Re­la­cio­nes a dis­tan­cia

Eso di­cen al­gu­nos. Pe­ro mu­chas personas ase­gu­ran que, a pe­sar de las des­ven­ta­jas de que la pa­re­ja es­té a cien­tos o mi­les de ki­ló­me­tros, este ti­po de re­la­cio­nes son via­bles

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sé A. Ro­drí­guez

Son ca­da vez más fre­cuen­tes en la so­cie­dad glo­ba­li­za­da de hoy. ¿Pue­den fun­cio­nar? ¿Cuál es la me­jor ma­ne­ra de lle­var­las?

“Pa­re­cía que iba a ser el tí­pi­co amor de ve­rano, pe­ro,

cuan­do lle­gó el mo­men­to de des­pe­dir­nos, pen­sa­mos: ‘¿por qué no in­ten­tar una re­la­ción a dis­tan­cia?’”, ex­pli­ca Ma­ría, de 40 años, mien­tras son­ríe pen­san­do en Ja­mes, su pa­re­ja des­de ha­ce cin­co años, aus­tra­liano que vi­ve y tra­ba­ja en Aus­tra­lia. En es­tos tiem­pos en los que hay que sa­lir al ex­tran­je­ro a bus­car­se la vi­da, el tu­ris­mo pro­pi­cia los amo­res de ve­rano in­ter­na­cio­na­les e in­ter­net per­mi­te a un bar­ce­lo­nés sen­tir­se atraí­do por una des­co­no­ci­da que vi­ve en un pe­que­ño pue­blo sue­co, el amor y el de­seo desafían a los ki­ló­me­tros. Pe­ro las re­la­cio­nes a dis­tan­cia, ¿son más vir­tua­les que reales? ¿Có­mo se pue­de sus­ti­tuir la fal­ta de con­tac­to fí­si­co du­ran­te semanas? ¿Tie­nen sen­ti­do a lar­go pla­zo? “Creo que la via­bi­li­dad de­pen­de del ti­po de re­la­ción –co­men­ta Arant­xa Co­ca, te­ra­peu­ta de pa­re­ja del Cen­tro de Psicología Es­pe­cia­lis­ta en An­sie­dad y Fa­mi­lia–. Po­dría­mos ha­blar de tres ti­pos de re­la­cio­nes a dis­tan­cia. Pa­re­jas con­so­li­da­das que han con­vi­vi­do meses o años y tie­nen que se­pa­rar­se nor­mal­men­te por mo­ti­vos la­bo­ra­les. Amo­res de unos días o unas semanas que de­ci­den con­ti­nuar a ver qué pa­sa. Y personas que se co­no­cen a tra­vés de in­ter­net”. Ca­da una con sus pros y sus con­tras, y, se­gún es­ta es­pe­cia­lis­ta, con di­fe­ren­tes gra­dos de via­bi­li­dad. “Las pri­me­ras son más via­bles, cla­ro. Sen­ti­rán la fal­ta del otro, pe­ro el víncu­lo que tie­nen es muy real. Las se­gun­das son me­nos via­bles, pe­ro por lo me­nos han te­ni­do el con­tac­to piel con piel y sa­ben que se gus­tan, que fun­cio­nan en la ca­ma, que hay quí­mi­ca en­tre ellos. Las ter­ce­ras son las me­nos via­bles, un enig­ma has­ta que no se vean y pa­sen un tiem­po jun­tos”. Aun­que la con­vi­ven­cia pre­via no ga­ran­ti­za na­da, por­que la dis­tan­cia, a pe­sar de que la re­la­ción pa­rez­ca es­tar con­so­li­da­da, es una prue­ba de fue­go. “Yo con­vi­ví con mi pa­re­ja dos años en In­gla­te­rra – ex­pli­ca Cé­sar, de 44 años–. Vol­ví a Bar­ce­lo­na con el pro­yec­to co­mún de que mi pa­re­ja ven­dría en unos meses a vi­vir con­mi­go. Pa­sa­ron los meses y al­gún que otro año. Sus in­ten­cio­nes fue­ron cam­bian­do has­ta que me