Va­ca­cio­nes en fa­mi­lia

Las va­ca­cio­nes po­nen a prue­ba la pa­re­ja. Son un test de fi­nal de cur­so, y nun­ca me­jor di­cho. Du­ran­te los me­ses de tra­ba­jo, a ve­ces, la ru­ti­na fa­mi­liar se re­du­ce a ir ti­ran­do y sol­ven­tan­do pro­ble­mas, en ve­rano hay más tiem­po pa­ra ha­blar, com­par­tir y vol­ver

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

El ve­rano es mo­men­to de des­can­so, de es­tar con la pa­re­ja y de afron­tar con ella asun­tos que he­mos evi­ta­do du­ran­te to­do el año

Stan­ley Do­nen, el di­rec­tor de clá­si­cos co­mo Cantando ba­jo la llu­via o Un día en Nue­va York, dio un vuel­co a su ca­rre­ra en 1967 con Dos en la ca­rre­te­ra. La pe­lí­cu­la na­rra­ba co­mo un teó­ri­ca­men­te idí­li­co via­je de va­ca­cio­nes –des­de Lon­dres has­ta la Ri­vie­ra fran­ce­sa– pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en la dra­má­ti­ca cons­ta­ta­ción de una cri­sis de pa­re­ja. Des­li­gar­se de al­guien real es muy sen­ci­llo, lo que nos cues­ta un mun­do es des­pren­der­nos de los sue­ños y es­pe­ran­zas que he­mos pues­to en esa per­so­na. Y Mark y Joan­na, los pro­ta­go­nis­tas, ten­drán que apren­der en ese via­je a de­jar atrás las ex­pec­ta­ti­vas que ha­bían pues­to de jó­ve­nes en el otro pa­ra de­ci­dir si hay po­si­bi­li­dad de una nue­va pa­re­ja for­ma­da por ellos mis­mos. Dos en la ca­rre­te­ra per­te­ne­ce a una es­pe­cie de sub­gé­ne­ro que po­dría lla­mar­se de pa­re­jas en va­ca­cio­nes, films que se es­truc­tu­ran a par­tir de lar­gas con­ver­sa­cio­nes de per­so­nas que en tiem­po de asue­to ha­blan de lo que no han po­di­do tra­tar en el es­tre­san­te día a día. En es­ta va­rie­dad de pe­lí­cu­las po­dría­mos in­cluir pe­lí­cu­las de Eric Roh­mer ( La ro­di­lla de Cla­ra), Woody Allen ( To­dos di­cen I lo­ve You), Ing­mar Berg­man ( El si­len­cio) o Ro­ber­to Ros­se­lli­ni ( Te que­rré siem­pre). Es un ti­po de his­to­rias que si­gue in­tere­san­do, prue­ba de ello es el éxi­to de la tri­lo­gía An­tes de ama­ne­cer, An­tes del atar­de­cer y An­tes del ano­che­cer, un guión es­truc­tu­ra­do a par­tir de lar­gos diá­lo­gos en épo­cas de des­can­so y en di­fe­ren­tes paí­ses que cuen­tan la his­to­ria de los en­cuen­tros de dos per­so­nas. Si los guio­nis­tas si­túan la tra­ma en tiem­po de re­lax es por­que sa­ben que, en la reali­dad, las va­ca­cio­nes son un gran test de pa­re­ja. Hoy en día, la épo­ca la­bo­ral sue­le re­du­cir a la pa­re­ja a una es­pe­cie de em­pre­sa fa­mi­liar que va sa­can­do ade­lan­te los asun­tos co­ti­dia­nos y re­suel­ve los pro­ble­mas que sur­gen. Lo ur­gen­te ape­nas de­ja es­pa­cio pa­ra tra­tar lo im­por­tan­te. Sin em­bar­go, en la épo­ca de des­can­so, nos vol­ve­mos a en­con­trar ca­ra a ca­ra con la pa­re­ja. Los víncu­los de­jan de ser prác­ti­cos pa­ra vol­ver a ser emo­cio­na­les. Y eso trae con­si­go una se­rie de po­ten­cia­les fac­to­res que nos pue­den ha­cer dis­fru­tar… o su­frir. No en vano las ci­fras mues­tran que uno de ca­da tres di­vor­cios se pro­du­ce en sep­tiem­bre. ¿Por qué nos de­jan tan des­co­lo­ca­dos los pro­ble­mas de pa­re­ja que sur­gen en es­tas épo­cas, teó­ri­ca­men­te más he­do­nis­tas y ale­gres? Una de las ra­zo­nes es nues­tra di­fi­cul­tad pa­ra en­ten­der las re­la­cio­nes co­mo un uni­ver­so di­ná­mi­co. Te­ne­mos la ten­den­cia a pen­sar en la pa­re­ja co­mo un uni­ver­so que no se mue­ve y que sue­le es­tar ce­rra­do. Ha­bla­mos de los fac­to­res ne­ce­sa­rios pa­ra el man­te­ni­mien­to de es­te víncu­lo dan­do por he­cho que son siem­pre los mis­mos y co­mo sino tu­vie­ran na­da que ver con lo que es­tá ocu­rrien­do ex­ter­na­men­te.

