Pro­lon­gar el bron­cea­do

Sí, nos he­mos tos­ta­do en la pla­ya y te­ne­mos un co­lor en­vi­dia­ble, pe­ro, ¿có­mo con­ser­var­lo des­pués? Lo pri­me­ro es mi­mar la piel, hi­dra­tar­la y pro­te­ger­la du­ran­te la exposición. Y lue­go, para dar­le más vi­da al tono bron­cea­do que con­se­gui­mos en la pla­ya más al

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

¿Có­mo ha­ce­rer que el mo­reno del ve­rano no des­apa­rez­ca des­pués de las va­ca­cio­nes? El se­cre­to es­tá­tá enen la ali­men­ta­ciónn y en una bue­na hi­dra­ta­ción

¿Có­mo con­ser­var el co­lor tras el ve­rano? Pues ni alar­gan­do las tan­das ba­jo el sol ni evi­tan­do, co­mo ha­cen al­gu­nos po­nien­do en pe­li­gro su sa­lud, las cre­mas pro­tec­to­ras. Un buen co­lor es si­nó­ni­mo de sa­lud así que no de­be nun­ca res­pon­der a los ex­ce­sos. En este sen­ti­do, Gem­ma Ses­mi­lo, je­fe del ser­vi­cio de en­do­cri­no­lo­gía de hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Qui­ron De­xeus, ad­vier­te que “el sol es fuen­te de ener­gía, pe­ro tie­ne sus pe­li­gros. Y un buen tono, y que per­ma­nez­ca, só­lo es po­si­ble si sa­be­mos do­si­fi­car el sol y pro­te­ger­nos de él”. Ses­mi­lo ase­gu­ra que, aun­que pa­rez­ca una con­tra­dic­ción, “la cre­ma so­lar y la die­ta son cla­ves en la res­pues­ta de nues­tra piel a los efec­tos de los ra­yos so­la­res. O, di­cho de otra for­ma, el con­su­mo de cier­tos ali­men­tos nos ayu­da­rá a con­se­guir una ma­yor pro­tec­ción fren­te al sol y con­se­cuen­te­men­te un me­jor bron­cea­do”. Los nu­trien­tes más im­pli­ca­dos en la res­pues­ta de la piel al sol son los be­ta-ca­ro­te­nos, las vi­ta­mi­nas C y E, y los áci­dos gra­sos Ome­ga-3. “Los pri­me­ros son uno de los pig­men­tos más im­por­tan­tes del gru­po de los ca­ro­te­noi­des”, ex­pli­ca es­ta es­pe­cia­lis­ta, que re­cuer­da que “se con­vier­ten en vi­ta­mi­na A en nues­tro or­ga­nis­mo, la cual ayu­da a dar co­lo­ra­ción a nues­tra piel y pro­te­ge de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta”. Ade­más son tam­bién un an­ti­oxi­dan­te “que con­tri­bu­ye a pro­te­ger el cuer­po con­tra los efec­tos no­ci­vos de los ra­di­ca­les li­bres, los cua­les au­men­tan el ries­go de desa­rro­llar me­la­no­mas y pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to de la piel”. Pe­ro, ¿dón­de en­con­trar­los? Tal co­mo ex­pli­ca es­ta

