La guar­de­ría en ca­sa

Na­ce el be­bé y fi­na­li­za­da la ba­ja de ma­ter­ni­dad, se tie­ne que vol­ver al tra­ba­jo. A al­gu­nos pa­dres la guar­de­ría o una can­gu­ro no les pa­re­cen ade­cua­dos para el cui­da­do del hi­jo de po­cos meses. ¿Exis­te otra op­ción? Sí, las ma­dres de día: am­bien­te fa­mi­liar y

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ma­ri­na Pa­llás

Se lla­man ma­dres de día. Son edu­ca­do­ras pro­fe­sio­na­les que aco­gen en su ca­sa un nú­me­ro li­mi­ta­do de niños. Para los pa­dres que no quie­ren ni can­gu­ro ni guar­de­ría de ba­rrio

A me­nu­do, la su­ma de be­bé más fin de ba­ja de ma­ter­ni­dad equi­va­le a pro­ble­mas. Al­gu­nas po­si­bles so­lu­cio­nes son las can­gu­ros o las guar­de­rías. ¿No con­ven­cen? Exis­te una al­ter­na­ti­va muy co­mún en el res­to de Eu­ro­pa y que co­mien­za a ate­rri­zar en España, las ma­dres de día. Las ma­dres de día son edu­ca­do­ras pro­fe­sio­na­les que cui­dan de niños me­no­res de 3 años en su pro­pia vi­vien­da, acon­di­cio­na­da para la oca­sión. Es­tas ma­dres cua­li­fi­ca­das ofre­cen a los niños un tra­to mu­cho más per­so­na­li­za­do. En efec­to, aco­gen un nú­me­ro muy li­mi­ta­do de me­no­res, tres o cua­tro, y ha­bi­tual­men­te atien­den a niños pe­que­ños, de en­tre po­cos meses y 3 años, aun­que es­to de­pen­de­rá de las ne­ce­si­da­des fa­mi­lia­res y la pre­fe­ren­cia de la ma­dre de día. De es­ta ma­ne­ra, los niños re­ci­ben una aten­ción muy es­pe­cia­li­za­da, en un am­bien­te re­la­ja­do den­tro de un hogar, ba­jo la orien­ta­ción y su­per­vi­sión de una per­so­na for­ma­da y con ex­pe­rien­cia. En de­fi­ni­ti­va, las ma­dres de día ofre­cen lo que un ni­ño ne­ce­si­ta en sus pri­me­ros tres años de vi­da para cre­cer en un am­bien­te sano: amor y cui­da­do, pre­sen­cia, aten­ción y con­tac­to fí­si­co. Co­mo ocu­rre en las guar­de­rías, para fa­ci­li­tar la adap­ta­ción del ni­ño al nue­vo en­torno, se rea­li­za un pe­río­do de adap­ta­ción en el que los pa­dres es­tán jun­to a él unas ho­ras. Po­co a po­co se irá re­du­cien­do el tiem­po de su pre­sen­cia, has­ta que el ni­ño es­té acos­tum­bra­do a la ma­dre de día y al nue­vo es­pa­cio. El ho­ra­rio sue­le ser de 8 o 9 de la ma­ña­na has­ta las 16, para que el pe­que­ño pue­da pa­sar tiem­po tam­bién en su pro­pia ca­sa. Es­tas 8 ho­ras de tra­ba­jo in­clu­yen las co­mi­das y sies­tas que el me­nor ne­ce­si­te. De es­ta ma­ne­ra, los pa­dres pue­den con­ci­liar su ho­ra­rio de tra­ba­jo con el cui­da­do de su hi­jo.

