Di­me a qué jue­gas y te di­ré có­mo eres

Ele­gir un de­por­te es tam­bién es­co­ger una for­ma de ser. Ca­da dis­ci­pli­na tie­ne su par­ti­cu­lar for­ma de re­per­cu­tir en la per­so­na­li­dad de ca­da uno y el pa­pel de la edu­ca­ción fa­mi­liar y la tra­yec­to­ria es­co­lar es fun­da­men­tal. El apren­di­za­je, el éxi­to y la en­se­ña

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Gon­za­lo Sa­ras­que­ta y

¿El de­por­te pue­de mol­dear la per­so­na­li­dad de un ser hu­mano? Es una pre­gun­ta que na­die se hu­bie­ra he­cho va­rias dé­ca­das atrás, pe­ro los tiem­pos cam­bian. Y las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas avan­zan a un rit­mo pa­re­ci­do al del atle­ta ja­mai­cano Usain Bolt. Di­ver­sos au­to­res co­mo John Kerr, Mihály Csíks­zent­mihál­yi –crea­dor del po­pu­lar con­cep­to fluir– Jean Co­té han cons­trui­do los puen­tes en­tre la crea­ti­vi­dad, la fe­li­ci­dad, la so­cia­bi­li­dad, la vio­len­cia y el de­por­te. To­dos es­tos víncu­los, an­tes im­pen­sa­dos, co­bran hoy un in­te­rés inusi­ta­do en los círcu­los aca­dé­mi­cos y, ob­via­men­te, en los cam­po de jue­go. Dis­tin­tos pro­fe­sio­na­les opi­nan y echan luz so­bre un te­ma apa­sio­nan­te. To­dos, en ma­yor o me­nor me­di­da, coin­ci­den en lo mis­mo: exis­te una re­la­ción es­tre­cha en­tre de­por­te y per­so­na­li­dad que mo­di­fi­ca nues­tra for­ma de ser. Va­rios es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran al de­por­te co­mo un es­pa­cio he­te­ro­gé­neo, abier­to y am­plio, don­de lo fí­si­co es só­lo una de las par­tes que se pue­den ejer­ci­tar y es­ti­mu­lar; lo in­te­lec­tual y los va­lo­res tam­bién for­man par­te de la ex­pe­rien­cia y son as­pec­tos so­bre los que se de­be tra­ba­jar y ha­cer hin­ca­pié. Una pers­pec­ti­va in­te­gral. Es el ca­so de Su­sa­na Her­nán­dez, psi­có­lo­ga cog­ni­ti­va con­cep­tual y di­rec­to­ra de HDZ Con­sul­to­ra: “El de­por­te es un vehícu­lo no só­lo para en­tre­nar dis­tin­tas ha­bi­li­da­des fí­si­cas sino tam­bién para en­tre­nar di­fe­ren­tes com­pe­ten­cias o ha­bi­li­da­des hu­ma­nas, co­mo lo son las re­la­cio­nes so­cia­les, el com­pa­ñe­ris­mo, la so­li­da­ri­dad, el tra­ba­jo en equi­po, la dis­ci­pli­na, en­tre otras –aña­de Her­nán­dez–. En ese sen­ti­do, la prác­ti­ca de un de­por­te mol­dea de­ter­mi­na­dos ras­gos de la per­so­na­li­dad. En un es­ta­do de ge­ne­ra­ción de má­xi­ma adre­na­li­na y au­men­to de la an­sie­dad, pro­pia de una com­pe­ti­ción, se pue­den al­te­rar cier­tas cua­li­da­des de uno, co­mo la ma­ni­fes­ta­ción de la ira, el mie­do o la au­to­con­fian­za, que uno no sa­bía que te­nía”. Sin em­bar­go, hay al­gu­nos pro­fe­sio­na­les que ma­ti­zan es­ta re­la­ción di­rec­ta. Con­si­de­ran que los de­por­tes ac­túan so­bre una ba­se fi­sio­ló­gi­ca prees­ta­ble­ci­da y so­bre la edu­ca­ción –fa­mi­liar y es­co­lar– que ha­ya re­ci­bi­do el su­je­to. Una vi­sión más par­cial. “La prác­ti­ca de cual­quier de­por­te no cam­bia la per­so­na­li­dad, en ge­ne­ral acen­túa cier­tos ras­gos que ya es­tán alo­ja­dos en el in­di­vi­duo o que se van mol­dean­do en el co­mien­zo de la prác­ti­ca de­por­ti­va”, apun­ta Pablo Ar­nál­dez, de­por­tis­ta ar­gen­tino de éli­te en hoc­key so­bre hier­ba. “Es du­ran­te la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia cuan­do ejer­cen gran in­fluen­cia los en­tre­na­do­res que re­pre­sen­tan fi­gu­ras de au­to­ri­dad muy im­por­tan­tes que tie­nen gran par­ti­ci­pa­ción en las eta­pas de for­ma­ción de la per­so­na­li­dad”. En la mis­ma es­te­la, Antonio del Ce­rro, doc­tor en Psicología y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, acla­ra: “El de­por­te per­mi­te aflo­rar emo­cio­nes, y el in­di­vi­duo que lo ejer­ci­ta pue­de apren­der a ges­tio­nar­las. Aquí hay que te­ner en cuen­ta que el de­por­te se prac­ti­ca a par­tir de unas nor­mas y re­glas, y pue­de que es­tas re­glas sean cau­san­tes de de­ter­mi­na­das for­mas de com­por­ta­mien­to”. Apren­di­za­je Otro te­ma de de­ba­te es si el de­por­te re­per­cu­te en nues­tra per­so­na­li­dad du­ran­te to­do el ci­clo vi­tal o só­lo du­ran­te un tiem­po de­ter­mi­na­do. El pro­ce­so de en­se­ñan­za y asi­mi­la­ción por par­te de los su­je­tos ¿es cons­tan­te o só­lo se aco­ta a las fran­jas de la vi­da más permea­bles co­mo la in­fan­cia o la ado­les­cen­cia? En este pun­to tam­bién hay di­si­den­cias. “El de­por­te pue­de for­jar la per­so­na­li­dad de una per­so­na en­tre los pri­me­ros años de la in­fan­cia y la es­cue­la pri­ma­ria de un ni­ño, y se afian­za en la pu­ber­tad y ado­les­cen­cia –afir­ma Su­sa­na Her­nán­dez–. Y es­ta eta­pa, la ju­ven­tud, es tras­cen­den­tal por­que no só­lo se eli­ge de­fi­ni­ti­va­men­te el de­por­te que se va a prac­ti­car co­mo de­por­te pri­ma­rio, sino tam­bién se cons­tru­yen re­la­cio­nes de amis­tad y ex­pe­rien­cias que que­dan mar­ca­das a fue­go para to­da la vi­da”. Mien­tras tan­to otros co­no­ce­do­res del te­ma, co­mo Ve­ró­ni­ca Morales Sán­chez, coor­di­na­do­ra del más­ter de In­ves­ti­ga­ción en Actividad Fí­si­ca y De­por­te de la Uni­ver­si­dad de Málaga, in­ter­pre­tan que “la so­cia­li­za­ción de­por­ti­va pue­de abar­car to­do el pe­río­do bio­ló­gi­co. Se pue­de com­pro­bar en los pro­gra­mas de­por­ti­vos mu­ni­ci­pa­les a los que asis­ten jó­ve­nes y an­cia­nos”. En otras pa­la­bras: has­ta que el cuer­po, en to­dos sus sen­ti­dos, di­ga bas­ta. Para Antonio del Ce­rro, el apren­di­za­je du­ra se­gún ca­da uno. Es al­go per­so­nal. Re­la­ti­vo. “De­pen­de has­ta dón­de ca­da uno se­pa tras­la­dar, del cam­po de jue­go a la vi­da per­so­nal, to­das esas ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas”. Por en­de, no se tra­ta de un lap­so pre­de­ter­mi­na­do sino de la ha­bi­li­dad de ca­da in­di­vi­duo para ali­men­tar y en­ri­que­cer su día a día con to­do un con­jun­to de com­pe­ten­cias ab­sor­bi­do en la com­pe­ti­ción o en­tre­na­mien­to, y vi­ce­ver­sa. Cuan­do uno ya

