Los nue­vos pro­pó­si­tos… de siem­pre

Co­mo ca­da año, lle­ga des­pués de va­ca­cio­nes el mo­men­to de plan­tear­se nue­vos de­sa­fíos y pro­yec­tos. Pe­ro con el pa­sar del tiem­po mu­chos de es­tos re­tos sue­len que­dar en pa­pel mo­ja­do. Con­se­jos para no fra­ca­sar en el in­ten­to... por enési­ma vez

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Ma­ña­na es un día sim­bó­li­co en el ca­len­da­rio, por­que em­pie­za el lla­ma­do nue­vo cur­so: po­lí­ti­co, es­co­lar, de­por­ti­vo… y tam­bién per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Di­cen que al año em­pie­za el 1 de enero, pe­ro para mu­chos cuan­do real­men­te se po­nen en mar­cha los pro­yec­tos es des­pués de la pau­sa es­ti­val. “Tras las va­ca­cio­nes de ve­rano, te­ne­mos más ga­nas que nun­ca de em­pe­zar a ca­mi­nar pa­so a pa­so ha­cia nues­tra me­ta. El re­loj nos di­ce que es po­si­ble re­co­men­zar y que, es­ta vez se­rá di­fe­ren­te. Es­ta vez, lo lo­gra­re­mos. Y des­pués, a los po­cos días, nos des­in­fla­re­mos co­mo glo­bos”. Con es­tas pa­la­bras (ca­si) pro­fé­ti­cas co­mien­za el li­bro La vi­da es fá­cil si sa­bes sim­pli­fi­car (Ze­nith) de la es­cri­to­ra y coach Mar Can­te­ro Sán­chez. ¿Cuán­tas ve­ces en este mo­men­to del año nos he­mos car­ga­do de bue­nos pro­pó­si­tos que, en su gran ma­yo­ría, no su­pi­mos cum­plir? ¿Por qué fi­jar­se ob­je­ti­vos aho­ra si el res­to del cur­so no fui­mos ca­pa­ces de lo­grar­lo? ¿Cuá­les de­be­rían ser las prio­ri­da­des?

Cam­biar. ¿Es ne­ce­sa­rio? No ha­ce fal­ta ha­cer una lis­ta de co­sas para ha­cer. A me­nu­do bas­ta de­jar de ha­cer unas cuan­tas co­sas de las mu­chí­si­mas que ya se es­tán ha­cien­do (mal). Es la te­sis de Mar Can­te­ro, que en su obra aler­ta de que el ma­yor obs­tácu­lo para cum­plir con las bue­nas in­ten­cio­nes pos­ve­ra­nie­gas es uno mis­mo. “Es po­si­ble que no te ha­yas da­do cuen­ta to­da­vía, pe­ro el he­cho de em­pe­zar las co­sas y de­jar­las al po­co tiem­po so­lo pue­de sig­ni­fi­car una co­sa. Sa­bo­ta­je. Au­to­sa­bo­ta­je para ser más es­pe­cí­fi­cos: cuan­do tien­des a po­ner­te las co­sas di­fí­ci­les, a po­ner pa­los en tus pro­pias rue­das”, sos­tie­ne. La cos­tum­bre de com­pli­car­se inú­til­men­te la vi­da, el es­co­ger me­tas po­co rea­lis­tas…To­do es­to ha­ce que cues­te lo­grar lo desea­do: des­de de­jar de fu­mar has­ta co­no­cer a nue­vos ami­gos o per­der unos ki­los. “En­cuen­tro personas que se com­pa­de­cen de ellas mis­mas: ‘Que no de­be­ría ha­ber tra­ba­ja­do en es­to’, ‘Que me equi­vo­qué de per­so­na’, ‘Que no su­pe al­can­zar las ilu­sio­nes de ju­ven­tud’... Pe­ro la vi­da cam­bia. Y siem­pre es po­si­ble per­se­guir nue­vos sue­ños. Siem­pre hay otra sa­li­da, siem­pre hay al­go que de­pen­de de ti”. Para Can­te­ro, es ne­ce­sa­rio bus­car lo que le mo­ti­va a ca­da uno e iden­ti­fi­car lo que le frus­tra o le fas­ti­dia. Para ello, es pre­ci­so rea­li­zar un tra­ba­jo de in­tros­pec­ción