Las ven­ta­jas Nohe­lia Gar­cía tie­ne 33 años, es de San Antonio de Be­na­gé­ber (Va­len­cia) y es ma­dre de día des­de ha­ce 5 años. Des­pués de tra­ba­jar de can­gu­ro y de ser au pair en Ir­lan­da, de­ci­dió de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a la crian­za y edu­ca­ción de los niños, su ver­da­de­ra vo­ca­ción. La pri­me­ra ven­ta­ja con­cre­ta de las ma­dres de día fren­te a las guar­de­rías es el tra­to a me­di­da que re­ci­ben los niños, la cer­ca­nía, pues­to que en al­gu­nas guar­de­rías pri­va­das las ra­tios se lle­van al lí­mi­te y al­gu­nas di­rec­to­ras no son pe­da­go­gas. “No­so­tras só­lo aten­de­mos un má­xi­mo de cua­tro niños y si hu­bie­se un be­bé me­nor de 12 meses, se re­du­ce a tres. Es­to apor­ta ca­li­dad y com­pli­ci­dad al víncu­lo de ape­go se­cun­da­rio que apor­ta una ma­dre de día al ni­ño. En es­tos pri­me­ros años de desa­rro­llo de la cria­tu­ra sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas son el amor y el cui­da­do de su ma­dre, o en su de­fec­to, una fi­gu­ra de ape­go se­cun­da­rio”, ex­pli­ca. Para los pa­dres, des­pués del pe­río­do de adap­ta­ción, las puer­tas del hogar de la ma­dre de día si­guen abier­tas para ellos a cual­quier ho­ra. Ge­ne­ral­men­te, cuan­do los pa­dres van a re­co­ger a sus hi­jos, las ma­dres de día sue­len te­ner con­ver­sa­cio­nes con ellos res­pec­to el ni­ño, el día a día, sus ne­ce­si­da­des y otros as­pec­tos de la crian­za fa­mi­liar. “Es­ta co­mu­ni­ca­ción es vi­tal, ya que per­mi­te que los pa­dres nos co­noz­can abier­ta­men­te a no­so­tras y a nues­tra fi­lo­so­fía y así sien­ten la con­fian­za y seguridad que a la vez es trans­mi­ti­da al ni­ño”, de­ter­mi­na. Lo­re­na Leal Ce­briá tam­bién es ma­dre de día y lleva su pro­yec­to Ca­sa-Ni­do Las Ma­ri­po­sas en Ma­drid, aun­que pró­xi­ma­men­te se mu­da­rá a Va­len­cia. Se for­mó du­ran­te dos años en pe­da­go­gía Wal­dorf y a los 10 meses de na­cer su hi­jo, de­ci­dió acom­pa­ñar­lo en su cre­ci­mien­to jun­to con otros niños en su hogar. “Ser ma­dre y tra­ba­jar de ma­dre de día me da la po­si­bi­li­dad de em­pa­ti­zar de una ma­ne­ra vi­ven­cial con las fa­mi­lias, por en­con­trar­me en am­bos ro­les. Lo cual me lleva a un ma­yor dis­fru­te y en­tu­sias­mo por el do­ble pa­pel que desem­pe­ño”, ex­pli­ca.

Se­gún ella, a di­fe­ren­cia de lo que ha­bi­tual­men­te se pue­da creer, el ni­ño no se so­cia­li­za has­ta los 3 años, “por eso per­ma­ne­cer en el hogar ma­terno esos años tan im­por­tan­tes. El ni­ño ne­ce­si­ta pre­sen­cia, abra­zos, be­sos, un res­pe­to por su rit­mo evo­lu­ti­vo y un es­pa­cio don­de po­der ex­pe­ri­men­tar. Po­der cre­cer sin pri­sas”. La ob­ser­va­ción y com­pren­sión de la eta­pa de desa­rro­llo en la que se en­cuen­tran los pe­que­ños se ha­ce in­dis­pen­sa­ble. “Los niños ne­ce­si­tan an­te to­do sen­tir la pre­sen­cia del adul­to, que se les res­pe­te sus rit­mos y que se sien­tan pro­te­gi­dos — opi­na Nohe­lia Gar­cía—. Por eso in­ten­to que sea lo más pa­re­ci­do a lo que ha­ría su ma­dre si fue­se ella la que es­tu­vie­se en ca­sa con ellos, si co­cino les ha­go par­tí­ci­pes, si arre­gla­mos el jar­dín, me ayu­dan a re­gar, et­cé­te­ra”. Los niños van en­tran­do en un rit­mo dia­rio sano y na­tu­ral, con mo­men­tos de expansión y otros de con­cen­tra­ción, ba­sa­do en el jue­go li­bre den­tro de la ca­sa y en el jar­dín y otros de ru­ti­na dia­ria co­mo las co­mi­das, el aseo o la sies­ta. “To­do es­to de­be ir acom­pa­ña­da de la mi­ra­da pre­sen­te de la ma­dre de día. En la ca­si­ta tie­nen a dis­po­si­ción los ma­te­ria­les na­tu­ra­les ne­ce­sa­rios para el jue­go co­mo mu­ñe­cos, cons­truc­cio­nes, te­las y pe­lo­tas para que pue­dan ex­pre­sar­se li­bre­men­te. Den­tro del jue­go li­bre ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des se­gún el rit­mo anual y la es­ta­ción del año, ya sea ju­gar en el jar­dín, ha­cer ga­lle­tas, pin­tar con acua­re­las…”, co­men­ta Lo­re­na Leal. Las fa­mi­lias sue­len con­tac­tar con las ma­dres de día a tra­vés de la Red de Ma­dres de día, de la Aso­cia­ción de Ma­dres de Día o de char­las en las que par­ti­ci­pan para di­fun­dir las ne­ce­si­da­des de los niños du­ran­te esa eta­pa. Aun­que, en su opi­nión, coin­ci­den en que el bo­ca a bo­ca es lo que me­jor aca­ba fun­cio­nan­do. Al fin y al ca­bo, co­mo opi­na Nohe­lia Gar­cía, “no se tra­ta sim­ple­men­te de con­tra­tar un ser­vi­cio, sino de de­jar en ma­nos de otra per­so­na nues­tro bien más pre­cia­do: nues­tros pro­pios hi­jos y sus pri­me­ros pa­sos de ex­plo­ra­ción de este mundo”.