no sea ca­paz de trans­por­tar to­das las vi­ven­cias de una es­fe­ra a otra, se­rá cuan­do se aca­be la cons­truc­ción de la per­so­na­li­dad, por lo me­nos por par­te del de­por­te. Aho­ra, a raíz de lo an­te­rior, otro in­te­rro­gan­te que sur­ge es si exis­te un pa­trón en co­mún que una a los que prac­ti­can de­por­tes y, al mis­mo tiem­po, los di­fe­ren­cie de los que no lo ha­cen. O sea, ¿en qué se pue­de di­fe­ren­ciar un ni­ño que des­de sus pri­me­ros pa­sos ha prac­ti­ca­do al­gu­na com­pe­ti­ción or­ga­ni­za­da y uno que no? ¿Se abre una bre­cha en­tre am­bos? “La prác­ti­ca bien ins­tru­men­ta­li­za­da per­mi­te que los niños y jó­ve­nes ad­quie­ran há­bi­tos y va­lo­res que de otra for­ma se­ría di­fí­cil asi­mi­lar, co­mo por ejemplo el tra­ba­jo en equi­po, el afán de su­pera­ción. Es­ta es una gran di­fe­ren­cia con los no de­por­tis­tas. Pe­ro cuan­do no hay una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción, el de­por­te se vuel­ve en con­tra de los de­por­tis­tas”, ad­vier­te Ve­ró­ni­ca Morales Sán­chez. No se tra­ta so­la­men­te de in­cul­car­les la cos­tum­bre a los niños sino que se de­be ha­cer de ma­ne­ra co­rrec­ta y pro­gra­ma­da. De lo con­tra­rio, pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. “Co­mo en to­do gru­po, y ha­blo del gru­po de los te­nis­tas por ejemplo o el de los fut­bo­lis­tas, hay fac­to­res de per­te­nen­cia que les son pro­pios. Di­chos fac­to­res son los có­di­gos de con­vi­ven­cia e in­ter­re­la­cio­nes so­cia­les pro­pios de ca­da de­por­te –des­cri­be la psi­có­lo­ga Su­sa­na Her­nán­dez–; el fol­klo­re del de­por­te en cues­tión que ha­ce que los de­por­tis­tas pre­sen­ten de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des que son pro­pias a ese de­por­te”.