Pe­ro, evi­den­te­men­te, es­to no es así. Los se­res hu­ma­nos bus­ca­mos ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes se­gún el mo­men­to que es­te­mos vi­vien­do. Un ejem­plo: un es­tu­dio de la uni­ver­si­dad ale­ma­na de Saar­land cons­ta­ta­ba el año pa­sa­do que el cas­ting emo­cio­nal va­ría se­gún el es­trés al que es­ta­mos sien­do so­me­ti­dos. En mo­men­tos de ten­sión vi­tal nos sen­ti­mos más atraí­dos por per­so­nas di­fe­ren­tes a no­so­tros. Cuan­do es­ta­mos más re­la­ja­dos, sin em­bar­go, ten­de­mos a ele­gir a aque­llos que se nos pa­re­cen. La ex­tra­po­la­ción es ten­ta­do­ra: qui­zás las pa­re­jas du­ran­te los me­ses de tra­ba­jo son más efi­ca­ces gra­cias a aque­llos ras­gos en los que las per­so­nas se com­ple­men­tan. Por ejem­plo: dos per­so­nas, una im­pul­si­va y otra más re­fle­xi­va, pue­den jun­tar sus di­fe­ren­tes po­ten­cia­les pa­ra lle­var ade­lan­te los re­que­ri­mien­tos de la vi­da prác­ti­ca du­ran­te la épo­ca la­bo­ral. Una pondrá la ener­gía, la otra la sen­sa­tez; la pri­me­ra ac­tua­rá con re­fle­jos cuan­do sea ne­ce­sa­rio ac­tuar in­me­dia­ta­men­te, la segunda sa­brá man­te­ner la cal­ma y ac­tuar con jui­cio en las si­tua­cio­nes en las que ha­ya tiem­po pa­ra pen­sar… Sin em­bar­go, en pe­rio­do de va­ca­cio­nes, lo que nos une son las afi­ni­da­des y no las di­fe­ren­cias. Las pa­re­jas con ras­gos muy dis­pa­res (un in­di­vi­duo im­pul­si­vo y otro re­fle­xi­vo, por ejem­plo) tie­nen di­fí­cil in­clu­so ele­gir el lu­gar pa­ra ir de va­ca­cio­nes. Con una per­so­na se­me­jan­te a no­so­tros es más sen­ci­llo com­par­tir afi­cio­nes y dis­fru­tar de lo mis­mo. Por eso, uno de los fac­to­res que se en­cuen­tran en las pa­re­jas que tras­pa­san bien los pe­rio­dos de ac­ti­vi­dad y los de asue­to es que los pri­me­ros sa­ben com­bi­nar sus di­fe­ren­cias y los se­gun­dos… cen­trar­se en sus si­mi­li­tu­des. Pa­ra con­se­guir eso hay que sor­tear otra de las di­fi­cul­ta­des que sur­gen en el pe­rio­do ve­ra­nie­go: la su­pues­ta ne­ce­si­dad de re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas que han sur­gi­do du­ran­te el año. Una iró­ni­ca de­fi­ni­ción de la pa­re­ja di­ce que es la unión de dos per­so­nas que re­suel­ven un se­rie de pro­ble­mas que no ten­drían si no es­tu­vie­ran jun­tas. En va­ca­cio­nes mu­chos in­di­vi­duos pa­re­cen em­pe­ña­dos en ha­cer cier­to es­te dictamen. Se ob­se­sio­nan con re­sol­ver los pro­ble­mas se­xua­les, los desacuer­dos en el mo­do de edu­car a los hi­jos, las cues­tio­nes lo­gís­ti­cas (quién ga­na el di­ne­ro, quién in­ter­vie­ne más en las ta­reas del ho­gar,…), los es­ca­bro­sos asun­tos re­la­cio­na­dos con la fa­mi­lia de la otra per­so­na e, in­clu­so, la fal­ta de sin­to­nía en el sen­ti­do vi­tal y ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo. To­do, du­ran­te el es­ca­so mes que la ma­yo­ría de las per­so­nas dis­fru­tan de va­ca­cio­nes… El psi­có­lo­go Ro­bert Stern­berg es el crea­dor de una de las teo­rías más in­flu­yen­tes acer­ca del amor. Se­gún él, hay tres ti­pos de fac­to­res que pue­den sus­ten­tar es­te víncu­lo afec­ti­vo: com­pro­mi­so, in­ti­mi­dad y pa­sión.

