Mi­tos y ver­da­des so­bre dor­mir des­nu­do

En las no­ches ca­lu­ro­sas de ve­rano ape­te­ce acos­tar­se sin pi­ja­ma. Para al­gu­nos, es una cos­tum­bre que me­jo­ra la ca­li­dad del sue­ño. Para otros, só­lo es una cues­tión de co­mo­di­dad. El de­ba­te es­tá so­bre... la ca­ma

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jon Fer­nán­dez

Ma­rilyn Mon­roe lo con­fe­só en 1952, cuan­do fue

por­ta­da de Li­fe Ma­ga­zi­ne por pri­me­ra vez. “¿Qué te po­nes a la ho­ra de acos­tar­te?”, le pre­gun­ta­ron, y su res­pues­ta pa­só a la his­to­ria: “Só­lo unas go­tas de Chanel nº 5”. Na­da más. La re­ve­la­ción de la mu­jer más desea­da del si­glo XX se con­vir­tió en una de sus ci­tas más cé­le­bres. Tan­to que la pres­ti­gio­sa mar­ca de fra­gan­cias fran­ce­sa uti­li­zó su voz para su cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria el año pa­sa­do. Era un ex­trac­to de la gra­ba­ción de la en­tre­vis­ta que la re­vis­ta Ma­rie

