¿Enamo­ra­mien­to o amor com­pa­ñe­ro?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El so­ció­lo­go Fran­ces­co Al­be­ro­ni ha­bla de dos fa­ses en el sen­ti­mien­to amo­ro­so. La pri­me­ra, el “enamo­ra­mien­to”, su­po­ne una re­vo­lu­ción quí­mi­ca que cau­sa una re­vo­lu­ción vi­tal: to­do se tras­to­ca pa­ra crear un es­ta­do na­cien­te y una nue­va vi­da. Si con­ti­núa el pro­yec­to co­mún, esa fa­se en­tu­sias­ta da lu­gar a la eta­pa de amor com­pa­ñe­ro. En ella, los dos in­di­vi­duos de­jan de mi­rar­se el uno al otro y em­pie­zan a mi­rar jun­tos ha­cia el mun­do y el fu­tu­ro. El pe­rio­do de va­ca­cio­nes afec­ta de ma­ne­ra dis­tin­ta a la pa­re­ja en una u otra fa­se. De he­cho, la cons­ta­ta­ción de las di­fe­ren­cias es el ar­gu­men­to de pe­lí­cu­las co­mo Dos en la ca­rre­te­ra. En la pri­me­ra fa­se, la con­ti­nua com­pa­ñía del otro no es un pro­ble­ma: el enamo­ra­mien­to no re­quie­re in­ti­mi­dad por­que la bo­rra­che­ra hor­mo­nal nos ha­ce desear la pre­sen­cia con­ti­nua. Sin em­bar­go, en el amor com­pa­ñe­ro los es­pa­cios de so­le­dad y el man­te­ni­mien­to de los hob­bies per­so­na­les son ne­ce­sa­rios, algo que so­le­mos ol­vi­dar cuan­do pla­ni­fi­ca­mos unas va­ca­cio­nes en pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.