La pri­me­ra va­ria­ble, el com­pro­mi­so, es la que nos lle­va a re­sol­ver pro­ble­mas jun­tos. Cuan­do la du­pla fun­cio­na bien en es­ta di­men­sión, com­par­ten ob­je­ti­vos vi­ta­les, flu­yen a la ho­ra de ha­cer pla­nes con­jun­tos, cons­tru­yen un mun­do (ami­gos, hi­jos, há­bi­tos de vi­da,…) y unen fuer­zas en pro­yec­tos. Es, evi­den­te­men­te, una va­ria­ble im­por­tan­te en el mun­do ac­tual: las teo­rías del in­ter­cam­bio so­cial, que tra­tan de ana­li­zar las mo­ti­va­cio­nes hu­ma­nas en tér­mi­nos de cos­tes y be­ne­fi­cios, ba­san su ex­pli­ca­ción de la es­ta­bi­li­dad de la pa­re­ja en es­te fac­tor. El com­pro­mi­so na­ce por­que com­pen­san las re­com­pen­sas es­pe­cí­fi­cas que se de­ri­van del in­ter­cam­bio de re­cur­sos: si el he­cho de con­ver­tir­se en una pa­re­ja pro­du­ce sa­tis­fac­cio­nes in­me­dia­tas, es más fá­cil que el víncu­lo per­du­re. Pe­ro, en el mun­do mo­derno, ese fac­tor es­tá per­dien­do pe­so. En un mun­do en el que ser sol­te­ro es una al­ter­na­ti­va via­ble, no es ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de otra per­so­na pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas. Por eso, las pa­re­jas que fun­cio­nan aña­den un se­gun­do as­pec­to, la in­ti­mi­dad, que se re­la­cio­na con la sen­sa­ción de apo­yo emo­cio­nal que pro­por­cio­na es­ta unión con otro in­di­vi­duo. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de Stern­berg en­cuen­tran, co­mo sín­to­mas aso­cia­das a ese fac­tor, el de­seo de es­tar con el otro cuan­do nos ne­ce­si­ta, la fe­li­ci­dad de com­par­tir ex­pe­rien­cias, la “quí­mi­ca in­te­lec­tual”, el sen­ti­do del hu­mor que vi­bra en la mis­ma on­da, et­cé­te­ra. Las va­ca­cio­nes son un pe­rio­do ideal pa­ra cul­ti­var la in­ti­mi­dad: cuan­do exis­te mu­cho tiem­po con­jun­to, es más na­tu­ral apro­ve­char­lo pa­ra acre­cen­tar la cer­ca­nía que pa­ra “ce­le­brar reunio­nes” con­ti­nuas acer­ca de la vi­da prác­ti­ca. Y, por su­pues­to, es­tá la pa­sión, la ter­ce­ra va­ria­ble en la teo­ría trian­gu­lar de Stern­berg. Es­te fac­tor sig­ni­fi­ca, pa­ra él, que la otra per­so­na nos atrai­ga fí­si­ca­men­te y nos re­sul­te es­ti­mu­lan­te y vi­vi­fi­ca­do­ra (no só­lo es una cues­tión se­xual: la pa­sión tie­ne que ver tam­bién con la ex­ci­ta­ción men­tal: cuan­do hay pa­sión, a los dos miem­bros de la pa­re­ja les re­sul­ta es­ti­mu­lan­te el só­lo he­cho de ver a la otra per­so­na). Y esa ac­ti­va­ción se tras­mi­te al res­to de mun­do: es una fuer­za que les ha­ce ver la vi­da de for­ma más bri­llan­te y op­ti­mis­ta con­vir­tién­do­los en per­so­nas más im­pe­tuo­sas. Por eso, cuan­do dos per­so­nas de­di­can el tiem­po de va­ca­cio­nes a cul­ti­var la pa­sión, ad­quie­ren nue­vas ener­gías vi­ta­les que les sir­ven pa­ra afron­tar to­do con más po­ten­cial. ¿Por qué nos em­pe­ña­mos en­ton­ces en cen­trar­nos en el com­pro­mi­so, que es só­lo es uno de los as­pec­tos de nues­tra pa­re­ja? ¿Qué nos lle­va a con­ver­tir las va­ca­cio­nes en una con­ti­nua dis­cu­sión so­bre lo que no fun­cio­na el res­to del año? Psi­có­lo­gos co­mo Frank Finch­man han ela­bo­ra­do una hi­pó­te­sis plau­si­ble des­de la teo­ría de la atri­bu­ción. Se­gún es­tos in­ves­ti­ga­do­res, lo que fa­lla en cier­tas pa­re­jas es la ob­se­si­va ten­den­cia a per­ci­bir al otro miem­bro co­mo cau­san­te y res­pon­sa­ble de los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de la re­la­ción. Es­tas per­so­nas sue­len creer que los as­pec­tos po­si­ti­vos de su vi­da son de­bi­dos a fac­to­res ex­ter­nos a la pa­re­ja (bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca, apo­yo de los ami­gos, pa­dres, hi­jos...). In­clu­so sos­pe­chan que las ac­cio­nes po­si­ti­vas del otro han si­do rea­li­za­das de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria o in­tere­sa­da. Lo peor de to­dos es­tos ses­gos men­ta­les es que tie­nen un efec­to alud: ha­cen que el víncu­lo ca­da vez sea más ines­ta­ble. Dis­mi­nui­mos el va­lor de la pa­re­ja co­mo for­ma de unión, de­ja­mos de ser sin­ce­ros por­que cree­mos que el otro es cul­pa­ble de to­dos nues­tros ma­les y es me­jor que no se­pa de nues­tra vi­da, au­men­ta­mos nues­tro com­por­ta­mien­to emo­cio­nal ne­ga­ti­vo (au­men­tan, por ejem­plo, nues­tros de­seos de ven­gan­za cuan­do la otra per­so­na nos ha­ce da­ño)