de fue­ra ha­cia den­tro. Hay personas que lo ha­cen de for­ma in­cons­cien­te, otros no, elu­den iden­ti­fi­car el pro­yec­to prin­ci­pal, po­nién­do­se ex­cu­sas. “No tie­ne sen­ti­do ha­cer lis­tas de de­be­res a la vuel­ta de va­ca­cio­nes, por­que no se van a cum­plir. Tam­po­co es con­ve­nien­te ob­se­sio­nar­se con el re­sul­ta­do, por­que ca­da pa­so cues­ta lo su­yo. Pe­ro sí es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer unas me­tas. Por­que si no lo ha­ces tú, al fi­nal te obli­ga­rá la vi­da a ha­cer­lo”. A con­ti­nua­ción, una se­rie de con­se­jos so­bre los re­tos más co­mu­nes para em­pe­zar el nue­vo cur­so…. sin mo­rir en el in­ten­to. Apren­der un idio­ma Es la gran y eter­na asig­na­tu­ra pen­dien­te para mu­chas personas. Pe­ro aho­ra es tal vez el me­jor mo­men­to para co­ger el to­ro por los cuer­nos y em­pa­par­nos de aque­lla len­gua que des­de siem­pre fue nues­tra batalla per­di­da. En efec­to, em­pie­zan en otoño la gran ma­yo­ría de cur­sos en las uni­ver­si­da­des y cen­tros de idio­mas. Se tie­ne así la po­si­bi­li­dad de ma­tri­cu­lar­se y em­pe­zar el cur­so des­de el prin­ci­pio. Pe­ro hay otros fac­to­res que jue­gan a fa­vor. “A lo me­jor du­ran­te las va­ca­cio­nes has es­ta­do en el ex­tran­je­ro, has prac­ti­ca­do al­gún idio­ma y re­gre­sas muy mo­ti­va­do. Tal vez ha­yas co­no­ci­do a gen­te con quién quie­res man­te­ner el con­tac­to”, apun­ta Gio­van­ni Mi­glia­ra, exprofesor de en la Uni­ver­si­dad Ja­mes Ma­di­son (Vir­gi­nia, EE.UU.) y que aho­ra im­par­te cur­sos en va­rios cen­tros de Bar­ce­lo­na. “Pue­de que du­ran­te la es­tan­cia es­ti­val te ha­yas en­con­tra­do per­di­do en al­gún país, con si­tua­ción de pá­ni­co y fal­ta de ai­re por­que no en­con­tra­bas las pa­la­bras ade­cua­das para ex­pre­sar­te… Pues bien, aho­ra eres cons­cien­te de tus lí­mi­tes y es­tás más dis­pues­to a tra­ba­jar para evi­tar en­con­trar­te en es­ta mis­ma si­tua­ción”, ra­zo­na. En cam­bio, si ya se es­tu­dió un idio­ma ex­tran­je­ro du­ran­te el in­vierno, re­to­mar el cur­so en sep­tiem­bre pue­de ser más di­fí­cil de lo que se cree por­que la pau­sa es­ti­val re­pre­sen­ta un brus­co pa­rón. “Si du­ran­te el ve­rano no has he­cho un po­co de man­te­ni­mien­to, en­ton­ces cuan­do vuel­vas a cla­se, te ha­brás da­do cuen­ta que ha­brás per­di­do mu­cho más que un mes y ha­brás echa­do a per­der gran par­te de tus co­no­ci­mien­tos” cuen­ta Mi­glia­ra. De ma­ne­ra que la ren­trée pue­de ser, en es­tos ca­sos, un po­co cues­ta arri­ba. La ven­ta­ja es que el apren­di­za­je en este pe­río­do del año se sue­le ha­cer de for­ma pro­gre­si­va y pau­sa­da, a di­fe­ren­cia de aque­llos cur­sos de idio­ma ex­prés en vís­pe­ra de va­ca­cio­nes, que pro­por­cio­nan mu­chas no­cio­nes de gol­pe a ve­ces di­fí­ci­les de asi­mi­lar. Po­ner­se a die­ta Dos anéc­do­tas. Un se­ñor se pa­sa las va­ca­cio­nes en Pa­rís. Se de­lei­ta con la co­ci­na fran­ce­sa: man­te­qui­lla, sal­sas con na­ta, cre­mas, et­cé­te­ra. Cuan­do vuel­ve a España, mi­ra con te­rror la bás­cu­la y des­cu­bre que ha per­di­do pe­so. ¿Có­mo es po­si­ble? Por­que este se­ñor, a lo me­jor, se ti­ra­ba ocho ho­ras al día ca­mi­nan­do para ha­cer tu­ris­mo por la ciu­dad. Se­gun­da anéc­do­ta. Un ci­clis­ta ama­teur pa­sa al­gu­nos días de ve­ra­neo ha­cien­do un re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta por Cen­troeu­ro­pa. Al re­gre­sar a ca­sa, se sube a la bás­cu­la con cara con­fia­da y la con­cien­cia tran­qui­la por los ki­ló­me­tros he­chos. Pe­ro des­cu­bre, con asom­bro que ha en­gor­da­do. ¿Por qué? Los desa­yu­nos con tar­tas de cho­co­la­te para apla­car el ham­bre des­pués del pe­da­leo han pa­sa­do fac­tu­ra. Los dos ejem­plos de­mues­tran co­mo hay una in­ter­ac­ción di­rec­ta en­tre actividad fí­si­ca y die­ta. En­tre las ca­lo­rías que se in­gie­ren y las que se con­su­men. El ve­rano su­po­ne un cam­bio de há­bi­tos y de cos­tum­bres en la me­sa y fue­ra de ella. En cam­bio, el otoño es un buen mo­men­to para ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va y fi­jar unas pau­tas que se de­be­rán asu­mir to­do el año en re­la­ción con el ejer­ci­cio fí­si­co que se pre­vé ha­cer. “El 62% de la po­bla­ción es­pa­ño­la es­tá por en­ci­ma de su pe­so ideal. Al­go es­ta­mos ha­cien­do mal. Y no só­lo en va­ca­cio­nes”, di­cen Guillem Cua­tre­ca­sas, Ge­rar­do Agui­lar y Sonia March, del de­par­ta­men­to de en­do­cri­no­lo­gía de la clí­ni­ca Sa­gra­da Fa­mí­lia de Bar­ce­lo­na. “No hay que plan­tear re­gí­me­nes para un mes para per­der pe­so. Hay que dar so­lu­cio­nes cró­ni­cas”. Este equi­po de mé­di­cos re­co­mien­da unas die­tas per­so­na­li­za­das y su­gie­ren para ello ha­cer es­tu­dios de ca­lo­ri­me­tría, que mi­den el con­su­mo ce­lu­lar. El prin­ci­pio es que no exis­ten die­tas mi­la­gro. Aun así, ofre­cen al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes: que las ra­cio­nes sean más pe­que­ñas; co­mer cin­co ve­ces al día; no sal­tar­se el desa­yuno; ha­cer ejer­ci­cio de for­ma re­gu-

lar; in­ge­rir por lo me­nos tres pie­zas de fru­ta al día; man­te­ner un ho­ra­rio de las co­mi­das re­gu­lar; co­mer des­pa­cio y no abu­sar del al­cohol; be­ber mu­cha agua e hi­dra­tar­se e in­cluir ver­du­ras fres­cas de tem­po­ra­da. “El 70% de las die­tas fra­ca­sa. El cam­bio de es­ti­lo no se logra en un día”, ad­vier­ten los ex­per­tos de la clí­ni­ca Sa­gra­da Fa­mí­lia. To­dos los nu­tri­cio­nis­tas ha­blan de la bon­dad de la die­ta me­di­te­rrá­nea. Pe­ro no pa­re­ce que en España, país me­di­te­rrá­neo, se cum­pla al pie de la le­tra. “Tie­ne que ser co­mo la de an­tes. Hay que en­se­ñar a las personas a ha­cer la com­pra. Una ba­se de acei­te de oli­va, ver­du­ras, hor­ta­li­zas y fru­tas. Con pre­sen­cia de hi­dra­tos de car­bono y me­nor con­su­mo de pro­teí­nas, que co­me­mos has­ta un 170% en ex­ce­so”, con­clu­yen es­tos ex­per­tos.

