ed

¿Y si es­cu­chá­ra­mos a nues­tro cuer­po?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es--

De­ci­mos que el cuer­po fun­cio­na co­mo un re­loj por­que real­men­te es así, o ca­si. Se­gún nu­me­ro­sos es­tu­dios, nues­tro or­ga­nis­mo si­gue un pa­trón asom­bro­sa­men­te es­ta­ble y co­mún para la gran ma­yo­ría. A par­tir de las sie­te de la tar­de, por ejemplo, la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po sube –co­mo com­prue­ba cual­quier per­so­na que ten­ga fie­bre–; a las nue­ve em­pe­za­mos a se­cre­tar me­la­to­ni­na, la hor­mo­na que ayu­da a con­ci­liar el sue­ño; a las dos de la no­che te­ne­mos el sue­ño más pro­fun­do; a las nue­ve de la ma­ña­na, el ni­vel de tes­tos­te­ro­na más al­to; y una ho­ra des­pués, a las diez, el es­ta­do má­xi­mo de des­per­tar... aun­que es­to úl­ti­mo re­sul­te di­fí­cil de creer para al­gu­nos. Este sá­ba­do, Cervell de Sis, el gru­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de cien­tí­fi­cos que co­la­bo­ra ha­bi­tual­men­te en ES, tra­ta la cro­no­bio­lo­gía, una cien­cia re­la­ti­va­men­te jo­ven que es­tu­dia jus­ta­men­te esos rit­mos de nues­tro or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, a pe­sar de que esos ci­clos son es­ta­bles y ge­ne­ra­les para to­dos los hu­ma­nos, el es­ti­lo de vi­da ac­tual tien­de a ol­vi­dar­los. La com­pe­ti­ti­vi­dad, el es­trés, la an­sie­dad o sim­ple­men­te los ho­ra­rios la­bo­ra­les lle­van ha­cen que a me­nu­do na­de­mos con­tra la co­rrien­te na­tu­ral de nues­tro or­ga­nis­mo. Tal vez res­pe­tar­la aho­rra­ría al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.