¿Por qué de­ja­mos de leer?

A nue­ve de ca­da diez niños les apa­sio­nan los cuen­tos y sa­ber leer. En cam­bio, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los jó­ve­nes de en­tre 14 y 24 años ase­gu­ra que no lee li­bros o lee po­cos por­que no le gus­tan, no le in­tere­sa o no tie­ne tiem­po. Hay múl­ti­ples razones qu

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Mayte Rius

“Hay cier­to pre­jui­cio de los ado­les­cen­tes ha­cia la lec­tu­ra por­que se aso­cia a al­go muy aca­dé­mi­co, de buen es­tu­dian­te”. “La lec­tu­ra es una actividad com­ple­ja, que re­quie­re es­fuer­zo y que ne­ce­si­tas ejer­ci­tar mu­cho para que te gus­te”. “La fic­ción se ha di­ver­si­fi­ca­do y los jó­ve­nes tie­nen otros gé­ne­ros co­mo el ci­ne o los vi­deo­jue­gos para con­se­guir­la”. “No tie­nen tiem­po y sí otros in­tere­ses”. “En la es­cue­la hay mu­cha lec­tu­ra obli­ga­to­ria”. “Pa­dres y pro­fe­so­res tam­po­co leen”. Es­tas son só­lo al­gu­nas de las mu­chas razones que adu­cen pro­fe­so­res, bi­blio­te­ca­rios, es­cri­to­res, edi­to­res y es­pe­cia­lis­tas en li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil para jus­ti­fi­car la pérdida de afi­ción a la lec­tu­ra en el pa­so de la ni­ñez a la ado­les­cen­cia. Las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que el 85% de los me­no­res de 13 años lee por es­tu­dios y en su tiem­po li­bre, y tres de ca­da cua­tro lo ha­ce a dia­rio o se­ma­nal­men­te. En cam­bio, a par­tir de esa edad hay un por­cen­ta­je de en­tre el 28% y el 37% (de­pen­de del son­deo) que no lee nun­ca o ca­si nun­ca. “Hay dos gran­des caí­das de lec­to­res que coin­ci­den con el pa­so de la edu­ca­ción pri­ma­ria a la se­cun­da­ria, a los 11-12 años, y con el pa­so al ba­chi­lle­ra­to, a los 15 o 16”, ase­gu­ra Pe­dro Cé­sar Cerrillo, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Pro­mo­ción de la Lec­tu­ra y Li­te­ra­tu­ra In­fan­til de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha. Teresa Co­lo­mer, di­rec­to­ra del gru­po Gre­tel de in­ves­ti­ga­ción en li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil y edu­ca­ción li­te­ra­ria de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB), ex­pli­ca que el pri­mer des­cen­so lle­ga a los diez años por­que “la pun­ta de ilu­sión por leer se re­gis­tra a los nue­ve con el fi­nal del apren­di­za­je lec­tor, que es muy mo­ti­va­dor por­que ilu­sio­na mu­cho so­cial­men­te; lue­go ya no se les va­lo­ra tan­to que lean”. No es al­go que ocu­rra só­lo en España. Un son­deo del Na­tio­nal Li­te­racy Trust rea­li­za­do en 2012 con­clu­yó que el 27,5% de los in­gle­ses que tie­nen en­tre 12 y 16 años no lee, si bien ha­bía otro 30% que de­cía que leía ca­da día. Por­que si al lle­gar a la pu­ber­tad mu­chos se apun­tan a la má­xi­ma de que leer es un ro­llo, hay otro gru­po que ha­ce de la lec­tu­ra su pa­sión. De ello da mues­tra la can­ti­dad de blogs y clubs de lec­tu­ra crea­dos por ado­les­cen­tes (veá­se in­for­ma­ción de apo­yo), o los fo­ros or­ga­ni­za­dos en las webs de al­gu­nos au­to­res de li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil co­mo Laura Ga­lle­go o Jor­di Sie­rra i Fa­bra. No me­nos que sus pa­dres En reali­dad, di­cen