El ál­bum de fotos nun­ca mue­re

Es­ta­mos en la era de la fo­to di­gi­tal. Pe­ro el pa­pel tie­ne to­da­vía mu­cho que de­cir. En in­ter­net exis­ten múl­ti­ples pla­ta­for­mas que per­mi­ten al usua­rio con­fec­cio­nar a me­di­da el ál­bum con sus re­cuer­dos, para que las imá­ge­nes no que­den ol­vi­da­das para siem­pre e

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Mu­chMu­chos ha­brán vuel­to del ve­rano con la me­mo­ria lle­na. De re­cuer­dos y de imá­ge­nes. Cen­te­na­res. O in­clu­sin­clu­so más. No to­das ellas me­re­ce la pe­na guar­dar­las.las. Au­nAu así, se tie­ne la cos­tum­bre de des­car­gar­las to­das en el or­de­na­dor, a la es­pe­ra de una pos­te­rior se­lecc­se­lec­ción, una vez que ha­ya­mos des­he­cho las ma­let­ma­le­tas. LaLa es­ces­ce­na es ha­bi­tual y no se li­mi­ta a la tem­po­ra­da de vac­va­ca­cio­nes. Por­que, si nos pa­ra­mos a ha­cer las cuent­cuen­tas, des­cu­bri­re­mos que ha­ce­mos fotos más que nun­ca­nun­ca. Mu­chas y cons­tan­te­men­te. Se­gún el Ba­ró­me­tro­me­tro Hof­mann de 2013, has­ta 50 fo­to­gra­fías ca­da mes. EsE de­cir, ca­si dos a dia­rio. Un ges­to co­ti­diano. Gra­nG­ran ppar­te de la cul­pa es del for­ma­to di­gi­tal. Con el lan­zam­lan­za­mien­to de las cá­ma­ras digitales en la úl­ti­ma dé­cad­dé­ca­da, aho­ra in­cor­po­ra­das al te­lé­fono mó­vil, se ha pro­vo­pro­vo­ca­do una rup­tu­ra en la for­ma de al­ma­ce­nar las fo­togrfo­to­gra­fías, que han pa­sa­do de los ál­bu­mes tra­di­cio­nal­cio­na­les (con las fotos im­pre­sas del ca­rre­te), a los en­tor­nen­tor­nos digitales, co­mo or­de­na­do­res, o dis­po­si­ti­vos de al­mal­ma­ce­na­mien­to ex­terno, DVD y CD y re­des so­cial­so­cia­les Co­moCo­mo aho­ra sa­car una ima­gen con una cá­ma­ra sa­le a cost­cos­te ce­ro, se van acu­mu­lan­do, en al­gu­nos ca­sos de for­for­ma com­pul­si­va, ar­chi­vos fo­to­grá­fi­cos no só­lo en elel PPC sino en las tar­je­tas de me­mo­ria de mu­chos dis­pos­dis­po­si­ti­vos: cá­ma­ras, ta­ble­tas y, so­bre to­do, ce­lu­la­res.la­res. Es­tos úl­ti­mos pre­sen­tan tam­bién la ven­ta­ja de lala mmo­vi­li­dad. Uno siem­pre tie­ne la he­rra­mien­ta en­ci­ma para cap­tar en imá­ge­nes cual­quier mo­men­to del día y de la no­che (ade­más, a una re­so­lu­ción ca­da vez más al­ta). Este in­cre­men­to de las fo­to­gra­fías ha ve­ni­do ade­más im­pul­sa­do por los desa­rro­llos in­for­má­ti­cos que per­mi­ten a los usua­rios de for­ma fá­cil, rá­pi­da y gra­tui­ta, al­ma­ce­nar sus imá­ge­nes en la co­no­ci­da nu­be a tra­vés de apli­ca­cio­nes de re­des so­cia­les, u otras co­mo Flickr o Drop­box. An­te tan­ta can­ti­dad, se co­rre el ries­go de no sa­ber qué es lo que uno tie­ne en su ca­jón (vir­tual) de re­cuer­dos. Y has­ta de ol­vi­dar­lo, al­ma­ce­na­do en al­gu­na car­pe­ta mis­te­rio­sa en el dis­co du­ro del or­de­na­dor (sin ol­vi­dar que el día que se es­tro­pee la má­qui­na o no arran­que podemos dar las fotos per­di­das para siem­pre. Y por cier­to: tam­bién se es­tro­pean los CD o los