TEC­NO­LO­GÍA EN LA CO­CI­NA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

LA CO­CI­NA ES HOY EL NÚ­CLEO DEL HOGAR; SI­GLOS ATRÁS EQUI­VA­LÍA AL HOGAR

El fri­go­rí­fi­co

Los ro­ma­nos eran gran­des afi­cio­na­dos a las be­bi­das he­la­das. Pe­ro an­tes de la in­ven­ción del fri­go­rí­fi­co mo­derno, el me­dio para en­friar y con­ser­var los ali­men­tos era la nie­ve, trans­por­ta­da por la no­che des­de las mon­ta­ñas en ca­rros re­cu­bier­tos de pa­ja y al­ma­ce­na­da en cue­vas o bo­de­gas sub­te­rrá­neas. Ha­cia fi­na­les del si­glo XIX na­cen los pri­me­ros re­fri­ge­ra­do­res, des­ti­na­dos úni­ca­men­te a uso in­dus­trial. Al­gu­nas de es­tas pri­me­ras má­qui­nas uti­li­za­ban pro­duc­tos quí­mi­cos al­ta­men­te no­ci­vos. Bien en­tra­do el si­glo XX, Ge­ne­ral Elec­tric desa­rro­lla la pri­me­ra ne­ve­ra do­més­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos. A par­tir de 1960-70 su pre­sen­cia en las co­ci­nas fue ca­da vez más usual. El re­to mo­derno es au­men­tar su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, ya que es el úni­co elec­tro­do­més­ti­co que fun­cio­na 24 ho­ras los 365 días del año.

La ca­fe­te­ra

Ha­cia 1800, el ar­zo­bis­po de Pa­rís, mon­se­ñor Be­lloy, in­ven­ta el pri­mer sis­te­ma mo­derno de ca­fe­te­ra, el lla­ma­do per­co­la­dor: dos re­ci­pien­tes se­pa­ra­dos en me­dio de los cua­les se co­lo­ca el ca­fé. Al in­tro­du­cir agua hir­vien­do en el com­par­ti­men­to su­pe­rior, el ca­fé in­fu­sio­na­ba len­ta­men­te y pa­sa­ba al in­fe­rior. La cé­le­bre Moka Ex­press, crea­da por Al­fon­so Bia­let­ti, la ca­fe­te­ra ita­lia­na que ela­bo­ra el ca­fé por me­dio del va­por de agua y que hoy ha­bi­ta to­dos los ar­ma­rios de co­ci­na del mundo, no vio la luz has­ta 1933. La lle­ga­da de las cáp­su­las mo­no­do­sis ha re­vo­lu­cio­na­do el mer­ca­do y desata­do una gue­rra sin cuar­tel en­tre las mul­ti­na­cio­na­les del ca­fé, en un mer­ca­do po­ten­tí­si­mo: es la se­gun­da be­bi­da más con­su­mi­da en el mundo des­pués del agua. Las pri­me­ras cáp­su­las lle­ga­ron en 1986 de la mano de la mul­ti­na­cio­nal sui­za Nestlé, pe­ro no es has­ta los años 2000 que co­mien­za la batalla ju­di­cial por las pa­ten­tes y la com­pe­ten­cia fe­roz en­tre mar­cas. Se cal­cu­la que un 35% de los ho­ga­res es­pa­ño­les dis­po­ne hoy de al­gún ti­po de ca­fe­te­ra de cáp­su­las.

La olla a pre­sión

¿Quién no re­cuer­da de su in­fan­cia el sil­bi­do in­ter­mi­ten­te de la olla ex­prés? Este ar­ti­lu­gio hi­zo fe­li­ces a las amas de ca­sa de to­do el mundo a par­tir de me­dia­dos del si­glo XX, al reducir los tiem­pos de coc­ción y fa­ci­li­tar gui­sos más eco­nó­mi­cos con pie­zas de car­ne me­nos no­bles. Sus orí­ge­nes re­mon­tan al si­glo XVII, cuan­do el in­ven­tor de la má­qui­na de va­por, De­nis Pa­pin, ima­gi­nó un “di­ges­tor de ali­men­tos”. En 1954 sa­le al mer­ca­do en Fran­cia la co­cot­te-mi­nu­te, in­ven­to de Frédéric Les­cu­re. Su éxi­to en­tre los con­su­mi­do­res fue ful­gu­ran­te: cien mil uni­da­des ven­di­das só­lo el pri­mer año. A España lle­gó de la mano de Ma­ge­fe­sa. El año ré­cord de ven­tas fue 1975. Des­de en­ton­ces, an­te el pe­li­gro de ac­ci­den­tes do­més­ti­cos, la fal­ta de pe­ri­cia para ma­ne­jar­la de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y los nue­vos há­bi­tos ali­men­ta­rios, la olla ex­prés vi­ve sus ho­ras más ba­jas. Qui­zás 2014 sig­ni­fi­ca­rá su re­sur­gi­mien­to: este año se pre­sen­ta un nue­vo mo­de­lo co­nec­ta­do a una apli­ca­ción para el smartp­ho­ne que per­mi­te re­gu­lar los tiem­pos y pro­gra­mar­la fá­cil­men­te…