LOS VE­GE­TA­LES RO­JOS O NA­RAN­JAS MAN­TIE­NEN EL CO­LOR TAM­BIÉN AYU­DAN LA ZA­NAHO­RIA Y EL PI­MIEN­TO CRU­DOS

experta, en “los ve­ge­ta­les de co­lor ro­jo, na­ran­ja o ama­ri­llo: en ver­du­ras y hor­ta­li­zas co­mo za­naho­ria, ca­la­ba­za, pi­mien­to, re­mo­la­cha…y en fru­tas co­mo man­go, me­lón, po­me­lo, ca­qui, al­ba­ri­co­que se­co…”. Eso sí, hay que evi­tar la coc­ción, cor­tar de­ma­sia­do los ali­men­tos y, para au­men­tar su efi­ca­cia, aña­dir­le al­gu­na gra­sa sa­lu­da­ble, co­mo por ejemplo el acei­te de oli­va. Más co­sas a te­ner en cuen­ta. “Es im­por­tan­te sa­ber que el con­su­mo ex­ce­si­vo de ca­ro­te­noi­des pue­de ge­ne­rar ca­ro­te­ne­mia (pig­men­ta­ción ama­ri­llen­ta o anaran­ja­da en la piel)”, re­cuer­da la res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de en­do­cri­no­lo­gía de hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Qui­ron De­xeus. No obs­tan­te, es­ta si­tua­ción ex­tre­ma “no sue­le dar­se a no ser que se con­su­man gran­des can­ti­da­des de ve­ge­ta­les y fru­tas o do­sis muy ele­va­das de pro­duc­tos vi­ta­mí­ni­cos que con­ten­gan ca­ro­te­nos. Pue­de apa­re­cer más co­mún­men­te en ve­ge­ta­ria­nos o veganos y se ma­ni­fies­ta con una co­lo­ra­ción ama­ri­llen­ta o anaran­ja­da en ma­nos y pies”. En cuan­to a la vi­ta­mi­na E, re­cuer­da que es un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te que ayu­da a la re­pa­ra­ción de la piel y que “la en­con­tra­mos en acei­tes ve­ge­ta­les (oli­va, gi­ra­sol…), fru­tos se­cos y se­mi­llas olea­gi­no­sas (pi­pas de gi­ra­sol, ave­lla­na, pi­ñón, al­men­dra y cacahuete…) o en el ger­men de tri­go”. Mien­tras que la C fa­vo­re­ce la sín­te­sis del co­lá­geno, com­po­nen­te esen­cial en la der­mis, que pro­por­cio­na elas­ti­ci­dad y sus fuen­tes son al­gu­nas ver­du­ras (pi­mien­to ro­jo y ver­de, bró­co­li, col de Bru­se­las…) y fru­tas (fre­sa, na­ran­ja, man­da­ri­na, li­món, li­ma, man­go, ki­wi, pa­pa­ya, gua­ya­ba o li­chi). Fi­nal­men­te, los áci­dos gra­sos esen­cia­les Ome­ga-3, en el acei­te de oli­va vir­gen ex­tra, pes­ca­dos azu­les y fru­tos se­cos, son tam­bién im­por­tan­tes por­que ayu­dan a la co­rrec­ta hi­dra­ta­ción y elas­ti­ci­dad de la piel. Sea co­mo sea, para con­se­guir el con­su­mo ade­cua­do de es­tos nu­trien­tes, de­be­mos se­guir las ba­ses de la die­ta me­di­te­rrá­nea con­su­mien­do 2-3 ra­cio­nes de ve­ge­ta­les al día (in­ten­tan­do que una de ellas sea cru­da) y 2-3 pie­zas de fru­ta (en­te­ras y re­par­ti­das en las dis­tin­tas co­mi­das, me­jor evi­tar los zu­mos de fru­ta, ya sean na­tu­ra­les o co­mer­cia­les, ya que con­tie­nen mu­cho azú­car y en al­gu­nas personas au­men­tan los ni­ve­les de azú­car y tri­gli­cé­ri­dos). “Pre­pa­rar­se un zu­mo ver­de (ba­ti­do de hor­ta­li­zas- ho­jas ve­ge­ta­les + me­dia fru­ta + ju­go de li­món con agua o hie­lo) pue­de ser una bue­na idea para cu­brir las ne­ce­si­da­des de es­tos nu­trien­tes”, aña­de la es­pe­cia­lis­ta que su­gie­re que “no hay que ol­vi­dar­se de la hi­dra­ta­ción pues­to que en ve­rano el ca­lor ge­ne­ra pér­di­das de agua y elec­tro­li­tos en for­ma de su­dor que hay que re­po­ner me­dian­te agua. Es re­co­men­da­ble in­ge­rir de 1,5 a 2 li­tros al día, te­nien­do en cuen­ta que los gaz­pa­chos, ba­ti­dos, be­bi­das y fru­tas tam­bién nos apor­tan lí­qui­dos y por ello nos ape­te­cen tan­to en ve­rano. Co­mo en to­do, nun­ca es bueno ex­ce­der­se, pues los ex­ce­sos de agua tam­bién pue­den ser per­ju­di­cia­les. Si cues­ta be­ber agua co­mo tal se pue­de mez­clar con ro­da­jas de li­món y hie­lo, ho­jas de men­ta o al­baha­ca o ela­bo­rar in­fu­sio­nes frías con es­te­via”, con­clu­ye. Más allá de la ali­men­ta­ción tam­bién in­flu­yen los bue­nos há­bi­tos en el cui­da­do de la piel. En este sen­ti­do, Es­tre­lla Pu­jol, de Oxigen, re­cuer­da que “la lim­pie­za de la piel tan­to por la ma­ña­na co­mo por la no­che con limpiadores de pH neu­tro que no la irri­ten es bá­si­ca”. Podemos es­tar de va­ca­cio­nes, pe­ro “no de­be­mos des­cui­dar ese ri­tual de be­lle­za… y si no lo te­ne­mos aun asu­mi­do, el pe­rio­do es­ti­val pue­de ser un buen mo­men­to para co­ger el há­bi­to. Lue­go, otro pa­so esen­cial es la apli­ca­ción de una cre­ma hi­dra­tan­te. Si es de día, con­vie­ne apli­car un sue­ro an­tes de la cre­ma hi­dra­tan­te que nos pro­te­ja la piel de los ra­di­ca­les li­bres y un pro­tec­tor so­lar para pro­te­ger la piel de la ra­dia­ción”, aña­de. Y, ade­más de esos cui­da­dos ca­se­ros, Pu­jol su­gie­re so­me­ter­se a un buen tra­ta­mien­to de hi­dra­ta­ción a la vuel­ta de las va­ca­cio­nes. In­clu­so an­tes si es po­si­ble. “Así con la piel bien hi­dra­ta­da y apli­can­do los cui­da­dos y los fac­to­res de pro­tec­ción ne­ce­sa­rios mien­tras to­ma­mos

