Re­gre­so a la na­tu­ra­le­za

Los cur­sos de su­per­vi­ven­cia se eri­gen co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia del bos­que

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jor­di Jar­que

Cons­truir un re­fu­gio en me­dio de la mon­ta­ña con las ra­mas que nos ro­dean. Ex­traer agua de las plan­tas y po­ta­bi­li­zar­la. Orien­tar­se en me­dio de la na­da sin el mó­vil (aquel día exas­pe­ran­te que nos que­da­mos sin ba­te­ría). Ha­cer fue­go (¿se pue­de ha­cer fue­go cuan­do no hay ni me­che­ro ni ce­ri­llas?). En­tre bos­ques y ro­cas es fá­cil te­ner la sen­sa­ción de de­pen­den­cia to­tal a las cir­cuns­tan­cias. Y si es­tas no son fa­vo­ra­bles se ac­ti­va el mo­do su­per­vi­ven­cia, tan­to pa­ra el bus­ca­dor de se­tas que se ha tor­ci­do el to­bi­llo y no pue­de an­dar, co­mo la fa­mi­lia per­di­da en los Pi­ri­neos en al­guno de sus ma­ra­vi­llo­sos va­lles. Hay más si­tua­cio­nes de su­per­vi­ven­cia, in­clu­so psi­co­ló­gi­cas, ya sea den­tro de la fa­mi­lia, en or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, o en el pro­pio pro­ce­so per­so­nal. Las téc­ni­cas de su­per­vi­ven­cias pue­den ser­vir pa­ra to­dos es­tos mo­men­tos. Y así lo en­tien­den los pro­fe­sio­na­les que se va­len de sus re­cur­sos pa­ra re­co­men­dar­los en al­gu­nas oca­sio­nes.