y em­peo­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Ese ci­clo se rom­pe, ha­bi­tual­men­te, con la lle­ga­da de las va­ca­cio­nes. Los ren­co­res acu­mu­la­dos y las ten­sio­nes ocul­tas es­ta­llan por­que cree­mos que, en ese mo­men­to, po­de­mos “de­jar las co­sas cla­ras”. Una sen­sa­ción frus­tran­te por­que, ob­via­men­te, cuan­do le con­ta­mos nues­tras frus­tra­cio­nes a la otra per­so­na nos da­mos cuen­ta de que tam­bién tie­ne sen­sa­ción de es­tar pa­ra­li­za­da… por nues­tra cul­pa. Rom­per las ru­ti­nas y en­trar en mo­do va­ca­cio­nes no es tan sen­ci­llo co­mo pa­re­ce. La fal­ta de una es­truc­tu­ra vi­tal y de unos pro­ble­mas cla­ros que re­sol­ver nos afec­ta la men­te, que fun­cio­na mu­cho me­jor cuan­do esos dos fac­to­res es­tán pre­sen­tes. No tie­ne sen­ti­do in­ten­tar re­sol­ver en ese es­ta­do nues­tros pro­ble­mas de pa­re­ja au­to-obli­gán­do­nos, por ejem­plo, a re­pe­tir las ac­ti­vi­da­des que nos en­tu­sias­ma­ban en otra épo­ca y ya no nos di­vier­ten o pro­lon­gan­do ex­ce­si­va­men­te dis­cu­sio­nes que nun­ca van a ser eje­cu­ti­vas y que por lo tan­to pue­den pro­lon­gar­se has­ta el in­fi­ni­to. Por eso qui­zás en va­ca­cio­nes la es­tra­te­gia más adap­ta­ti­va en la ma­yo­ría de los ca­sos es tra­ba­jar nues­tra ca­pa­ci­dad de acep­ta­ción de la otra per­so­na. Es cier­to que la aquies­cen­cia to­tal só­lo se da en los mo­men­tos de enamo­ra­mien­to, pe­ro se pue­de con­se­guir me­jo­rar nues­tras do­sis de to­le­ran­cia pa­ra ha­cer más agra­da­ble un pe­rio­do cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es, pre­ci­sa­men­te, el he­do­nis­mo y el dis­fru­te. Po­de­mos, por ejem­plo, pre­gun­tar­nos cuan­tos de esos cam­bios que exi­gi­mos a la otra per­so­na son, en reali­dad, ac­ti­tu­des no desea­bles, pe­ro acep­ta­bles. Eso nos pue­de ayu­dar a reac­cio­nar más a me­nu­do con emo­cio­nes sua­ves (tris­te­za, mie­do, so­le­dad,…) y me­nos con sen­ti­mien­tos du­ros (ira, re­sen­ti­mien­to, ven­gan­za,…). Co­mu­ni­car­se de es­ta ma­ne­ra fa­ci­li­ta que la otra per­so­na no se pon­ga a la de­fen­si­va y pue­da ser más em­pá­ti­ca con el pun­to de vis­ta del otro miem­bro de la pa­re­ja. La otra es­tra­te­gia que sue­len se­guir las pa­re­jas que dis­fru­tan de las va­ca­cio­nes es cam­biar ru­ti­nas. Uno de los ex­pe­ri­men­tos más di­ver­ti­dos de la psicología fue el que rea­li­za­ron Do­nald G.Dut­ton y An­dart­hur P. Aron, de la Uni­ver­sity of Bri­tish Co­lum­bia, Van­cou­ver (Ca­na­dá). En él, una co­la­bo­ra­do­ra en­tre­vis­ta­ba, uno a uno, a un gru­po de vo­lun­ta­rios. Des­pués, ellos te­nían que ele­gir si la lla­ma­ban por te­lé­fono pa­ra con­ti­nuar el ex­pe­ri­men­to. La en­tre­vis­ta se ha­cía a ve­ces en un lu­gar nor­mal, a ve­ces en lo al­to de un pe­li­gro­so puen­te. Y los re­sul­ta­dos fue­ron ab­so­lu­ta­men­te dis­pa­res: los mu­cha­chos en­tre­vis­ta-

