EL TA­LLER DE ANA ÁL­VA­REZ

La ac­triz na­ci­da en Je­rez de la Fron­te­ra ha crea­do re­cien­te­men­te un es­pa­cio crea­ti­vo abier­to a los ni­ños de en­tre seis y tre­ce años

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Es ac­triz. La co­no­ce­mos por se­ries co­mo Quart (An­te­na3), ba­sa­da en una no­ve­la de Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te o Acu­sa­dos (Te­le5). Y úl­ti­ma­men­te ha par­ti­ci­pa­do en Los mis­te­rios de Lau­ra, se­rie de TVE y La me­mo­ria del agua, his­to­ria ba­sa­da en una no­ve­la de Te­re­sa Vie­jo pa­ra la mis­ma ca­de­na. Pe­ro co­mo real­men­te dis­fru­ta Ana Ál­va­rez, que na­ció en Je­rez de la Fron­te­ra y tras su in­gre­so en la es­cue­la de ar­te dra­má­ti­co de Ma­drid co­men­zó su ca­rre­ra de ac­triz, es des­cu­brien­do el ta­len­to de los más pe­que­ños. Por ello su úl­ti­ma gran apues­ta es pre­ci­sa­men­te un ta­ller de in­ter­pre­ta­ción. “Un ta­ller de ta­lle­res”, re­su­me ella. Se lla­ma Mr. Will­be y na­ce a par­tir de una fra­se. “No en­se­ñes a tu gen­te có­mo se cons­tru­ye un bar­co, evo­ca en ellos el de­seo de na­ve­gar”. Es del escritor An­toi­ne de Saint-Exu­péry, y re­su­me el de­seo de la ac­triz de mos­trar­le a “su gen­te”, los ni­ños, “las ma­ra­vi­llas es­con­di­das en el mar de las po­si­bi­li­da­des que es el mun­do”. Su idea ha to­ma­do for­ma en un es­pa­cio de 350 me­tros cua­dra­dos en pleno ba­rrio de De­li­cias, exac­ta­men­te en la ca­lle Ge­ne­ral Lacy 58 de Ma­drid. Y des­de el pa­sa­do mes de ju­nio es “un es­pa­cio crea­ti­vo di­ri­gi­do a ni­ños de seis a tre­ce años, pe­ro que a la vez in­vo­lu­cra a to­dos aque­llos pa­dres que quie­ran apro­ve­char su tiem­po de ocio con los más pe­que­ños”. Pe­ro cui­da­do. No es na­da al uso. “No se tra­ta de que los ni­ños ha­gan un ta­ller de tea­tro por­que quie­ran ser ac­to­res de ma­yo­res. Ni uno de fo­to­gra­fía pa­ra que sean fo­tó­gra­fos. Si tie­nen que ser­lo, lo se­rán… Y no­so­tros les ayu­da­re­mos. Que­re­mos trans­mi­tir­les que la crea­ti­vi­dad es una ale­gría vi­tal. Que cuan­tas más co­ne­xio­nes ar­tís­ti­cas vi­van, más fér­til se vol­ve­rá su ima­gi­na­ción y más dis­fru­ta­rán del mun­do en el que vi­ven”, des­cri­be. En de­fi­ni­ti­va bus­ca que su ta­ller ayu­de a que los ni­ños, y los pa­pás que lo deseen, se sien­tan li­bres pa­ra ex­pre­sar­se por­que con­si­de­ra que “la cla­ve de la edu­ca­ción no es es­tan­da­ri­zar­la, sino per­so­na­li­zar­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.