los ex­per­tos, en España nun­ca se ha leí­do tan­to co­mo aho­ra. “Los ado­les­cen­tes sí leen, leen mu­chí­si­mo, pe­ro lo ha­cen so­bre to­do en pan­ta­lla y eli­gen tex­tos mul­ti­me­dia o di­vul­ga­ti­vos, no li­te­ra­rios”, opi­na Car­me Vidal, pro­fe­so­ra de edu­ca­ción se­cun­da­ria. Y en­fa­ti­za que los jó­ve­nes de hoy no leen me­nos de lo que lo ha­cían los de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, aun­que aho­ra tie­nen otras vías para sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad de historias. “A los niños pe­que­ños les gus­ta la fic­ción por­que lle­ga de la mano de los pa­dres y de los maes­tros; los ado­les­cen­tes tam­bién ne­ce­si­tan esas historias, pe­ro ac­ce­den a ellas a tra­vés de otros gé­ne­ros co­mo el ci­ne o los vi­deo­jue­gos”, co­men­ta. Y en­fa­ti­za que la so­cie­dad en ge­ne­ral tam­po­co es muy lec­to­ra y ni pa­dres ni pro­fe­so­res son mo­de­los para los chi­cos por­que mu­chos no leen ni les en­se­ñan qué y có­mo de­ben leer. “Fo­men­tar el há­bi­to de la lec­tu­ra no es de­cir­les que lean o dar­les lec­tu­ras obli­ga­to­rias, es acom­pa­ñar­les, dar­les re­cur­sos para que se­pan in­ter­pre­tar los tex­tos y ob­ten­gan pla­cer con ellos, por­que eso es al­go que no lle­ga so­lo, que re­quie­re es­fuer­zo”, in­di­ca. An­tò­nia Ca­ño, di­rec­to­ra de la bi­blio­te­ca La Mun­ta­la, in­te­gra­da en la red de la Dipu­tació de Bar­ce­lo­na, en­fa­ti­za la im­por­tan­cia de este acom­pa­ña­mien­to. “Hoy, cuan­do el buen gus­to no res­pon­de a un ca­non sino al mer­ca­do, tie­ne más re­le­van­cia que nun­ca la fi­gu­ra del pres­crip­tor, de al­guien que co­no­ce y re­co­mien­da lec­tu­ras en fun­ción de tus ape­ten­cias, del mo­men­to”, di­ce. Opi­na que los jó­ve­nes de hoy no leen me­nos sino que leen de otra ma­ne­ra: “Leen en el mó­vil, en el or­de­na­dor, cuel­gan frag­men­tos de lo que es­tán le­yen­do en las re­des so­cia­les, in­ter­cam­bian co­men­ta­rios con otros lec­to­res, bus­can una lec­tu­ra so­cial…; en reali­dad aho­ra hay más op­cio­nes de lle­gar a ser bue­nos lec­to­res gra­cias a la am­plia ofer­ta y a in­ter­net”. Por eso Ca­ño cree que para que los jó­ve­nes se apa­sio­nen por los li­bros hay que acer­car­se a ellos con nue­vas he­rra­mien­tas y con los for­ma­tos que les gus­tan. “No veo mal que lean se­ries, siem­pre nos he­mos en­gan­cha­do a la lec­tu­ra a tra­vés de las se­ries; an­tes eran Los cin­co los que nos cau­ti­va­ban y a par­tir de ahí la bi­blio­te­ca­ria nos ani­ma­ba a des­cu­brir otros li­bros y au­to­res; aho­ra em­pie­zan por Jue­go de tro­nos o Harry Pot­ter y cuan­do co­mien­zan a abu­rrir­se es el mo­men­to de ofre­cer­les otras co­sas; por­que la lec­tu­ra es un pro­ce­so y si has leí­do se­ries lle­ga un mo­men­to en que ya pue­des leer Dic­kens, Mark Twain o au­to­res ac­tua­les más rea­lis­tas; han cam­bia­do las for­mas pe­ro no el pro­ce­so”, re­su­me. Com­pe­ten­cia de in­tere­ses Tam­bién Mi­reia Man­re­sa, pro­fe­so­ra de se­cun­da­ria y de Di­dác­ti­ca en la UAB que de­di­có su te­sis a ana­li­zar los há­bi­tos lec­to­res de los ado­les­cen­tes, cree que es im­por­tan­te pro­mo-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.