Clai­re reali­zó a la ac­triz en 1960. Mon­roe re­ve­la­ba de nue­vo su se­cre­to a vo­ces: “Sa­be, ¡me ha­cen unas pre­gun­tas! Me pre­gun­tan: ‘¿Qué se po­ne para dor­mir? ¿La par­te de arri­ba del pi­ja­ma? ¿La de aba­jo? ¿Un ca­mi­són?’ Yo res­pon­do Chanel n°5, por­que es la ver­dad… Co­mo com­pren­de­rá, ¡no voy a de­cir que duer­mo des­nu­da! ¡Pe­ro es la ver­dad!”. La lis­ta de ce­le­bri­da­des que han re­co­no­ci­do el há­bi­to de dor­mir co­mo Dios les tra­jo al mundo es tan lar­ga co­mo va­rio­pin­ta: Vic­to­ria Beck­ham, Johnny Depp, Hugh Jack­man o el prín­ci­pe Car­los de Ga­les, por men­cio­nar al­gu­nos. Dor­mir des­nu­do pue­de ser gla­mu­ro­so, mor­bo­so o in­clu­so chic, pe­ro es­pe­cial­men­te en es­tas ca­lu­ro­sas fe­chas de ve­rano pue­de ser, so­bre to­do, una op­ción de ma­yor co­mo­di­dad. Des­pren­der­se de la ro­pa que en oca­sio­nes aprie­ta y sen­tir el con­tac­to en­tre la piel y las fi­nas sá­ba­nas pue­de trans­mi­tir una agra­da­ble sen­sa­ción de li­be­ra­ción. Hay quien va más allá y afir­ma que dor­mir des­nu­do es be­ne­fi­cio­so para la sa­lud. La doc­to­ra es­pe­cia­lis­ta en sue­ño Li­sa Shi­ves, miem­bro de la Na­tio­nal Sleep Fun­da­tion de EE.UU. así lo de­fien­de. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos por ES, sin em­bar­go, dis­cre­pan de afir­ma­cio­nes tan ro­tun­das. Se­gún ellos, el me­ro he­cho de dor­mir sin ro­pa no es de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de con­se­guir un sue­ño óp­ti­mo, ya que para be­ne­fi­ciar­se del buen sue­ño en­tran en jue­go va­rios fac­to­res. El de­ba­te es­tá so­bre la me­sa. O, me­jor di­cho, so­bre la ca­ma. La me­jor for­ma de dor­mir es ha­cer­lo al na­tu­ral, se­gún la doc­to­ra Shi­ves. Ase­ve­ra que dor­mir sin ro­pa pro­pi­cia un sue­ño más pro­fun­do y re­pa­ra­dor. “Nues­tra tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral dis­mi­nu­ye pro­gre­si­va­men­te a me­di­da que nos dor­mi­mos. Es una ten­den­cia na­tu­ral del cuer­po, por lo que si nos po­ne- mos pi­ja­mas y man­tas y nos abri­ga­mos de­ma­sia­do la tem­pe­ra­tu­ra aca­ba per­tur­ban­do el sue­ño”. Por eso re­co­mien­da dor­mir des­nu­dos. La na­tu­ró­pa­ta es­ta­dou­ni­den­se Na­tas­ha Tur­ner, au­to­ra del su­per­ven­tas The hor­mo­ne diet, tam­bién es una de­fen­so­ra a ul­tran­za de la des­nu­dez en la ca­ma. Ex­pli­ca que dor­mir con de­ma­sia­da tem­pe­ra­tu­ra in­te­rrum­pe la li­be­ra­ción de me­la­to­ni­na y de la hor­mo­na de cre­ci­mien­to (GH), sus­tan­cias que se­ña­la co­mo in­dis­pen­sa­bles con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. Es de­cir, que si duer­me des­nu­do, uno se man­ten­drá más jo­ven se­gún Tur­ner. Afir­ma, ade­más, que acos­tar­se sin ves­tir nin­gu­na pren­da ha­ce que la piel y su cabello ten­gan me­jor as­pec­to. El doc­tor Ja­vier Brua­lla, ex­per­to en me­di­ci­na del sue­ño en el hos­pi­tal In­ter­na­cio­nal Me­di­mar de Ali­can­te, no es­tá de acuer­do con es­tas afir­ma­cio­nes. Ex­pli­ca que no exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre dor­mir des­nu­do y se­gre­gar más me­la­to­ni­na y más GH. “La hor­mo­na de cre­ci­mien­to se se­gre­ga de for­ma au­tó­no­ma —ase­ve­ra—. Cuan­do uno lleva me­dia ho­ra o una ho­ra dur­mien­do se al­can­za el má­xi­mo ni­vel de se­gre­ga­ción de la GH, duer­mas co­mo duer­mas”. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con la me­la­to­ni­na. “Es­ta hor­mo­na tam­po­co tie­ne que ver con la tem­pe­ra­tu­ra. La me­la­to­ni­na se li­be­ra con la os­cu­ri­dad”. Los de­fen­so­res de la des­nu­dez noc­tur­na, no obs­tan­te, in­sis­ten. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (Ca­li­for­nia) ha con­clui­do que acos­tar­se sin pi­ja­ma pue­de ayu­dar a me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea al li­be­rar­nos de cier­tas ti­ran­te­ces de la ro­pa y que pre­vie­ne in­fec­cio­nes en las zo­nas ín­ti­mas, ya que los am­bien­tes más cá­li­dos son más pro­pi­cios para la re­pro­duc­ción de bac­te­rias. El doc­tor Je­sús Es­cri­bá, neu­ro­fi­sió­lo­go clí­ni­co y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na del Sue­ño, ve ló­gi­co este as­pec­to. “Yo re­co­mien­do a los pa­cien­tes que en ve­rano duer­man des­nu­dos o con al­go de ro­pa li­ge­ra. Si van des­nu­dos re­co­mien­do que se ta­pen con una sá­ba­na, y si van con pi­ja­ma que sea lo más li­ge­ro po­si­ble, para evi­tar pre­sio­nes e in­fec­cio­nes”. De to­das for­mas, Es­cri­bá con­fie­sa que el buen sue­ño y sus be­ne­fi­cios para la sa­lud de­pen­den más de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y de la ha­bi­ta­ción que de acos­tar­se o no ves­ti­do. El doc­tor Eduard Es­ti­vill, di­rec­tor de la Clí­ni­ca del Sue­ño Es­ti­vill de Bar­ce­lo­na, no pue­de es­tar más de acuer­do. “El se­cre­to para dor­mir bien es­tá en la tem­pe­ra­tu­ra, no en la des­nu­dez”, in­sis­te. Los úl­ti­mos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la tem­pe­ra­tu­ra del ce­re­bro, a la que lla­man tem­pe­ra­tu­ra cen­tral, se en­fría me­dio gra­do por la no­che para po­der dor­mir. Pe­ro ese me­dio gra­do no se pier­de, sino que se tras­la­da de si­tio. Al acos­tar­nos la tem­pe­ra­tu­ra pe­ri­fé­ri­ca sube me­dio gra­do, que es la que se mi­de en la piel, por ejemplo, en las mu­ñe­cas. “Es un rit­mo cir­ca­diano de tem­pe­ra­tu­ra, es de­cir, que se re­pi­te cí­cli­ca­men­te ca­da día, más o me­nos a la mis­ma ho­ra”. Acla­ra que

