MI­TOS Y CREEN­CIAS IN­FIE­LES

In­fi­de­li­dad siem­pre es si­nó­ni­mo de en­ga­ño, pe­ro exis­ten mu­chas fal­se­da­des y con­tra­dic­cio­nes acer­ca de es­ta cues­tión.

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

1 “Quién fue in­fiel una vez, lo se­rá siem­pre” No tie­ne por qué. Quién fu­ma un ci­ga­rri­llo por vez pri­me­ra no pa­sa au­to­má­ti­ca­men­te a ser con­si­de­ra­do fu­ma­dor. Tras el en­ga­ño, pue­de que los es­fuer­zos de una per­so­na por re­cu­pe­rar a la pa­re­ja sean ta­les que des­pe­jen com­ple­ta­men­te la du­da. Aho­ra bien, to­do de de­pen­de del cu­rrí­cu­lum sen­ti­men­tal del in­fiel. Si la per­so­na ha en­ga­ña­do en múl­ti­ples oca­sio­nes a sus ex, es po­si­ble que la pa­re­ja ac­tual no se li­bre de lu­cir una bo­ni­ta cor­na­men­ta. 2 “Los hom­bres son más in­fie­les que las mu­je­res” Am­bos se­xos ten­de­mos a en­ga­ñar por igual, aun­que lo que va­ría en­tre gé­ne­ros son los mo­ti­vos que nos im­pul­san a ha­cer­lo. El de­seo se­xual mas­cu­lino sue­le ser la cau­sa más re­cu­rren­te por la que los hom­bres son in­fie­les mien­tras que en­tre las mu­je­res, en cam­bio, tie­ne mu­cho más pe­so el fac­tor emo­cio­nal. 3 “Si te es in­fiel, no te ama” Ge­ne­ral­men­te to­dos, al re­fle­xio­nar so­bre es­ta cues­tión, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que el mo­ti­vo por el que nues­tra pa­re­ja nos en­ga­ña es que ya no nos quie­re o que no le gus­ta­mos más. Sin em­bar­go, y aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, el in­fiel pue­de amar pro­fun­da­men­te a su pa­re­ja y, al mis­mo tiem­po, sen­tir atrac­ción se­xual por otra. 4 “Quién fan­ta­sea es in­fiel” Fan­ta­sear es nues­tro de­re­cho a so­ñar y es in­na­to en el ser hu­mano. Y ha­cer­lo no tie­ne por qué ser ne­ga­ti­vo pa­ra una re­la­ción. Mu­chos psi­có­lo­gos re­co­mien­dan a las pa­re­jas ima­gi­nar­se co­sas con otras per­so­nas pa­ra así ven­cer las ten­ta­cio­nes y reavi­var la lla­ma de la pa­sión. Lo im­por­tan­te es que es­te ti­po de pen­sa­mien­tos no tras­pa­sen las fron­te­ras de nues­tra men­te y en­tren en con­flic­to con nues­tros pro­pios prin­ci­pios o aca­ben da­ñan­do a nues­tra pa­re­ja.

5 “Sin se­xo no hay in­fi­de­li­dad” El clí­max de un en­cuen­tro in­ti­mo en­tre dos per­so­nas es, sin du­da, el ac­to se­xual. Pe­ro los jue­gos pre­li­mi­na­res pre­vios – co­mo las ca­ri­cias o los be­sos – tie­nen igual­men­te un pa­pel re­le­van­te en es­tos apa­sio­na­dos mo­men­tos, por lo tam­bién po­drían ser ta­cha­dos de en­ga­ño. La in­fi­de­li­dad pue­de im­pli­car, ade­más, una fal­ta de ho­nes­ti­dad o des­leal­tad ha­cia mu­chos otros va­lo­res de la re­la­ción que no siem­pre tie­nen que ver con el te­rreno se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.