Una si­tua­ción po­co fa­vo­ra­ble El ofi­cio de ma­dre de día es una actividad que es­tá pre­sen­te en ca­si to­da Eu­ro­pa, re­co­no­ci­da ofi­cial­men­te y apo­ya­da fi­nan­cie­ra­men­te por los es­ta­dos eu­ro­peos. En Ale­ma­nia son las lla­ma­das ta­ges­müt­ter, la úni­ca op­ción que allí se co­no­ce a par­te de las kin­der­gar­ten, en In­gla­te­rra exis­ten las child­min­der y en Fran­cia es­tá muy ex­ten­di­da las as­sis­tan­te ma­ter­ne­lle. Las fa­mi­lias re­ci­ben un apo­yo eco­nó­mi­co para ha­cer fren­te a este gas­to. Sin em­bar­go, la actividad de una ma­dre de día en España aún no es­tá re­gu­la­da le­gal­men­te, por lo que de mo­men­to no exis­te una ti­tu­la­ción es­pe­cí­fi­ca para desa­rro­llar­la. Las mu­je­res que se de­di­can — exis­ten al­gu­nos ca­sos de hom­bres que acom­pa­ñan a sus pa­re­jas, aun­que no es muy ha­bi­tual— sue­len te­ner for­ma­cio­nes di­ver­sas co­mo téc­ni­ca su­pe­rior en edu­ca­ción in­fan­til, pe­da­go­ga, psi­có­lo­ga, maes­tra in­fan­til, et­cé­te­ra. Se­gún las ma­dres de día, es­ta si­tua­ción ale­gal es un gran in­con­ve­nien­te que las per­ju­di­ca tan­to a ellas co­mo a las fa­mi­lias, ya que si es­tu­vie­se re­gu­la­da, los pa­dres po­drían op­tar a las ayu­das que sí tie­nen las es­cue­las in­fan­ti­les. Las lla­ma­das Ca­sas Ami­gas de Na­va­rra fue­ron en el 2003 la ini­cia­ti­va pio­ne­ra en nues­tro país, la úni­ca apo­ya­da por su go­bierno (re­gi­da por la or­den fo­ral 27/2006 del 7 de fe­bre­ro) y sub­ven­cio­na­da has­ta el 2012. Para pro­mo­ver y desa­rro­llar en nues­tra so­cie­dad la pro­fe­sión de ma­dre de día, fue re­co­no­ci­da en el 2006 por el re­gis­tro de aso­cia­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia la Aso­cia­ción de Ma­dres de Día. A tra­vés de es­ta en­ti­dad se or­ga­ni­zan cur­sos so­bre te­mas re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción de los niños pe­que­ños para am­pliar y fo­ca­li­zar la for­ma­ción de es­tas pro­fe­sio­na­les. Las ma­dres de día de la aso­cia­ción es­tán da­das de al­ta en la Seguridad So­cial co­mo cui­da­do­ras y sus­cri­ben un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil. El pre­cio del cui­da­do por una ma­dre de día en Ma­drid sue­le os­ci­lar en­tre los 450 y 600 eu­ros al mes por 7 o 8 ho­ras dia­rias. En otras co­mu­ni­da­des se pue­de reducir un po­co: so­bre los 400 eu­ros (y so­bre los 230 si es a me­dia jor­na­da). Otro in­con­ve­nien­te que apun­ta la ma­dre de día Lo­re­na Leal es que “con la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca, mu­chas personas que es­ta­ban en el pa­ro han op­ta­do por ejer­cer es­ta pro­fe­sión sin te­ner la pre­pa­ra­ción y for­ma­ción ade­cua­das para rea­li­zar nues­tra la­bor”. Así opi­na tam­bién Nohe­lia Gar­cía, ya que la ma­yo­ría de ma­dres de día lle­van a ca­bo su tra­ba­jo por una cla­ra vo­ca­ción a la pri­me­ra in­fan­cia y no co­mo sim­ple sa­li­da la­bo­ral: “es­to es mu­cho más; so­mos cons­cien­tes que la ma­yo­ría de los pro­ble­mas afec­ti­vos y emo­cio­na­les que se desa­rro­llan cuan­do so­mos adul­tos vie­ne de­ter­mi­na­do por nues­tras in­fan­cias. Una ma­dre de día tam­bién ha­ce, o por lo me­nos de­be­ría ha­cer­lo, un pro­fun­do tra­ba­jo in­tra­per­so­nal, por­que los niños re­fle­jan las ca­ren­cias que tu­vi­mos de pe­que­ños”. La ex­pe­rien­cia de los pa­dres La for­ma de lle­var a ca­bo la crian­za de los hi­jos es una de­ci­sión per­so­nal muy im­por­tan­te que só­lo pue­den to­mar los pa­dres. Pe­ro para Mar­ga­ri­ta Cano, ma­dre de Bruno, de dos