LA RE­LA­CIÓN EN­TRE DE­POR­TE Y VIO­LEN­CIA ES MÁS ALEA­TO­RIA QUE USUAL EL TE­NIS, EL GOLF O LA NA­TA­CIÓN SE ASO­CIAN AL MÉ­TO­DO, LA SO­LE­DAD Y LA DIS­CI­PLI­NA

Es­te­reo­ti­pos En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo se sue­len aso­ciar cier­tas dis­ci­pli­nas (bo­xeo, ka­ra­te, rugby, fút­bol ame­ri­cano...) con la vio­len­cia. Es­to pro­du­ce in­me­dia­ta­men­te un pre­jui­cio so­bre to­das aque­llas personas que las prac­ti­can. Agre­si­vos, bru­tos, in­sen­si­bles, pre­po­ten­tes, son al­gu­nas de las omi­no­sas eti­que­tas que se le co­lo­can. Pe­ro ¿tie­nen al­go de cier­tas to­das es­tas co­di­fi­ca­cio­nes? “En to­dos es­tos de­por­tes hay que sa­ber di­fe­ren­ciar la agre­si­vi­dad po­si­ti­va (que per­mi­te al ju­ga­dor con­se­guir sus ob­je­ti­vos) de la ne­ga­ti­va (zan­ca­di­llear a un ri­val). Agre­sión y vio­len­cia son dis­tin­tas”, co­men­ta Antonio Her­nán­dez Men­do, pro­fe­sor ti­tu­lar de Psicología del De­por­te en la Uni­ver­si­dad de Málaga. “Las personas vio­len­tas pa­re­ce que es­tán más re­la­cio­na­das con los mo­de­los de so­cia­li­za­ción (pa­dres, ma­dres o agen­tes de so­cia­li­za­ción) y con es­truc­tu­ras ner­vio­sas y hor­mo­na­les”, agre­ga. Pri­mer mi­to de­rri­ba­do. No hay una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre de­por­te y vio­len­cia. Cla­ro que, en cier­tas oca­sio­nes, pue­de dar­se. Pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra es un pa­trón que ha­ya si­do co­rro­bo­ra­do em­pí­ri­ca­men­te, sino al­go más alea­to­rio, for­tui­to. Si bien el de­por­te no ge­ne­ra personas más vio­len­tas, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas no des­car­tan que al­gu­nos su­je­tos con atri­bu­tos en con­cre­to es­co­jan es­pe­cial­men­te al­gu­nas doc­tri­nas en par­ti­cu­lar. “En reali­dad, que una per­so­na eli­ja de­por­tes de cho­que es­tá re­la­cio­na­do más que na­da con el ti­po de per­so­na­li­dad que po­see: vehe­men­te, apa­sio­na­da, im­pe­tuo­sa, et­cé­te­ra; y lo que en el ima­gi­na­rio po­pu­lar ese de­por­te re­pre­sen­ta: po­de­río, per­te­ne­cer a de­ter­mi­na­do es­ta­tus, ge­ne­ra­ción de ima­gen fuer­te y se­gu­ra”, in­di­ca Su­sa­na Her­nán­dez. Y los es­tu­dios tam­bién van en este sen­ti­do. Así lo in­di­ca el periodista Pablo Ar­nal­dez: “Has­ta hoy los tra­ba­jos aca­dé­mi­cos sos­tie­nen que, en ge­ne­ral, las personas con ele­va­dos ni­ve­les de agre­si­vi­dad se mues­tran in­cli­na­das a ele­gir los de­por­tes com­ba­ti­vos; los ex­tro­ver­ti­dos op­ta­rán más pro­ba­ble­men­te por los de­por­tes de equi­po y los in­tro­ver­ti­dos por los in­di­vi­dua­les. Es­ta hi­pó­te­sis es­tá muy ava­la­da por las es­ta­dís­ti­cas”. Las ac­ti­vi­da­des in­di­vi­dua­les, co­mo el te­nis, el golf o la na­ta­ción, no só­lo es­tán vin­cu­la­das con per­so­na­li­da­des com­pe­ti­ti­vas y so­li­ta­rias, tam­bién fra­guan su­je­tos me­tó­di­cos, dis­ci­pli­na­dos y apa­sio­na­dos. Es­to se de­be a que sa­ben que to­do el ri­tual es­tá es­tre- cha­men­te li­ga­do a su de­di­ca­ción y a su es­fuer­zo. No de­pen­den ni es­tán su­je­tos al ren­di­mien­to de unos com­pa­ñe­ros de equi­po. Só­lo se en­cuen­tran él y su ca­be­za, por lo que la con­cen­tra­ción pa­sa a ser una pie­za sus­tan­cial en es­ta cla­se de atle­tas. Al­go in­dis­pen­sa­ble que se de­be en­tre­nar to­dos los días. Re­sul­ta elo­cuen­te, en­ton­ces, que lue­go, en su vi­da dia­ria, ten­gan fa­ci­li­da­des para abs­traer­se y fo­ca­li­zar­se en un ob­je­ti­vo. Sim­ple­men­te es­tán con­ti­nuan­do y pro­lon­gan­do el apren­di­za­je in­cor­po­ra­do.