di­jo que no ve­nía”. Es ver­dad que, gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo las vi­deo­con­fe­ren­cias o las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, es más sen­ci­llo que ha­ce unos años in­ten­tar que la dis­tan­cia fí­si­ca no se con­vier­ta en dis­tan­cia emo­cio­nal. Pe­ro hay le­ja­nía fí­si­ca. Fal­ta el abra­zo de la pa­re­ja por la no­che, fal­ta po­der com­par­tir el día a día, fal­ta el se­xo piel con piel… Mu­chas fal­tas que, qui­zás, con­vier­ten a las pa­re­jas en la dis­tan­cia en un su­ce­dá­neo de una ver­da­de­ra re­la­ción. Aun­que, opi­na Ma­ría, “hay personas que vi­ven en la mis­ma ca­sa y duer­men en la mis­ma ca­ma ca­da no­che y es­tán mu­cho más le­jos que dos personas se­pa­ra­das por mi­les de ki­ló­me­tros pe­ro co­nec­ta­das emo­cio­nal­men­te. Mi re­la­ción an­te­rior era tra­di­cio­nal, vi­vía­mos jun­tos, y es­tá­ba­mos muy dis­tan­cia­dos”. Pe­ro es­tas re­la­cio­nes a dis­tan­cia se en­fren­tan a bas­tan­tes ries­gos e in­con­ve­nien­tes. Por ejemplo, no es lo mis­mo te­ner que co­ger el puen­te aé­reo ca­si ca­da fin de semana para ir de Bar­ce­lo­na a Ma­drid a ver al no­vio que, co­mo en el ca­so de Ma­ría, es­pe­rar tres o cua­tro meses para que uno de los dos cru­ce el mundo en­te­ro. “Es­pe­rar unos días pue­de ser du­ro, pe­ro unos meses son ca­si una eter­ni­dad cuan­do el amor y el de­seo es­tán muy vi­vos”, co­men­ta Jorge Cas­te­lló, psi­có­lo­go. “Lo di­ver­ti­do es que nos co­no­ci­mos un ve­rano en Bar­ce­lo­na –ex­pli­ca Ma­ría–. Pe­ro Ja­mes vi­vía en Pa­rís, por tra­ba­jo. Du­ran­te los pri­me­ros años, ir a Pa­rís me pa­re­cía to­do un via­je, una dis­tan­cia enor­me. Aho­ra, com­pa­ra­do con Aus­tra­lia, me pa­re­ce na­da”. Es­to de las coor­de­na­das es im­por­tan­te no só­lo por las ho­ras de vue­lo. Tam­bién por­que, si la pa­re­ja vi­ve mi­les de ki­ló­me­tros al este o al oes­te, el hu­so ho­ra­rio cam­bia. Co­mo apun­ta Laia Gi­mé­nez, psi­có­lo­ga del cen­tro Ara, Ins­ti­tu­to de Psicología y Te­ra­pias para el Bie­nes­tar, “tú es­tás en la ca­ma, por la no­che, y te gus­ta­ría te­ner una char­la tier­na con tu pa­re­ja. Pe­ro es que a lo me­jor tu pa­re­ja es­tá tra­ba­jan­do”. Uno es­tá es­pe­ran­do ca­ri­ño y el otro en la ofi­ci­na en­tran­do en una reunión con el je­fe. La dis­tan­cia emo­cio­nal se su­ma a los ki­ló­me­tros. “Creo que es fá­cil sen­tir­se so­lo en mu­chas oca­sio­nes”, aña­de es­ta psi­có­lo­ga. Por­que se echa de me­nos sen­tir el cuer­po de la otra per­so­na, un abra­zo, com­par­tir el desa­yuno por la ma­ña­na, sa­ber que, tras un día du­ro en el tra­ba­jo, la pa­re­ja es­pe­ra en ca­sa para co­men­tar las vi­ven­cias del día. Cé­sar cree que una de las razones que ex­pli­can que su re­la­ción a dis­tan­cia se aca­ba­ra “es