DVD con imá­ge­nes gra­ba­das). De ahí que mu­chos usua­rios, para cu­rar­se en sa­lud, no re­nun­cien al pa­pel de to­da la vi­da. Es más: lo han re­des­cu­bier­to. En efec­to, ¿qué me­jor ma­ne­ra de se­lec­cio­nar los re­cuer­dos más va­lio­sos y ver­los plas­ma­dos en un ál­bum o en un li­bro, para po­der con­sul­tar­los to­das las ve­ces que que­ra­mos? Lo in­tere­san­te es que des­de ha­ce un tiem­po el usua­rio tie­ne a su al­can­ce va­rias po­si­bi­li­da­des para con­fec­cio­nar su pro­pio ál­bum (fí­si­co, des­ti­na­do a las es­tan­te­rías) a me­di­da. Pue­de es­co­ger ca­li­dad de la im­pre­sión, for­ma­to, nú­me­ro de pá­gi­nas, com­po­si­ción, co­lo­res, aña­dir tex­tos. En re­su­men, con­ver­tir­se él mis­mo en edi­tor de su pro­duc­to. Asi­mis­mo, es­tos li­bros de fo­to de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción tie­nen otra ven-ven­ta­ja: su pre­cio.re­cio. Por­quePor­que im­pri­mi­rim­pri­mir una co­lec­ción con es­tas pla­ta­for­mas­ta­for­mas en pro­por­ción sa­le­sa­le más­más ba­ra­to­ba­ra­to que­que im­pri­mirr una a una enen pa­pel.pa­pel. Sin con­tar la gra­ti­fi-gra­ti­fi­ca­ción queue su­po­ne­su­po­ne el un as­pec­to lú­di­co-crea­ti­vo de to­do el pro­ce­so­ro­ce­so (ca­da ejem­plar es úni­coú­ni­co yy per­so­na­li-per­so­na­li­za­do). Lo­sos via­jes, las bo­das, bau­ti­zos y co­mu­nio­nes sue­len se­rer los te­mas fo­to­grá­fi­cos más ha­bi­tua­les, que la gen­ten­te as­pi­raas­pi­ra aa fi­jar­fi­jar en elel pa­pel.pa­pel. Al­ber­to Tog­naz­zi,Tog­naz­zi, di­rec­tor cien­tí­fi­co del área de Vi­sual Com­mu­ni­ca­tio­nom­mu­ni­ca­tion del­del IEDIED Bar­ce­lo­naBar­ce­lo­na Es­co­la Su­pe­rior de Dis­seny ex­pli­ca por­que es­tas em­pre­sas es­tán en au­ge.au­ge. ““To­do es­tá re­la­cio­na­do con lala me­mo-me­mo­ria. O me­jor­jor di­cho, con el mie­do aa per­der­per­der los re­cuer-re­cuer­dos que con­si­de­ra­mos­con­si­de­ra­mos más­más im­por­tan­tes.im­por­tan­tes. Tú pue­des te­ner un mi­llón­mi­llón de­de fotos enen los­los va­rios­va­rios ser­vi­cios­ser­vi­cios de al­ma­ce­na­mien­to­amien­to on­li­ne, y se­gu­ra­men­te en­se­ña­rás a la ve­ci­na sen­ta­da a tu la­do en el au­to­bús las úl­ti­mas fotos quee le has he­cho a tu be­bé, pe­ro tam­bién sa­bes que en­tree tan­ta fo­to al­ma­ce­na­da, en­con­trar ‘esa fo­to en con­cre­to’eto’ y al mo­men­to jus­to eses com­pli­ca­do.com­pli­ca­do. Para po­ner or­den­den al caos di­gi­tal, lo­lo me­jor­me­jor es se­lec­cio­nar e

imim­pri­mir.mpri­mir. Lo­Lo ddi­gi­tal es efí­me­re­fí­me­ro, des­va­ne­ce, co­mo los re­re­cuer­do­se­cuer­dos que­que van y vie­nen, ppe­ro el ál­bum en pa­pel eses­ta­rás­ta­rá en esa eses­tan­te­ría,stan­te­ría, oo enen esa ca­ja muy con­cre­ta, y siem­pre­siem­pre podrpo­drás­rás vol­ver ahíahí ppa­ra re­cor­dar los mo­men­tosm­men­tos más­más eme­mo­cio­nan­tes.mo­cio­nan­tes. FFa­ci­li­ta la vi­da. Sin­te­ti­za mmo­men­tos”. ¿Có­moCCó­mo fun­cio­nan­fun­cio­nan exac­ta­men­tee­xac­ta­men es­tas