Ajus­tar el re­loj del ce­re­bro

La cro­no­bio­lo­gía es la dis­ci­pli­na que es­tu­dia los rit­mos cir­ca­dia­nos que re­gu­lan nues­tro re­loj in­terno y los ci­clos vi­ta­les, los de la actividad y el des­can­so. Los ho­ra­rios y los há­bi­tos, y so­bre to­do la luz so­lar, son el mi­nu­te­ro que acom­pa­sa y re­gu­la nu

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

To­dos te­ne­mos un re­loj in­terno, sin­to­ni­za­do con nues­tros ho­ra­rios y cos­tum­bres. Y el ce­re­bro es el re­lo­je­ro

El tiem­po, con su pa­so inexo­ra­ble, lo en­vuel­ve to­do

con su ha­lo de mis­te­rio. Sa­be­mos que al día le si­gue la no­che, y a la pri­ma­ve­ra, el ve­rano, el otoño y el in­vierno, y vuel­ta a em­pe­zar. En cam­bio, a la ni­ñez le si­gue la ado­les­cen­cia, la ju­ven­tud, la ma­du­rez, la ve­jez y… no hay mar­cha atrás. A pe­sar de que mu­chos de los fe­nó­me­nos de la na­tu­ra­le­za son cí­cli­cos, al me­nos a es­ca­la hu­ma­na, nues­tro tiem­po in­di­vi­dual se mueve siem­pre ha­cia el fu­tu­ro, y el pa­sa­do so­lo per­vi­ve en nues­tra me­mo­ria –has­ta que la per­de­mos–. Ni si­quie­ra el he­cho de que el tiem­po sea re­la­ti­vo, co­mo de­mos­tró Eins­tein en la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, al­te­ra es­tas apre­cia­cio­nes, al me­nos a ni­vel de la per­cep­ción hu­ma­na. Tal vez por eso el tiem­po ha si­do siem­pre un te­ma tras­cen­den­tal para la hu­ma­ni­dad, y se ha tra­ta­do des­de dis­ci­pli­nas muy di­ver­sas: fí­si­ca, fi­lo­so­fía, psicología, teo­lo­gía, bio­lo­gía e in­clu­so be­llas artes y poe­sía. Po­dría­mos ar­gu­men­tar que el tiem­po es al­go ex­terno a nues­tro ser: el día y la no­che se de­ben a la ro­ta­ción de la Tie­rra, y las es­ta­cio­nes al mo­vi­mien­to de gra­vi­ta­ción de nues­tro pla­ne­ta al­re­de­dor del Sol. Sin em­bar­go, el tiem­po es tan im­por­tan­te para no­so­tros que, más allá de los cam­bios ex­ter­nos, llevamos es­tos ci­clos in­terio­ri­za­dos en el ce­re­bro, e in­clu­so en los ge­nes. Los de­no­mi­na­mos rit­mos cir­ca­dia­rios o cir­ca­dia­nos, vo­ca­blos de­ri­va­dos del la­tín que sig­ni­fi­can, tex­tual­men­te, al­re­de­dor del día. La cien­cia que los es­tu­dia es la cro­no­bio­lo­gía. El ‘jet lag’ y el bron­cea­do ca­ri­be­ño Para ver has­ta que pun­to llevamos in­terio­ri­za­do el tiem­po, ana­li­ce­mos un ca­so muy sen­ci­llo y ha­bi­tual: las va­ca­cio­nes. Ima­gi­ne­mos que he­mos te­ni­do un buen año y de­ci­di­mos ir, por ejemplo, al Ca­ri­be. Cuan­do lle­ga­mos sus an­he­la­das pla­yas o a cual­quier otra des­ti­na­ción cu­yo hu­so ho­ra­rio pre­sen­te una di­fe­ren­cia de cua­tro o más ho­ras res­pec­to al nues­tro, lo pri­me­ro que no­ta­mos es el jet lag; nos sen­ti­re­mos can­sa­dos, nos cos­ta­rá co­ger el sue­ño o nos des­per­ta­re­mos in­só­li­ta­men­te tem­prano por la ma­ña­na. Al­guien po­dría pen­sar que tal vez só­lo sea cues­tión del can­san­cio acu­mu­la­do por el via­je, pe­ro la ra­zón prin­ci­pal re­si­de en el re­loj in­terno de nues­tro ce­re­bro. A pe­sar del jet lag, o a cau­sa de él, nos tum­ba­mos en la pla­ya para bron­cear­nos. La exposición de la piel a los ra­yos so­la­res ac­ti­va la pro­duc­ción de me­la­ni­na, un pig­men­to os­cu­ro. Apa­ren­te­men­te, eso se­ría su­fi­cien­te para bron­cear­nos, siem­pre bien pro­te­gi­dos por una bue­na lo­ción so­lar. Sin em­bar­go, los me­la­no­ci­tos, las