In­fi­de­li­dad, nue­vos lí­mi­tes

La in­fi­de­li­dad es tan vie­ja co­mo el com­pro­mi­so, pe­ro con los nue­vos mo­de­los de co­mu­ni­ca­ción y el fre­né­ti­co con­su­mo de la so­cie­dad post­mo­der­na las for­mas de en­ga­ñar a la pa­re­ja no só­lo se han so­fis­ti­ca­do, sino que sus lí­mi­tes mo­ra­les se han am­plia­do

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

La in­fi­de­li­dad ga­na te­rreno, en par­te por el au­ge de las nue­vas tec­no­lo­gías y por­que sus lí­mi­tes se am­plían

“Hoy en día la fidelidad só­lo se ve en los equi­pos de so­ni­do”. Es­ta cita, pro­nun­cia­da por el polifacético ci­neas­ta Woody Allen, bien po­dría ser una ra­dio­gra­fía de la so­cie­dad ac­tual en cues­tio­nes de amor. Es­to no quie­re de­cir que la gen­te sea más pro­cli­ve aho­ra a pe­gár­se­la a la pa­re­ja que en épo­cas pa­sa­das, sino que sim­ple­men­te exis­ten más vías pa­ra po­der ser in­fiel. Las pla­ta­for­mas on li­ne es­pe­cia­li­za­das en en­cuen­tros ex­tra­ma­tri­mo­nia­les se han con­ver­ti­do en uno de los ne­go­cios más ren­ta­bles de la red y así lo de­mues­tran las ci­fras (la web Ash­ley Ma­di-

son, por ejem­plo, –pio­ne­ra en es­te asun­to ba­jo su es­lo­gan mun­dial “la vi­da es cor­ta, ten una aven­tu­ra”– cuen­ta con más de 20 mi­llo­nes de usua­rios y fac­tu­ra anual­men­te más de 68 mi­llo­nes de eu­ros). Pe­ro no ha­ce fal­ta re­cu­rrir a uno de es­tos por­ta­les de ci­tas pa­ra te­ner una aven­tu­ra; What­sApp, las re­des so­cia­les y los chats de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les se en­car­gan de ser­vir la opor­tu­ni­dad en ban­de­ja. Es el ca­so de So­fía (mu­jer de 50 años de edad que, por cues­tio­nes de pri­va­ci­dad, pre­fie­re no re­ve­lar su nom­bre real). So­fía le fue in­fiel a su ma­ri­do a tra­vés de Tri­via­dos, el jue­go en lí­nea de pre­gun­tas y res­pues­tas. “Em­pe­cé a usar la apli­ca­ción por el sim­ple pla­cer de ju­gar, ac­ti­ván­do­la en el mo­do opo­nen­te alea­to­rio, es de­cir, sin co­no­cer a mi ad­ver­sa­rio en el jue­go”, ex­pli­ca es­ta pa­cien­te de la doc­to­ra Em­ma Ri­bas, psi­có­lo­ga de Som­dex San­tia­go De­xeus de la Clí­ni­ca Tres To­rres y del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis de la Se­xua­li­tat y la Pa­re­lla. “Pron­to –pro­si­gue– una de las per­so­nas con las que ju­gué co­men­zó a ha­blar­me en el chat di­cién­do­me que era muy in­te­li­gen­te y sim­pá­ti­ca. Me­ses más tar­de aca­ba­mos te­nien­do una aven­tu­ra”. So­fía nun­ca pen­só que algo así pu­die­ra su­ce­der­le a ella, “cuan­do veía a la gen­te ex­pli­can­do en la te­le que ha­bía co­no­ci­do a su aman­te a tra­vés de un chat, sim­ple­men­te no me lo creía”, afir­ma. Ver­se en­vuel­to en un en­re­do de es­te ti­po sin que­rer aho­ra es más sen­ci­llo que nun­ca. “En un mun­do de con­su­mo don­de la co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca per­mi­te es­ta­ble­cer un gran nú­me­ro de re­la­cio­nes so­cia­les, la ima­gi­na­ción abre an­te nues­tros ojos un

Tex­to Yai­za Saiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.