que la pro­xi­mi­dad, el con­tac­to, era ne­ce­sa­rio, im­pres­cin­di­ble. Y no lo te­nía­mos”. Para Arant­xa Co­ca, “es­ta di­fi­cul­tad para ali­men­tar el víncu­lo dia­rio es un pro­ble­ma so­bre to­do para las pa­re­jas que no han con­vi­vi­do. Co­noz­co a personas que habían te­ni­do un amor de ve­rano y que apos­ta­ron por una re­la­ción a dis­tan­cia. Y al­gu­nas no so­por­ta­ron la fal­ta del otro. Su­frían tan­to que pre­fi­rie­ron rom­per la re­la­ción”. Por lo me­nos hoy en día exis­ten in­ter­net, las vi­deo­con­fe­ren­cias, las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Ha­ce unos años, cuan­do ha­bía que es­pe­rar días para re­ci­bir una car­ta, o las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en­tre paí­ses cos­ta­ban un di­ne­ral, las re­la­cio­nes a dis­tan­cia eran mu­cho más com­pli­ca­das. “No­so­tros em­pe­za­mos en un chat de in­ter­net”, ex­pli­ca Ri­car­do, de 39 años, que aho­ra vi­ve con su pa­re­ja en las Is­las Ca­na­rias. Fue­ron unos pio­ne­ros en es­to del cor­te­jo on­li­ne. “Sí, por­que nos co­no­ci­mos en el año 2001. Ella vi­vía en Ca­na­rias y yo en Sit­ges”. Cuan­do ha­bla de co­no­cer­se quie­re de­cir que coin­ci­die­ron en un chat para ha­cer ami­gos y lo que sur­ja. “Co­men­za­mos a ha­blar y co­nec­ta­mos. Y así es­tu­vi­mos unos meses”. Has­ta que se ani­ma­ron a cam­biar el te­cla­do por un en­cuen­tro cara a cara. “Vi­mos que ha­bía quí­mi­ca”. Una lo­te­ría en la que les to­có el pre­mio gor­do. “Nos vi­mos va­rias ve­ces más, y, al fi­nal, de­ci­di­mos vi­vir jun­tos”. Y de eso ya han pa­sa­do sie­te años. Pro­ba­ble­men­te, la ma­yo­ría de las re­la­cio­nes que em­pie­zan vir­tual­men­te no pa­san la prue­ba de la reali­dad. Las nue­vas tec­no­lo­gías son muy úti­les para que las pa­re­jas que han com­par­ti­do ca­sa, ca­ma y ru­ti­na pue­dan se­guir ali­men­tan­do su víncu­lo. “El pro­ble­ma es que si no co­no­ces a la otra per­so­na, lo que te lle­ga de ella a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías es in­for­ma­ción, no ex­pe­rien­cia”, se­ña­la Arant­xa Co­ca. Es de­cir, uno pue­de de­cir que ha­ce de­por­te a me­nu­do, que le en­can­tan los do­cu­men­ta­les de ani­ma­les y que es muy aten­to y ca­ri­ño­so. “Pe­ro no sa­bes si lo que te mues­tra es ver­dad has­ta que no com­par­tes tu día a día con esa per­so­na”, apun­ta Jorge Cas­te­lló. Por otro la­do, las nue­vas tec­no­lo­gías son muy úti­les, pe­ro an­te un abra­zo de ver­dad no hay emo­ti­cono que val­ga. “El con­tac­to fí­si­co es una in­yec­ción de en­dor­fi­nas, oxi­to­ci­na y do­pa­mi­na, sus­tan­cias que nos ha­cen sen­tir de ma­ra­vi­lla y fa­vo­re­cen el víncu­lo con la otra per­so­na”, aña­de Laia Gi­mé­nez. Es ver­dad que las vi­deo­con­fe­ren­cias per­mi­ten ver la cara de la otra per­so­na, pe­ro mu­cha co­mu­ni­ca­ción vir­tual se da a tra­vés de men­sa­jes de tex­to. Un te­rreno pla­ga­do de pe­li­gro­sas mi­nas en for­ma de ma­len­ten­di­dos. “Qui­zás tú le en­vías un men­sa­je muy ca­ri­ño­so y su res­pues­ta te pa­re­ce fría. Y te que­das des­co­lo­ca­do”, co­men­ta Ri­car­do. Pue­de que la otra per­so­na dis­cu­tie­ra con un po­li­cía para evi­tar una mul­ta. Y no es­ta­ba con cuer­po ni te­nía tiem­po para emo­ti­co­nos con co­ra­zon­ci­tos. “Tie­nes que con­fiar en la otra per­so­na, por­que có­mo em­pie­ces a pen­sar que dón­de es­ta­rá y qué es­ta­rá ha­cien­do, te vuel­ves lo­co”, apun­ta Ri­car­do. “Para evi­tar ma­les ma­yo­res, hay pa­re­jas que han pac­ta­do res­trin­gir al mí­ni­mo las con­ver­sa­cio­nes por este sis­te­ma para que no se den este ti­po de pro­ble­mas”, se­ña­la Laia Gi­mé­nez. Y es­tá el te­ma del se­xo. Si la si­guien­te vi­si­ta no es has­ta den­tro de un mes, ¿qué ha­cer du­ran­te ese mien­tras­tan­to? Ima­gi­na­ción, una bue­na ta­ri­fa te­le­fó­ni­ca y una bue­na co­ne­xión a In­ter­net. Es de­cir, se cam­bia el “¿en tu ca­sa o en la mía?”, por el “¿en Sky­pe o en What­sApp?”