dos en la si­tua­ción pe­cu­liar lla­ma­ron mu­chas más ve­ces y mos­tra­ron más in­te­rés en concertar una segunda cita. La con­clu­sión de los in­ves­ti­ga­do­res es que las si­tua­cio­nes di­fe­ren­tes (im­pre­vi­si­bles, po­co ha­bi­tua­les, des­con­cer­tan­tes,…) au­men­tan el ne­xo de unión. Fac­to­res de los que he­mos ha­bla­do an­tes, co­mo la in­ti­mi­dad y la pa­sión, son fa­vo­re­ci­dos por la in­cer­ti­dum­bre. Cam­biar de há­bi­tos ru­ti­na­rios es par­te esen­cial del he­do­nis­mo va­ca­cio­nal. Cual­quier sor­pre­sa es vá­li­da pa­ra es­te fin. Cam­biar el lu­gar en el que se tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les o se ha­bla. Con­tar sen­ti­mien­tos o anéc­do­tas que nun­ca an­tes se ha­bían di­cho. Re­des­cu­brir jun­tos afi­cio­nes in­fan­ti­les o ju­ve­ni­les que la otra per­so­na ig­no­ra­ba. Bus­car el sen­ti­do del hu­mor que vi­bra en la mis­ma on­da. Vol­ver a se­du­cir a la pa­re­ja re­cor­dan­do que el ero­tis­mo siem­pre es cí­cli­co, par­te de ce­ro y no se pue­de dar por he­cho que por te­ner una re­la­ción po­de­mos sal­tar­nos los pa­sos pre­vios. Ha­cer pre­gun­tas en vez de pre­su­po­ner al otro. Po­ner­se un re­to con­jun­to (re­co­brar la for­ma fí­si­ca, des­cu­brir el pun­to G o su­bir una mon­ta­ña). In­ter­cam­biar pa­pe­les: que el que nun­ca