cé­lu­las de la piel que pro­du­cen la me­la­ni­na, si­guen su pro­pio rit­mo in­te­rior, in­de­pen­dien­te de la exposición al sol. Las pri­me­ras ho­ras del día pro­du­cen más me­la­ni­na que por la tar­de, y por la no­che de­tie­nen la pro­duc­ción. Es ló­gi­co; por la no­che, aun­que ex­pon­ga­mos la piel, ja­más lu­ci­rá el sol. Lo in­tere­san­te del ca­so es que si cam­bia­mos nues­tro ho­ra­rio, es­tas cé­lu­las si­guen con su rit­mo ha­bi­tual de pro­duc­ción de me­la­ni­na, y tar­dan de cin­co a diez días en cam­biar­lo, a “po­ner­se en ho­ra” y adap­tar­se al nue­vo ho­ra­rio. Es lo mis­mo que su­ce­de con el jet lag; aun­que to­da­vía fal­ten unas ho­ras para os­cu­re­cer, el rit­mo cir­ca­diano de nues­tro ce­re­bro in­di­ca que ya es ho­ra de que ano­chez­ca, y nos em­pie­za a pro­du­cir la som­no­len­cia tí­pi­ca del atar­de­cer. La pro­duc­ción de me­la­ni­na y el jet lag no son los úni­cos ca­sos en que nues­tro cuer­po si­gue su pro­pio rit­mo. Son só­lo la pun­ta del ice­berg de una es­pe­cie de re­loj in­terno que va mar­can­do nues­tro rit­mo, un tic-tac si­len­cio­so que des­de nues­tro ce­re­bro y con la ayu­da de ge­nes es­pe­cí­fi­cos nos va mar­can­do la ho­ra. Va­mos a la ca­ma Cuan­do lle­ga la no­che nues­tro cuer­po se pre­pa­ra para dor­mir. La tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ba­ja len­ta­men­te, un des­cen­so que pue­de ser de 2ºC, lo que nos ayu­da a co­ger el sue­ño y ra­len­ti­za el me­ta­bo­lis­mo, para aho­rrar ener­gía. Este des­cen­so se ini­cia an­tes de acos­tar­nos, al­can­za su pun­to má­xi­mo a me­dia­no­che y em­pie­za a in­cre­men­tar nue­va­men­te an­tes de que nos des­per­te­mos, para ac­ti­var­nos. Y si una no­che nos que­da­mos des­pier­tos, si­gue el mis­mo ci­clo. El cuer­po nos pre­pa­ra para lo que ha de ve­nir. Tam­bién el pe­so cor­po­ral pre­sen­ta unas va­ria­cio­nes cí­cli­cas dia­rias: es me­nor por la ma­ña­na que por la no­che. Y la actividad de nues­tro ce­re­bro pre­sen­ta va­ria­cio­nes cí­cli­cas du­ran­te la no­che, que se re­pi­ten día tras día. La pri­me­ra per­so­na que las es­tu­dió fue Eu­gè­ne Ase­rinsky, en el año 1951, en di­ver­sos niños in­clui­do su pro­pio hi­jo. Ca­da no­che pa­sa­mos por di­ver­sos ci­clos, en los que se van al­ter­nan­do fa­ses de sue­ño pro­fun­do y li­viano. En las fa­ses 1, 2 y 3, el sue­ño se va ha­cien­do pro­gre­si­va­men­te más pro­fun­do, de mo­do que el efec­to re­pa­ra­dor del sue­ño se aso­cia con la fa­se 3, cuan­do la pro­fun­di­dad es ma­yor. Sin em­bar­go, tal vez la fa­se más cu­rio­sa sea la que si­gue a es­ta fa­se 3, por­que apa­re­ce un epi­so­dio en que la actividad del ce­re­bro es si­mi­lar a la vi­gi­lia, aun­que pa­ra­dó­ji­ca­men­te es la fa­se en la que es­ta­mos más dor­mi­dos y en la que más cues­ta des­per­tar­nos. La re­la­ja­ción mus­cu­lar es má­xi­ma pe­ro, en cam­bio, los ojos em­pie­zan a ha­cer mo­vi­mien­tos rá­pi­da­men­te –por eso se lla­ma fa­se REM ( rapid eye mo­ve­ment)–. Es cuan­do se pro­du­cen los sue­ños. Du­ra unos 10 mi­nu­tos y, una vez fi­na­li­za­da, se vuel­ve a ini­ciar un nue­vo ci­clo com­ple­to. Sin em­bar­go, a ca­da nue­vo ci­clo el tiem­po que pa­sa­mos en fa­se 3 es más cor­to. Por eso po­pu­lar­men­te se di­ce que cuan­do más des­can­sa­mos es en el “pri­mer sue­ño”, que de he­cho se­ría el pri­mer ci­clo de sue­ño.

