UNA CUES­TIÓN CUL­TU­RAL

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

No es lo mis­mo ser in­fiel en Fran­cia que ser­lo en EE.UU, bien lo sa­ben en el Eli­seo y en la Ca­sa Blan­ca. Si a Bill Clin­ton su re­la­ción con la be­ca­ria Mo­ni­ca Le­winsky ca­si le cues­ta su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, que una aven­tu­ra ex­tra­ma­tri­mo­nial pue­da ser des­cu­bier­ta nun­ca ha qui­ta­do el sue­ño a nin­gún pri­mer mi­nis­tro fran­cés. Fra­nçois Ho­llan­de, Ni­co­las Sar­kozy, Jac­ques Chi­rac, Fra­nçois Mit­te­rrand… mu­chos pre­si­den­tes ga­los fue­ron in­fie­les du­ran­te su es­tan­cia en el Eli­seo y, por ello, nun­ca se les des­ti­tu­yó del po­der. ¿Quie­re de­cir es­to que la in­fi­de­li­dad es so­cial­men­te más acep­ta­da en unas na­cio­nes que en otras? “Que sea más o me­nos acep­ta­da es una cues­tión cul­tu­ral re­la­cio­na­da con la per­cep­ción de la in­ti­mi­dad y de la pri­va­ci­dad”, ex­pli­ca el so­ció­lo­go Fran­cesc Nú­ñez. Que los fran­ce­ses sean más per­mi­si­vos con los des­li­ces de sus di­ri­gen­tes (siem­pre que no in­ter­fie­ran en los asun­tos po­lí­ti­cos de la na­ción) por su de­sin­te­rés en sa­ber lo que les ocu­rre de cin­tu­ra pa­ra aba­jo a sus pri­me­ros mi­nis­tros no quie­re de­cir ne­ce­sa­ria­men­te que es­té bien vis­to lu­cir cor­na­men­ta en Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.