En qué con­sis­te No es cues­tión de pre­pa­rar­se co­mo un Ram­bo (per­so­na­je fic­ti­cio) o un mer­ce­na­rio de Black­wa­ter (sol­da­dos pa­ra­mi­li­ta­res reales cu­yo cuar­tel ge­ne­ral se en­cuen­tra en Carolina del Nor­te). Tam­po­co pa­ra par­ti­ci­par en un reality en pro­gra­mas idea­dos por Dis­co­very MAX co­mo Su­per­vi­ven­cia en pa­re­ja, Su­per­vi­ven­cia tri­bal, Dúo de su­per­vi­vien­tes o El úl­ti­mo su­per­vi­vien­te. En es­te úl­ti­mo ca­so, aun­que se ha mos­tra­do que fal­sea al­gu­nas si­tua­cio­nes, no qui­ta el he­cho de que Gray­son Wyn­ne, un ni­ño de nue­ve años, so­bre­vi­vió tras per­ma­ne­cer 18 ho­ras so­lo per­di­do en los bos­ques del nor­te de Utah (EE.UU.), imi­tan­do lo que ha­bía apren­di­do en uno de los ca­pí­tu­los de Bear Grylls, el aven­tu­re­ro ex­per­to en su­per­vi­ven­cia pre­sen­ta­dor del men­cio­na­do pro­gra­ma. Só­lo a mo­do ilus­tra­ti­vo de lo que pue­den ser­vir es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, en el ca­so del pe­que­ño Gray­son Wy­ne, que es­ta­ba pa­san­do un fin de se­ma­na con su fa­mi­lia en el par­que na­cio­nal de Ash­ley, du­ran­te una ex­cur­sión se dis­tra­jo y se en­con­tró per­di­do en me­dio del bos­que. El chi­qui­llo, en lu­gar de pa­ra­li­zar­se por la si­tua­ción y de­jar­se atra­par por el mie­do, re­cor­dó al­gu­nas de las téc­ni­cas que pro­po­nían en la se­rie an­te unas cir­cuns­tan­cias pa­re­ci­das a la su­ya, ade­más de adop­tar una ac­ti­tud re­fle­xi­va y se­re­na, que sin du­da tam­bién le ayu­dó a en­ca­rar las ho­ras que te­nía por de­lan­te an­tes de ser res­ca­ta­do. El ca­so es que a pe­sar de em­pe­zar a llo­ver, co­gió su ca­pe­li­na ama­ri­lla y em­pe­zó a tro­cear­la pa­ra se­ña­li­zar la ru­ta por la que iba caminando. Una ma­ne­ra de de­jar un ras­tro pa­ra quie­nes le es­ta­ban bus­can­do. Lue­go, pa­ra pa­sar la no­che se cons­tru­yó un ru­di­men­ta­rio re­fu­gio, su­fi­cien­te pa­ra gua­re­cer­se, des­can­sar y pro­se­guir el ca­mino al día si­guien­te. En su tra­yec­to­ria se en­con­tró con un arro­yo, y tal co­mo ha­bía vis­to en la te­le­vi­sión, si­guió su cur­so. “Pre­ci­sa­men­te es una de las co­sas que acon­se­ja­mos en es­te ti­po de ac­ti­vi­dad. Aun­que hay más op­cio­nes”, se­ña­la Juan José Sán­chez, di­rec­tor de JJ.Ad­ven­tu­re, una de las po­cas es­cue­las de su­per­vi­ven­cia que hay en Es­pa­ña. “Ba­jar al va­lle y se­guir el cau­ce, aguas aba­jo. Más tar­de o más tem­prano lle­ga­rás a una po­bla­ción, te en­con­tra­rás con al­guien”, se­ña­la es­te ex­per­to. Sea lo op­ción que sea, fi­nal­men­te en­con­tra­ron sano y sal­vo a Gray­son Wy­ne, y, ade­más, con buen hu­mor. El chi­co es­ta­ba con­ven­ci­do de que lo en­con­tra­rían o él da­ría con al­guien. No es­ta­ba asus­ta­do. Y es­to lo agra­de­cie­ron los pa­dres. “Es la con­vic­ción de que tú eres ca­paz de so­bre­vi­vir in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias en las que uno se en­cuen­tre”, se­ña­ló el pa­dre del ni­ño en sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De eso ha­ce cin­co años. ¿Una mo­da? Des­de aquel su­ce­so en Es­ta­dos Uni­dos la ofer­ta y de­man­da de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad ha ido en au­men­to, al me­nos en Es­pa­ña, por­que en el otro la­do del char­co ha­ce años que fun­cio­nan, de ahí la pro­li­fe­ra­ción de pro­gra­mas te­le­vi­si­vos. Pa­re­ce que la su­per­vi­ven­cia es­tá de mo­da. Pre­ci­sa­men­te ha­ce cin­co años que Juan José Sán­chez co­men­zó a pre­pa­rar cur­sos de su­per­vi­ven­cia por­que pe­que­ños gru­pos de per­so­nas se lo pe­dían. “Em­pe­cé con ta­lle­res de seis per­so­nas y aho­ra ten­go que li­mi­tar el cur­so a quin­ce per­so­nas. Si par­ti­ci­pan más pier­de ca­li­dad”. En el úl­ti­mo año han pa­sa­do unas tres­cien­tas per­so­nas. “La cri­sis eco­nó­mi­ca de es­tos úl­ti­mos años pue­de ayu­dar a crear un cier­to cli­ma de que se es­tá so­bre­vi­vien­do más que vi­vien­do. Y con las ame­na­zas de cam­bio cli­má­ti­co que se tra­du­cen en la vi­ru­len­cia de los fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos con vien­tos hu­ra­ca­na­dos y llu­vias to­rren­cia­les, y el des­pla­za­mien­to de mi­les de per­so­nas que in­ten­tan evi­tar la vio­len­cia de las zo­nas de con­flic­to, da la sen­sa­ción de que el ser hu­mano quie­re apren­der un mí­ni­mo de téc­ni­cas pa­ra sen­tir que pue­de sa­lir ade­lan­te. No es ra­cio­nal, es ins­tin­ti­vo. Evi­den­te­men­te na­die pien­sa que aquí va­ya ha­ber una gue­rra o que una tor­men­ta inun­de Bar­ce­lo­na. No se tra­ta de eso. Pe­ro la gen­te ne­ce­si­ta pro­bar­se a sí mis­ma y su­pe­rar­se”, ex­pli­ca.