Ha­cer ejer­ci­cio Lo aca­ban de ver. Hay que mo­ver­se. Pe­ro só­lo el 14% de los es­pa­ño­les man­tie­ne una actividad fí­si­ca ade­cua­da, se­gún los cri­te­rios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Con el ve­rano, es po­si­ble que al­guien ha­ya prac­ti­ca­do al­gún de­por­te apro­ve­chan­do que te­nía tiem­po li­bre. Pues bien: apro­ve­che el ti­rón y no lo de­je aho­ra que lle­ga sep­tiem­bre. Es cier­to que hay ac­ti­vi­da­des que en in­vierno son más di­fí­ci­les de prac­ti­car. Y tam­bién exis­te el ries­go de que, ba­jo el en­tu­sias­mo es­ti­val, uno se lan­ce a prac­ti­car de for­ma más in­ten­sa la afi­ción que aca­ba de des­cu­brir pe­ro sin te­ner la pre­pa­ra­ción fí­si­ca ne­ce­sa­ria para aguan­tar­la to­do el año. Con lo que a la pri­me­ra le­sión, ya se de­ja. En cam­bio si el mes de agos­to lo he­mos pa­sa­do en la tum­bo­na, hay que po­ner­se ma­nos a la obra. Tan­to en un ca­so co­mo en el otro, sep­tiem­bre es cuan­do las ca­de­nas de­por­ti­vas lan­zan sus campañas de cap­ta­ción de so­cios, se­ñal que hay una de­man­da y un in­te­rés por cui­dar el fí­si­co. Ro­bert He­rráez di­rec­tor de fit­ness de la ca­de­na DiR, con­fir­ma que en este pe­río­do del año sue­len pre­sen­tar­se personas de en­tre 30 y 50 años, que a lo me­jor du­ran­te el ve­rano se han de­ja­do un po­co ir. “Para en­gan­char a es­tas personas y ha­cer que su fre­cuen­cia sea con­ti­nua­da hay que ofre­cer re­sul­ta­dos y diversión”, sos­tie­ne. Si uno es in­cons­tan­te, tal vez una se­sión co­lec­ti­va sea la me­jor so­lu­ción, ya que es más mo­ti­va­do­ra, ade­más de di­ver­ti­da. El gru­po sue­le fi­de­li­zar y crear víncu­los. La ayu­da de los en­tre­na­do­res tam­bién es un buen apo­yo. Ir al gim­na­sio no tie­ne que su­po­ner un es­fuer­zo. “Hay que evi­tar que el clien­te va­ya so­lo, por­que sino de­ja­rá de ve­nir”, re­co­no­ce He­rráez. El pun­to de in­fle­xión es des­pués de los tres meses. Si en Na­vi­da­des con­se­gui­mos ir al gim­na­sio con re­gu­la­ri­dad, en­ton­ces con to­da pro­ba­bi­li­dad se­gui­re­mos. El gim­na­sio tie­ne la ven­ta­ja de que se prac­ti­ca en lu­ga­res ce­rra­dos que pro­te­gen del cli­ma in­ver­nal. Des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, so­bre to­do si uno des­pués del ve­rano se no­ta oxi­da­do, ha­bría que com­bi­nar la to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar con ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos car­dio­vas­cu­la­res. Es­to ha­rá que se ace­le­re el me­ta­bo­lis­mo y que, al mis­mo tiem­po, se ge­ne­re nue­va ma­sa mus­cu­lar. Re­cuer­den que el cuer­po tie­ne me­mo­ria: si uno prac­ti­có en al­gún mo­men­to de­por­te pe­ro en va­ca­cio­nes se ha de­di­ca­do al chi­rin­gui­to, se pue­de re­cu­pe­rar en par­te el ni­vel de for­ma an­te­rior con un po­co de es­fuer­zo. Si al­guien tie­ne una afi­ción por al­gún de­por­te, el otoño es un buen mo­men­to para ac­ti­var­se: es cuan­do em­pie­zan mu­chas li­gas y