pla­ta­for­mas? EE­xis­ten­xis­ten nu­mer­nu­me­ro­sas­ro­sas em­pre­sa­sem­pre­sas y el me­ca­nis­mo, en to­to­do­so­dos los ca­sos,ca­soss, eses bas­tan­te­bas­tan­te pa­pa­re­ci­do: se en­tra en la a pá­gi­na­pá­gi­na web­web dde­de lala fi­fir­ma­fir­ma que­que se ha­ya es­co­gi­do, se de­des­car­gaes­car­ga unun prpro­gra­ma­ro­gra­ma yy se­se mma­que­ta el ál­bum con la­la­sas fo­tos­fo­tos di­gi­tal­di­gi­ta­les­les se­gú­nse­gún unau­na pplan­ti­lla que ofre­ce mu­chasm­mu­chas op­cio­nop­cio­nes­nes pa­ra­pa­ra per­so­per­so­na­li­zar el pro­duc­to. UU­na vez ter­min­ter­mi­na­da­na­da la com­po­com­po­si­ción, se pa­ga y al ca­bo de e uno­su­nos días­días se e re­ci­bi­rá el ál­bál­bum con las imá­ge­nes imim­pre­sasm­pre­sas enen ca­casa. asa. EEs­toss­tos pro­gram­pro­gra­mas­mas po­co­po­co tie­nen­tie­nen que ver con el co­no­ci­ci­doi­do Pho­tos­hoPho­tos­hop,p, que es un so soft­wa­re de edi­ción y de re­re­to­quee­to­que bas­tan­te­bas­tann­te avan­za­do. TTo­dos son re­la­ti­va­men­te­tee fá­ci­les­fá­ci­les de­de ma­ne­jar.maa­ne­jar. EnEn su­su ma­yo­ría,m dan la op­ción dee mo­di­fi­fi­car­mo­di­fi­car la­la­sas imá­ge­nes co con al­gu­nas fun­cio­nes bá­bá­si­cas:ási­cas: co­rrec­ción­co­rrecc­ción del­del co­lor, con­tras­te y exposición, ade­más de la po­si­bi­li­dad de apli­car efec­tos es­pe­cia­les (co­lor sepia, fil­tros), re­cor­tar. “Los pro­gra­mas de edi­ción re­quie­ren co­no­ci­mien­tos muy mí­ni­mos. Es un pro­ce­so re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo: la gen­te tar­da más tiem­po en des­car­gar, re­unir y se­lec­cio­nar las fotos de sus tar­je­tas que en com­po­ner su li­bro de fo­to”, se­ña­la Abraham Mar­tín, res­pon­sa­ble de mar­ke­ting de Hof­mann, fir­ma lí­der de este sec­tor en España con más de un mi­llón de clien­tes. “La li­mi­ta­ción es­tá en que al tra­tar­se de plan­ti­llas, lle­ga un mo­men­to que to­dos los ál­bu­mes em­pie­zan a pa­re­cer­se y hay li­mi­ta­cio­nes crea­ti­vas im­por­tan­tes (no se pue­den ha­cer des­ple­ga­bles, por ejemplo) y si quie­res ha­cer una ti­ra­da de mil co­pias, con las pá­gi­nas co­si­das y no pe­ga­das, es mu­cho más ba­ra­to y de ma­yor ca­li­dad

ir a una im­pren­ta”, ad­vier­te Al­ber­to­ber­to Tog­naz­zi. Sue­le ha­ber dos ti­pos de im­pre­sio­nes:ones: la di­gi­tal y la fo­to­grá­fi­ca, que se con­si­de­ra de ma­yor­ma­yor ca­li­dad­ca­li­dad yy que­que usan los pro­fe­sio­na­les. Tam­bién hay­hay quien­quien ofre­ce im­pre­sión ma­te o bri­llo. Para im­pri­mir­pri­mir unau­na pá­gi­na­pá­gi­na com­ple­ta de ca­li­dad, es desea­ble que las imá­ge­nes ten­gan una mí­ni­ma re­so­lu­ción (por lo me­nos 2MB). Es­pe­cial aten­ción ha­brá que po­ner­ner en el gro­sor del pa­pel. Las ho­jas de 500g/m2 son ti­po de car­tón, más es­pe­sas y de as­pec­to más du­ra­de­ro.ro. Las de 190g/m2 se si­túan en el tér­mino me­dio tie­nen­nen cier­ta­cier­ta fir­me­za­fir­me­za res­pec­to al es­pe­sor mí­ni­mo. Por de­ba­jo de este