Los re­lo­jes ge­né­ti­cos y neu­ro­na­les Los rit­mos cir­ca­dia­nos sur­gen de la adap­ta­ción a un en­torno rít­mi­co de 24 ho­ras, y tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de ser en­dó­ge­nos, es de­cir, se ge­ne­ran den­tro del pro­pio or­ga­nis­mo, in­te­gra­dos en nues­tra ge­né­ti­ca co­mo con­se­cuen­cia del me­ca­nis­mo evo­lu­ti­vo de adap­ta­ción. La ma­yor par­te de va­ria­bles fi­sio­ló­gi­cas y con­duc­tua­les de los se­res vi­vos pre­sen­tan rit­mos cir­ca­dia­nos. Se co­no­cen di­ver­sos ge­nes que mar­can el rit­mo cir­ca­diano en­dó­geno, el tic-tac que ha­ce avan­zar el re­loj de nues­tro ce­re­bro. Por ejemplo, se co­no­cen cua­tro ge­nes, de­no­mi­na­dos Clock, BMAL, PER y CRY, cu­ya in­ter­ac­ción se­cuen­cial pro­du­ce es­pon­tá­nea­men­te ci­clos de 24 ho­ras. Aun­que no son los úni­cos: se han iden­ti­fi­ca­do más de 150 ele­men­tos que in­ter­ac­túan en­tre ellos, lo que per­mi­te re­fi­nar es­tos ci­clos has­ta ex­tre­mos in­sos­pe­cha­dos. Des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­nal, se ha vis­to que hay una es­truc­tu­ra del ce­re­bro que, en ba­se al re­loj ge­né­ti­co, es­ta­ble­ce el re­loj ce­re­bral. Se tra­ta del de­no­mi­na­do nú­cleo su­pra­quias­má­ti­co, un gru­po de neu­ro­nas que se en­cuen­tran en el hi­po­tá­la­mo y que ge­ne­ran una actividad eléc­tri­ca que no para nun­ca, pe­ro que os­ci­la de ma­ne­ra rít­mi­ca: cuan­do es­tá más ac­ti­vo, nues­tro cuer­po ac­túa co­mo si fue­se de día, y en ca­so con­tra­rio co­mo si fue­ra de no­che. Este sis­te­ma se en­car­ga de ge­ne­rar los rit­mos cir­ca­dia­nos en­dó­ge­nos, de sin­cro­ni­zar­los con los ci­clos ex­ter­nos y de ha­cer que to­do el or­ga­nis­mo si­ga el rit­mo, in­clui­dos mu­chos re­la­cio­na­dos con el com­por­ta­mien­to. Es tam­bién el pun­to de unión en­tre el sis­te­ma ner­vio­so y el sis­te­ma en­do­crino, de mo­do que re­gu­la la se­cre­ción de mu­chas hor­mo­nas cu­ya fun­ción es trans­mi­tir las ho­ras en­dó­ge­nas al res­to del cuer­po. Hay otra es­truc­tu­ra ce­re­bral que tam­bién par­ti­ci­pa en la re­gu­la­ción de los rit­mos cir­ca­dia­nos, la glán­du­la pi­neal. Tie­ne el ta­ma­ño de un gui­san­te y es­tá si­tua­da en el cen­tro del ce­re­bro. En el si­glo XVII, el fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co Re­né Des­car­tes la des­cri­bió, por su po­si­ción, co­mo po­si­ble se­de del al­ma. Se­cre­ta una hor­mo­na lla­ma­da me­la­to­ni­na de for­ma to­tal­men­te de­pen­dien­te de la luz am­bien­tal: so­lo se se­cre­ta por la no­che y cuan­do es­tá os­cu­ro. En con­se­cuen­cia, en in­vierno se se­cre­ta más que en ve­rano, pues­to que las no­ches son más lar­gas. De este mo­do, el cuer­po iden­ti­fi­ca en que es­ta­ción del año se en­cuen­tra, y adap­ta su fi­sio­lo­gía y me­ta­bo­lis­mo, y tam­bién cier­tos as­pec­tos del com­por­ta­mien­to, a las dis­tin­tas es­ta­cio­nes. ¿O es que tal vez el cuer­po no nos pi­de co­sas di­fe­ren­tes en in­vierno que en pri­ma­ve­ra, por ejemplo?