lo ha­ce, or­ga­ni­ce los via­jes, eli­ja los res­tau­ran­tes o ha­ble por te­lé­fono con la fa­mi­lia… El dis­fru­te es ac­ti­vo y se ba­sa en el pla­cer del des­cu­bri­mien­to. Nin­gu­na ru­ti­na, nin­gún sen­ti­mien­to de com­pro­mi­so y obli­ga­ción, pue­de con­se­guir que dos per­so­nas dis­fru­ten jun­tas. Las pa­re­jas que me­jor fun­cio­nan son aque­llas que re­cuer­dan los fa­mo­sos ver­sos bí­bli­cos: “To­do tie­ne su mo­men­to opor­tuno; hay un tiem­po pa­ra to­do lo que se ha­ce ba­jo el cie­lo: (…) Hay un tiem­po pa­ra plan­tar y un tiem­po pa­ra co­se­char; (…) un tiem­po pa­ra llo­rar y un tiem­po pa­ra reír; (…) un tiem­po pa­ra in­ten­tar y un tiem­po pa­ra desis­tir; (…) un tiem­po pa­ra la gue­rra y un tiem­po pa­ra la paz”.

Dos en la Ca­rre­te­ra (1967), pe­lí­cu­la de Stan­ley Do­nen con Al­bert Fin­ney y Au­drey Hep­burn

Te que­rré siem­pre (1954), film de Ro­ber­to Ro­se­lli­ni, pro­ta­go­ni­za­do por In­grid Berg­man

Imágenes de La ro­di­lla de

Cla­ra”, obra maes­tra de Eric Roh­mer de 1970

Ethan Haw­ke y Ju­lie Delpy pro­ta­go­ni­zan la tri­lo­gía

An­tes del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.