EN CIN­CO AÑOS SE HA DIS­PA­RA­DO LA DE­MAN­DA DE ES­TE TI­PO DE AC­TI­VI­DAD SIRVE TAN­TO PA­RA LOS MÁS PE­QUE­ÑOS CO­MO PA­RA LOS MA­YO­RES

Si ha­ce cin­co años ape­nas ha­bía dos o tres cen­tros cen­tros que im­par­tían ac­ti­vi­da­des de su­per­vi­ven­cia, aho­ra se acer­can a la de­ce­na. Al­gu­nos, co­mo Ac­ción XXI y Ana­con­da I, de ins­pi­ra­ción más mi­li­tar. Y otros co­mo Ca­na­rias Bush­craft o JJ Ad­ven­tu­re, apos­tan­do por un ma­tiz más lú­di­co in­clu­so fa­mi­liar. O en el ca­so de la Es­cue­la Es­pa­ño­la de Su­per­vi­ven­cia, que de­pen­de de la Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Tu­ris­mo Ac­ti­vo de Gra­na­da, en­fo­ca­do prin­ci­pal­men­te a la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­te ti­po de ac­ti­vi­dad. Y hay más que han ini­cia­do su tra­yec­to­ria en es­te úl­ti­mo año. “Aho­ra es fá­cil en­con­trar es­cue­las de su­per­vi­ven­cia por to­das par­tes”, acla­ra Juan José Sán­chez. Ig­na­cio Luis Or­te­ga, pre­si­den­te de la Es­cue­la Es­pa­ño­la de Su­per­vi­ven­cia, aña­de que el aba­ni­co de po­si­bles ac­ti­vi­da­des ba­jo el pa­ra­guas de su­per­vi­ven- cia es am­plio. De ahí que en su es­cue­la, la for­ma­ción es­tá re­la­cio­na­da con el ám­bi­to mi­li­tar, ar­te­sa­nal y cien­tí­fi­co. “Nues­tros tres pi­la­res”, tal co­mo se­ña­la. “Tra­di­cio­nal­men­te la su­per­vi­ven­cia ha es­ta­do muy im­bui­da del te­ma mi­li­tar, al que con­si­de­ra­mos el pri­mer pi­lar, bá­si­ca­men­te por­que es el ám­bi­to en el que más uso y pu­bli­ci­dad se le ha da­do a sus di­ver­sas téc­ni­cas. Pe­ro en la es­cue­la con­si­de­ra­mos que los au­tén­ti­cos su­per­vi­vien­tes eran nues­tros an­te­pa­sa­dos que eran au­to­su­fi­cien­tes en ali­men­ta­ción y de­más as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na, au­to­su­fi­cien­cia que era al­can­za­da me­dian­te la uti­li­za­ción de tra­ba­jos, ma­nua­li­da­des y com­pe­ten­cias que en­tra­ban den­tro de los tra­ba­jos co­no­ci­dos co­mo ar­te­sa­na­les o ma­nua­les, (se­gun­do pi­lar); la agri­cul­tu­ra, la ga­na­de­ría, la can­te­ría, la cons­truc­ción bá­si­ca, la ca­za, re­co­lec­ción, la pes­ca, et­cé­te­ra”. Y por úl­ti­mo nom­bra las cien­cias de la na­tu­ra­le­za co­mo la geo­lo­gía, la bio­lo­gía, la as- tro­no­mía, cu­yo co­no­ci­mien­to se con­vier­ten tam­bién en he­rra­mien­tas va­lio­sas pa­ra la su­per­vi­ven­cia.

Pa­ra quién sirve Ca­da año hay per­so­nas que se pier­den en la mon­ta­ña, tan­to ex­per­tos co­mo afi­cio­na­dos o sen­ci­lla­men­te pa­sean­tes. Si bien es cier­to que es­tas téc­ni­cas pa­re­cen es­tar idea­das só­lo pa­ra el mun­do mi­li­tar o per­so­nas que por ne­ce­si­dad u ocio se pue­den ver in­vo­lu­cra­das en una emer­gen­cia, pue­den ser­vir a cual­quier ti­po de per­so­na. “Con­ta­mos con la asis­ten­cia de gru­pos fa­mi­lia­res a los que adap­ta­mos es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des pa­ra los más pe­que­ños. Tam­bién afi­cio­na­dos que quie­ren au­men­tar sus ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos, así co­mo in­te­gran­tes de cuer­pos po­li­cia­les e in­clu­so mi­li­ta­res que desean apren­der des­de otro pun­to de vis­ta”, ase­gu­ra Juan José Sán­chez. Y Juan Da­niel Pé­rez, coach y di­rec­tor de Per­fer, con­sul­to­res de co­mer­cio, afir­ma que