Po­ner el re­loj en ho­ra Nues­tro re­loj in­terno es muy pre­ci­so, pe­ro tien­de a ade­lan­tar un po­co, co­mo si el ci­clo dia­rio tu­vie­se 25 ho­ras. Por eso es ne­ce­sa­rio que se va­ya po­nien­do en ho­ra cons­tan­te­men­te. Es una gran ven­ta­ja, por­que si no con­ta­se con me­ca­nis-

LA GLÁN­DU­LA PI­NEAL, SI­TUA­DA EN EL CEN­TRO DEL CE­RE­BRO, MAR­CA EL RIT­MO VI­TAL EL RE­LOJ IN­TERNO ES PRE­CI­SO, SE SA­BE ADE­LAN­TAR, Y TAM­BIÉN RE­GU­LAR

mos de au­to­ajus­te ja­más po­dría­mos su­pe­rar el jet

lag. Uti­li­za di­ver­sas ma­ne­ras para po­ner­se en ho­ra, co­mo por ejemplo a tra­vés de los ho­ra­rios de las co­mi­das, el ejer­ci­cio fí­si­co e, in­clu­so, los con­tac­tos so­cia­les. Sin em­bar­go, el prin­ci­pal me­ca­nis­mo de ajus­te es la luz so­lar. Nues­tro re­loj in­terno es es­pe­cial­men­te sen­si­ble a la luz en dos mo­men­tos del día, al ama­ne­cer y al ano­che­cer. Si los pri­me­ros ra­yos de sol no coin­ci­den con el ama­ne­cer de nues­tro re­loj in­terno y este si­gue mar­can­do que es de no­che, ten­de­rá a ace­le­rar­se, para po­ner­se en ho­ra. De ma­ne­ra con­tra­ria, si los úl­ti­mos ra­yos no coin­ci­den con el fi­nal del día in­terno y este si­gue mar­can­do que es de día, en­ton­ces ten­de­rá a ir más len­to, tam­bién para po­ner­se en ho­ra. Pe­ro, ¿co­mo se con­si­gue este ajus­te? Has­ta la dé­ca­da de 1990 se pen­sa­ba que en la re­ti­na de nues­tros ojos so­lo ha­bía dos ti­pos de cé­lu­las fo­to­rre­cep­to­ras, los co­nos y los bas­to­nes, que nos per­mi­ten dis­cri­mi­nar los co­lo­res y la in­ten­si­dad de luz, res­pec­ti­va­men­te. Las se­ña­les que ge­ne­ran se trans­mi­ten por el ner­vio óp­ti­co has­ta la par­te pos­te­rior de la cor­te­za ce­re­bral, don­de se en­cuen­tra la zo­na de la vi­sión. A me­dia­dos de la dé­ca­da de los no­ven­ta, sin em­bar­go, se en­con­tra­ron unos ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio cie­gos que, a pe­sar de no te­ner ni co­nos ni bas­to­nes, res­pon­dían igual­men­te a la luz, de mo­do que se que­da­ban quie­tos cuan­do se abría la luz de su cu­bícu­lo y se mo­vían al apa­gar­se, co­mo ha­rían en con­di­cio­nes nor­ma­les. Su es­tu­dio re­ve­ló que en la re­ti­na, ade­más de co­nos y bas­to­nes, hay un ter­cer ti­po de cé­lu­las fo­to­rre­cep­to­ras, pe­ro es­tas cé­lu­las no trans­mi­ten la in­for­ma­ción a la cor­te­za ce­re­bral, sino pre­ci­sa­men­te al nú­cleo su­pra­quias­má­ti­co del que se ha­bla­ba an­te­rior­men­te. Es­tas cé­lu­las no sir­ven para ver, sino para po­ner en ho­ra el re­loj bio­ló­gi­co.