la tem­pe­ra­tu­ra pe­ri­fé­ri­ca noc­tur­na va­ría en­tre 36,2 y 36,7 gra­dos, y que lo ideal es que la tem­pe­ra­tu­ra de la ha­bi­ta­ción es­té al re­de­dor de los 20 gra­dos. El doc­tor Es­ti­vill sub­ra­ya la im­por­tan­cia de que la tem­pe­ra­tu­ra de la ha­bi­ta­ción no suba de los 22 gra­dos, es­pe­cial­men­te aho­ra en ve­rano. “Si su­ma­mos la subida na­tu­ral del cuer­po a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ve­ra­nie­gas, el sue­ño se­rá más su­per­fi­cial y me­nos re­pa­ra­dor. Lo mis­mo su­ce­de en in­vierno en tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas, pe­ro al re­vés”. De he­cho, Es­ti­vill ha par­ti­ci­pa­do en in­ves­ti­ga­cio­nes con al­pi­nis­tas para sa­ber có­mo duer­men a tem­pe­ra­tu­ras he­la­do­ras. “Cuan­do tie­nen que dor­mir col­ga­dos en las pa­re­des a tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas ve­mos que hay mu­chos frac­cio­na­mien­tos del sue­ño. Se des­pier­tan mu­chí­si­mas ve­ces y tie­nen un sue­ño su­per­fi­cial por ese de­fi­cien­te con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra”. Lo cu­rio­so del rit­mo cir­ca­diano de la tem­pe­ra­tu­ra del sue­ño es que va­ría en fun­ción de la edad. “Un re­cién na­ci­do no tie­ne rit­mo de tem­pe­ra­tu­ra. Es de­cir, tie­ne la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra las 24 ho­ras. Por eso, el re­cién na­ci­do duer­me a tro­ci­tos: no pue­de dor­mir se­gui­do de no­che ni es­tar des­pier­to to­do el día”, acla­ra Es­ti­vill. A par­tir de los seis meses em­pie­za a fun­cio­nar, y por ello, los niños de sie­te u ocho meses ya sue­len te­ner bue­nas ru­ti­nas de sue­ño y duer­men más por la no­che. “Pe­ro a par­tir de los 60 o 65 años, este rit­mo de tem­pe­ra­tu­ra se vuel­ve a apla­nar un po­co: ni sube ni ba­ja tan­to. Este efec­to au­men­ta a me­di­da que nos ha­ce­mos ma­yo­res —ex­pli­ca Es­ti­vill—, y las personas con alz­hei­mer, por ejemplo, duer­men otra vez mal, a tro­ci­tos, un po­co co­mo los niños re­cién na­ci­dos”. Se­gún el doc­tor Es­ti­vill dor­mir des­nu­do no es esen­cial para la bús­que­da de la tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta. Lo mis­mo da acos­tar­se sin ro­pa que con una ca­mi­se­ta fina, por ejemplo. “Es una cues­tión de co­mo­di­dad pro­pia. Lo re­co­men­da­ble es que ca­da uno duer­ma de la for­ma en la que se sien­ta me­jor”. Pe­ro a quien de­ci­da dor­mir des­nu­do el doc­tor le re­co­mien­da ta­par­se aun­que sea con una sá­ba­na. Las no­ches de ve­rano es muy co­mún acos­tar­se des­nu­do o con una ca­mi­se­ta y ta­par­se con la sá­ba­na has­ta la ro­di­lla. Sin em­bar­go, la ma­ña­na si­guien­te ama­ne­ce­mos ta­pa­dos has­ta arri­ba, y no sa­be­mos en qué mo­men­to de la no­che nos he­mos cu­bier­to. Es­ti­vill tie­ne la res­pues­ta: “Nor­mal­men­te es­to se ha­ce de ma­dru­ga­da, que es cuan­do el cuer­po em­pie­za a ba­jar su tem­pe­ra­tu­ra y a re­ca­len­tar el ce­re­bro para cuan­do nos des­per­te­mos. Por eso no­ta­mos frío y nos ta­pa­mos”. La na­tu­ró­pa­ta es­ta­dou­ni­den­se Na­tas­ha Tur­ner, por otra par­te, de­fien­de que dor­mir sin ro­pa pro­pi­cia un sue­ño más pro­fun­do, lo cual ha­ce reducir por la no­che los ni­ve­les de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés. Di­ce que al ba­jar el cor­ti­sol se man­tie­nen los ni­ve­les de ham­bre a raya, y que por ello, al des­per­tar no co­me­re­mos en ex­ce­so. Va­mos, que si duer­me des­ves­ti­do se des­per­ta­rá más re­la­ja­do y, ade­más, adel­ga­za­rá. Na­da más le­jos de la reali­dad, se­gún el doc­tor Brua­lla. Re­ba­te a Tur­ner ar­gu­men­tan­do que, para em­pe­zar, la se­gre­ga­ción del cor­ti­sol es cí­cli­ca y que no de­pen­de de có­mo dur­ma­mos. Por otro la­do, tam­bién des­mon­ta la teo­ría del adel­ga­za­mien­to: “Si duer­mes mal o po­co au­men­ta el ham­bre por una se­rie de me­ca­nis­mos hor­mo­na­les que te ha­cen co­mer más. Cier­to. Pe­ro es por dor­mir mal, no por dor­mir des­nu­do o ves­ti­do”. Por úl­ti­mo, tan­to la na­tu­ró­pa­ta Tur­ner co­mo la doc­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Jen­ni­fer Lan­da, es­pe­cia­li­za­da en hor­mo­nas y se­xua­li­dad, y au­to­ra del li­bro The sex dri­ve so­lu­tion for wo­men, ase­gu­ran que me­ter­se a la ca­ma en cue­ros pro­pi­cia el au­men­to de la oxi­to­ci­na, la hor­mo­na del amor, y fa­vo­re­ce man­te­ner más re­la­cio­nes se­xua­les. Pe­ro el doc­tor Brua­lla in­sis­te en ma­ti­zar esa idea. “Cla­ro que el con­tac­to en­tre las pie­les de dos personas au­men­ta la oxi­to­ci­na y au­men­ta la pre­dis­po­si­ción a prac­ti­car se­xo. Pe­ro, re­pi­to, eso no se de­be a dor­mir des­nu­do sino al con­tac­to en sí, que se po­dría dar en el so­fá o en cual­quier otro lu­gar”.