es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des son idea­les tam­bién pa­ra in­tro­du­cir­las en­tre tra­ba­ja­do­res de una mis­ma em­pre­sa pa­ra cohe­sio­nar el equi­po. “Ex­tra­po­la­ble a la em­pre­sa es un apren­di­za­je muy po­si­ti­vo”. Tam­bién coin­ci­de el psi­có­lo­go En­ri­que Sán­chez, quien aña­de que él lo con­tem­pla den­tro del área de ac­ti­vi­da­des de desa­rro­llo per­so­nal. “El per­fil más ha­bi­tual es el de per­so­nas en­tre 25 y 45 años, que se ca­rac­te­ri­zan por su cu­rio­si­dad. Son ac­ti­vas, in­quie­tas y les gus­ta la na­tu­ra­le­za. Tam­bién se apun­tan per­so­nas que du­ran­te la se­ma­na rea­li­zan una ac­ti­vi­dad muy men­tal y ne­ce­si­tan des­pe­jar­se. Pe­ro igual­men­te pue­de ser­vir pa­ra los más pe­que­ños a par­tir de los ocho o nue­ve años. In­clu­so han par­ti­ci­pa­do ma­yo­res de se­sen­ta y cin­co años. Y, en cual­quier ca­so, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, aun­que es cier­to que ge­ne­ral­men­te pre­do­mi­nan los hom­bres”. Ex­cep­to en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos don­de ra­ya la for­ma­ción mi­li­tar, no

ES IGUAL DE ÚTIL TAN­TO EN LA MON­TA­ÑA CO­MO EN LA RU­TI­NA EN LA UR­BE ES­TRE­CHA LA­ZOS EN LA FA­MI­LIA Y COHE­SIO­NA TAM­BIÉN LOS CO­LE­GAS DEL TRA­BA­JO

ha­ce fal­ta una pre­pa­ra­ción es­pe­cial pa­ra es­te ti­po de cur­sos. “In­clu­so per­so­nas con so­bre­pe­so o per­so­nas que se es­tán re­cu­pe­ran­do han par­ti­ci­pa­do en las ac­ti­vi­da­des que pre­pa­ra­mos”, ase­gu­ra Juan José Sán­chez. Cual­quier per­so­na pue­de apren­der algo en una ex­pe­rien­cia de es­te ti­po. Tal vez una de las po­cas li­mi­ta­cio­nes pue­den es­tar re­la­cio­na­das con las di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad, al­gún ti­po de in­va­li­dez por el en­torno don­de se acos­tum­bran a desa­rro­llar es­te ti­po de cur­sos.

Téc­ni­cas “No hay que pin­tar­se de ca­mu­fla­je, no se tra­ta de eso”, acla­ra pri­me­ro Juan Da­niel Pé­rez, y aña­de que lo pri­me­ro que hay que apren­der a uti­li­zar es el sen­ti­do co­mún. Di­cho es­to, se­ña­la que hay cua­tro téc­ni­cas bá­si­cas: apren­der a rea­li­zar re­fu­gios, ha­cer fue­go y man­te­ner­lo, ex­traer o con­se­guir agua y po­ta­bi­li­zar­la y sa­ber có­mo ob­te­ner ali­men­tos. “Por es­te or­den. Cuan­do uno se en­cuen­tra en una si­tua­ción de ries­go, tie­ne que prio­ri­zar los pa­sos qué dar. Pa­ra ello no hay na­da co­mo re­cor­dar la re­gla de los tres que hi­po­té­ti­ca­men­te te pue­de lle­var a la muer­te: tres mi­nu­tos sin oxí­geno, tres ho­ras de ex­po­si­ción al frío ex­tre­mo, tres días sin agua, tres se­ma­nas sin co­mer… De ahí la co­rre­la­ción de re­fu­gio, fue­go, agua y co­mi­da”. Así que las téc­ni­cas bá­si­cas es­tán re­la­cio­na­das en có­mo cons­truir un re­fu­gio pa­ra gua­re­cer­se en me­dio de la mon­ta­ña, có­mo con­se­guir ha­cer fue­go, aun­que es­té llo­vien­do, sin me­che­ros ni ce­ri­llas y có­mo con­ser­var­lo, la lo­ca­li­za­ción y po­ta­bi­li­za­ción del agua y al­ma­ce­nar­la, y có­mo re­co­no­cer los plan­tas que no son tó­xi­cas o in­clu­so co­mo ca­zar pre­pa­ran­do al­gu­nas tram­pas. A to­das es­tas ac­ti­vi­da­des sue­len aña­dir­se las téc­ni­cas de pri­me­ros au­xi­lios y las de orien­ta­ción, tan­to de día co­mo de no­che, así co­mo una pri­me­ra ini­cia­ción a los nu­dos bá­si­cos, se­ña­li­za­ción y re­co­no­ci­mien­to y apro­ve­cha­mien­to del en­torno pa­ra to­do lo an­tes men­cio­na­do.