. Men­sa­jes subidos de tono con lo que uno ha­ría o le gus­ta­ría que le hi­cie­ran, fo­to­gra­fías de uso ab­so­lu­ta­men­te pri­va­do (el sex­ting, es de­cir, el en­vío de men­sa­jes y fo­to­gra­fías ex­plí­ci­tas a tra­vés del te­lé­fono mó­vil), vi­deo­con­fe­ren­cias que de­be­rían in­cluir en una es­qui­na de la pan­ta­lla dos o tres rom­bos. Pe­ro no es lo mis­mo. “Lo bueno es que te obli­ga a po­ner mu­cha ima­gi­na­ción, a desa­rro­llar es­tra­te­gias para ero­ti­zar a la pa­re­ja –con­si­de­ra Laia Gi­mé­nez–. Aun­que hay gen­te muy tí­mi­da a la que le cues­ta este ti­po de re­la­ción se­xual. Pe­ro es una for­ma de sa­tis­fa­cer, aun­que sea un po­co, tu de­seo se­xual”. Y de ir ca­len­tan­do el si­guien­te en­cuen­tro para que no se apa­gue la pa­sión. Por­que uno de los ries­gos de es­tas re­la­cio­nes es que el de­seo lan­gui­dez­ca. Por otro la­do, es cier­to que la dis­tan­cia es un fas­ti­dio cuan­do uno desea com­par­tir ca­da se­gun­do con la per­so­na ama­da. Aun­que tam­bién tie­ne sus ven­ta­jas. “Gra­cias a la dis­tan­cia es más fá­cil ana­li­zar la re­la­ción y per­do­nar. Y tie­nes más tiem­po y es­pa­cio para re­co­no­cer e in­ten­tar co­rre­gir tus de­fec­tos”, co­men­ta Cé­sar. Otra ven­ta­ja es que, en el ca­so de las pa­re­jas que ape­nas se co­no­cen, el he­cho de no com­par­tir la co­ti­dia­ni­dad pue­de alar­gar la fa­se enamo­ra­mien­to. “Por­que cuan­do te enamo­ras siem­pre hay un com­po­nen­te im­por­tan­te de idea­li­za­ción –ex­pli­ca Jorge Cas­te­lló–. La dis­tan­cia te per­mi­te pro­yec­tar más fá­cil­men­te los de­seos, ex­pec­ta­ti­vas y fan­ta­sías de lo que es­pe­ras de la per­so­na ideal. Has­ta que lle­ga el pri­mer o los pri­me­ros en­cuen­tros”. O, en mu­chos ca­sos, más que en­cuen­tros los en­con­tro­na­zos que per­mi­ten des­cu­brir que no hay quí­mi­ca con esa per­so­na que pa­re­cía tan ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­sa. De to­dos mo­dos, en el ca­so de las pa­re­jas con­so­li­da­das por meses o años de con­vi­ven­cia y que se ven obli­ga­das a se­pa­rar­se, “yo no le veo ven­ta­jas, la ver­dad –con­si­de­ra este psi­có­lo­go–. Aun­que, por supuesto, es me­jor op­ción que rom­per la re­la­ción”. Para mu­chas personas, no te­ner que li­diar con el día a día, con el mal hu­mor por la ma­ña­na, con la ta­pa del re­tre­te siem­pre le­van­ta­da, es una ven­ta­ja in­du­da­ble. Una ma­ne­ra de que­dar­se só­lo con lo bueno de las re­la­cio­nes. Qui­zás es­ta fór­mu­la sea la me­jor so­lu­ción para quie­nes quie­ren una re­la­ción, pe­ro no de­ma­sia­do. “A mí me han di­cho que es­ta­ba vi­vien­do al­go irreal, una pe­lí­cu­la –se­ña­la Ma­ría–. Que era muy có­mo­do. Pe­ro yo no lo veo así. To­do lo con­tra­rio. Creo que las re­la­cio­nes a dis­tan­cia po­nen a prue­ba el amor. Si no hay amor de ver­dad, no te man­tie­nes fiel, no es­pe­ras semanas o meses para ver a la otra per­so­na, no te gas­tas el di­ne­ro que te gas­tas en avio­nes”. Ade­más, los en­cuen­tros, cuen­tan las personas que tie­nen o han te­ni­do una re­la­ción a dis­tan­cia, son

