Estambul, cru­ce de cul­tu­ras

El ba­rrio de Be­yo­glu-Tak­sim de Estambul es, para al­gu­nos, la úl­ti­ma fron­te­ra de Oc­ci­den­te. Para otros, en cam­bio, la oca­sión de en­ten­der­se con Oriente

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El ba­rrio de Tak­sim es para unos el úl­ti­mo ba­rrio de Oc­ci­den­te, para otros el pri­me­ro de Oriente. Una mez­cla cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca

Las cos­tum­bres cam­bian, el ma­pa po­lí­ti­co se es­tre

me­ce, pe­ro hay un es­pa­cio fí­si­co en el que los mun­dos con­ver­gen: la co­ci­na. Bien sea en una ca­sa par­ti­cu­lar o en un res­tau­ran­te, la co­ci­na si­gue sien­do el sa­gra­rio don­de se guar­da el fue­go del hogar, don­de se ate­so­ra su esen­cia. Por esos re­sul­tan tan atra­yen­tes esos res­tau­ran­tes fa­mi­lia­res, sen­ci­llos, que uno en­cuen­tra deam­bu­lan­do por las ca­lles de Estambul. Re­ci­ben en nom­bre que pa­re­ce un prés­ta­mo del ita­liano, lo­can­da, y en ellos es po­si­ble ver a la abue­la de la fa­mi­lia ma­ne­jan­do pe­ro­les y sar­te­nes de cara al pú­bli­co. Aquí no es­ta­mos ha­blan­do de la mo­da de di­se­ñar los res­tau­ran­tes con co­ci­nas abier­tas, para que el co­men­sal asis­ta a la al­qui­mia del pla­to en di­rec­to; aquí es­ta­mos vien­do la ver­da­de­ra co­ci­na de la fa­mi­lia, que una vez da por con­clui­do el ser­vi­cio se sien­ta a dis­fru­tar de la bue­na me­sa en lo que en reali­dad es el sa­lón de su hogar. El tu­ris­ta re­ti­cen­te op­ta por res­tau­ran­tes más con­ven­cio­na­les, es­tan­da­ri­za­dos, de ma­ne­ra que se pier­de lo me­jor. La ca­lle pea­to­nal de Is­ti­klal, siem­pre aba­rro­ta­da, cuen­ta con do­ce­nas de ellos, pe­ro lo bueno de ver­dad es­tá en una ca­lle­ja la­te­ral o in­clu­so en el úl­ti­mo pi­so de una ca­sa de ve­ci­nos, un se­cre­to bien guar­da­do gra­cias a que no hay neo­nes en la puer­ta. Is­ti­klal es la ar­te­ria aor­ta de Be­yo­glu y de to­da la par­te de Estambul que per­te­ne­ce to­da­vía a la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Al otro la­do del Bós­fo­ro em­pie­za Asia. Por eso se dan ci­ta en la zo­na co­ci­nas geor­gia­nas, kur­das, de ins­pi­ra­ción fran­ce­sa… A la mez­cla de sa­bo­res y olo­res se aña­de la de na­cio­na­li­da­des, en es­pe­cial des­de que arre­cia el con­flic­to si­rio. En las no­ches de Tü­nel, la zo­na de ba­res del ex­tre­mo sur de de Is­ti­klal, co­rres­pon­sa­les, free­lan­ce y aven­tu­re­ros com­par­ten me­sa con re­fu­gia­dos si­rios y otras gen­tes de va­ria­da pro­ce­den­cia, ade­re­za­do to­do con abun­dan­tes do­sis de jó­ve­nes que han ele­gi­do Estambul co­mo des­tino don­de in­ver­tir el tiem­po y el di­ne­ro de una be­ca Eras­mus. Aquí se ne­go­cian re­por­ta­jes, se dis­cu­te de to­do y na­da y se li­ga, co­mo en la más oc­ci­den­tal de las ciu­da­des. Unas ho­ras bas­tan para dar­se cuen­ta que és­te es el re­duc­to con­tra el que cho­can las ven­to­le­ras in­te­gris­tas que han cu­bier­to de pies a ca­be­za mu­chas más mu­je­res que unos años an­tes, ima­gen con­tras­ta­da que se ob­tie­ne con só­lo cru­zar el puen­te de Gá­la­ta para vi­si­tar el Gran Ba­zar o la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas. En to­do ca­so, la se­re­na be­lle­za de Estambul aguan­ta, al­go aja­da en al­gu­nas par­tes, pe­ro in­mu­ta­ble en con­jun­to. En cam­bio, los sím­bo­los se za­ran­dean

pe­rió­di­ca­men­te en la pla­za Tak­sim. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes ya no aso­man tan­to en las por­ta­das de los pe­rió­di­cos, pe­ro si­guen ahí, in­te­gra­das en la vo­rá­gi­ne ciu­da­da­na, de mo­do que uno se pue­de to­par con una es­tam­pa do­mi­ni­cal en la que los ve­ci­nos pa­sean tran­qui­los con sus hi­jos jun­to a un pe­lo­tón po­li­cial dis­pues­to a la car­ga, ob­ser­van­do in­di­fe­ren­tes a aque­llos que gri­tan con­sig­nas por me­ga­fo­nía. Podemos ase­gu­rar que no se tra­ta de una sim­ple ima­gen re­tó­ri­ca. Y es que a ve­ces Estambul sa­ca a la luz lo que es­con­de ba­jo la su­per­fi­cie, co­mo le su­ce­de a la mez­qui­ta Ye­ral­ti, que en tiem­po atrás fue crip­ta del cas­ti­llo de Gá­la­ta. En ella se an­cla­ba la ca­de­na que cru­za­ba el Cuerno de Oro para evi­tar que en­tra­ran bar­cos no au­to­ri­za­dos en el puerto. En 1757 se con­vir­tió el edi­fi­cio en tem­plo mu­sul­mán y allí si­guen oran­do los cre­yen­tes por las al­mas de los que des­cor­chan bo­te­llas un po­co más arri­ba.

Los 490 me­tros del fa­mo­so Puen­te de Gá­la­ta unen el Estambul eu­ro­peo con el la­do asiá­ti­co de la ciu­dad La mez­qui­ta de Su­ley­ma­ni­ya , cons­trui­da en el si­glo XVI, es la más grande de Estambul

Es­tam­pa tí­pi­ca del ba­rrio de Tar­la­ba­si, ubi­ca­do en Be­yo­glu, don­de con­vi­ven in­mi­gran­tes y au­tóc­to­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.