el sol, es mu­cho más fá­cil no só­lo con­se­guir un tono sa­lu­da­ble sino tam­bién man­te­ner­lo du­ran­te más tiem­po”, ex­pli­ca Patricia Cuen­ca, tam­bién de Oxigen. Por su par­te, el es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca Pe­re Ta­ber­na su­gie­re tra­ta­mien­tos de ca­bi­na. En su ca­so, pro­po­ne la bio-re­vi­ta­li­za­ción de la piel para “re­cu­pe­rar los ele­men­tos que la piel pier­de en vez de sus­ti­tuir­los con ele­men­tos ex­ter­nos” me­dian­te mi­cro­in­yec­cio­nes de pro­duc­tos re­vi­ta­li­zan­tes. De es­ta ma­ne­ra, se con­si­gue una piel uniforme y lu­mi­no­sa, se res­ta­ble­cen los vo­lú­me­nes y con­tor­nos de la cara, se cierran los po­ros, se re­afir­ma la tex­tu­ra de la piel y se di­fu­mi­nan arru­gas y pa­tas de ga­llo”, ase­gu­ra. Ade­más se pue­de op­tar por ayu­das ex­ter­nas. Es el ca­so de po­ten­cia­do­res del bron­cea­do que tie­nen en Co­mody­nes a la fir­ma pio­ne­ra. Pro­po­nen una am­plia ga­ma que in­clu­ye des­de emul­sio­nes fa­cia­les (de apli­ca­ción fá­cil y con una rá­pi­da ab­sor­ción en cara, cue­llo y es­co­te) a le­ches cor­po­ra­les de bron­cea­do pro­gre­si­vo que ac­túan du­ran­te 24 ho­ras con vi­ta­mi­nas E y F. Ade­más, ofre­cen un “com­ple­jo au­to­bron­cea­dor que ac­túa a 3 ni­ve­les: bron­cea la piel ade­cuan­do la in­ten­si­dad a ca­da fo­to­ti­po de piel, pro­lon­ga el bron­cea­do na­tu­ral y re­fuer­za las fo­to­de­fen­sas cu­tá­neas fren­te a los ra­di­ca­les li­bres”. En este sen­ti­do, el mundo de los au­to­bron­cea­do­res es muy am­plio. Sin ne­ce­si­dad de tum­bar­se al sol, con­se­guir un co­lor de piel “pla­ye­ro” es po­si­ble. Los ex­per­tos ad­vier­ten, sin em­bar­go, que hay que se­guir bien los pa­sos para ob­te­ner un buen be­ne­fi­cio de es- tos pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. ¿Có­mo? Pri­me­ro hay que ex­fo­liar bien to­do el cuer­po. Pe­ro siem­pre “in­sis­tien­do bien en las zo­nas más se­cas co­mo pue­den ser los co­dos o las ro­di­llas. Uti­li­za­re­mos un guan­te de crin e in­ten­ta­re­mos eli­mi­nar bien las cé­lu­las muer­tas”, ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de prensa de Co­mody­nes. En efec­to, una bue­na ex­fo­lia­ción es bá­si­ca por­que es la que pro­por­cio­na­rá un tono igua­la­do de to­da la piel, por­que otro de los gran­des se­cre­tos para que el au­to­bron­cea­dor fun­cio­ne es se­car bien la zo­na. A par­tir de ahí, se pue­de apli­car el au­to­bron­cea­dor en el res­to de las zo­nas desea­das, pe­ro siem­pre de aba­jo ha­cia arri­ba. Es de­cir, se co­mien­za por los pies y se va su­bien­do con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res. ¿Cuán­to du­ran? ¿Que­da un tono na­tu­ral? To­das las fir­mas que pro­por­cio­nan este ti­po de pro­duc­tos (des­de St. Tro­pez Self Tan­nig Bron­zing, Dior Bron­ze, Co­mody­nes Ins­tant Tan­ning, Lan­cô­me Flash Bron­zer a Cla­rins Self Tan­ning, que son los más acla­ma­dos) ase­gu­ran que el tono es efec­ti­va­men­te na­tu­ral. En cuan­to a la duración ex­pli­can que se de­be­ría apli­car el au­to­bron­cea­dor una vez por semana in­sis­tien­do en las zo­nas en las que apa­re­cen rodales, pues­to que in­di­can que es piel nue­va. La piel tar­da unos 28 días en re­ge­ne­rar­se com­ple­ta­men­te. Esa es la ra­zón por la que la apli­ca­ción se­ma­nal de es­tos pro­duc­tos in­ci­de en las zo­nas en que na­cen las cé­lu­las nue­vas. Otro con­se­jo o es usar aque­llos con co­lor (tam­bién los hay sin) pues­to que es la ma­ne­ra de ver cla­ra­men­te si se es­tá re­par­tien­do bien el pro­duc­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.