MU­CHOS CHA­VA­LES VEN EN LA LEC­TU­RA UNA OBLI­GA­CIÓN ES­CO­LAR

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - En­gan­cha­dos a la no­ve­la y al blog

Hay jó­ve­nes que de­jan de leer en la ado­les­cen­cia, pe­ro tam­bién hay otros que en esa eta­pa se apa­sio­nan por la lec­tu­ra y ani­man a otros a imi­tar­les. Y en la era di­gi­tal eso sig­ni­fi­ca que no se con­for­man con co­men­tar sus lec­tu­ras con los ami­gos sino que lo ha­cen en re­des so­cia­les y en in­ter­net. En los úl­ti­mos años han pro­li­fe­ra­do los blogs don­de jó­ve­nes lec­to­res re­su­men los li­bros que leen, opi­nan so­bre ellos, an­ti­ci­pan cuá­les se van a pu­bli­car o in­clu­so or­ga­ni­zan cam­peo­na­tos de lec­tu­ra. Mar­ta Bo­tet em­pe­zó el blog Re­co­ma­na­cions de Lli­bres In­fan­tils i Ju­ve­nils con 11 años para com­par­tir la diversión que ella en­con­tra­ba en sus lec­tu­ras. Aho­ra tie­ne 14 y si­gue sin en­ten­der que al­guien con­si­de­re que leer es un ro­llo. “Creo que no tie­nen pa­cien­cia, que bus­can al­go rá­pi­do, vi­sual, y no son ca­pa­ces de aguan­tar has­ta el fi­nal de una his­to­ria”, co­men­ta. Jo­sé Re­que­na, res­pon­sa­ble de Adic­ción Li­te­ra­ria y es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo, de­fien­de que “leer es una de las sen­sa­cio­nes más pla­cen­te­ras que exis­ten; es re­la­jan­te, te ayu­da a des­co­nec­tar y te ha­ce ex­pe­ri­men­tar sen­sa­cio­nes que ja­más sen­ti­rás (por des­gra­cia o por for­tu­na) y via­jar a lu­ga­res que ja­más ha­brías ima­gi­na­do; los ga­tos tie­nen sie­te vi­das, pe­ro los se­res hu­ma­nos si leen pue­den te­ner in­clu­so más”. Y opi­na que si hay cha­va­les que no leen es por­que no han en­con­tra­do el título per­fec­to (su con­se­jo es leer va­rios gé­ne­ros e ir pro­ban­do has­ta en­con­trar el me­jor para ca­da uno) o por­que en el ins­ti­tu­to se han to­pa­do “con li­bros in­fu­ma­bles” por cul­pa de las lec­tu­ras obli­ga­to­rias. Mela, de 16 años, es­tre­nó ha­ce un año el blog Mon­ta­ñas de Li­bros y sos­tie­ne que la cla­ve para en­gan­char­se a la lec­tu­ra es dar con un li­bro adictivo, con el que sea im­po­si­ble abu­rrir­se. Para ella ese pa­pel lo desem­pe­ñó Harry

Pot­ter, pe­ro cree que aho­ra a mu­chos les lle­ga la adic­ción con Los jue­gos del ham­bre.

An­tò­nia Ca­ño Di­rec­to­ra de la bi­blio­te­ca La Mun­ta­la Cree que la me­jor vía de en­tra­da son las se­ries. Las que aho­ra triun­fan más son

Jue­go de tro­nos, de Geor­ge R.R. Mar­tin (Gi­ga­mesh); Un

ve­rano en va­que­ros, de Ann Bras­ha­res (Edi­cio­nes SM);

Bue­nos días, prin­ce­sa, Blue

Jeans (Pla­ne­ta); El la­drón

del ra­yo, de Rick Rior­dan, de la co­lec­ción Percy Jack­son y los dio­ses del Olim­po

(Sa­la­man­dra); Aquí lle­ga Lo­la, de Isa­bel Abe­di (EDAF); Un prin­gao to­tal, de Jeff Kin­ney, de la co­lec­ción Dia­rio

de Greg (RBA); Ma­nual de su­per­vi­vèn­cia a l’ins­ti­tut, de Ra­chel Re­née Rus­sell, col. Dia­ri d’una pen­ja­da (Es­tre­lla

Po­lar); Ama­ne­cer, de Step­he­nie Me­yer, de la co­lec­ción Cre­púscu­lo (Alfaguara); y Harry Pot­ter, J.K. Row­ling, (Sa­la­man­dra). Mela Au­to­ra del blog Mon­ta­ñas de Li­bros Acon­se­ja las no­ve­las de Rick Rior­dan so­bre Las aven­tu­ras de Percy Jack­son y la co­lec­ción Los dio­ses

del Olim­po (Sa­la­man­dra). “Tie­nen mu­cho sen­ti­do del hu­mor, mu­chas bro­mas, y son en­tre­te­ni­das por­que ha­blan de mi­to­lo­gía y se­mi­dio­ses”, re­su­me. Tam­bién acon­se­ja otras se­ries co­mo

Los jue­gos del ham­bre, de Su­zan­ne Co­llins (RBA) y Harry Pot­ter, de J.K. Row­ling (Sa­la­man­dra). Y para quie­nes ini­cian la ESO, las no­ve­las de Laura Ga­lle­go.