La al­te­ra­ción de los rit­mos cir­ca­dia­nos y el ries­go de

en­fer­mar El man­te­ni­mien­to del or­den tem­po­ral in­terno es im­pres­cin­di­ble para la sa­lud. Ha­ce tiem­po que se sa­be que si se al­te­ran los rit­mos cir­ca­dia­nos hay más pre­dis­po­si­ción a en­fer­mar. El mo­ti­vo es muy sen­ci­llo. De­bi­do a la co­ne­xión que exis­te en­tre los ge­nes del re­loj cir­ca­diano, las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les que mar­can los rit­mos fi­sio­ló­gi­cos y me­ta­bó­li­cos y el pro­pio me­ta­bo­lis­mo de nues­tro cuer­po, la al­te­ra­ción de los rit­mos cir­ca­dia­nos, por ejemplo cuan­do rom­pe­mos de for­ma sis­te­má­ti­ca nues­tras ru­ti­nas dia­rias, al­te­ra el me­ta­bo­lis­mo ge­ne­rán­do­se lo que se de­no­mi­na una cro­no­dis­rup­ción. La cau­sa prin­ci­pal de es­tas al­te­ra­cio­nes rít­mi­cas son los cam­bios de ho­ra­rio. Pue­den apa­re­cer al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas que al­te­ren los rit­mos mens­trua­les en las mu­je­res, in­cre­men­ten el ries­go a su­frir hi­per­ten­sión o el ni­vel de co­les­te­rol en san­gre, e in­clu­so fa­vo­re­cer la dia­be­tes, la obesidad, el cán­cer y en­fer­me­da­des car­día­cas. Es­tas al­te­ra­cio­nes son fre­cuen­tes en las personas que tra­ba­jan por tur­nos