años, fue “la me­jor de­ci­sión que po­dría ha­ber to­ma­do”. Pe­se a no te­ner re­fe­ren­cias de otros pa­dres, a Mar­ga­ri­ta y a su ma­ri­do les bas­tó ver có­mo ha­bla­ba Nohe­lia Gar­cía so­bre la vi­sión acer­ca del pa­pel del adul­to en el desa­rro­llo in­fan­til y la im­por­tan­cia del res­pe­to para de­ci­dir­se. “Fue tam­bién im­por­tan­te que Bruno la co­no­cie­ra e in­ter­ac­tua­ra con ella, y en­se­gui­da vi­mos el fee­ling en­tre am­bos. Co­mo en to­da pro­fe­sión, la pa­sión en lo que ha­ces mar­ca la di­fe­ren­cia, y cuan­do se tra­ta de niños es ex­tra­or­di­na­rio”, apun­ta Mar­ga­ri­ta Cano. Para ella, des­cu­brir las ma­dres de día fue to­do un des­cu­bri­mien­to y una sor­pre­sa, ya que la op­ción de una can­gu­ro mí­ni­ma­men­te es­pe­cia­li­za­da es­ta­ba fue­ra de su pre­su­pues­to y pen­sa­ba que una guar­de­ría era la úni­ca op­ción po­si­ble. “Por supuesto tu­vi­mos que ha­cer nú­me­ros, pe­ro al fi­nal no su­po­ne una in­ver­sión mu­cho ma­yor que una guar­de­ría. Sin em­bar­go, las ma­dres de día tie­nen un ca­len­da­rio y ho­ra­rio más fle­xi­ble, es ella la que se adap­ta al ni­ño y no al re­vés, y eso es de­ter­mi­nan­te para los pa­dres que tra­ba­ja­mos”. La ma­dre de día es la per­so­na de ape­go cuan­do los pa­dres no es­tán con su hi­jo, y, sa­bien­do que sus ne­ce­si­da­des de aten­ción y afec­to es­tán cu­bier­tas, esa seguridad no tie­ne pre­cio. “La ma­dre de día nos ofre­ce to­do cuan­to que­re­mos

LA EDU­CA­DO­RA ACO­GE EN SU CA­SA A UN NÚ­ME­RO LI­MI­TA­DO DE NIÑOS LOS PE­QUE­ÑOS RE­CI­BEN UN TRA­TO FA­MI­LIAR Y MÁS ATEN­CIÓN

para Bruno. Tie­ne for­ma­ción y en­tre­na­mien­to, sin pau­tas ni ob­je­ti­vos es­ta­ble­ci­dos de an­te­mano. Los pri­me­ros años son la fa­se fun­da­men­tal en el desa­rro­llo. Es aho­ra cuan­do el ni­ño tie­ne ca­pa­ci­dad para desa­rro­llar to­do su po­ten­cial sin prác­ti­ca­men­te es­fuer­zo, por­que for­ma par­te de su pro­ce­so na­tu­ral de cre­ci­mien­to, y es aho­ra cuan­do es­tá for­man­do su per­so­na­li­dad”, pre­ci­sa. Otra fa­mi­lia que tam­po­co co­no­cía las ma­dres de día era la de Martina, de dos años, de Valdemoro (Ma­drid). Sin em­bar­go, se de­ci­die­ron el pa­sa­do sep­tiem­bre tras asis­tir a una char­la de crian­za y co­no­cer la fi­lo­so­fía Wal­dorf. El pre­cio no fue un as­pec­to a te­ner en cuen­ta, por­que mu­chas guar­de­rías tie­nen un cos­te si­mi­lar y por un ra­tio de niños mu­cho ma­yor (sin te­ner en cuen­ta que cuan­do hay que com­par­tir el am­bien­te con mu­chos pe­que­ños es muy fá­cil co­ger en­fer­me­da­des o vi­rus, al­go que no ocu­rre en el es­pa­cio más re­du­ci­do de un hogar). “Te­nía­mos cla­ro que no que­ría­mos de­jar a Martina tan pe­que­ña con mu­chos niños, don­de es­tu­vie­ran des­aten­di­das sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, que no tie­nen que ver con la ali­men­ta­ción o el sue­ño —opi­na su ma­dre, Ca­ri­na de la Lla­ve—. Con la ma­dre de día el am­bien­te es co­mo un hogar, tran­qui­lo y re­la­ja­do”. Co­mo es­tar en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.