DOR­MIR ABRA­ZA­DOS

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (Reino Uni­do) dor­mir abra­za­dos me­jo­ra la re­la­ción de la pa­re­ja. La in­ves­ti­ga­ción del pro­fe­sor Ri­chard Wi­se­man con­clu­ye que el 94% de las pa­re­jas que du­ran­te la no­che tie­nen con­tac­to fí­si­co, disfrutan de una me­jor re­la­ción. De to­das for­mas Wi­se­man ha des­cu­bier­to que só­lo un 4% de las pa­re­jas es­tu­dia­das dor­mía abra­za­da, un 31% aga­rra­dos de la mano y un 42% es­pal­da con es­pal­da. Dor­mir abra­za­do pue­de ser muy ro­mán­ti­co, pe­ro no muy in­di­ca­do, se­gún el doc­tor Eduard Es­ti­vill, di­rec­tor de la Clí­ni­ca del Sue­ño Es­ti­vill. Cuan­do una per­so­na duer­me pa­sa por dis­tin­tas fa­ses de sue­ño: el sue­ño su­per­fi­cial, el pro­fun­do y la fa­se REM, la más pro­fun­da. El con­jun­to de las tres fa­ses se lla­ma un ci­clo de sue­ño, y du­ra unas dos ho­ras. Ca­da no­che re­pe­ti­mos cua­tro ci­clos de sue­ño nor­mal­men­te. “Cual­quier rui­do, cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra o de mo­vi­mien­to de la per­so­na que es­tá al la­do ha­ce que ten­ga­mos un mi­cro­des­per­tar. Pa­sa­mos de un sue­ño pro­fun­do a uno más su­per­fi­cial”, ex­pli­ca Es­ti­vill. Por eso a ve­ces nos des­per­ta­mos con la sen­sa­ción de no ha­ber des­can­sa­do lo su­fi­cien­te aun­que ha­ya­mos dor­mi­do las ho­ras ne­ce­sa­rias. “Lo me­jor para un sue­ño re­pa­ra­dor es que no nos mo­les­ten ni con rui­dos ni con con­tac­tos fí­si­cos”, sen­ten­cia el doc­tor. Me­jor no abra­zar­se pues.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.