EL MA­YOR OBS­TÁCU­LO PARA CUM­PLIR RE­TOS ES EL SA­BO­TA­JE DE UNO MIS­MO A VE­CES NO ES NE­CE­SA­RIO FI­JAR­SE UNA LIS­TA, SINO REDUCIR OB­JE­TI­VOS

tor­neos que fi­na­li­za­rán en ju­nio. Y si no tie­ne tiem­po para el de­por­te, ca­mi­ne ca­da día: 10.000 pa­sos al día equi­va­len a una dis­tan­cia de cin­co ki­ló­me­tros. Cam­biar de tra­ba­jo La cri­sis ha de­ja­do he­ri­das pro­fun­das y to­da­vía abier­tas. Pe­ro pres­ten aten­ción: “Las ofer­tas la­bo­ra­les se reac­ti­van des­pués de va­ca­cio­nes”, ase­gu­ra Vic­tor Ta­tay, di­rec­tor de Adec­co en Bar­ce­lo­na. Y este año–se­ña­la–“las em­pre­sas es­tán con­tra­tan­do más”. Los días de va­ca­cio­nes son más re­fle­xi­vos, per­mi­ten las personas acla­rar cuá­les de­be­rían ser sus prio­ri­da­des en el tra­ba­jo. De re­pen­te, uno se da cuen­ta de que ne­ce­si­ta un cam­bio de ai­res y que su em­pleo ac­tual no le sa­tis­fa­ce. Sep­tiem­bre y oc­tu­bre son meses pro­pi­cios para que uno mi­re a su al­re­de­dor a ver si hay opor­tu­ni­da­des. “Nin­gún sec­tor ti­ra del ca­rro”, re­co­no­ce Ta­tay. “Pe­ro to­das las em­pre­sas quie­ren te­ner al equi­po hu­mano com­ple­to para el 1 de enero”. Por lo tan­to aho­ra el mo­men­to es idó­neo para pos­tu­lar­se. Des­de Adec­co dan al­gu­nos con­se­jos: ac­ti­tud po­si­ti­va, fle­xi­bi­li­dad an­te los cam­bios, de­seos de apren­der, dis­ci­pli­na y per­sis­ten­cia, au­to­con­ven­ci­mien­to, ca­pa­ci­dad para co­mu­ni­car... No hay que ol­vi­dar que sep­tiem­bre es tam­bién un buen mo­men­to para pe­dir una me­jo­ra sa­la­rial. Es cier­to: mu­chas em­pre­sas han con­ge­la­do las re­tri­bu­cio­nes. Pe­ro tal vez ha­ya­mos he­cho en ve­rano al­gún cur­so o me­jo­ra­do nues­tros co­no­ci­mien­tos. Aho­ra, en el mer­ca­do la­bo­ral va­le­mos más: es bueno que el je­fe lo se­pa. Ra­fael Ba­rri­le­ro, so­cio de Mer­cer, se­ña­la que ya an­tes de mar­char­nos de va­ca­cio­nes se de­be­ría ha­ber plan­ta­do la se­mi­lla. “La re­vi­sión de ob­je­ti­vos de mi­tad de año que sue­len ha­cer las em­pre­sas es cla­ve para ha­cer va­ler el desem­pe­ño rea­li­za­do y el po­si­ble au­men­to de ca­pa­ci­da­des y com­pe­ten­cias que nos per­mi­ti­rán ar­gu­men­tar que so­mos acree­do­res de un po­si­ble au­men­to de suel­do”, ex­pli­ca. Si el ejer­ci­cio fis­cal se cie­rra en di­ciem­bre, es­to no sig­ni­fi­ca que se ten­ga que es­pe­rar las Na­vi­da­des para ha­cer va­ler nues­tras razones. “En­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre, la ma­yo­ría de las com­pa­ñías con­fec­cio­nan los pre­su­pues­tos para el año que vie­ne, in­clu­yen­do la ma­sa sa­la­rial, por lo que no de­be­re­mos re­tra­sar este te­ma”, acon­se­ja este ex­per­to. ¿Y si uno no tie­ne pues­to de tra­ba­jo? “Los con­tac­tos que se ha­yan he­cho en va­ca­cio­nes se van a ma­te­ria­li­zar só­lo a par­tir de sep­tiem­bre. Las em­pre­sas va­lo­ran mu­chí­si­mo si el cu­rrí­cu­lum es­tá ac­tua­li­za­do. Es­to sig­ni­fi­ca que si has in­ver­ti­do en for­ma­ción en ve­rano, es un buen mo­men­to para de­mos­trar­lo”, di­ce Vic­tor Ta­tay.