LOS GRA­DOS EN LA HA­BI­TA­CIÓN IN­FLU­YEN EN EL SUE­ÑO MÁS QUE LA DES­NU­DEZ

El de­ba­te es tan apa­sio­nan­te co­mo im­por­tan­te, pues ha­bla­mos de un as­pec­to fun­da­men­tal de nues­tras vi­das. Si una per­so­na lle­ga a vi­vir 90 años, pa­sa dur­mien­do 30. El doc­tor Es­cri­bá apun­ta que cual­quier de­ci­sión que va­ya en la lí­nea de lle­gar a la tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma para el sue­ño es bien­ve­ni­da. “Pe­ro la cla­ve es­tá en la tem­pe­ra­tu­ra, no en la des­nu­dez”, reite­ra. Los tres ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en que dor­mir des­nu­do, es­pe­cial­men­te en ve­rano, pue­de ser una bue­na op­ción, pe­ro que no re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la sa­lud, sino que es una cues­tión de co­mo­di­dad per­so­nal y há­bi­tos cul­tu­ra­les. Se­gún la Na­tio­nal Sleep Fun­da­tion, me­nos del 10% de los es­ta­dou­ni­den­ses duer­men des­nu­dos, mien­tras que en el Reino Uni­do la ci­fra sube has­ta el 30%. “Si fue­ra por el cli­ma en España se­ría más ló­gi­co dor­mir des­nu­do que en el Reino Uni­do, sin em­bar­go, no es así —co­men­ta Brua­lla—. Lo mis­mo pa­sa con los co­ches des­ca­po­ta­bles. Hay más des­ca­po­ta­bles en Ale­ma­nia que en España. Son cues­tio­nes cul­tu­ra­les”. Pe­ro tam­bién de há­bi­tos y rit­mos de vi­da, se­gún Es­cri­bá: “Los es­pa­ño­les qui­zá te­ne­mos más cos­tum­bre de po­ner­nos el pi­ja­ma, pe­ro es que so­mos de los que más tar­de va­mos a la ca­ma. Y cuan­to más tar­de, más frío”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.