y que los van cam­bian­do de for­ma pe­rió­di­ca. Con ca­da cam­bio de turno, el ce­re­bro de­be re­ajus­tar el re­loj pro­fun­da­men­te, pe­ro pa­sa un tiem­po has­ta que se po­ne com­ple­ta­men­te en ho­ra, du­ran­te el cual el me­ta­bo­lis­mo pue­de ver­se al­te­ra­do. Ade­más, hay que te­ner pre­sen­te que las personas que pre­sen­tan en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo hi­per­ten­sión, in­som­nio, dia­be­tes u otras en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas, si se so­me­ten a cam­bios de ho­ra­rio que al­te­ren sus rit­mos, pue­den pre­sen­tar ma­yor ries­go de re­caí­das y em­peo­ra­mien­to de la do­len­cia que pa­de­cen. Y no so­lo en este ti­po de en­fer­me­da­des. Se ha vis­to tam­bién que las personas que su­fren en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo esquizofrenia o de­pre­sión bi­po­lar, pue­den pre­sen­tar un em­peo­ra­mien­to de su con­di­ción. De he­cho, bas­tan­tes en­fer­me­da­des men­ta­les con­lle­van por sí mis­mas la al­te­ra­ción de al­gu­nos rit­mos cir­ca­dia­nos. Por ejemplo, has­ta el 70% de los pa­cien­tes con tras­torno por dé­fi­cit de la aten­ción pa­de­cen de un re­tra­so en la fa­se del sue­ño, que oca­sio­na ade­más otras desin­cro­ni­za­cio­nes del me­ta­bo­lis­mo. Tam­bién las personas con pre­dis­po­si­ción a la epi­lep­sia o que pa­de­cen mi­gra­ñas ne­ce­si­tan man­te­ner unos ho­ra­rios es­ta­bles, por los mis­mos mo­ti­vos. En to­dos es­tos pa­cien­tes, el man­te­ni­mien­to de ru­ti­nas dia­rias y de un rit­mo de sue­ño ade­cua­do ayu­da a es­ta­bi­li­zar la en­fer­me­dad, e in­clu­so para al­gu­nas pa­to­lo­gías se re­co­mien­da la fo­to­te­ra­pia con luz blan­ca, co­mo en las de­pre­sio­nes es­ta­cio­na­les, en las que la exposición a luz in­ten­sa por la ma­ña­na con­si­gue re­ajus­tar el re­loj bio­ló­gi­co y ali­viar los sín­to­mas de de­pre­sión.

en día sa­be­mos que la pri­va­ción de sue­ño pue­de con­si­de­rar­se co­mo un agen­te es­tre­san­te. No po­der dor­mir nos es­tre­sa. De for­ma re­cí­pro­ca, los agen­tes es­tre­san­tes, es­pe­cial­men­te los de ti­po psi­co­ló­gi­co y so­cial, pue­den de­te­rio­rar la can­ti­dad y la ca­li­dad de nues­tro sue­ño. Este efec­to de­pen­de de una hor­mo­na que se li­be­ra en si­tua­cio­nes de es­trés (la CRH). Du­ran­te de­ter­mi­na­das fa­ses del sue­ño dis­mi­nu­ye la actividad de una de las re­gio­nes ce­re­bra­les que con­tro­la la res­pues­ta de es­trés y los ni­ve­les de las prin­ci­pa­les hor­mo­nas que se li­be­ran en una si­tua­ción es­tre­san­te, los glu­co­cor­ti­coi­des. La fal­ta de sue­ño in­du­ce un au­men­to de los ni­ve­les de glu­co­cor­ti­coi­des, lo que de­bi­li­ta­ría al­gu­nas for­mas de ener­gía al­ma­ce­na­das en el ce­re­bro, y es­to po­dría ayu­dar a ex­pli­car por qué la me­mo­ria se ve mer­ma­da cuan­do es­ta­mos fal­tos de sue­ño. De he­cho, di­fe­ren­tes tra­ba­jos han mos­tra­do que la fal­ta de sue­ño no de­te­rio­ra las ca­pa­ci­da­des mo­to­ras de los in­di­vi­duos, pe­ro sí afec­ta las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas y per­cep­ti­vas, y mo­di­fi­ca la re­gu­la­ción de los rit­mos cir­ca­dia­nos. Es­tos de­te­rio­ros sue­len ser más fre­cuen­tes en ta­reas cog­ni­ti­vas mo­nó­to­nas, pa­si­vas y sim­ples.

¿Qué ocu­rre en las personas que por su tra­ba­jo son

SE PUE­DE EN­GA­ÑAR AL CE­RE­BRO Y SU RIT­MO PARA QUE SE DES­PIER­TE O SE RE­LA­JE DOR­MIR CUAN­DO PARA EL CE­RE­BRO ES DE DÍA PUEDELLEGAR A AL­TE­RAR LOS GE­NES

