Su­dar y su­dar

Has­ta sau­nas se pue­den ha­cer si ape­te­cen en ve­rano. El se­cre­to es­tá en cui­dar al má­xi­mo la hi­dra­ta­ción y no sal­tar­se las nor­mas de sen­ti­do co­mún

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Hay que ha­cer ejer­ci­cio y su­dar, tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, siem­pre ra­zo­na­ble­men­te

NO SE ACON­SE­JAN MÁS DE TRES SE­SIO­NES DE SAU­NA A LA SE­MA­NA ES ME­JOR EJER­CI­TAR­SE EN EL AGUA AUN­QUE AHÍ TAM­BIÉN SE SU­DA

En ve­rano y en in­vierno, siem­pre su­da­mos. Pe­ro cla­ro, más en el pe­rio­do es­ti­val pues­to que el ca­lor in­du­ce a la su­do­ra­ción, pa­ra que de es­ta ma­ne­ra po­da­mos man­te­ner nues­tra tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral den­tro de los már­ge­nes ade­cua­dos. No por su­dar más, sin em­bar­go, hay que evi­tar to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des que im­pli­can de por si la pues­ta en mar­cha de las glán­du­las su­do­rí­pa­ras. En otras pa­la­bras, tam­bién es po­si­ble ha­cer sau­nas en ve­rano. Y ha­cer de­por­te de for­ma en­tre­ga­da. Lo úni­co, re­cuer­da el der­ma­tó­lo­go de hos­pi­tal Qui­rón Tek­non Ale­jan­dro Camps, es que siem­pre de­be­mos in­ten­tar, aun en pleno agos­to, “su­dar ra­zo­na­ble­men­te”. Quie­re es­to de­cir que ha­ga­mos sau­nas o ejer­ci­cio al ai­re li­bre, y que nues­tra prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de­be ser “man­te­ner la trans­pi­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra adap­tar­nos al ca­lor, al ejer­ci­cio fí­si­co o a ten­sión ner­vio­sa que pro­duz­can su­do­ra­ción”. ¿Có­mo sa­be­mos si es­ta­mos su­dan­do de for­ma ra­zo­na­ble o no? Muy fá­cil. Pri­me­ro hay que des­car­tar que no es­te­mos an­te ca­sos pa­to­ló­gi­cos. “Exis­ten ca­sos de hi­per­hi­dro­sis, y aquel que lo pa­de­ce lo apre­cia de for­ma evi­den­te, por com­pa­ra­ción con la ma­yo­ría, es de­cir en con­di­cio­nes nor­ma­les se en­cuen­tra con su­do­ra­ción en la ca­ra, cue­ro ca­be­llu­do, mo­jan­do la ro­pa et­cé­te­ra, cuan­do los de­más no lo ha­cen”, ex­pli­ca Camps que, ad­vier­te, tam­bién que “se da el ca­so con­tra­rio co­mo la fal­ta de su­do­ra­ción por en­fer­me­dad, o las an­hi­dro­sis. En al­gu­nos ca­sos de ma­ne­ra con­gé­ni­ta exis­te una au­sen­cia de glán­du­las su­do­rí­pa­ras, con lo cual el pa­cien­te no pue­de ter­mo­re­gu­lar y por tan­to no pue­de adap­tar­se al ca­lor”. Se­gún el der­ma­tó­lo­go José Luis Díaz, “la fron­te­ra en­tre pa­to­lo­gía y dis­fun­ción de­pen­de de la acep­ta­bi­li­dad de ca­da per­so­na. Lo real­men­te pa­to­ló­gi­co es su­dar ex­ce­si­va­men­te po­co o no ha­cer­lo en ab­so­lu­to. ¿Qué can­ti­dad se con­si­de­ra co­mo nor­mal? Eso de­pen­de de lo que to­le­re ca­da uno”. ¿Po­de­mos ha­cer sau­nas? Sí. Cla­ro. Y tam­bién se pue­den apro­ve­char los be­ne­fi­cios del va­por del agua por­que “el su­dor no es un me­ro re­gu­la­dor de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, sino que a tra­vés de él se eli­mi­nan to­xi­nas e im­pu­re­zas del cuer­po”. En la sau­na la su­do­ra­ción se tri­pli­ca. Es un buen mé­to­do pa­ra des­in­to­xi­car­nos (los po­ros se abren de for­ma na­tu­ral y se eli­mi­nan a tra­vés de ellos más del 30% de las to­xi­nas acu­mu­la­das). Tam­bién son úti­les pa­ra el ali­vio del do­lor por con­trac­tu­ras, ya que el ca­lor cor­po­ral, la ma­yor cir­cu­la­ción y la ge­ne­ra­ción de en­dor­fi­nas pro­vo­ca ali­vio y pla­cer. E in­clu­so re­gu­lan el sue­ño: re­la­ja­dos dor­mi­mos me­jor. Pe­ro, pues­to que en una sau­na la tem­pe­ra­tu­ra os­ci­la en­tre los 80 y los 100 gra­dos, los ries­gos de des­hi­dra­ta­ción son al­tos. Y hay que ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes, so­bre to­do en ve­rano. Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te es que no hay que ha­cer más de dos se­sio­nes por día ni pa­sar de las tres se­ma­na­les. Tam­po­co es acon­se­ja­ble ha­cer sau­nas tras la co­mi­da y tras se­sio­nes de ejer­ci­cio ago­ta­dor o en un día de de­ma­sia­do es­trés o can­san­cio y hay que lle­var­se agua o al­gu­na be­bi­da iso­tó­ni­ca pa­ra ir hi­dra­tán­do­se con­ti­nua­men­te a pe­que­ños sor­bi­tos. Por su­pues­to, ade­más, hay que se­guir a ra­ja­ta­bla en los días de má­xi­mo ca­lor las exi­gen­cias ha­bi­tua­les co­mo la de du­char­se con agua tem­pla­da an­tes de to­mar la se­sión y en­trar en el sau­na con la piel mo­ja­da y lim­pia. Sen­tar­se de en­tra­da en el ban­co in­fe­rior y es­pe­rar has­ta que em­pe­za­mos a su­dar en­tre 10 y 15 mi­nu­tos, sin pro­lon­gar­lo más. Sa­lir y du­char­se con agua fría pe­ro no he­la­da y re­gre­sar pa­ra tum­bar­se en el ban­co su­pe­rior del sau­na y re­la­jar­se diez mi­nu­tos, má­xi­mo 15. Pa­ra ter­mi­nar, una du­cha de agua fría, con una ma­no­pla ex­fo­lian­te pue­de ayu­dar a lim­piar la piel de su­dor e im­pu­re­zas. Y, tam­bién es im­por­tan­tí­si­mo, hay que de­di­car me­dia ho­ra a re­cu­pe­rar­se, a la som­bra, y no ha­cer ejer­ci­cios tras la se­sión. Si po­de­mos ha­cer sau­nas, más aún po­de­mos se­guir prac­ti­can­do de­por­te al ai­re li­bre. Pe­ro aquí tam­bién hay que ser pre­ca­vi­do y muy res­pon­sa­ble. Con­vie­ne no tan só­lo hi­dra­tar­se con­ve­nien­te­men­te a pe­que­ños sor­bos, sino evi­tar la prác­ti­ca de ejer­ci­cio al ai­re li­bre en las ho­ras cen­tra­les del día re­ser­ván­do­lo a la mañana y a la tar­de. Ello es apli­ca­ble tam­bién a los de­por­tes acuá­ti­cos, con el áni­mo de evi­tar la ex­po­si­ción so­lar del me­dio­día. Y, si no hay más re­me­dio, “en los de­por­tes prac­ti­ca­dos al ai­re li­bre se­ría bueno ele­gir aque­llos en los que po­da­mos op­tar por zo­nas de som­bra, co­mo cuan­do pla­ni­fi­ca­mos un re­co­rri­do pa­ra ha­cer jog­ging o bi­ci­cle­ta se de­be­ría rea­li­zar en zo­nas de ar­bo­le­das u otras for­mas de som­bra que nos ayu­den a evi­tar el ex­ce­so de ca­lor. Es evi­den­te que el ejer­ci­cio de­be acom­pa­ñar­se de la po­si­bi­li­dad de in­ge­rir lí­qui­dos pa­ra re­po­ner aque­llos que per­de­mos a tra­vés de la su­do­ra­ción”, di­ce Camps. Jo­sep Gon­zá­lez Castro, je­fe de Ser­vi­cio de Ider­ma (Ins­ti­tu­to de Der­ma­to­lo­gía Avan­za­da), re­co­mien­da en ve­rano pa­ra “po­ten­ciar la na­ta­ción y con­ver­tir­la en el de­por­te de la tem­po­ra­da”. Aun­que pa­rez­ca im­po­si­ble, en el agua tam­bién se su­da y se tra­ba­ja, por lo que ni si­quie­ra ahí hay que ol­vi­dar el te­ma de la hi­dra­ta­ción cons­tan­te. Goz­ná­lez Castro re­cuer­da que “el agua es un ex­ce­len­te me­dio pa­ra for­ta­le­cer nues­tros múscu­los y desa­rro­llar nues­tra ca­pa­ci­dad pul­mo­nar y car­dio­vas­cu­lar”, pe­ro in­clu­so ahí, en la pis­ci­na o en el mar, siem­pre es mu­cho más re­co­men­da­ble “ejer­ci­tar­se du­ran­te las pri­me­ras ho­ras del día o las úl­ti­mas, mo­men­to en el que las tem­pe­ra­tu­ras son más ba­jas y los ra­yos ul­tra­vio­le­ta me­nos da­ñi­nos pa­ra la piel y el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral”. Pa­ra to­dos, pa­ra los que es­co­jan na­dar, co­rrer o ir en bi­ci­cle­ta, o cual­quier dis­ci­pli­na de­por­ti­va al ai­re li­bre, re­co­mien­da es­co­ger bien la ro­pa de­por­ti­va del ve­rano. “De­be es­tar he­cha de un ma­te­rial li­ge­ro y trans­pi­ra­ble, que per­mi­ta eli­mi­nar el ca­lor ge­ne­ra­do con el ejer­ci­cio. Tam­bién es in­dis­pen­sa­ble usar una go­rra, ga­fas de sol y, siem­pre, pro­tec­tor so­lar y re­fres­car el cuer­po con agua pa­ra ayu­dar a dis­mi­nuir la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral”. No se pue­de, ni se de­be pues evi­tar la su­do­ra­ción pe­ro sí te­ne­mos que cui­dar, y mu­cho, el no lle­gar a la des­hi­dra­ta­ción. Evi­tar que el cuer­po se so­bre­ca­lien­te y pro­cu­rar que man­ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na es­ta­ble, algo que se con­si­gue in­gi­rien­do el agua. “Te­ner sed es el in­di­ca­dor de la ne­ce­si­dad de nues­tro or­ga­nis­mo de hi­dra­ta­ción, aun­que hay mu­chas per­so­nas, so­bre to­do los ma­yo­res de 65 años, que pier­den es­te re­fle­jo, lo que pue­de con­du­cir a un ma­yor ries­go de des­hi­dra­ta­ción. Tie­nen tam­bién ries­go de su­frir des­hi­dra­ta­ción las em­ba­ra­za­das; las mu­je­res en pe­rio­do de lac­tan­cia; los ni­ños; las per­so­nas en­fer­mas; las que to­man diu­ré­ti­cos; las que tra­ba­jan al ai­re li­bre y las que ha­cen ejer­ci­cio”, re­cuer­da el der­ma­tó­lo­go Gon­zá­lez Castro. El gran pro­ble­ma es que no pue­den dar­se re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas a ca­da per­so­na co­mo se ha­ce con el res­to de los nu­trien­tes de la ali­men­ta­ción, por­que de­pen­den del me­ta­bo­lis­mo de ca­da uno, de