Be­ne­fi­cios Pue­de ser­vir pa­ra so­bre­vi­vir en la mon­ta­ña. Pe­ro los be­ne­fi­cios, a ojos de la psicología, pue­den ser mu­chos más. Des­de el sim­ple he­cho de pa­sar un buen fin de se­ma­na agra­da­ble con la fa­mi­lia o los ami­gos, has­ta la el au­men­to de la au­to­es­ti­ma y su­pera­ción de mie­dos. En­ri­que Sán­chez des­ta­ca que con es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des se fo­men­ta la au­to­con­fian­za en per­so­nas de cual­quier per­fil. In­clu­so en ni­ños. “To­dos apren­den o afian­zan cier­tas do­sis de au­to­no­mía al dar­se cuen­ta que pue­den con­se­guir por sí mis­mos re­cur­sos co­mo pro­te­ger­se, en­con­trar agua o ha­cer fue­go. He vis­to có­mo al­gu­nas per­so­nas que han con­se­gui­do ha­cer fue­go por pri­me­ra vez han te­ni­do una pe­que­ña ca­tar­sis y em­pie­zan a llo­rar. Na­ce el sen­ti­mien­to del lo­gro. Vivimos en una so­cie­dad don­de to­do es­tá ma­nu­fac­tu­ra­do. Se nos en­se­ña a ma­ne­jar co­sas, pe­ro no a crear­las. El po­der de la crea­ción a par­tir de lo que te ro­dea te trans­for­ma”. Juan Da­niel Pé­rez lo ex­pli­ca de otra ma­ne­ra. “Con es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des sa­les de tu zo­na de con­fort y se pro­du­ce una es­pe­cie de co­ne­xión con tu pa­sa­do más pri­mi­ti­vo, con aque­lla par­te del ce­re­bro aso­cia­do a una se­rie de ha­bi­li­da­des que ge­ne­ral­men­te ni sa­bes que exis­ten en ti. Em­pie­zas a sen­tir­te po­de­ro­so y con­si­gues ha­cer co­sas que ni te ima­gi­na­bas que pu­die­ras lle­var a ca­bo. Es un in­te­rrup­tor de cam­bio de chip, algo así co­mo un ‘aquí es­toy; la na­tu­ra­le­za es así pe­ro yo pue­do adap­tar­me a ella y sa­car lo me­jor pa­ra sa­lir ade­lan­te’. La mo­ti­va­ción es es­pec­ta­cu­lar. Im­pro­vi­sas, te adap­tas y lo su­pe­ras. Y sin dar­te cuen­ta lo ex­tra­po­las a tu vi­da. Lo in­cor­po­ras co­mo una cua­li­dad pa­ra cual­quier otra cir­cuns­tan­cia en el día a día”. Es­te ex­per­to ex­pli­ca que en el ca­so de em­pre­sas, tras rea­li­zar una ac­ti­vi­dad de es­te ti­po, el equi­po de tra­ba­jo se ha cohe­sio­na­do me­jor y me­jo­ra el cli­ma la­bo­ral, in­clu­so su ren­di­mien­to. En el ca­so de fa­mi­lias ha ayu­da­do a es­tre­char la­zos. Mien­tras que los ni­ños me­jo­ran su au­to­no­mía y re­cu­pe­ran la cu­rio­si­dad. Se pier­de mie­do al mie­do, au­men­ta la ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va. De al­gu­na ma­ne­ra se ad­quie­re el sa­bor de la vi­da. La men­te tras­cien­de sus pro­pios lí­mi­tes.

1

1 Su­pe­rar un des­ni­vel en cual­quier cir­cuns­tan­cia es fun­da­men­tal

2

3 Pre­pa­rar­se y orien­tar­se con buen áni­mo pa­ra sa­lir ade­lan­te y apren­der

3

2 Ha­cer fue­go in­clu­so en un en­torno hú­me­do y de llu­vias

4

4 El agua siem­pre es im­pres­cin­di­ble. Re­co­ger­la y ob­te­ner­la

5

6

6 Pre­pa­rar­se pa­ra pa­sar el día an­te cual­quier even­tua­li­dad

7

7 El re­fu­gio pa­ra la no­che es una de las pri­me­ras téc­ni­cas a apren­der

5 Pri­me­ros au­xi­lios en cual­quier par­te del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.