EL LI­BRO DE MA­RIANO BAR­BA­CID

Des­cu­brió el pri­mer on­co­gén en los ochen­ta, un gran ha­llaz­go para en­ten­der el cán­cer. Es uno de los más emi­nen­tes on­có­lo­gos del mundo y aca­ba de ser in­ves­ti­do ho­no­ris cau­sa por la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fotos Xa­vi Cer­ve­ra

Cuan­do le pre­gun­tan por qué de­ci­dió de­di­car­se a es­tu­diar el cán­cer, a Ma­riano Bar­ba­cid (Ma­drid, 1949) le gus­ta pa­ra­fra­sear al­go que sue­len de­cir los mon­ta­ñe­ros: “Es­ca­lé esa mon­ta­ña sim­ple­men­te por­que es­ta­ba ahí”. Para el co­des­cu­bri­dor del pri­mer on­co­gén [ge­nes que si es­tán mu­ta­dos pro­pi­cian la apa­ri­ción de un tu­mor] y uno de los cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les más bri­llan­tes y de ma­yor pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, el cán­cer “es un re­to enor­me de nues­tra so­cie­dad. Lle­gar a en­ten­der por qué una cé­lu­la sa­na se ma­lig­ni­za es lo que me atra­jo y me in­tere­só”, con­fie­sa.

Que Bar­ba­cid de­ci­die­ra es­tu­diar bio­quí­mi­ca se

de­be en bue­na me­di­da a un li­bri­to que una maes­tra le re­co­men­dó cuan­do él ape­nas te­nía 12 años. “Era una mu­jer ex­cep­cio­nal. Se lla­ma­ba Car­men y era la ma­dre de un com­pa­ñe­ro. Nos im­par­tía cien­cias en el co­le­gio y lue­go a unos cuan­tos cha­va­les nos da­ba cla­ses de re­fuer­zo par­ti­cu­la­res. Lu­chó mu­cho por una do­cen­cia pú­bli­ca y de ca­li­dad”, re­cuer­da este on­có­lo­go. Ade­más, a Bar­ba­cid em­pe­zó a ex­pli­car­le más co­sas, fue­ra del cu­rrícu­lo es­co­lar, des­de có­mo era la es­truc­tu­ra del áto­mo has­ta el prin­ci­pio de in­cer­ti­dum­bre de Hei­sen­berg. “¡Cla­ro que yo no lo en­ten­día to­do, era pe­que­ño! Y de he­cho hay co­sas que si­go sin en­ten­der”, bro­mea. Tam­bién le re­co­men­dó que se com­pra­ra un li­bri­to. Y allá que fue él a la Fe­ria del li­bro de Ma­drid a por él. Es­ta­ba en fran­cés y lo leía con un dic­cio­na­rio al la­do y mu­cho em­pe­ño. “Fue aquí –di­ce se­ña­lan­do con cui­da­do un di­bu­jo en una de sus pá­gi­nas– don­de vi por pri­me­ra vez la es­truc­tu­ra de do­ble hé­li­ce del ADN, que se ha­bía des­cu­bier­to po­cos años an­tes. Aque­llo abrió enor­me­men­te mi cu­rio­si­dad y fue tan im­por­tan­te para mí, para mos­trar­me lo que me gus­ta­ba y a lo que que­ría de­di­car­me, que lo guar­do

co­mo oro en pa­ño. ¡Y tie­ne exac­ta­men­te 50 años!”. Des­pués de li­cen­ciar­se en Quí­mi­ca, por­que “bio­quí­mi­ca ni exis­tía, ima­gí­na­te si soy an­ti­guo”, se doc­to­ró y se mar­chó para Es­ta­dos uni­dos a in­ves­ti­gar. Vein­te años más tar­de vol­vió a España para crear el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas (CNIO), que di­ri­gió des­de 1998 has­ta el 2011, y que hoy en día se si­túa a la ca­be­za de la in­ves­ti­ga­ción mun­dial. “Es­toy muy sa­tis­fe­cho y or­gu­llo­so de ha­ber­lo mon­ta­do”, afir­ma, co­mo tam­bién de­be es­tar­lo de ser uno de los cin­co es­pa­ño­les que for­man par­te de la Aca­de­mia Es­ta­dou­ni­den­se de las Artes y las Cien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.