Con el éxi­to ¿a to­das par­tes? Son in­nu­me­ra­bles los ca­sos de de­por­tis­tas que han triun­fa­do en su ca­rre­ra y, lue­go, han uti­li­za­do ese ca­pi­tal en otros campos, co­mo la po­lí­ti­ca, el pe­rio­dis­mo o los ne­go­cios. Sa­can par­ti­do de to­do su ba­ga­je, y de es­ta ma­ne­ra se in­ser­tan con un va­lor aña­di­do que les po­si­bi­li­ta mar­car la di­fe­ren­cia y al­can­zar rá­pi­da­men­te las me­tas an­he­la­das. Va­rias son las em­pre­sas que po­nen la mi­ra en ellos y los aguar­dan al la­do del te­rreno de jue­go para re­ci­bir­los cuan­do las ca­nas y las arru­gas les di­gan bas­ta: “Hay com­pa­ñías que tie­nen en cuen­ta el cu­rrí­cu­lum de­por­ti­vo. Son mu­chas las fir­mas que con­tra­tan a de­por­tis­tas de éli­te ya que son personas con al­tas ca­pa­ci­da­des para afron­tar si­tua­cio­nes de má­xi­ma ten­sión y po­seen es­tra­te­gias para en­fren­tar­se al es­trés pro­du­ci­do por es­tas cir­cuns­tan­cias”, ar­gu­men­ta el pro­fe­sor Antonio Her­nán­dez Men­do. Es cier­to, sin em­bar­go, que no to­dos los de­por­tis­tas exi­to­sos pue­den me­ta­bo­li­zar to­da la fa­ma ad­qui­ri­da en el cam­po de jue­go. Los lo­gros, los lau­re­les, la po­pu­la­ri­dad, in­ci­den de ma­ne­ra dis­tin­ta en ca­da per­so­na­li­dad. Hay que ser cau­te­lo­so con la fór­mu­la que ase­gu­ra que un de­por­tis­ta exi­to­so es igual a un hom­bre exi­to­so en cual­quier es­fe­ra pos­te­rior por­que en va­rios ca­sos no se ha cum­pli­do. “Hay evi­den­cias de có­mo de­por­tis­tas que han si­do co­rrec­ta­men­te so­cia­li­za­dos pue­den te­ner un es­ti­lo de vi­da dis­tin­to a de­por­tis­tas de éxi­to que no han te­ni­do una co­rrec­ta so­cia­li­za­ción. Ejemplo: Ma­ra­do­na con­tra Pe­lé –acla­ra Her­nán­dez Men­do– Un de­por­tis­ta de éxi­to co­rrec­ta­men­te so­cia­li­za­do pue­de con­ver­tir­se en un gran pro­fe­sio­nal al con­tar va­lo­res a los que otras personas no han ac­ce­di­do. Pue­de ha­ber di­fe­ren­cias, pe­ro in­sis­to: de­pen­de­rá en un al­to por­cen­ta­je de la so­cia­li­za­ción”. Es de­cir, que de­pen­de­rá de la his­to­ria de ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.