víc­ti­mas de cons­tan­tes pri­va­cio­nes de sue­ño, cam­bios de tur­nos o ex­pe­ri­men­tan des­fa­ses ho­ra­rios pro­nun­cia­dos? Uno de los es­tu­dios más re­le­van­tes com­pa­ró los au­xi­lia­res de vue­lo de dos com­pa­ñías de avia­ción que rea­li­za­ban tra­yec­tos trans­con­ti­nen­ta­les. En una de las com­pa­ñías, los tra­ba­ja­do­res dis­po­nían de dos semanas de des­can­so des­pués de un vue­lo trans­con­ti­nen­tal con gran des­fa­se ho­ra­rio, mien­tras que en la otra só­lo dis­po­nían de cin­co días. Los tra­ba­ja­do­res que dis­po­nían me­nos tiem­po para re­cu­pe­rar­se pre­sen­ta­ron unos ni­ve­les más al­tos de glu­co­cor­ti­coi­des. Este es­tu­dio de­mos­tró que las ele­va­cio­nes pro­lon­ga­das de es­tas hor­mo­nas im­pli­ca­ban un hi­po­cam­po (re­gión del ce­re­bro crí­ti­ca para la con­so­li­da­ción de la me­mo­ria) más pe­que­ño, y al­te­ra­cio­nes de me­mo­ria y de apren­di­za­je es­pa­cial. Ade­más, es­tos dé­fi­cits cog­ni­ti­vos re­sul­ta­ban más apa­ren­tes des­pués de cin­co años de exposición a al­tos ni­ve­les de es­tas hor­mo­nas.

¿Qué se pue­de ha­cer? En un es­tu­dio muy re­cien­te se ha de­mos­tra­do que, dor­mir du­ran­te el pe­río­do que nues­tro ce­re­bro mar­ca co­mo día, e in­clu­so re­tra­sar el sue­ño cua­tro ho­ras só­lo du­ran­te tres días con­se­cu­ti­vos, al­te­ra la expresión de un ter­cio de nues­tros ge­nes. ¿Qué podemos ha­cer para ajus­tar­nos me­jor a los cam­bios ho­ra­rios o a la pri­va­ción de sue­ño? Pri­me­ro, para aque­llos que ha­gan tur­nos, lo me­jor es que los cam­bios de turno sean es­pa­cia­dos para dar tiem­po al cuer­po y al ce­re­bro a adap­tar­se; se­gun­do, para quie­nes via­jan con fre­cuen­cia a lu­ga­res le­ja­nos, me­jor adap­tar la actividad en su lu­gar de des­tino, en la me­di­da de lo po­si­ble, a un ho­ra­rio in­ter­me­dio, es­pe­cial­men­te si el via­je es breve; ter­ce­ro, para com­ba­tir el jet lag, exis­ten re­me­dios na­tu­ra­les, co­mo es­ti­mu­lan­tes ti­po ca­feí­na o teí­na para to­mar al ini­cio del día, y re­la­jan­tes o in­clu­so la pro­pia me­la­to­ni­na para to­mar an­tes de acos­tar­se y ayu­dar a con­ven­cer a nues­tro ce­re­bro de que ha lle­ga­do la no­che. Sin ol­vi­dar el ejer­ci­cio fí­si­co, que tie­ne efec­tos ac­ti­va­do­res del me­ta­bo­lis­mo y la vi­gi­lia. Co­mo di­cen Tri­ni­tat Cam­bras y An­to­ni Díez, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na es­pe­cia­lis­tas en cro­no­bio­lo­gía en su li­bro re­cién pu­bli­ca­do Els rit­mes de la vi­da, “nues­tro cuer­po es­tá pre­pa­ra­do para ge­ne­rar y man­te­ner rit­mos cir­ca­dia­nos de ma­ne­ra es­ta­ble. Aho­ra bien, a ve­ces nues­tra pro­pia ma­ne­ra de ac­tuar, nues­tra con­duc­ta, ho­ra­rios o há­bi­tos que ten­ga­mos, podemos di­fi­cul­tar unos ho­ra­rios re­gu­la­res. En­ton­ces, lo me­jor que podemos ha­cer es re­fle­xio­nar so­bre la con­duc­ta que rea­li­za­mos y qui­zás así ayu­da­re­mos a nues­tro cuer­po a re­sin­cro­ni­zar. No lo du­den: nues­tra sa­lud tam­bién de­pen­de de los rit­mos es­ta­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.