gro­sor, las pá­gi­nas son fi­nas. No hay que ol­vi­dar que al­gu­nas de es­tas em­pre­sas tam­bién tie­nen la op­ción de im­pri­mir fotos en lien­zos (para cua­dros) o en for­ma­to pós­ter. Ca­si to­das es­tas com­pa­ñías ofre­cen con­fec­cio­nar un li­bro de fotos y un ál­bum di­gi­tal. Am­bos pro­duc­tos son pa­re­ci­dos, pe­ro pre­sen­tan al­gu­nas di­fe­ren­cias: la ta­pa del li­bro es du­ra y la del ál­bum es du­ra pe­ro acol­cha­da, las pá­gi­nas del li­bro son fle­xi­bles y las del ál­bum rí­gi­das, el ál­bum tie­ne aper­tu­ra de pá­gi­nas to­tal de 180º, en el li­bro de fotos ca­ben mu­chas más pá­gi­nas que en los ál­bu­mes digitales. En el mo­men­to de es­co­ger, el usua­rio de­be­rá va­lo­rar mu­chos cri­te­rios. Vi­cen­te Cas­tro, de la fir­ma Prin­tem, acon­se­ja por ejemplo que “el usua­rio va­lo­re si tie­ne la po­si­bi­li­dad de con­tac­tar di­rec­ta­men­te con es­tas em­pre­sas, por­que sue­len sur­gir va­rias du­das a lo lar­go del pro­ce­so y al­gu­nos de ellos pue­den sen­tir­se un po­co aban­do­na­dos”.

El re­to del fu­tu­ro pa­sa por el mó­vil. “Ca­da vez más, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les son em­plea­dos­plea­dos co­moco­mo dis­po­si­ti­vos fo­to­grá­fi­cos, es­to es­tá cam­bian­doam­bian­do de nue­vo las re­glas de jue­go. Los usua­rio­sos apa­sio­na­do­sa­pa­sio­na­dos por la fo­to­gra­fía, a la ho­ra de to­mar fotos,otos, uti­li­zan los mó­vi­les, que es­tán siem­pre en el bol­si­llo,si­llo, de for­ma co­ti­dia­na (reunio­nes de ami­gos, fi­ness de semana, even­tos so­cia­les…), re­ser­van­do las cá­ma­ra­sá­ma­ras só­lo y ex­clu­si­va­men­te para even­tos es­pe­cia­les,cia­les, co­mo ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res o via­jes va­ca­cio­na­les.acio­na­les. Se re­ser­va la cá­ma­ra para el gran via­je del año”, ex­pli­ca Abraham Mar­tín de Hof­mann. Para ello, es­ta em­pre­sa aca­ba de lan­zar un ser­vi­cio aña­di­do que per­mi­te en po­cos pa­sos im­pri­mir un ál­bu­mál­bum de las fotos al­ma­ce­na­das en el ce­lu­lar, sin des­car­gar­las en el or­de­na­dor. “El smartp­ho­ne se ha co­mi­do el mer­ca­do­ca­do de las cá­ma­ras com­pac­tas”, re­co­no­ce Tog­naz­zi.naz­zi. “Siem­pre hay es­pa­cio para nos­tál­gi­cos, y para fe­ti­chis­tas, pe­ro la evi­den­cia ha da­do un res­pon­so de­fi­ni­ti­vo­fi­ni­ti­vo a fa­vor del mó­vil. Es­ta­mos en un sec­tor po­la­ri­za­do:ri­za­do: los­los pro-pro­fe­sio­na­les (o as­pi­ran­tes pro­fe­sio­na­les)s) con cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas tre­men­da­men­te so­fis­ti­ca­das,adas, y el res­to con el ce­lu­lar”. ¿El fu­tu­ro? Este ex­per­tor­to tie­ne du­das. “Si bien la fo­to en pa­pel es un fe­ti­che,, y co­mo tal es­tá en el mundo de lo sim­bó­li­co del que di­fí­cil­men­te­di­fí­cil­men­te po-podemos des­ha­cer­nos, no es­toy se­gu­ro de­de si den­tro de 20 años se­gui­re­mos im­pri­mien­do fotos,tos, aun­que sí que se­gui­re­mos ha­cién­do­las y com­par­tién­do­las”.ar­tién­do­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.