la fun­ción re­nal, de la can­ti­dad de so­dio y pro­teí­nas in­ge­ri­das con la die­ta, de la tem­pe­ra­tu­ra y de la hu­me­dad del am­bien­te, de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca et­cé­te­ra. Pe­ro, en ge­ne­ral, los adul­tos de pe­so nor­mal, de­be­rían to­mar en­tre un li­tro y un li­tro y me­dio de agua, a po­der ser fres­ca. Las per­so­nas ma­yo­res de 60 años de­be­rían be­ber co­mo mí­ni­mo de 1,5 a 2 li­tros de agua al día. Es­to, en con­di­cio­nes nor­ma­les, si se su­da mu­cho o hay fie­bre ele­va­da hay que au­men­tar de ma­ne­ra im­por­tan­te la in­ges­ta de agua te­nien­do en cuen­ta, por ejem­plo, que un adul­to con fie­bre ele­va­da pue­de per­der has­ta un li­tro de agua en una ho­ra. Los zu­mos, los refrescos no azu­ca­ra­dos, las in­fu­sio­nes frías, el con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas tam­bién son re­co­men­da­bles. Y cla­ro, evi­tar es­tar en lu­ga­res muy ce­rra­dos y sin ven­ti­la­ción; usar ro­pas po­co ajus­ta­das, li­ge­ras y de co­lo­res cla­ros que per­mi­ten la trans­pi­ra­ción de la piel, com­pues­tas de ma­te­ria­les co­mo el al­go­dón o el lino, o in­clu­so te­las ab­sor­ben­tes di­se­ña­das pa­ra evi­tar la su­do­ra­ción. Y cui­da­do por­que hay otros fac­to­res de la die­ta que hay que te­ner muy en cuen­ta y que in­flu­yen en gran me­di­da a que nues­tro cuer­po pue- da su­frir una des­hi­dra­ta­ción. Más si va­mos a ha­cer una sau­na o ejer­ci­cio al ai­re li­bre. “La in­ges­ta de ca­fé de­be te­ner­se muy en cuen­ta pues­to que la ca­feí­na ele­va la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, y es­ti­mu­la bas­tan­te la su­do­ra­ción. Del mis­mo mo­do que el ma­yor con­su­mo de sal y es­pe­cias tam­bién tie­nen re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas”, ex­pli­ca Gon­zá­lez Castro que, por su­pues­to, ad­vier­te tam­bién de la im­por­tan­cia de “evi­tar el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas, ya que tie­nen un efec­to diu­ré­ti­co y des­hi­dra­tan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.