COS­TA LI­BRE

La fran­ja ca­si vir­gen de la cos­ta mur­cia­na re­ci­be el nom­bre de Cos­ta Cá­li­da. Sus aguas su­pe­ran en 5ºC la me­dia me­di­te­rrá­nea

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El vo­ca­blo mo­rra­lla siem­pre tie­ne un de­je des­pre

cia­ti­vo, un pun­to de des­ca­li­fi­ca­ción. Pe­ro, ¿qué se­ría de las so­pas de pes­ca­do, de los fu­mets o de los arro­ces sin la par­ti­ci­pa­ción de tan hu­mil­de ele­men­to? Esos pe­ces de pla­ya, de mu­cha es­pi­na y po­ca car­ne, pres­tan to­do su sa­bor al cal­do que da­rá sus­tan­cia a to­do ti­po de pla­tos de in­con­fun­di­ble se­llo me­di­te­rrá­neo. De Ca­ta­lun­ya a Mur­cia, las lonjas ven­den pes­ca­dos de bue­na ta­lla, pe­ro tam­bién la inevi­ta­ble mo­rra­lla. Lo podemos com­pro­bar en el mer­ca­do de Ma­za­rrón, en el cen­tro de la Cos­ta Cá­li­da mur­cia­na. Los ro­ma­nos, que para es­tas co­sas te­nían buen ojo, ya ins­ta­la­ron aquí una factoría de sa­la­zo­nes, pe­ro la ver­da­de­ra ri­que­za no lle­gó has­ta si­glos más tar­de: tras la re­con­quis­ta, se fun­da­ron aquí las Ca­sas de los Alum­bres de Al­ma­za­rrón, em­pe­ña­das en la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra de hie­rro y ga­le­na, que lle­ga­ría a su pun­to cul­mi­nan­te en el si­glo XIX. Ago­ta­das las ve­tas, la po­bla­ción vol­ve­ría a cen­trar­se en la pes­ca, a la es­pe­ra de un fu­tu­ro tu­rís­ti­co que es­ta­ba por ve­nir. Re­cuer­do de los días de glo­ria son el Ayun­ta­mien­to y el an­ti­guo ate­neo cul­tu­ral, de es­ti­lo mo­der­nis­ta. Pe­ro quien lle­ga has­ta Ma­za­rrón no lo ha­ce atraí­do por las jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas, sino por los 35 km de cos­ta li­bre de con­ta­mi­na­ción, sus 300 días de sol y su tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual de 20ºC. A gran­des ras­gos, se pue­de de­cir que los lí­mi­tes los po­nen el ca­bo de Pa­los al nor­te y el de Ga­ta al sur. Des­de el pri­me­ro se di­vi­sa la man­ga del mar Me­nor, nom­bre de re­so­nan­cias se­ten­te­ras que nos tras­la­da a la emi­sio­nes del pro­gra­ma Un, dos, tres… y a uno de sus pre­mios más co­di­cia­dos. Sin em­bar­go, jun­to a lo­ca­li­da­des tan tu­rís­ti­cas co­mo San­tia­go de la Ri­be­ra o Los Al­cá­za­res se si­túan eco­sis­te­mas muy bien pre­ser­va­dos co­mo el de Cal­blan­que, con sus du­nas fó­si­les y una ve­ge­ta­ción que se di­ría afri­ca­na. Si vol­ve­mos la vis­ta ha­cia el sur del Puerto de Ma­za­rrón, lo que en­con­tra­re­mos tam­po­co nos va a de­frau­dar; fren­te a la pla­ya de Bol­nue­vo, el vien­to y el agua han mo­de­la­do la pie­dra are­nis­ca has­ta for­ma un pai­sa­je ca­pri­cho­so, de cuen­to de ha­das. El tra­mo li­to­ral que va des­de allí has­ta la po­bla­ción de Águi­las se de­no­mi­na Pun­tas de Cal­ne­gre, una su­ce­sión de ca­las, pla­yas de­sier­tas y pa­raí­sos nu­dis­tas que cons­ti­tu­yen la por­ción más des­ha­bi­ta­da de la cos­ta mur­cia­na –y del Me­di­te­rrá­neo pe­nin­su­lar, ca­bría de­cir–. Una pis­ta de tie­rra fá­cil de tran­si­tar nos lleva has­ta are­na­les co­mo el de Co­va­ti­cas o el de Per­che­les, prác­ti­ca­men­te sin na­die a la vis­ta. Si ade­más nos ani­ma­mos a dar una ca­mi­na­ta has­ta ca­la Blan­ca, nos sen­ti­re­mos co­mo Ro­bin­son Cru­soe en su is­la. Ca­la­bar­di­na, ca­la Ama­ri­lla o pla­ya del Hor­ni­llo ya es­tán más cer­ca de Águi­las,

La cons­truc­ción del fa­ro de ca­bo de Pa­los, ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Car­ta­ge­na, se re­mon­ta a me­dia­dos del si­glo XIX

aun­que no por ello son des­pre­cia­bles. El pue­blo, que va cre­cien­do, tu­vo su ori­gen en el cas­ti­llo de San Juan de las Águi­las, una de­fen­sa con­tra los pi­ra­tas en el si­glo XVI. El otro hi­to his­tó­ri­co de la po­bla­ción es… ¡el cam­po de fút­bol! Cons­trui­do en el año 1896 y uno de los más an­ti­guos de España. Vol­va­mos por un mo­men­to de nue­vo a la Pun­ta de Ma­za­rrón, por­que allí he­mos ol­vi­da­do o de­ja­do para el fi­nal al­go ex­tra­or­di­na­rio: este es uno de los es­ca­sos lu­ga­res de Eu­ro­pa don­de se pue­den avis­tar del­fi­nes, ca­cha­lo­tes y ba­lle­nas cal­de­rón, e in­clu­so ba­ñar­se con to­dos ellos zam­bu­llén­do­se des­de una go­le­ta a ve­la, el me­dio ade­cua­do para des­pla­zar­se sin fas­ti­diar con el rui­do del mo­tor a los gi­gan­tes del mar. En un re­ta­zo del Me­di­te­rrá­neo que des­ta­ca por su bio­di­ver­si­dad, es­ta ex­pe­rien­cia se­rá la guin­da del pas­tel.

1 Pa­ra­zue­los, en Ma­za­rrón, se ca­rac­te­ri­za por la abun­dan­cia de pe­que­ñas ca­las

2

2 La zo­na de la Man­ga se ca­rac­te­ri­za por los tra­di­cio­na­les pue­ble­ci­tos pes­que­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.