LA PA­RE­JA EN LA LE­JA­NÍA VI­VE CON IN­TEN­SI­DAD EL TIEM­PO JUN­TOS LA TEC­NO­LO­GÍA HOY PER­MI­TE SO­POR­TAR LA DIS­TAN­CIA

muy in­ten­sos. “No pier­des el tiem­po en dis­cu­sio­nes ni en co­sas sin im­por­tan­cia –ase­gu­ra Ri­car­do–. Quie­res apro­ve­char al má­xi­mo el mo­men­to, por­que qui­zás pa­sa mu­cho tiem­po has­ta que vuel­ves a ver a tu pa­re­ja”. No son re­la­cio­nes sen­ci­llas. “Aun­que son po­si­bles siem­pre que es­tén cla­ros los sen­ti­mien­tos y ha­ya un com­pro­mi­so y un pro­yec­to de es­tar jun­tos –ex­pli­ca Arant­xa Co­ca–. Co­noz­co pa­re­jas que han es­ta­do años a dis­tan­cia. Pe­ro no sé si veo una re­la­ción así to­da la vi­da sin la pers­pec­ti­va y la ilu­sión de vi­vir jun­tos an­tes o des­pués”. La via­bi­li­dad de es­tas re­la­cio­nes pa­sa por echar mano de las nue­vas tec- no­lo­gías para co­mu­ni­car­se tan­to co­mo sea po­si­ble. “Para que, so­bre to­do en el ca­so de las pa­re­jas que ape­nas se co­no­cen –co­men­ta Laia Gi­mé­nez–, la re­la­ción no se que­de en un lu­gar al­go irreal. Si só­lo se ven de vez en cuan­do para ha­cer el amor y sa­lir a co­mer y ce­nar, no sa­brán si fun­cio­nan en la co­ti­dia­ni­dad”. Es fun­da­men­tal, ade­más, que los en­cuen­tros sean fre­cuen­tes. “Te­ner los bi­lle­tes para el si­guien­te en­cuen­tro te da una me­ta, un fu­tu­ro jun­tos, aun­que sea a cor­to pla­zo. Y hay que con­fiar mu­cho en el otro, por­que si no vas a su­frir pen­san­do que pue­de co­no­cer a al­guien”, aña­de Arant­xa Co­ca.

Aho­ra mis­mo, al­guien es­tá ha­cien­do las ma­le­tas para ir­se a tra­ba­jar le­jos de su hogar. En este ca­so, la dis­tan­cia, aun­que sea cau­sa de su­fri­mien­to, tal vez no sea un ries­go ex­ce­si­va­men­te ele­va­do para el fu­tu­ro de la re­la­ción. Pe­ro, tam­bién en este mo­men­to, qui­zás un amor de ve­rano pa­re­ce que pue­de du­rar al­go más que lo que du­ra el ca­lor. O al­guien sien­te una co­ne­xión es­pe­cial con un des­co­no­ci­do del que só­lo ha vis­to un par de fotos y con el que ape­nas ha in­ter­cam­bia­do al­gu­nos men­sa­jes a tra­vés de una pá­gi­na de con­tac­tos. ¿Qué ha­cer?, ¿me­jor re­pri­mir ese de­seo?, ¿de­jar pa­sar el tren? “Que lo in­ten­ten –acon­se­ja Laia Gi­mé­nez–. Que se de­jen lle­var por sus sen­ti­mien­tos. Y ya ve­rán has­ta dón­de quie­ren lle­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.