Mar­ta Bo­tet Au­to­ra del blog Re­co­ma­na­cions de Lli­bres Para los más pe­que­ños (1014 años) ve muy atrac­ti­vas las historias de la co­lec­ción El

equi­po ti­gre (Edi­cio­nes SM), que na­rran las aven­tu­ras de unos de­tec­ti­ves de esas mis­mas eda­des. “En­gan­chan por­que te man­tie­nen in­tri­ga­da con pre­gun­tas al fi­nal de ca­da ca­pí­tu­lo que en reali­dad son pis­tas para que va­yas des­ci­fran­do el mis­te­rio”, re­su­me. Otra de sus pro­pues­tas es

La puer­ta de los tres ce­rro­jos (La Ga­le­ra), de Sonia Fer­nán­dez Vidal, “un li­bro que com­bi­na fan­ta­sía y reali­dad, que cuen­ta la his­to­ria de un ado­les­cen­te que se me­te en un li­bro de fí­si­ca cuán­ti­ca y la tra­ma es­tá lle­na de enig­mas que hay que ir re­sol­vien­do”. Y para aque­llos que se can­san de leer pe­ro quie­ren aden­trar­se en la li­te­ra­tu­ra dis­tó­pi­ca que tan­to triun­fa en las con­ver­sa­cio­nes del ins­ti­tu­to, acon­se­ja Le­gend, de Ma­rie Lu (Edi­cio­nes SM). “Es mu­cho más cor­ta que otras no­ve­las de ese gé­ne­ro, co­mo Los jue­gos del ham­bre, com­bi­na aven­tu­ra y una his­to­ria de amor, y en ca­da ca­pí­tu­lo cam­bia el pun­to de vis­ta al­ter­nan­do la na­rra­ción de la pro­ta­go­nis­ta y del pro­ta­go­nis­ta”, ex­pli­ca. Jo­sé Re­que­na Au­tor del blog Adic­ción Li­te­ra­ria Para los más ro­mán­ti­cos, acon­se­ja Un be­so en Pa­rís, de Step­ha­nie Per­kins (Pla­ta­for­ma Neo), Ba­jo la mis­ma es­tre­lla, de John Green (Nu­be de tin­ta), Ru­bí de Kers­tin Gier (Mon­te­na) y Amor in­mor­tal, de Ca­te Tier­nan (Editorial SM). Las dos pri­me­ras son no­ve­las rea­lis­tas y las otras de ca­rác­ter fan­tás­ti­co. Para los que bus­can aven­tu­ras, pro­po­ne las dis­to­pías de Los jue­gos del ham­bre, de Su­zan­ne Co­llins (RBA) y Divergente, de Ve­ró­ni­ca Roth (Mo­lino) y las historias fan­tás­ti­cas de Trono de cris­tal, de Sa­rah J. Maas (Alfaguara), Poi­son, de Ma­ria V. Sny­der (Har­le­quín Ibé­ri­ca) y Ca­za­do­res de som­bras, de Cas­san­dra Cla­re (Pla­ne­ta). Para quie­nes quie­ran llo­rar, re­co­mien­da Wi­llow, de Ju­lia Ho­ban (Ám­bar), Frío, de Lau­rie Hal­se An­der­son (Ro­ca) y Ojos azu­les en Ka­bul de Ana­bel Bo­te­lla (Pla­ta­for­ma Neo). Jo­sé M. Gutiérrez de la Torre Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ami­gos del Li­bro In­fan­til y Ju­ve­nil Apues­ta por en­gan­char a los jó­ve­nes con las no­ve­las clá­si­cas de aven­tu­ras, co­mo Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, de Le­wis Ca­rroll (Alian­za y otras), La is­la del te­so­ro, de Ro­bert Louis Ste­ven­son (Edebé, De­bol­si­llo…) o El buscón, de Fran­cis­co de Que­ve­do (Ana­ya, Edebé…). Mi­reia Man­re­sa Pro­fe­so­ra de se­cun­da­ria y de Di­dác­ti­ca en la UAB Apun­ta una se­rie de webs de re­fe­ren­cia so­bre li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil que pue­den ayu­dar a ele­gir: Lli­bres al re­plà, Re­vis­ta Fa­ris­tol (apar­ta­do crí­ti­ca), Los Fun­da­men­ta­les de Canal Lec­tor, Gre­tel (re­co­men­da­cio­nes men­sua­les cla­si­fi­ca­das por edad), Re­vis­ta Ba­bar, Leo­te­ca (co­mu­ni­dad lec­to­ra) y Què Lle­gei­xes (co­mu­ni­dad lec­to­ra en ca­ta­lán es­truc­tu­ra­da por fran­jas de edad). Por otra par­te, opi­na que a los lec­to­res me­nos en­tu­sias­tas ha­bría que ofre­cer­les se­ries y li­bros que en­gan­chen, co­mo los de Cor­ne­lia Fun­ke o

