car­not y el río Ga­ro­na, es de­cir, por el cen­tro de la ciu­dad. Los tres ejes cla­ve que ver­te­bran la vi­si­ta son la ba­sí­li­ca de Saint-Ser­nin, la pla­za del Ca­pi­to­lio y la pla­za Wil­son. Por cier­to que Saint-Ser­nin es la ma­yor igle­sia ro­má­ni­ca

de Fran­cia y se cons­tru­yó pa­ra aco­ger a los pe­re­gri­nos que iban a San­tia­go. El ba­rrio con ma­yor en­can­to de Tou­lou­se, y el que me­jor jus­ti­fi­ca el apo­do de ciu­dad ro­sa por el em­pleo de la obra vis­ta, es el de Saint-Etien­ne, con sus ca­lle­jo­nes es­tre­chos y re­tor­ci­dos, en los que es­pe­ran aga­za­pa­dos to­do ti­po de tien­das y ne­go­cios. No obs­tan­te, los di­rec­ti­vos más di­ná­mi­cos y bien pa­ga­dos de la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca bus­can alo­ja­mien­to en otras par­tes, co­mo el ex­clu­si­vo ba­rrio de Les Cha­lets, un lu­gar per­fu­ma­do y ver­de de flo­res y par­te­rres. Por des­gra­cia, tan idí­li­ca ima­gen con­tras­ta con el am­bien­te equí­vo­co que se res­pi­ra úl­ti­ma­men­te en al­gu­nas par­tes del cen­tro, don­de abun­dan los ciu­da­da­nos pro­ve­nien­tes de las an­ti­guas co­lo­nias fran­ce­sas y a los que a la cri­sis ha re­du­ci­do las opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo en el cam­po.

3

1 Un rin­cón de ai­res fu­tu­ris­tas en el dis­tri­to de Ma­ren­ga, pró­xi­mo a la par­te al­ta del río Ga­ro­na

2 Es­cul­tu­ra ubi­ca­da en la en­tra­da del CNES, Cen­tro Na­cio­nal de Es­tu­dios Es­pa­cia­les

3 El Pont Neuf, so­bre el río Ga­ro­na, es una de las en­tra­das a la zo­na vie­ja de la ciu­dad

So­por­tal que flan­quea la Pla­ce du Ca­pi­to­le, en ella 29 imágenes mues­tran la his­to­ria de la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.