Re­plan­tear las re­la­cio­nes El co­mien­zo de cur­so es una bue­na oca­sión para en­ri­que­cer la vi­da so­cial y fa­mi­liar. Se pue­de apro­ve­char el ti­rón del ve­rano para cul­ti­var las nue­vas amis­ta­des que se han es­ta­ble­ci­do en los lu­ga­res de va­ca­cio­nes. Asi­mis­mo, uno se pue­de com­pro­me­ter a cui­dar más de los abue­los des­pués de ha­ber pa­sa­do una tem­po­ra­da con ellos. Pe­ro tam­bién es el mo­men­to de mi­rar a la pa­re­ja con ojos nue­vos. En to­dos los sen­ti­dos. Las es­ta­dís­ti­cas no mien­ten. Uno de ca­da tres di­vor­cios se pro­du­ce des­pués del ve­rano. Evi­den­te­men­te, la con­vi­ven­cia fa­mi­liar cau­sa ten­sio­nes que, des­pués de una in­ten­sa tem­po­ra­da de con­vi­ven­cia, sa­len a flote. El otoño se con­vier­te así en el pe­río­do del año en el que más se so­pe­sa la po­si­bi­li­dad de una rup­tu­ra. “No­so­tros ve­mos a mu­chas pa­re­jas que se pre­sen­tan para se­pa­rar­se en sep­tiem­bre, pe­ro tam­bién por­que los juz­ga­dos en agos­to es­tán ce­rra­dos”, cuen­ta Lui­sa Mal­do­na­da, coach fa­mi­liar, abo­ga­da y me­dia­do­ra. No obs­tan­te, es­ta experta no cree que la de­ci­sión de los cón­yu­ges de po­ner fin a su re­la­ción sea fru­to de una de­ci­sión im­pul­si­va de­bi­do al gol­pe de ca­lor o los ma­len­ten­di­dos es­ti­va­les. “De al­gu­na ma­ne­ra, cuan­do ma­ri­do y mu­jer se pre­sen­tan al des­pa­cho su re­la­ción ya es­tá muy de­te­rio­ra­da. En in­vierno, no tie­nen tiem­po para en­fren­tar­se a sus pro­ble­mas de pa­re­ja. Es­tán dis­traí­dos, no pien­san en su si­tua­ción. Con el ve­rano, las fric­cio­nes y las dis­cre­pan­cias apa­re­cen, pe­ro es al­go que arras­tran des­de an­tes”, di­ce Maldonado. Los me­dia­do­res ha­cen lo po­si­ble para que las par­tes lle­guen un acuer­do sin te­ner que pa­sar por el juz­ga­do. “A los es­pa­ño­les to­da­vía les gus­ta el abo­ga­do y pre­fie­re, que lo di­ga un juez en lu­gar de lle­gar a un acuer­do”, afir­ma es­ta experta. ¿Se pue­de ha­cer al­go para evi­tar que la vuel­ta al tra­ba­jo es­té acom­pa­ña­da de una cri­sis ma­tri­mo­nial? Si las va­ca­cio­nes se han pla­ni­fi­ca­do bien, eli­gien­do el des­tino te­nien­do en cuen­ta los gus­tos de to­dos; si se ha con­se­gui­do no des­viar­se de­ma­sia­do del pre­su­pues­to acor­da­do; si se han dis­tri­bui­do en­tre to­dos las ta­reas me­nos gra­tas, de la com­pra de la co­mi­da a la lim­pie­za y si se han dis­fru­ta­do los días es­ti­va­les de­jan­do es­pa­cios para que ca­da uno ten­ga mo­men­tos para sí mis­mo… Lui­sa Maldonado ad­vier­te: “La gen­te de­be­ría for­mar­se para ca­sar­se. Es co­mo quien mon­ta una em­pre­sa. No to­do el mundo va­le para eso. De la mis­ma ma­ne­ra, no to­do el mundo va­le para es­tar ca­sa­do”. Bue­na ren­trée a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.