li­bros que com­bi­nen tex­to e imá­ge­nes co­mo las no­ve­las grá­fi­cas – Emi­gran­tes o El ár

bol ro­jo, de Shaun Taun (Bár­ba­ra Fio­re), por ejemplo–, o los ál­bu­mes ilus­tra­dos –su­gie­re los de Ant­hony Brow­ne, o La is­la, de Ar­min Gre­der (Lo­guez Edi­cio­nes), Concierto

para es­ca­le­ra y or­ques­ta de Antonio Or­lan­do Ro­drí­guez e ilus­tra­do por Ca­ro­le Hé­naff (Eka­re), o La ni­ña de ro­jo, una ver­sión de caperucita para adul­tos de Ro­ber­to In­no­cen­ti (Ka­lan­dra­ka edi­cio­nes de An­da­lu­cía). Y a los afi­cio­na­dos a las no­ve­las ju­ve­ni­les de fan­ta­sía su­gie­re abrir­les la puer­ta a otros gé­ne­ros, co­mo las no­ve­las po­li­cía­cas, los li­bros de fan­ta­sía épi­ca co­mo La pell fre­da, de Al­bert Sán­chez Piñol (La Cam­pa­na), al­gu­nos cuen­tos de rea­lis­mo má­gi­co de Pe­re Cal­ders o los li­bros de Phi­llip Pull­man. Pe­dro Cé­sar Cerrillo Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de Pro­mo­ción de la Lec­tu­ra y Li­te­ra­tu­ra In­fan­til Re­co­mien­da lec­tu­ras que ha­blen de los pro­ble­mas de los ado­les­cen­tes, co­mo Días

de Re­yes Ma­gos, de Emi­lio Pas­cual (Ana­ya). “Es una no­ve­la mag­ní­fi­ca (tam­bién para adul­tos) que re­la­ta la his­to­ria de un ado­les­cen­te que se rebela con­tra la fi­gu­ra pa­ter­na ne­gán­do­se a leer (el pa­dre es un gran lec­tor) y se va de ca­sa, pe­ro en­cuen­tra tra­ba­jo pre­ci­sa­men­te co­mo la­za­ri­llo de un cie­go que só­lo bus­ca que le lean en voz al­ta”, re­su­me este ex­per­to. Lour­des Do­me­nech

Pro­fe­so­ra de se­cun­da­ria Ve fá­cil atraer a la lec­tu­ra con las no­ve­las de Ana Al­co­lea – El me­da­llón per­di­do o El

re­tra­to de Car­lo­ta (Ana­ya)–, de Ma­ri­sol Or­tiz de Zá­ra­te –por ejemplo La can­ción de

Shao Li (Bam­bú)–, de Jor­di Sie­rra i Fa­bra o de Fer­nan­do La­la­na.

Nú­ria Cot

Pro­fe­so­ra de se­cun­da­ria Cree que, en ge­ne­ral, es más fá­cil en­gan­char a las chi­cas con no­ve­las de amor y desamor y a los chi­cos con tra­mas de mis­te­rio y cien­cia fic­ción. Ase­gu­ra que la lec­tu­ra es­co­lar que más una­ni­mi­dad sus­ci­ta en­tre sus alum­nos es

El va­lle de los lo­bos, de Laura Ga­lle­go (Edi­cio­nes SM).

EL PA­PEL DE LA FA­MI­LIA ES ESEN­CIAL PARA IM­PUL­SAR EL DESA­RRO­LLO DEL HÁ­BI­TO LAS SE­RIES SON VÍA DE EN­GAN­CHE Y PUER­TA DE AC­CE­SO A LI­BROS MÁS COM­PLE­JOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.