Cu­cha­ra, te­ne­dor, cu­chi­llo

Los cu­bier­tos exis­ten des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, pe­ro su uti­li­za­ción ha­bi­tual en la me­sa es mu­cho más re­cien­te (ape­nas dos si­glos) de lo que pue­da pa­re­cer. La pri­me­ra y más an­ti­gua de to­dos es la cu­cha­ra. Su uso re­mon­ta al neo­lí­ti­co y a los pri­me­ros cal­dos a ba­se de agua y otros in­gre­dien­tes. En el Ver­sa­lles de Luis XIV se co­me con la mano, a ex­cep­ción de los po­ta­jes. El cu­chi­llo, por su par­te, era una he­rra­mien­ta po­li­va­len­te, que ser­vía para cor­tar to­da cla­se de co­sas, no só­lo la co­mi­da, y por supuesto tam­bién para he­rir al ad­ver­sa­rio o ca­zar. Du­ran­te la edad me­dia ca­da per­so­na te­nía su pro­pio cu­chi­llo, y siem­pre se lle­va­ba en­ci­ma. El te­ne­dor fue el úl­ti­mo en lle­gar a la me­sa, aun­que se usa­ban di­fe­ren­tes ti­pos para trin­char aves o pre­pa­rar ali­men­tos. Du­ran­te si­glos fue con­si­de­ra­do por la Igle­sia co­mo un ob­je­to sa­tá­ni­co por su for­ma de tri­den­te. Su uso co­men­zó a ex­ten­der­se en Ita­lia, don­de ser­vía para co­mer fru­ta y tam­bién para la pas­ta. Ca­ta­li­na de Me­di­ci lo in­tro­du­jo en la cor­te fran­ce­sa, aun­que fue su hi­jo En­ri­que III, en­can­ta­do de no te­ner que man­char­se al co­mer, quien lo po­pu­la­ri­zó. No se­rá has­ta fi­na­les del si­glo XVIII cuan­do la cu­ber­te­ría com­ple­ta aca­ba por im­po­ner­se en las me­sas oc­ci­den­ta­les, y a fi­na­les del XIX co­mien­zan a fa­bri­car­se ma­si­va­men­te a ba­se de me­tal.

El horno

El horno na­ce al mis­mo tiem­po que el hom­bre se ha­ce se­den­ta­rio, es de­cir, ha­ce más de 6.000 años. Pe­ro no es has­ta épo­cas muy re­cien­tes que to­do el mundo ha po­di­do te­ner uno. En la Bar­ce­lo­na de la edad mo­der­na es­ta­ba prohi­bi­do te­ner horno en las ca­sas para evi­tar in­cen­dios. Los bar­ce­lo­ne­ses, co­mo su­ce­día en los pue­blos, lle­va­ban su pro­pio pan ama­sa­do de ca­sa, em­pa­na­das o in­clu­so asa­dos en una tar­te­ra a los hor­ne­ros, que se en­car­ga­ban de hor­near to­da cla­se de pla­tos pre­vio pa­go. No es has­ta 1900 que na­cen los pri­me­ros hor­nos mo­der­nos, pri­me­ro de le­ña y más tar­de de gas y eléc­tri­cos. Para el mi­cro­on­das hay que es­pe­rar un po­co más: en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se re­co­no­ció el po­ten­cial de es­tas on­das para uso mi­li­tar. En 1945 Percy Spen­cer des­cu­bre ac­ci­den­tal­men­te que tam­bién pue­den ca­len­tar ali­men­tos. Los pri­me­ros mi­cro­on­das do­més­ti­cos sa­lie­ron al mer­ca­do en 1953 al pre­cio de 3.500 dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.